DAREDEVIL: KNOW FEAR, de Chip Zdarsky y Marco Checchetto

 


Título Original
:


Daredevil: Know Fear
Sello: Marvel Comics

GuionistaChip Zdarsky

Artista: Marco Checchetto

ColoristaSunny Gho 

Contenido: Daredevil #1-5 (Abr. 2019 – Jul. 2019)

Publicación USA:  Agosto 2019 

Publicación España: Sep. – Nov. 2019 (Panini)

Valoración: Se acabó el dar palos de ciego

 

 

Daredevil es uno de esos personajes marcados por una etapa tan mítica que, cualquier historia que pueda contarse después, palidece en comparación. En el caso del Diablo de La Cocina del Infierno fue Frank Miller quien hace 40 años debutaba en la cabecera para gloria del personaje, viviendo su mejor época que concluyó con una de las mejores historias del cómic mundial llamada Born Again, cuyo final bien podría haber sido la última historia del personaje. Claro que de haber sido así no hubiéramos podido disfrutar de las etapas de Ann Nocenti y John Romita Jr, las de Bendis primero y Brubaker después y más recientemente la de Mark Waid, aclamada por todos por ser un soplo de aire fresco para un personaje que parece vivir (y disfrutar) en un sufrimiento eterno. Después de una mala racha con Charles Soule al frente vuelve la mejor versión del Cuernecitos con este…

DAREDEVIL: KNOW FEAR
de Chip Zdarsky y Marco Checchetto

Como no podía ser de otra manera, la nueva serie que ahora empieza en nuestro país y que nos ha devuelto al personaje al formato grapa después de casi 10 años, está claramente influenciada por el sello de Miller pero con un enfoque nuevo. Daredevil va a seguir siendo un héroe torturado pero, ahora, serán sus pecados los que lo lleven por el camino de la amargura. Pero será mejor que empecemos por el principio. Y todo empezó con un camión.

No es el camión que pensáis, aquel que casi atropella a un ciego al que un joven Matt Murdock salvó para, paradójicamente, quedarse él ciego, sino otro camión que atropelló al Guardián de la Cocina del Infierno dejándolo muy maltrecho. Nuestra historia empieza justo cuando Matt empieza a recuperarse de las heridas producidas por el atropello hasta el punto que decide volver a enfundarse el traje rojo y salir a dejarse ver por el barrio. Aunque antes tendrá tiempo de dejarse caer por un bar, tomarse un Macallan para acompañar los calmantes y ligar con una chica con la que acabará por irse a la cama. Como decía, es el viejo Cuernecitos pero con un enfoque nuevo.

¡Mira! Un ciego poniéndose ciego.

A raíz de su primera salida nocturna con el traje empezarán los problemas para Daredevil, problemas que irán en aumento cada vez que involucren a más personas, desde criminales de poca monta a policías nuevos y veteranos, el alcalde Kingpin, siempre dispuesto a joderle un poco la vida, el Castigador, con un enfoque del problema muy interesante y muy bien resuelto por el guionista, y otros héroes callejeros compañeros de Matt en sus andanzas callejeras, en lo que supone otro guiño a la popularidad del personaje gracias a la magnífica serie de Netflix. Me reservo la última aparición de otro personaje que acaba por dar la puntilla a Murdock en lo que supondrá un punto y seguido en sus aventuras.

Tanto desfile de personajes no hará que la narración se entorpezca ni que la trama se alargue en exceso, si bien puede parecer que haya sido un día muy largo para nuestro héroe que no sale de una para meterse en otra. Pese a que siempre tenga la mejor de las intenciones eso no asegura que los resultados sean igual de catastróficos que si realmente fuera culpable. Para entender mejor este punto es crucial la aparición de Cole North, un policía recién transferido desde Chicago y que aporta un nuevo punto de vista en cuanto a la figura de Daredevil se refiere.

Nada, que el pobre no ve venir ni una…

Para North éste es un maníaco que hay que encerrar, y esta será su principal misión desde que pise Nueva York, pues se salta todas las leyes habidas y por haber, agrede impunemente a los criminales y además disfruta haciéndolo. Lo peor para North no es que sus compañeros no compartan su punto de vista, es genial el momento en el que la poli rodea a Daredevil y éste les va preguntando por amigos y compañeros que en algún momento salvó, sino que su principal aliado en su lucha por atrapar al enmascarado no es otro que el alcalde de la ciudad, Wilson Fisk. Así el triangulo North-Daredevil-Kingpin promete dar grandes momentos.

Gracias a una acertada narrativa de Chip Zdarsky, quien se mete en la cabeza del protagonista para ir relatando todo lo que acontece, es fácil entrar en materia aunque, como yo, haga años que no leas un cómic de Daredevil. Aunque lo que más destaca del trabajo de Zdarsky son los diálogos, rápidos, punzantes y que ayudan a desarrollar la acción en una historia que apenas da respiro al lector. En sólo cinco números el guionista ya ha sentado las bases de su etapa, le ha dado un giro al status quo del personaje y a su entorno, ha presentado un personaje nuevo que puede dar mucho juego y nos ha ofrecido unas buenas dosis de acción. No en vano es ya uno de mis autores preferidos.

Esto sí que es disparar a ciegas.

Por suerte en la parte artística tenemos a Marco Checchetto que le aguanta el pulso al guionista, ofreciendo un trabajo de primer nivel en todos los aspectos. El dibujante italiano tiene un trazo firme, encuadra todas sus figuras con la mejor perspectiva, se desgañita en los detalles (me flipan los pelos de la barba de cuatro días de Matt), su representación del radar es de las mejores que se ha visto y no tiene problemas en usar muchas viñetas por página sin que por ello se resienta su narrativa. Como culmen a un trabajo tan completo se luce en las escenas de acción y en algunas ilustraciones mil veces vistas como Daredevil balanceándose o apoyado en algún tejado pero Checchetto sabe darle su propio estilo potente y espectacular. Pese a todo, estoy como loco porque empiece a dibujar Jorge Fornés.

Mención especial para las portadas de Totino Tedesco que son todas unas obras de arte con ese aspecto de oleo que le da a sus ilustraciones, donde también sabe jugar a la perfección con las formas y los colores.

No hay más ciego que el que no quiere ver.

Han bastado apenas cinco números para confirmar todas las buenas expectativas que tenía con esta serie. Se ha hecho de rogar pero por fin tenemos a un Daredevil bien escrito, bien dibujado, sin complejos a la hora de explorar facetas del héroe que siempre han estado ahí como la culpa, la redención y el dolor pero con nuevas ideas y poniendo toda la carne en el asador desde el principio. No en vano, el cliffhanger del primer número, en el que se descubre el pastel por así decirlo, te deja totalmente enganchado y con la certeza de que se vienen buenos tiempos para los fans del Diablo Guardián.

Como se dice en estos casos, no hay más ciego que el no quiere ver así que espero que os haya abierto un poco los ojos y le peguéis un vistazo a esta serie. Lo sé, demasiadas frases jugando con palabras de la vista y demás pero ¿qué esperabais?, si dicen las malas lenguas que voy ciego todo el día. Pero eso, amigos, es otra historia.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.