DC REBIRTH #1s (XII): Mala hierba nunca muere (y atrae bichos)

¡Distinguidos y Competentes saludos, zhéroes y zheroínas!

Sigue nuestro repaso a los nuevos números #1 del relanzamiento DC Rebirth, con breves reseñas 100% sin spoilers que sirvan a nuestros lectores y lectoras para hacerse una idea general de lo que pueden ofrecer.

Esta semana hay escarabajos espacio-temporales, mercenarios de oscuro pasado, magos cabrones hablando con plantas hipertrofiadas, y barrigas cerveceras protagonizando un tebeo que no aprobaría el PACMA.

¡Bienvenidos al renacido Universo DC!

BLUE BEETLE: REBIRTH
The Bug Life Choose Me

JUANAN BRUNDLE

 

 

Título original:
Blue Beetle: Rebirth #1:
“Will the real Blue Beetle stand up DIE!?”

Guionistas: Keith Giffen y Scott Kolins
Artista: Scott Kolins
Colorista: Romulo Fajardo Jr.
Publicación USA: Agosto 2016
Public. España: 2017 (ECC Ediciones)
Valoración: 6’5/10

 


¿De qué va?
: El equipo formado por Ted Kord y Jaime Reyes, filántropo excéntrico y portador de una armadura de escarabajo asombrosa respectivamente, acude ante una evidente emboscada de las que huelen a chamusquina más allá de lo obvio.

Opinión: Blue Beetle, como concepto, fue reinventado por Steve Ditko, el co-creador de nada menos que Spider-Man a mediados de los 60, siendo Ted Kord la persona bajo el traje, y heredando el manto del Blue Beetle original, Dan Garrett. Pasó casi medio siglo hasta que, tras diversas circunstancias y un trato lamentable por parte de la editorial hacia Kord, llegara Jaime Reyes, el tercer Blue Beetle, elegantemente colocado como heredero directo de Garret vía retrocontinuidad. Comento todo esto, aparte de por contextualizar, porque podemos encontrar en este Rebirth una suerte de disculpa por el trato hacia el pobre Ted Kord, a la vez que una nueva etapa de las aventuras de Jaime Reyes. Keith Giffen y Scott Kolins demuestran respetar el material con el que trabajan, aplicando además unas caracterizaciones muy correctas tanto para los protagonistas como para los secundarios. Aún así, estamos ante un episodio que se centra demasiado en la parte exclusivamente superheróica de la vida de Jaime (los tortazos con villanos de tercera, vamos), y no en lo que debería ser “la chicha” del cómic y de la serie a la que precede: la relación y la diferencia generacional y social entre Ted y Jaime. Se deja entrever que hay intención de desarrollar eso y la vida familiar y social del actual Blue Beetle a largo plazo, pero la duración del cómic no es que dé para más. Y encima la amenaza resulta vaguísima de momento, y curiosamente, contraria a los ideales de Ditko para con los villanos de Spider-Man. Mucho abarcar y poco apretar para casi todo en este primer contacto con el nuevo rumbo del personaje, vamos.

Recuerda, la primera impresión es la que cuenta…

Hablando de dibujantes, se nota que Kolins tiene control sobre lo que quiere plasmar en el cómic, siendo el co-argumentista además del encargado de los lápices y tintas del episodio, estando los correctos colores a cargo de Romulo Fajardo Jr. Y digo que se nota porque la narrativa del tebeo es tan vieja escuela como funcional, marca de la casa de Kolins junto a su trazo definido y simple. Eficaz, y muy resultón si te gusta su combinación entre clasicismo y personalidad artística. Y, para acabar mencionando de nuevo a Ditko… ¿alguien ha visto un intento de guiño a la saga del Planeador Maestro, o soy yo que estoy un poquito obsesionado?

¿A quién le puede interesar?: Concesión a los seguidores de Ted Kord y Jaime Reyes, que bien podría ser el primer episodio de la etapa más que un one-shot introductorio. Aventura superheróica juvenil con el legado como tema y un dibujo funcional y con personalidad, correcto sin más.

DEATHSTROKE
Atrapado por su pasado

ANDER LUQUE

 


Título original
:
Deathstroke #1:
“The Professional, Pt. 1: Among Thieves”

Guionista: Christopher Priest
Artista: Carlo Pagulayan
Entintador: Jason Paz

Colorista: Jeromy Cox
Publicación USA: Agosto 2016
Public. España: 2017 (ECC Ediciones)
Valoración: 8/10

 


¿De qué va?
: Elecciones amañadas, líderes políticos chantajeados, tiranos secuestrados… pero la misión de Slade Wilson, desde un principio, fue el rescate de un antiguo aliado que se creía muerto y enterrado. Sin embargo, cuando tu enemigo es el tiempo mismo, de una manera tangible, ¿cómo enfrentarte a él?

Opinión: Como ya dije en mi reseña del especial Deathstroke: Rebirth, no puedo ser del todo objetivo en lo que se refiere a Christopher Priest cuando hace una buena labor en la que se le note implicado, y está claro que esta serie de Deathstroke se adscribe a esa definición. Quienes no estén familiarizados con su estilo de relatos superpuestos, flashbacks y narración no lineal pueden sentirse desconcertados en una primera lectura, pero, una vez encajadas las piezas del puzzle, todo tiene sentido. Si a esto le sumamos que el villano de la función, el Rey Reloj, maneja el tiempo a voluntad, el recurso escogido sólo puede sumar. En cualquier caso, nos enfrentamos a un “Capítulo 1” que bebe del “Prólogo” anterior, pero no sería recomendable leer sólo uno de ellos porque, más bien, hablamos de “Capítulo 1” y “Capítulo 2”: Priest cierra aquí la que parecía la trama principal de la historia (una misión de rescate), aunque abriendo un buen número de frentes, a cual más atractivo, mientras sigue construyéndonos el pasado y la personalidad de Slade Wilson, el hombre tras la máscara, cuya vida laboral, amorosa y familiar debería calificarse de, como poco, tumultuosa.

El tiempo, Mayor, es nuestro estanque de remordimientos… de caminos no tomados… de oportunidades perdidas.

Al buen hacer de Priest se suma, de nuevo, un Carlo Pagulayan en estado de gracia, expresivo, con rostros llenos de personalidad y diferentes entre sí, adecuándose en todo momento a los tonos y ritmos que requiere el relato, ayudado por las tintas de un Jason Paz que sigue añadiendo fuerza a los lápices del dibujante; y por la paleta de colores de un Jeromy Cox que hace que Deathstroke brille en todas sus escenas, mientras se adapta a la perfección a los distintos tipos de escenas que exigen los guiones de Priest. Apartado gráfico de lujo que, aunque arraigado, ante todo, en la funcionalidad y expresividad, cumple en todos los apartados, sin voluntad de trascender en ninguno, pero sí en colaborar para contar una historia que promete sorpresas, interés y recuperación definitiva de un personaje venido a menos en los últimos años. Profesional, muy profesional.

¿A quién le puede interesar?: Pues me llamaréis vago, pero yo prefiero el adjetivo “consistente”: copio y pego lo que dije del especial Rebirth. “Tanto si disfrutasteis o renegasteis del volumen anterior, como si sufristeis con los tumbos que dio el personaje durante los New 52 (recordemos que el pobre Slade pasó por las zarpas de ROB! Liefeld), todos los fans de Deathstroke estáis de enhorabuena porque Priest ha venido para devolverlo a la gloria. Para quienes no conozcan al personaje, un consejo: no os asustéis porque este primer número opte por una narración que salta entre el presente y un pasado que podríais creer que debéis conocer; el guionista sabe lo que hace y busca, precisamente, captar vuestro interés sobre el “misterio” que envuelve al pasado de Slade Wilson. Sea como fuere, Deathstroke puede convertirse fácilmente en la sorpresa de este Rebirth. ¡Permaneced vigilantes!”

HELLBLAZER
Eurotrip

ANDER LUQUE

 

 

Título original:
The Hellblazer #1:
“The Poison Truth, Pt. 1”
Guionista: Simon Oliver
Artista: Moritat
Coloristas: André Szymanowicz y Moritat
Publicación USA: Agosto 2016
Public. España: 2017 (ECC Ediciones)
Valoración: 6/10

 


¿De qué va?
: El 28 de junio de 1914, el Archiduque Francisco Fernando de Austria es asesinado junto a su esposa por un extremista serbio durante un paseo en carruaje por Sarajevo. En la actualidad, la Cosa del Pantano se aparece en el invernadero de Chas, fiel compañero de John Constantine, para reclamar un favor debido. Al mismo tiempo, en París, dos hombres que presenciaron las acciones de cierto extremista serbio se reúnen, como si el tiempo apenas hubiera pasado por ellos.

Opinión: Cuando construyes dos historias en paralelo para crear intriga e interés en el lector, especialmente cuando ambas historias no van a ligarse en el mismo número en el que las presentas, es importante asegurarte de que son lo suficientemente atractivas como para que se mantenga la atención. Simon Oliver, no lo estás haciendo bien cuando el relato de fondo resulta más interesante que el de tu protagonista. Como digo en la sinopsis, Oliver introduce a un par de personajes que, si bien no parecen inmortales, sí que envejecen a un ritmo lo suficientemente lento como para que 100 años después del comienzo de la Primera Guerra Mundial sigan vivitos y coleando; es el enigma tras esta pareja, y el poder mayor al que parecen servir, lo que mantiene el interés en este debut de John Constantine. Su historia con la Cosa del Pantano no deja de ser un relato formulaico de deudas pendientes y un reencuentro con secundarios clásicos del personaje; en el caso de hoy, Mercury, la niña del campamento hippie que presentara Jamie Delano en su lejana etapa en Hellblazer, en el arco de La máquina del miedo allá por finales de 1988, y que ya se ha convertido en una joven adulta que sabe valerse por sí misma (y que no se traga las mentiras de John).

“Compadezco a aquellos que no tengan algo que necesites…”

Pero no todo van a ser quejas respecto a la representación de John Constantine, y es que la personalidad del inglés está, al fin, más cerca de su etapa clásica de Vertigo que del “superhéroe” de los New 52, un paso que ya empezaron a dar James Tynion IV y Ming Doyle en el volumen de DC You. Su relación con Chas y Swampy sería el highlight de su parte de la historia (junto con la puesta en su sitio a cargo de Merc), especialmente el ambiente de buddy movie de tipos que se llevan mal con una Cosa del Pantano a la que ha estado ligado desde sus comienzos (recordemos que Constantine debutó en las páginas del Swamp Thing de Alan Moore). Es preferible este tono en su toma y daca que el que vimos en la Liga de la Justicia Oscura de Jeff Lemire, aunque estos cambios son más deudores de la etapa del verdoso que firmó Charles Soule, cuyo arco de El árbol de whiskey ya asentó la auténtica relación entre Alec Holland y John Constantine. Sea como fuere, hay potencial para que los guiones de esta serie mejoren (aunque, insisto, espero que se libren de esa ruptura de la cuarta pared que tan poco le pega al personaje…).

“John Constantine… Creo que me debes un favor. He venido a cobrármelo.”

La bicefalia que aqueja a este tebeo también puede aplicarse al apartado artístico que, aunque ha mejorado en materia de color con respecto al número anterior (André Szymanowicz se impone al dibujante titular), los lápices de Moritat aún no saben lo que quieren. Por un lado, tenemos un estilo muy europeo que, además, casa muy bien en fondo y forma con el atentado de Sarajevo y sus protagonistas, muy bande dessinée; pero por otro, siendo especialmente evidente en la historia de Constantine, el artista combina viñetas detalladas con otras que deja a completar por el colorista, siendo especialmente flagrante a la hora de reflejar la expresividad de los rostros, muy limitada, y… en serio, por favor, leed este tebeo observando las narices de tamaño y forma variables de sus personajes como ejemplo claro de que Moritat aún no tiene claro cómo dibujarlos. Saltamos en una misma página del Constantine narigón aguileño al Constantine chato y respingón. Esto sólo tiene justificación si al final Oliver revela que éste no es Constantine, sino Clayface.

¿A quién le puede interesar?: A quien eche de menos el Hellblazer de Vertigo o, siendo menos exigentes, el de Tynion, Doyle y Rossmo, pero no porque vaya a encontrar algo mejor, sino porque esto es lo máximo que puede aportar DC Comics actualmente a la mitología de John Constantine: revisionismo e incorporación al universo DC. Eso sí, a estas mismas personas también les invitaría a huir y retomar los 300 números una y otra vez, para no llorar, o al menos hacerlo a gusto. (Nuestro jefazo, Joe Runner, os hace una selección de los mejores momentos de aquella serie, por si aún no os lanzasteis a por ella: John Constantine: Hellblazer). A los fans de Moritat… no os acerquéis si queréis seguir siendo fans.

SIXPACK Y SOLDADOR DE PERROS:
HÉROES AMBULANTES

Ennis delivers

JUANAN BRUNDLE

 


Título original
:
Sixpack & Dogwelder: Hard-Travelin’ Heroz #1:
“I tread a lurching timber world”

Guionista: Garth Ennis
Artista: Russ Braun
Colorista: John Kalisz
Publicación USA: Agosto 2016
Public. España: 2017 (ECC Ediciones)
Valoración: 7/10

 

 

¿De qué va?: Estar en el escalón más bajo de la pirámide alimenticia superheróica no es problema para los miembros de la Sección 8. Sin embargo, Six Pack y Soldador de Perros tendrán mucho que decir cuando los verdaderos problemas interrumpan su noche de introspección y cerveza.

Opinión: Es bien sabido cuáles son los vicios y fetiches de Garth Ennis. El vómito, la suciedad, el olor a alcohol de garrafón, la irreverencia, la casquería, la parodia tanto sutil como extrema… Estaba claro que tras dedicarle una miniserie a su Sección 8 al comenzar DC You, el guionista irlandés dejaría más regalitos suyos en el actual universo DC. Y bueno, aquí tenemos el siguiente. Tan alimenticio como característico en su tono cafre, conscientemente incorrecto y abiertamente chorra, el comienzo de esta miniserie se beneficia de una correcta introducción de los personajes que pueblan esta parcela de la editorial, mayormente creaciones de Ennis. ¿No conoces a estos personajes previamente? Tú tira p’alante, que ya irás sabiendo lo necesario, y si no, pues te lees Sección 8 y Hitman, que seguro que también dan para muchas risas. Elemento básico de este cómic, por cierto: la carcajada. A caballo entre el BWA-HA-HA! de la JLA/JLI de Giffen y DeMatteis y otras obras de Ennis, el tebeo muestra una suerte de costumbrismo gorrino tan sórdido como encantador, tal y como es plasmado, usando además a Catwoman, Powergirl y Starfire como contraste entre la limpieza, moral e incluso inocencia de los personajes convencionales del universo DC y, bueno, un tipo con unas mallas que le quedan bastante mal y con un guante manchado de vómito. Quizá lo más chocante del cómic sea precisamente que los personajes titulares en ningún momento llegan a compartir escena, aún siendo en quienes se centra la narración, más en Six Pack que en Soldador de Perros, siendo la de este último la más interesante, aunque no la más divertida de leer (¿hacemos apuestas sobre quién es el fumador de la gabardina…?). Tampoco es que este número empiece con la fuerza de otros trabajos de Ennis dentro de los conglomerados editoriales, como sus miniseries sobre Nick Furia, pero la falta de pretensiones casi absoluta y un sentido del humor marca de la casa harán las delicias de más de uno.

A Rob Williams le gusta esto.

Hay que decir que el apartado artístico viene como anillo al dedo a lo que quiere poner Ennis en pantalla. Russ Braun y John Kalisz abrazan la sordidez y la podredumbre propias de un cómic que busca transmitir esa sensación mugrienta en sus ambientes, ese olor a choto que seguramente desprendan sus protagonistas, y lo literalmente alienígenas que resultan los personajes más populares de DC al ser colocados junto a los individuos protagonistas, como antes hemos mencionado. Cumplidor, y adecuado al tono gorrino y socarrón. Sin más, ni menos.

¿A quién le puede interesar?: Los fans de Garth Ennis y de sus idas de ollas personales, que pasen y lean. Quizá para un neófito esta no sea la obra adecuada de cara a disfrutar de las lindezas que pone el irlandés ante sus ojos, pero nunca está de más lanzarse a la piscina a ciegas.

Y eso, que hasta el siguiente DC Rebirth. La semana que viene… No… ¿EN SERIO? ¿Más Escuadrón Suicida…? ¿MÁS? *sigh*…

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. xavisase dice:

    Blue Beetle tiene muchos ingredientes para ser un tebeo entretenido: la interacción de Jaime con Ted Kord, con sus colegas del instituto, el nuevo origen para el escarabajo… lamentablemente en este primer número ninguno de esos elementos acaba de cuajar del todo. Pero tiene margen de mejora.

    Deathstroke por otra parte mola mucho, buena acción y un guión interesante tanto en el presente como para conocer el pasado de Slade. Solo me da algo de cosilla las solicits que prometen la reintroducción de Jericho porque hasta donde llevo leído de los Titanes de Wolfman es un chaval majísimo y temo que le hagan una versión “chunga”

  2. arkhamkaveli dice:

    Quien nos iba a decir que Deathstroke empezaría TAN bien este Rebirth. Aún tengo que valorarlo yo mismo pero tanto la nota/opinión de este #1 como del Rebirth ya dan pie de sobra para saber que está por encima de la media de lo editado hasta el momento.

    Con John bueno, voy a quedarme con “la personalidad del inglés está, al fin, más cerca de su etapa clásica de Vertigo” ya que del Rebirth pasé olímpicamente. Teniendo en cuenta que solo estamos hablando del #1 hay margen para mejorar y empezar a dejar una etapa digna del personaje fuera de Vertigo.

    Mi duda de la semana está en ¿merece la pena leerse “Sección 8” de New 52? porque siendo Garth Ennis no debería de tener dudas pero no sé nada de los susodichos y la reseña de “Sixpack & Dogwelder: Hard-Travelin’ Heroz” anima a ello.

    • Por partes:

      1) Deathstroke ha empezado cojonuten y me han dado un alegrón al confirmarlo como villano en la primera película de Batfleck, no tanto por el hecho en sí como porque ahora subirán las ventas del personaje, o al menos se mantendrán estables, garantizando una larga etapa de Priest :D

      2) John… Aún tiene mucho que andar, y ver por dónde nos lleva el ser también la cabecera extraoficial de La Cosa del Pantano. Un Arma Letal sobrenatural podría dar mucho juego, aunque no sé si es lo que quiero leer. Echo de menos a Karen Berger… Menos mal que ha fichado por Image y pronto estrenará la prinera serie editada por ella allí, Surgeon X.

      3) Antes de leer la Section 8 de DC You, deberías hacerte con la clásica etapa de Hitman, de Ennis y McCrea, donde surgieron. Créeme: vas a gozarla mucho.

      ¡Gracias por comentar, as always! :D

Deja un comentario, zhéroe