DAUGTHER’S FRIEND, de Asami Hagiwara

 

 

Título original:
Musume no tomodachi (娘の友達)
Sello: Comic Days (Kodansha)
Mangaka: Asami Hagiwara
Publicación Japón: Abr. 2019 – presente
Publicación España:
Valoración: La tentación tiene olor a juventud

 

 

Para hablar de las historias de «hombre mayor, chica joven» estuve indeciso si reseñar este manga o Amor es cuando cesa la lluvia, y acabé eligiendo este ya que es un drama más pesado que se centra más y va de lleno a la relación entre los dos protagonistas y sus vidas. Os presento…

DAUGTHER’S FRIEND
de Asami Hagiwara

Intenta no sentirte animado después de oir eso…

Kousuke Ichikawa ha vivido actuando el ideal buen padre viudo en casa y buen jefe en el trabajo. Sin embargo, su vida se ve trastocada cuando conoce a Koto Kisaragi. Delante de ella, él puede dejar de ser el padre de Miya o el jefe Ichikawa. Delante de ella, él puede ser solamente Kousuke y empieza a barajar el poder descansar del estrés del día a día y la ansiedad de saber que lo que está sintiedo es algo que no se debería de sentir.

No soy un gran experto sobre dramas, si bien me gustan las comedias románticas estas son por definición «ligeras» y este es uno de los pocos mangas «pesados» de este estilo que he consumido. Dicho esto, me impresiona la gran variedad de temas que toca Daughter’s Friend cuando pensaba que todo daría vueltas en torno a la relación: estrés laboral, infidelidad conyugal, relaciones intrafamiliares tras la pérdida de un ser querido, la relación entre la realidad de una persona y las expectativas puesta sobre ella… Así que vamos a explorar estos temas que orbitan alrededor de la pareja y que son esenciales para que ésta acabe formándose.

Twist and shout.

No estoy del todo vendido en la idea de que Kousuke está en una depresión, ya que aún logra conseguir disfrutar de ciertos pequeños momentos en su frenética vida. Lo que si definitivamente esta es estresado por su vida laboral y con ansiedad por la situación de su hija tras la muerte de su mujer. Si bien lo segundo es algo más particular, lo primero es algo establecido y omnipresente en el mercado laboral japonés (incluso en el idioma hay una palabra para definir la muerte por sobrecarga de trabajo), por si fuera poco la trama de la historia ocurre en un punto donde Kousuke está a punto de recibir una promoción y está siendo bombardeado con irrazonables expectativas por parte de sus jefes y subordinados por igual. Y como es de esperar por parte del trabajador japonés, toma todo esto con una falsa sonrisa para luego desahogarse en alcohol y tabaco tras trabajar de sol a sol.

Si ya de por si eso suena fatal, ahora sumadle el hecho de que Japón (y el este asiático en general) tiene una cultura que se preocupa mucho por las apariencias y encajar con el grupo. La «normalidad» es lo que prima y es el faro que guía la mente colectiva de la sociedad, a lo que viene Koto entrando en la vida de Kousuke y le pregunta «¿Que es normal?» casi demandándole que se de cuenta de que de nada sirve mantener la máscara que con tanto ahínco sostiene si eso no le hace feliz, que él también tiene derecho a ser egoísta y no ser el único que da al mundo sin recibir nunca nada.

¡ZASCA! En toda la boca.

En lo que a Koto se refiere, el manga la retrata al principio casi como una diosa hipercomprensiva que busca sanar las aflicciones que azotan a nuestro protagonista. Poco a poco se va desvelando que, aunque de forma distinta, el día a día también esta corroyendo a Koto. Sólo que esta vez la máscara de normalidad que lleva ella es impuesta por su madre en vez de por ella misma, aun el manga no ha llegado al punto de tocar más a fondo este problema pero preveo que será un punto que desencadenará el clímax de la historia.

Siento que los dos protagonistas más que en una relación verdadera están atrapados y utilizando la ilusión de una «aventura» para recordarse el uno al otro de que la vida que están viviendo no tiene que seguir así, que pueden aspirar a más y que ellos pueden definir por si mismos que constituye «normal».

Esto ya lo inventó el gato de Shrek.

No sé con qué criterio puedo recomendar este manga ya que como mencioné yo no soy una persona de dramas, sin embargo puedo decir que, si eres como yo y te ves con ganas de probar algo nuevo, deberías darle una oportunidad a Daughter’s Friend, aun si la relación de los protagonistas no te gusta, la forma en la que tocan los temas que orbitan y propician la relación te deberían de interesar.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

RafaAnto

Filthy weeb, gamer y cinefilo que de paso hace Quimica.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.