DAREDEVIL, 2ª Temporada – Regreso a Hell’s Kitchen (primeras impresiones sin spoilers)

En abril del año pasado, el Guardián de la Cocina del Infierno saltó a la pequeña pantalla con gran éxito crítico y una respuesta muy positiva por parte del público televisivo. Daredevil se había redimido de cara al público, tras la mala acogida de la película de 2003, en una serie cuya primera temporada, sacada adelante por gente como Steven S. DeKnight, Drew Goddard y Christos Gage para Netflix (de la que ya os hablamos aquí) y que transcurría en el Universo Cinematográfico Marvel. Daredevil no solo funcionó por si misma, si no que fue el primer paso de cara a algo más grande: repetir el esquema de la Fase 1 de Marvel Studios, junto con la ya estrenada Jessica Jones y las que se están por venir sobre Luke Cage y Puño de Hierro, haciendo confluir todas en una mismo “todo” que se titulará Defenders. El caso es que el exitazo de Daredevil ha propiciado la aparición de una segunda temporada que, lejos de sentirse forzada o acelerada, funciona al milímetro como continuación de la primera y como pieza del puzzle de Marvel y Netflix.

¿Que cómo sabemos eso?
Porque Jorge y Juanan ya han visto la primera mitad de la misma, por cortesía de Netflix España. Y les ha gustado mucho. Tranquis, haced como Matt Murdock y no tengáis miedo: no hay spoilers en nuestro…

REGRESO A HELL’S KITCHEN

Trama

Ya hemos mencionado que la temporada anterior dejó el listón muy alto y, cuando se anunció que la serie cambiaba de showrunner, muchos temieron por esta segunda temporada que encima ha llegado mucho antes de lo que cabría haber esperado. Pero afortunadamente no hay de qué preocuparse, el espíritu sigue siendo el mismo, hay continuismo y las variaciones han resultado ser mínimas. Por ejemplo, su comienzo puede resultar algo inesperado, puesto que ocurren muchas cosas en sus primeros compases, dándonos la sensación de que se quedará sin fuelle demasiado pronto. Además, tarda varios episodios en asentar la trama, sentirse cómoda y hacerla evolucionar, pero cuando esto ocurre es una gozada, y es cuando de verdad vamos a empezar a disfrutarla; y es que, a pesar de que posee algunos problemas de ritmo en determinados momentos puntuales, consigue entretener en todo momento y hasta podría decirse que intenta contentar todavía más que la anterior temporada a los fans del universo Marvel, con infinidad de detalles, y guiños.


Quizás su historia parece estar fragmentada narrativamente, aunque queda claro en seguida que poco a poco se va encauzando en un camino donde todas acabarán (esperemos) convergiendo de forma explosiva, con el destino de la Cocina del Infierno en juego.

Influencias

Como en la anterior temporada, los responsables de la serie siguen recurriendo a Frank Miller Brian Michael Bendis de cara al tono y enfoque argumental de las tramas. Recordemos que Miller usó tanto a Elektra como al Castigador durante su estancia en la serie del Hombre sin Miedo, en la que hizo que ambos personajes cuestionaran la moralidad del héroe bajo puntos de vista distintos.

La ambientación de corte urbano,  cercana al noir postmoderno, se ve influida a las páginas de David Mack y Joe Quesada, con una Nueva York sucia, oscura y plagada de callejones húmedos, roña y tipos chungos en antros de mala muerte, que de día se convierte en un bullicioso centro urbanita tan cuadriculado como arisco para cualquiera ajeno a la vida en la gran ciudad. Y como en todo buen cómic de Dan Defensor, el peso de las tramas jurídicas está maravillosamente equilibrado con el tono costumbrista que debe impregnar a casi todas las creaciones de Stan Lee y compañía, pero todo tratado con cierto nivel de rigor y seriedad.

Sin embargo, los encargados de esta temporada han profundizado en el material protagonizado por los nuevos secundarios de la serie, y al parecer les encanta Garth Ennis y su visión del Castigador. Y sabéis que eso son palabras mayores, sobre todo si sois un poco cab***cetes en lo que se refiere a la moral superheróica. Por supuesto, todos los cómics mencionados están o estarán a vuestra disposición en Panini Comics a lo largo de este año, tanto mediante los tomos de Marvel Heroes y Extra Superhéroes como en la nueva línea Marvel Saga (y esperamos nuevas tiradas del Punisher de Ennis, ejem).

Personajes

En el apartado de personajes cabe destacar las dos incorporaciones más visibles y relevantes de esta temporada: Frank Castle, alias Punisher y Elektra Natchios.

Jon Bernthal ES Punisher. Su interpretación del Castigador afortunadamente no solo se basa en matar a todo lo que se mueve, sino que también posee potentes líneas de diálogo y una trabajada personalidad que sirve para contrastar la dualidad justiciera frente al trabajo de Daredevil por acabar con la delincuencia de Hell´s Kitchen. El actor consigue hacer suyo el personaje para que de verdad llegues a creerte su mentalidad trastornada.


La versión de Elektra a la que encarna Elodie Yung, siendo más que correcta, no llega a convencer al 100%, aunque goza de buena química con Charlie Cox,  quien sigue encarnando a la perfección a Matt Murdock. Es verdad que se deja entrever una mayor evolución en su personaje y el misterio que la envuelve de cara a la segunda mitad de temporada, pero hasta que ocurra, su papel parece estar un tanto limitado más allá de la intriga a la que va ligada y su por otra parte interesante relación con Matt.  

En cuanto a los secundarios ya conocidos en la anterior temporada, con Foggy y Karen como abanderados, siguen respondiendo de manera perfecta, integrándose en la historia de manera natural y siempre teniendo algo que decir y hacer al respecto del desarrollo de la trama (al contrario de lo que ocurría en Jessica Jones: una vez jugaban su papel, perdían interés).

Apartado técnico

Aquí hablamos de una elevación total de la apuesta. Si en la anterior temporada la puesta en escena fue muy buena, en esta luce por momentos brillante. Cada escenario se siente real en todo momento, nunca un plató. El traje de Daredevil va cambiando poco a poco, como pudimos ver en los tráilers los más detallistas (y afortunadamente, el efecto cabezón que tiene el traje ha sido pulido), y de forma argumentalmente justificada.

La acción se apoya tanto en la buena dirección de los episodios como en la entrega de los especialistas y coreógrafos, combo ganador en esta serie que en determinado momento deja en pañales al famoso plano secuencia del pasillo de la primera temporada. Quizá perdamos una pequeña parte de la sensación de trabajo artesanal que transmitió esa primera temporada, y en alguna ocasión sentiremos poco pesados y cableados algunos saltos entre tejados y callejones, pero lo elaborado y espectacularmente planificado de la acción en muchos momentos hace que esto compense más que de sobra.

Ah, y contamos también con un muy buen trabajado (y en absoluto excesivo) toque gore en estos nuevos capítulos. Los aficionados a la casquería encontrarán algunas buenas perlas que sin duda harán sus delicias, sin que los más sensibles tengan por qué apartar la mirada. O no.

En definitiva, nos encontramos con una segunda temporada de Daredevil que prosigue los pasos de la primera, con algunos defectos menores, pero muchas virtudes. Quienes ya disfrutaran del pasado enfrentamiento con Wilson Fisk, van a regocijarse con lo que tiene preparado Netflix para dentro de una semana.
La Cocina del Infierno va a explotar.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. arkhamkaveli dice:

    ¡yeaaah! Nos espera otro temporadón y encima con personajes de peso y fundamentales del personaje ¿se puede pedir más? de momento creo que no. Muy buena reseña para los que aún dudaban (si queda alguno, que lo dudo) en darle una oportunidad.

  2. Dynamo dice:

    Me quedo con más ganas de verla de las que ya tenía tras leer el artículo. Enhorabuena y muchas gracias por el trabajo.

  3. Pardiez que salga Bullseye en esta season, you Know?

Deja un comentario, zhéroe