DAVID BORING, de Daniel Clowes

 


Título original
:

David Boring TPB
Sello: Pantheon Books
Guionista: Daniel Clowes
Artista: Daniel Clowes
Contenido: Eightball #19-21 (May. 1998 – Feb. 2000)
Publicación USA: Septiembre 2002
Publicación España: Enero 2019 (La Cúpula)
Valoración: De todo, menos aburrido

 

Envidio la constancia de mis compañeros a la hora de escribir un artículo. Son meticulosos, pacientes y se toman el tiempo necesario para realizar un trabajo final de calidad. Como si tienen que invertir días en ello: la constancia es una auténtica virtud. Algo de lo que profundamente carezco. Soy incapaz de realizar ninguna tarea relacionada con la escritura más de dos horas. Me aburro, me apago y no vuelvo a tocar el tema nunca más. Como si fuese todo o nada cuando me siento frente al teclado. Lo siento, soy así. Un tipo sin ningún tipo de cualidad especial que me ayude en la escritura. De hecho, justo lo contrario. Todavía me explico cómo narices he durado tanto haciendo esto. Porque mira que no se puede ser más cafre. Bueno, sí, alguien peor que yo sería…

DAVID BORING
de Daniel Clowes

Que no os engañe su nombre, pero David Boring es mucho más que un chico aburrido. Bueno, puede que sí sea algo parado en apariencia y sea el director de cine frustrado que solemos encontrarnos como dependiente de un videoclub, pero lo cierto es que tiene algo especial. Ese mojo que le hace vivir una vida trepidante y llena de giros innecesarios desde que era un enano. Sino que se lo digan a su sempiterna compañera de aventuras (y ahora de piso) Dot, que está cansada de ver como su amigo el rarito sexual se lleva siempre a la chica que quiere. Algo debe tener, ¿no? Sin embargo, todo dará un extraño giro en sus apacibles vidas cuando aparezca la figura de una joven que pondrá su mundo patas arriba y que se juntará con su obsesión por adivinar el paradero de su padre y el supuesto mensaje oculto que dejo en su único cómic como autor completo, llamado The Yellow Streak. Eso sí, la cosa se irá complicando más y más y más y…

Hay algo que me fascina en este tipo de cómics undreground y es la capacidad de no necesitar una trama principal para lograr contar una historia lo suficientemente compleja como para tener al lector enganchado de principio a fin. Quizá lo atractivo de ello sea su similitud con la vida, que está llena de imprevistos y giros inesperados de guión constantemente. Y como ejemplo podemos ponernos cualquiera de nosotros, lo que lo hace todavía más cercano a aquel que lo esté leyendo. Porque, amigas y amigos, la clave de todo esto es la improvisación. La más loca y random que jamás hayáis podido ver. Lo más cercano a ver una jam de jazz en formato cómic. Pero no vale todo, eso sería trampa y se alejaría de la realidad establecida por las leyes físicas, pareciendo que estés leyendo una obra de (demasiada) ficción. Algo que, a todas luces, sabes que jamás podría pasarle a nadie. Por lo tanto tienes que saber jugar bien tus cartas para darle ese empaque lo suficientemente real para acercarte al lector y, al mismo tiempo, tan loco como para hacerlo atractivo. Dicho así, hasta parece sencillo. Os hago un pequeño spoiler: no lo es.

Y así, señoras y señores, es como se inicia una gran obra.

Existen cierto autores aventajados en este tipo de cómics y uno de ellos es Daniel Clowes. Una persona capaz de crear de la nada un auténtico relato underground, que podría pasarle a cualquiera, pero que sabes que jamás pasará. Conocí al autor hace unos añitos, gracias a su revista Eightball en las que se recogen todas sus obras posteriormente recopiladas, al igual que pasó con este David Boring. Sin embargo, todavía no había podido disfrutar de esta historia de forma plena y la reedición de La Cúpula me vino como anillo al dedo para desquitarme. Pero si bien en su revista, al menos al principio, desbarraba más y parecía que todo era mucho más improvisación que coherencia, aquí consigue llegar a ese punto sublime en el que mezcla ambas a la perfección. Inclusive se atreve a jugar con el simbolismo en varios momentos de la obra, haciendo especial hincapié en lo cíclico de la vida del protagonista, su idea de una película en tres actos y las diferentes viñetas analizadas del cómic de su padre. Ese toque exacto de locura paranoide que todos tenemos en nuestro interior.

También hay algo característico en este tipo de autores y es su estilo artístico,conjunto a su forma de narrar las historias. Me parece harto difícil darle a todo el realismo que necesita tu historia con un trazo limpio que juega con las sombras. Puedes entrar en el terreno de la ambigüedad, siendo demasiado estático al centrarte en demasía en los detalles o rompiendo esta estética en pos de ganar fluidez y perdiendo la cualidad de parecer real. Es por eso que tengo en tan alta estima a gente como Charles Burns (otro que tal baila a la hora de crear historias) o Daniel Clowes, ya que ambos saben mantenerse en el punto exacto, inclinados un poco al areté, para desmarcarse de todos los demás. Me encanta como dibujan, como expresan sus personajes todo tipo de sentimientos o, inclusive, la ausencia de estos. Ellos son culpables, entre muchos otros, de que me encante el dibujo en blanco y negro. Son perfectos.

Las solitarias y duras noches en la isla de Muelle Hulligan…

No sé si te he convencido para que te hagas con un ejemplar de David Boring, pero si no lo haces te estarás perdiendo una de las mejores historias jamás creadas. O reales. O vete tú a saber. Lo que está claro es que Daniel Clowes es un maldito genio y, en el fondo, lo sabes. Maldita sea, lo sé hasta yo que soy un alcornoque con patas. Es más, si queréis empezar a leer cosas del autor, comenzad por este cómic y luego continuad. Creo que así os sorprenderá inclusive más. Sea como fuere, dadle una oportunidad y ya me decís. Ale, ya ha pasado mi tiempo de escritura, a la próxima más…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.