DALSTON MONSTERZZ, de Dilraj Mann

 

 

Título Original:
Dalston Monsterzz 
HC
Sello:
Nobrow Press
Autor completo:
Dilraj Mann
Publicación UK:
Mayo 2018
Publicación España:
Marzo 2020
(Nuevo Nueve)
Valoración: Monstruo es un término relativo

 

 


Existe el amor a primera vista. Esa atracción animal, irracional e insaciable que consigue que ignores todo lo que hay alrededor para quedar obnubilado por aquello que te atrae. Algo así me pasó cuando en el Salón de Valencia pasamos frente a la zona de Nuevo Nueve y me encontré con la portada del cómic del que os hablo hoy. No me preguntéis que fue: si los colores, el tipo de arte o esa atmósfera a cómic underground lo que me cautivó, pero tuve que comprármelo (bueno, lo pagó Ferran, pero ya me entendéis). Y es que, en ocasiones, hay que dejarse llevar por las pulsiones y hacer caso a tu corazón. O a tu destrozado cerebro. Lo importante es que no puedo estar más contento de haberme traído a casa…

DALSTON MONSTERZZ
de Dilraj Mann

Hace ya varios años que en la ciudad de Londres aparecieron, de repente y sin previo aviso, monstruos que campan a sus anchas y hacen vida como si tal cosa. La situación se ha normalizado tanto que los ciudadanos lo ven algo normal e, inclusive, ciertas personas han logrado controlar a estas bestias para que trabajen para ellos o se comporten como compañeros. Esto ha beneficiado a las bandas callejeras, que han podido reforzarse con el paso del tiempo gracias a estos seres y ahora son las que controlan todo lo que sucede en Dalston. O casi todo, ya que también hay un truculento negocio con las bestias que algunos peces gordos están utilizando como reclamo y divertimento de aquellos personajes adinerados que necesiten un nuevo estímulo para su vida. Ajeno a todo esto está Roshan, un joven que acaba de salir de la cárcel por cometer un hurto menor y se encuentra con que su mejor amigo está saliendo con una chica de aire sospechoso, lo cual desbarata su nueva vieja vida. Pero como los problemas llaman a los problemas, pronto su colega caerá en manos del personaje más peligroso de la ciudad y habrá que enfrentarse a todo y todos para rescatarlo.

Voy a empezar por aquello que me llamó enormemente la atención y eso es el arte. Porque creo que ya es sabido que tengo cierta debilidad por el estilo underground y grafitero de algunos artistas, pero es que la portada de Dalston Monsterzz es una auténtica pasada. Es un hostiazo en la cara de colores, de luz y de un estilo tan parecido al de Ertito Montana que no puedo evitar quedarme embobado mirándola. Por lo demás es muy sencilla, pero es que la forma que tiene de dibujar Dilraj Mann, con esas proporciones elásticas y tan fluidas que parece que sus dibujos se estén moviendo, me cautiva. Es un rollo tan callejero y tan fresco que descubrir a más autores aparte de Montana, siempre es una noticia cojonuda. Además, en este cómic se demuestra que con un buen coloreado se gana muchísimo más con este tipo de arte. Las viñetas de acción están llenas de movimiento y el color hace que sea todo una experiencia mucho más vívida e intensa para el lector, que va de aquí a allá viendo movimiento, cambios de distribución de viñetas, gracias a una narración visual perfecta.

¡Apatrullando la siudá!

En cuanto a la historia, qué os voy a contar que no se presuponga con el resumen inicial: acción a raudales, bandas callejeras de lo más varipintas y estrafalarias, gente chunga con ganas de fastidiar al resto del mundo porque sí, un protagonista con más problemas de los que puede solucionar y una chica más peligrosa que un marvelita lleno de dinamita en la sede de Burbank… Lo genial de todo ello es que encima Mann tiene tiempo para hacer crítica social y meterle un girito final de guión que hará la delicia de los que gusten de buenos finales. Además tiene ese puntito picante que le aporta la parte de los monstruos, su papel en toda la historia y algunas referencias a la mitología clásica y a la magia. Creo que no puedo pedirle nada más a un cómic, sinceramente. Si encima está bien contada su historia y consigue engacharme de principio a fin, ya tenemos un caballo ganador.

Pero este rollo de comix de los ochenta no se queda sólamente en el apartado gráfico, ya que también tiene un papel fundamental en la historia. Durante todo el rato se huele ese olor a locura, crítica y ganas de romper con lo establecido que tan característico era de aquella época. Las ganas de no seguir el buen rollismo típico actual y/o el cuquismo que parece que envuelve todo en el noveno arte, aquí se convierte en ganas de tocar las narices, de agitar el avispero y encima con un feísmo tan característico como personal. Una vieja fórmula que sigue funcionando a las mil maravillas en una época en la que todo parece un blockbuster pasado por cien filtros de Instagram. De hecho es el momento ideal para que revistas como El Víbora vuelvan (que lo ha hecho) para que el cómic underground vuelva a ganarse el sitio que le corresponde entre los más grandes. Necesitamos suciedad, crudeza, dibujos que se salgan de lo típico, figuras anatómicamente imperfectas, plásticas y amorfas. Necesitamos estar un poco más en contacto con la realidad más absurda y extravagante. Necesitamos alejarnos de lo prototípico, que nos encasilla y cierra nuestra mente. Necesitamos obras como Dalston Monsterzz.

Ríase usted del periplo de The Warriors. ¡Éstos sí están jodidos!

En ocasiones la primera impresión que tenemos es incorrecta y dejarse llevar por los primeros impulsos es una estupidez temeraria. En otros, sin embargo, es lo mejor que podemos hacer y estamos en lo correcto. Me alegro de haber comprado (te juro que te lo pagaré, Ferran) esta maravilla llamada Dalston Monsterzz. Me ha servido para encontrarme con una obra diferente, descubrir una nueva editorial en nuestras tierras con material interesante y para conocer a un pedazo de artista como Dilraj Mann. Todo son cosas buenas.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.