DC REBIRTH #1s (X): Capas, capuchas y capitanes

¡Distinguidos y Competentes saludos, zhéroes y zheroínas!

Sigue nuestro repaso a los nuevos números #1 del relanzamiento DC Rebirth, con breves reseñas 100% sin spoilers que sirvan a nuestros lectores y lectoras para hacerse una idea general de lo que pueden ofrecer.

Esta semana viene cargadita de estrenos y retornos: vuelven Capucha Roja y los -ausentes de momento- Forajidos, Batman y Harvey Dent aprovechan Agosto para irse de puente, Deathstroke cuenta con su propio especial Rebirth, Superwoman echa a volar y no está sola, y El Diablo y Boomerang al parecer han tenido un pequeño papel recientemente en una peliculita… sobre la que hicimos una semana especial:

ESCUADRÓN SUICIDA: ¿Quién es quién?
#1 – DEADSHOT, de John Ostrander y Luke McDonnell
#2 – LA ENCANTADORA, de Peter Milligan y Mikel Janín
#3 –
HARLEY QUINN, de Karl Kesel y Terry Dodson
#4 –
KATANA, de Ann Nocenti y Alex Sánchez
#5 –
EL DIABLO, de Jai Nitz y Phil Hester
EXTRA: ESCUADRÓN SUICIDA, de John Ostrander y Kim Yale

¡Bienvenidos al renacido Universo DC!

ALL STAR BATMAN
Die Hard with a BATMAN!

JUANAN BRUNDLE

 


Título original
:
All Star Batman #1:
“My own worst enemy, Pt. 1” (A)
“The Cursed Wheel, Pt. 1” (B)

Guionista: Scott Snyder (A/B)
Artista: John Romita Jr. (A), Declan Shalvey (B)
Entintador: Danny Miki (A)

Colorista: Dean White (A), Jordie Bellaire (B)
Publicación USA: Agosto 2016
Public. España: 2016 (ECC Ediciones)
Valoración: 8/6.5/10

 

¿De qué va?: La historia principal muestra el principio del que parece que será un turbulento viaje para Batman y Dos Caras, después de que este último tienda una trampa a Batman en las afueras de Gotham. Por otra parte, contamos con una historia de complemento que muestra cómo está siendo el entrenamiento de la nueva ayuda de campo de Batman, Duke.

Opinión: El bueno de Scott Snyder cuenta con una base de seguidores en cierto modo justificada. Capaz de crear atmósfera, tensión e intriga con facilidad, el autor de El Despertar nunca ha terminado de convencer del todo a un servidor con sus historias de Batman. No me malinterpretéis, pagué por su primer arco argumental en Batman, y seguí con cierto interés tanto La Muerte de la Familia como Origen (hablamos de todos estos tebeos aquí), pero acabé desencantado por la forma en que el guionista remataba los finales de propuestas interesantísimas, ya sea por la sensación apresurada que transmitían o por usar recursos en cierto modo facilones en vista de lo que planteaba. Dicho esto, quedaos básicamente con que me gustan sus premisas y estilo, pero no las resoluciones de sus clímax.

Soy el tío del espejo, colega.

Ahora, hablemos de All Star Batman. La división de opiniones al respecto de los cómics originales amparados bajo este título, con Frank Miller y Jim Lee a los mandos, es más visible que una tormenta eléctrica sobre un tornado que a su vez desata su furia sobre un volcán en erupción. Fue un tebeo ajeno a la continuidad oficial del personaje, y cuya dudosa reinterpretación del Caballero Oscuro y su relación con otros personajes del universo DC hicieron que acabara siendo más carne de meme que otra cosa. Aquí en cambio encontramos algo radicalmente distinto. En lugar de una (no tan) vieja gloria como Frank Miller a los guiones, tenemos a Scott Snyder relatando -y de momento con maestría- la historia sobre Dos Caras que tanto tiempo llevaba diciendo que quería contar, en forma de road movie protagonizada por una pareja forzosa con intención de hacerse la vida imposible mutuamente, aún pese a las buenas intenciones del Caballero Oscuro para con su antiguo amigo, convirtiendo a Batman en toda una suerte de John McClane a cargo de un psicópata que se la tiene jurada. Y en lugar del dibujante convertido en empresario, contamos con John Romita Jr, uno de los autores de mayor recorrido a lo largo de los últimos años, al cual parece haber sentado regular el sintetizar su estilo (curiosamente, de forma similar a Miller), siendo capaz de lo mejor y de lo peor, dependiendo de quienes le entinten y coloreen y de cuánto aprieten las fechas de entrega. De momento, en este primer episodio podemos encontrar al mejor Romita Jr actual, a la espera de si mantiene el nivel ante el implacable calendario, embellecido por Danny Miki y Dean White y con una precisión narrativa impresionante, aun pecando de alguna composición conceptualmente simplona.

¿Por qué tú?

Por otra parte, contamos al final del cómic con la primera parte de una historia complementaria centrada en el aprendizaje de Duke, basado en un intrincado sistema construido sobre la asociación de emociones, recuerdos y colores, y remanente de la experiencia personal del propio Bruce Wayne en su cruzada bajo la capa y la capucha. Totalmente alejado del tono de acción palomitera a plena luz del día de la historieta principal, Snyder entrega un guión más acorde con el tono de su anterior etapa a los mandos de la cabecera Batman: psicología, investigación, atmósfera siniestra… el problema, y en este caso grave, es el formato. ¿No merece Duke acaso un par de episodios centrados en él? ¿No valdría más la pena que Declan Shalvey y Jordie Bellaire contaran con más espacio para lucir su arte? En fin. Con un ligero sabor a refrito y constreñido por su formato, quizá podamos valorar mejor este complemento en cuanto se publique recopilado de alguna forma.

¿A quién le puede interesar?: En caso de que os guste cualquiera de los miembros del equipo creativo y el planteamiento que ofrecen, catad este primer episodio, y rezad porque Snyder no pinche con el final y Romita Jr mantenga el nivel. En cuanto al complemento, Duke y los artistas que se encargan de él sencillamente merecen cómics propios, y no ser un segundo plato.

CAPUCHA ROJA Y LOS FORAJIDOS
Máscaras enfrentadas

XADES

 

 

Título original:
Red Hood and the Outlaws #1:
“Dark Trinity, Pt. 1: Fathers and Sons”

Guionista: Scott Lobdell
Artista: Dexter Soy
Colorista: Veronica Gandini
Publicación USA: Agosto 2016
Public. España: 2016 (ECC Ediciones)
Valoración: 6.5/10

 


¿De qué va?
: Continúa el descenso de Jason Todd a los bajos fondos de Gotham, y su plan para infiltrarse en la organización de Máscara Negra.

Opinión: Esto empieza a sorprenderme. Después de un especial Rebirth ciertamente sólido y con pocas patas de las que cojear, Scott Lobdell mantiene el mismo nivel y nos vuelve a dar un episodio a la altura cualitativa del anterior. Dejando aparte la obligatoria acción espectacular, marca de la casa de esta cabecera y que no aporta nada más allá de hacer que el dibujante de turno se luzca, continuamos con la introspección de Jason Todd, conociendo tanto su pasado como su manera de pensar, pero sin resultar cargante, repetitivo o redundante, pues vemos poco a poco hasta donde está dispuesto a llegar para infiltrarse en la banda de Máscara Negra. Sorprendentemente, el uso de dicho villano viene que ni pintado como sombra y paralelismo de Jason, siendo ambos huérfanos enmascarados con un pasado difícil. De nuevo, si Lobdell se atreve a incidir más en estos temas sin quedarse en lo superficial, podría llegar a crear un gran antagonista para el personaje.

 

Pues mi máscara mola más que la tuya.

Pero no todo iba a ser bueno, pues técnicamente esta serie está siendo promocionada como coral (véase la portada), donde se formaría una versión de la Trinidad deceíta más oscura y violenta que sus contrapartidas heroicas. Pero es que, y sin entrar en spoilers, ni Artemis ni Bizarro han hecho acto de presencia aún tras un prólogo y un episodio como tal, haciendo parecer que esta serie va sobre Jason en solitario.

Por su lado, el apartado artístico sigue manteniendo el nivel previo, pues ni Dexter Soy ni Veronica Gandini bajan el listón para con lo mostrado en el número anterior, si no que se mantienen, ofreciendo un arte oscuro que queda perfecto para la historia. Además, Gandini vuelve a enfatizar el color rojo durante las secuencias de flashbacks, resultando en escenas introspectivas realmente bonitas.

¿A quién le puede interesar?: A los fans de Jason Todd que deseaban algo de profundidad para el personaje y estaban cansados de la acción vacía de las etapas anteriores, pero sobre todo a los que nos gustó el número anterior, pues mantiene la misma línea y nivel.

DEATHSTROKE: REBIRTH
Cuestión de tiempo

ANDER LUQUE

 


Título original
:
Deathstroke: Rebirth #1:
“The Professional, Prologue”

Guionista: Christopher Priest
Artista: Carlo Pagulayan
Entintador: Jason Paz
Colorista: Jeremy Cox
Publicación USA: Agosto 2016
Public. España: 2016 (ECC Ediciones)
Valoración: 8/10

 


¿De qué va?
: El mercenario Slade Wilson fue contratado para acabar con un ejército en una nación africana para que sus clientes colocaran a un líder afín como presidente “democrático”. A cambio, el beneficiado prócer revelaría la localización del objetivo de la misión de Deathstroke, un enemigo que conoce algunos de los secretos del pasado de Wilson que aún le atormentan…

Opinión: Pocas cosas hay en el mundo del cómic que me despierten una sonrisa más sincera que encontrarme con los intertítulos mecanografiados en letras blancas sobre fondo negro, marca de la casa de Christopher Priest (aunque Quantum & Woody estén ya muy lejos, en el tiempo y en el tono, de esta nueva andadura). El retorno del guionista a una de las grandes editoriales americanas, tras su retirada del mundo de la historieta y su breve regreso a Valiant con Q2: The Return of Quantum & Woody, no podía llegar en mejor momento: un nuevo #1 en medio de un relanzamiento editorial que le dé “completa” libertad sobre un personaje secundario con gran potencial y fuerza para sostener una serie regular.

“El tiempo es una bestia que nos acecha… que nos tortura con el arrepentimiento.”

Slade Wilson, alias Deathstroke, no tuvo la mejor de las suertes en su última cabecera, a cargo de un Tony Daniel que aún no ha comprendido que no tiene futuro como escritor. Ahora cae en las manos de un guionista experimentado que realiza un back to basics, recupera el legado de Wilson (su prole promete ser de importancia en este primer arco) y lo (re)presenta como un personaje tridimensional, de moralidad dudosa, honorable pero sanguinario, y totalmente antiheroico. Priest no se va a andar con medias tintas, si este prólogo a su serie regular ha de servirnos de referencia. Por su parte, Carlo Pagulayan realiza una labor soberbia, tanto en sus figuras como en su narración, aupado por un entonado Jason Paz, cuyo inteligente aprovechamiento de las sombras (en un personaje que carga con ellas, por dentro y por fuera) se entremezcla de forma orgánica con la interesante paleta de color de Jeremy Cox, que apuesta por una abundancia de tonos naranjas (como el traje del personaje) combinados con otros verdes, provocando una interesante gama de sombras que establece una atmósfera distintiva para esta serie.

¿A quién le puede interesar?: Tanto si disfrutasteis o renegasteis del volumen anterior, como si sufristeis con los tumbos que dio el personaje durante los New 52 (recordemos que el pobre Slade pasó por las zarpas de ROB! Liefeld), todos los fans de Deathstroke estáis de enhorabuena porque Priest ha venido para devolverlo a la gloria. Para quienes no conozcan al personaje, un consejo: no os asustéis porque este primer número opte por una narración que salta entre el presente y un pasado que podríais creer que debéis conocer; el guionista sabe lo que hace y busca, precisamente, captar vuestro interés sobre el “misterio” que envuelve al pasado de Slade Wilson. Sea como fuere, Deathstroke puede convertirse fácilmente en la sorpresa de este Rebirth. ¡Permaneced vigilantes!

SUPERWOMAN
Mujeres de Acero

JUANAN BRUNDLE

 


Título original
:
Superwoman #1:
“Who is Superwoman?”

Guionista: Phil Jimenez
Artista: Phil Jimenez
Entintador: Matt Santorelli

Colorista: Jeromy Cox
Publicación USA: Agosto 2016
Public. España: 2016 (ECC Ediciones)
Valoración: 7.5/10

 


¿De qué va?
: Tras los sucesos acontecidos primero en Last Days of Superman y posteriormente en Action Comics, Lois Lane y Lana Lang lidian con una nueva condición de lo más peliaguda: lucir el emblema kryptoniano en un mundo que ya de por sí cuenta con más de un justiciero con la “S” en el pecho.

Opinión: Adoro el trabajo de Phil Jimenez. Actualizando lo mejor de George Perez y añadiéndole aún más sensación de tamaño a cualquier escenario y más fuerza a cualquier personaje, el dibujante y guionista de Los Ángeles siempre ha mostrado una debilidad similar a la del maestro Perez: las mujeres poderosas. Y este título le queda que ni pintado, vaya que sí. Pecando de depender mucho en principio de lo acontecido recientemente en otras cabeceras kryptonianas (la presencia tras los monitores es carne de crossover entre las superseries, esos telediarios hablando de Juicio Final, el protagonismo de Super-Luthor…), este primer episodio no duda en separarse cuando puede de sus ataduras para mostrarnos cuál es su propia dirección y dinámica. Superwoman se convierte en algo más que un individuo de un día para otro, y sus poderes no son en absoluto una bendición, siendo ambos detalles y la dinámica entre Lana Lang y Lois Lane los principales ganchos argumentales de esta serie de momento, más allá del espectacular dibujo de Jimenez y el cliffhanger de rigor. Quizá no su mejor trabajo, vista la falta de detalle puntual de algunas viñetas (bastante más justificada que algunos de los trabajitos recientes de Bryan Hitch), quizá llega en el peor momento posible con Marvel disfrutando del éxito de la Poderosa Thor de Jason Aaron, con la cual el paralelismo argumental es inevitable, pero esta primera entrega de Superwoman logra equilibrar el espectáculo palomitero con el factor humano con total tranquilidad.

“¿Quién es Superwoman?”

Siendo Jimenez el encargado de guión y lápices, cuenta con la inestimable ayuda de Matt Santorelli y Jeromy Cox a las tintas y el color respectivamente. El resultado es todo lo que un cómic sobre gente capaz de volar y mover portaaviones a pulso debería ser, bajo las normas del antes mencionado scope de pantalla de cine. Sin embargo, el conjunto se puede llegar a sentir algo recargado, sobre todo para aquellos lectores ajenos al estilo de Perez y Jimenez, plagado de viñetas superpuestas, planos detalle insertados entre secuencias y cajas de texto por doquier. Chocante quizá, pero es imposible no ver la cantidad de esfuerzo y talento que hay en estas páginas de cara a que luzcan como lucen. Y también es imposible no ver en el horizonte algún artista suplente de cara a ayudar a Jimenez con las fechas de entrega…

¿A quién le puede interesar?: Viendo el estado actual de las super-series, esta se postula como la más visualmente espectacular sin descuidar la parte humana, y de las más enfocadas a los nuevos lectores, pese a fracasar parcialmente en ello (New Super-Man le come la tostada en ese sentido). Es una pena que realmente solo sea imprescindible para los seguidores de Phil Jimenez y los fanáticos de todo lo kryptoniano, porque se percibe interés real en que esta serie no sea otro spin-off más. Igualmente, no dudéis en echarle un ojo. Igual os (nos) sorprende a la larga.

SUICIDE SQUAD – MOST WANTED:
EL DIABLO AND BOOMERANG
Por poco, los mejores de la peli

JOE RUNNER

 

Título original:
Suicide Squad – Most Wanted:
El Diablo and Boomerang
#1
“Home Again” (A)
“What Goes Around Comes Around, Pt. 1” (B)
Guionistas: Jai Nitz (A), Michael Moreci (B)
Artistas: Cliff Richards (A), Oscar Bazaldua (B)
Entintador: Scott Hanna (B)

Coloristas: Hi-Fi (A), Beth Sotelo (B)
Publicación USA: Agosto 2016
Public. España: 2016 (ECC Ediciones)
Valoración: 6/5.5/10

 

¿De qué va?: Tras una última misión con el Escuadrón Suicida, Chato Santana decidirá dejar el equipo y abandonar Belle Reve, al cual ingresó opcionalmente. Pero Amanda Waller tiene otros planes para él y no le dejará irse así como así. Por otro lado, George Harkness se quedará en tierra hostil en una misión del Escuadrón por acabar con El Jaguar, un capo sudamericano, y tendrá que sobrevivir el máximo tiempo posible o matar él mismo a su enemigo.

Opinión: Al empezar a leer la historia de El Diablo y darme cuenta de que era Jai Nitz el guionista, me he alegrado, ya que fue el encargado de contarnos su origen hace unos años en la miniserie que reseñé hace unos días. Sin embargo, al término de la lectura he recordado que Nitz no es precisamente un Shakespeare en esto de los cómics y que, si no está respaldado por un gran dibujante, la cosa queda bastante aburrida. Y más allá de que me guste, o no, Cliff Richards, hay que admitir que aquí hace un buen trabajo y, pese a ello, no consigue mejorar el guión de Nitz. La nueva personalidad de El Diablo, un pirokinético religioso que se entrega a la ley por remordimiento, no me la llego a creer y veo que su creador tampoco. Además, volvemos a ver el uso de enemigos por doquier que no nos dicen nada (uno de ellos parece sacado del mismísimo rodaje de Star Wars) y una trama bastante previsible. Ya se verá en futuras entregas, pero no llama la atención en absoluto…

Quemar personas pase, pero quemar iglesias…

La siguiente historia que nos traen es la del Capitán Boomerang, uno de los miembros más infravalorados del equipo, aunque a veces se lo gane a pulso. La presentación del personaje en “solitario” por parte de Michael Moreci no es desdeñable, pero peca de lo mismo que la historieta de Diablo: ser demasiado plana y previsible. Las similitudes son tales que hasta el apartado artístico de Oscar Bazaldua se puede comparar al de su compañero Richards, realizando ambos un trabajo decente, pero lo suficientemente flojo como para no ayudar al lector a tragar con la historia. Para más inri, hay un cierto aspecto a lo largo del tebeo, cada vez más notable en los cómics del sello deceíta, que me escama: el nacionalismo exacerbado de sus personajes. Este tufillo a dividir el universo entre “americano” (de USA) y “no-americano” se hace palpable cuando un personaje de origen mexicano como Chato Santana hace referencia a ser un buen americano por encima de todo, o que la aventura de Boomerang suceda en Sudamérica, sin especificar en ningún momento el país. Claramente, me refiero a este tipo de referencias que podemos ver en más de un cómic de DC, más allá de que el personaje de turno sea o no racista, pues es un mero personaje. ¿Me he explicado?

¿Ese es Killer Croc… o Terror, de los Mercenarios a Sueldo de Masacre?

En resumen, un título que, muy a su pesar, no está a la altura de su antecesor, y eso que el segmento de Katana de aquél están poniendolo de vuelta y media. Por cierto, para terminar con esto, aquí ya podemos ver a Katana con el Escuadrón Suicida como un miembro más. ¡Aleluya!

¿A quién le puede interesar?: A los que se quedaron con ganas de conocer un poco más a estos dos personajes tras la película (aunque tendríais delito, que para eso ya montamos el especial #ZonaSuizhida…) y para los votantes de Donald Trump.

Y con esto y un bizcocho, finiquitamos la décima entrega del DC Rebirth. La semana que viene más tebeos, más pijamas y… ¿más Escuadrón Suicida? ¿¡En serio!?

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. xavisase dice:

    Pues sí, semana de nivelazo en Rebirth, incluso Lodbell rinde por encima de lo esperado (aunque como bien comenta Lloreç, “Red Hood and The Outlaws” aún no ha empezado). All-Star Batman tiene muchísimo potencial, a ver si Snyder remata bien su argumento. El arte de Romita jr por encima de lo que le vi en Superman, lo que menos me ha gustado el rediseño de Dos Caras. Y sí, deja con ganas de mucho más el complemento de Declan Shalvey (el Batmóvil de TAS es <3) . Superwoman es majísima, además del arte de Jimenez me ha encantado la dinámica entre Lois y Lana (este DC Rebirth se está convirtiendo oficialmente en la era de las buddy movies). Y pinta muy bien Deathstroke, te deja con ganas de saber más sobre el pasado del personaje

    • Juanan Brundle dice:

      Ya te digo que el principal problema de la superfamilia es la codependencia entre las diversas series. Es algo que me resulta confuso y las hace poco accesibles, independientemente de su calidad.

  2. Mr. X dice:

    A mí me gustó más SuperWoman, un cómic muy agradable y clásico en el mejor sentido, que Muertegolpe, pero, por lo demás, de acuerdo en casi todo.

  3. Cojonudo repaso, gente de una semana bastante interesante por parte de DC. De lo de Lobdell poco, pero los cómics de Deathstroke, la ruta suicida del All-Star Batman y Super Woman francamente interesantes

  4. arkhamkaveli dice:

    ¡Qué atrasado voy con las lecturas! Por cierto, yo fui el que abandonó Deathstroke cuando apareció Liefeld y ni me acerqué más… pero esta reseña me anima y bastante para retomarlo. El All Star Batman es un si o si para mí aunque aún no lo haya leído (¡dichosas vacaciones en el mundo real!). De las demás a ver si me animo con Superwoman por la curiosidad despertada por mister Brundle.

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.