DAKARA BOKU WA H GA DEKINAI, de Takeo Takahashi

Título original: Dakara boku wa, H ga dekinai (だから僕は、Hができない)
Fecha 1ª emisión: 6 de julio de 2012
Estudio: Feel
Director: Takeo Takahashi
Temporadas: 1
Episodios: 13 + OVA
Género: Fantasía / Erótico
Valoración: Todo lo que puedas detestar de un anime lo encontrarás en este /10

Como en cualquier arte o género de ella, cada una de las obras tiene su finalidad, su razón de ser o su mensaje. Algunas quieren transmitir una problemática social, otras quieren contar una historia trepidante y diferente, otras buscan relatar una trama disparatada con o sin éxito y, otras, simplemente sueltan una ristra de clichés mal confeccionada. Dentro del anime, siempre me han gustado y he querido compartir historias u obras únicas, aquellas que remueven conciencia, que tratan una problemática desde un punto de vista diferente o que cuentan una historia asombrosa y cautivadora. Pero, al menos por hoy, ya basta. En el mundo del anime tenemos miles de ejemplos de bazofias inmundas que lo único que consiguen es manchar este género para el público general. La serie sacada de las cloacas más putrefactas que vamos a tratar hoy es Dakara boku wa H ga dekinai, algo así como “por eso puedo hacer cosas pervertidas”.

Escena de una de las primeras batallas de la serie, mostrando ya sus intenciones.

La serie comienza y se centra en la vida de Ryousuke Kaga, un estudiante de secundaria en Japón que alucina y no puede dejar de expresar cosas como cuánto le han crecido las tetas a su amiga de la infancia, Mina Okura, o qué talla de sujetador estará utilizando. Esta versión hiperbólica de casi cualquier adolescente ido un poco a más se encontrará con una gran sorpresa al ver en la puerta de su casa bajo la lluvia a una joven desconocida de pelo rojo y algo desorientada. Esta joven, Lisara Restall, es una diosa de la muerte que ha llegado al mundo humano desde Grimwalld, el nombre que se le da al mundo de los shinigami en la serie, para encontrar a un alma llena de energía y poder enfrentarse a los problemas del otro mundo con ella. Los dioses de la muerte, por tradición y leyenda, necesitan tomar esperanza de vida de la persona que les alberga en el mundo para permanecer junto a los humanos, pero por favor, no intentamos tratar algo serio o canon de la cultura japonesa en esta serie. Nuestra enviada del otro mundo succionará a Ryousuke, pero no su esperanza de vida no; succionará la energía proveniente de los pensamientos salidos y eróticos, que en nuestro protagonista es algo fuera de lo común y se sale de todos los estándares conocidos por Lisara. A toda esta trama sin sentido y esperpéntica sólo le falta una cosa para dar más repelús… Toda la historia se desarrolla en un colegio, al que llegan más diosas de la muerte que no sólo conocerán de la existencia y las capacidades de Ryousuke, sino que todas lo admirarán e irán detrás de él. Un auténtico harem escolar en el que las chicas hipersexualizadas son diosas de la muerte detrás de un adolescente salido que basa su entrenamiento y perfeccionamiento de sus habilidades en recordar modelos, pechos e imágenes de revistas eróticas. ¿Quién se puede resistir a semejante trama digna de la mente más brillante e innovadora que jamás haya podido imaginar la humanidad?

Imagen promocional de la serie donde se puede ver el carácter de la misma.

Si en muchos animes ya es una característica y a la vez un problema, en este ya podrás imaginar que se convierte en algo repetitivo e infame. Estoy hablando de la sexualización de los personajes femeninos. No sólo por el hecho típico de la forma en la que están dibujadas, lo voluptuosas que están mostradas las tetas o los sonidos añadidos a esas físicas falsas en los rebotes o los movimientos de las mismas, sino que el mero contexto de esta trama hace que las tomas, las batallas y las conversaciones de los personajes giren en torno a los atributos físicos exagerados de las protagonistas, cosificándolas y tratándolas como meros objetos a los que observar, tocar, manosear o cualquier otra conducta impropia que se os pueda ocurrir. Pese a todos estos aspectos, la serie se toma en serio a sí misma y trata todo con un aire épico y de aventura irrisorio. Escenas en las que el protagonista recitará un discurso grandilocuente con su debido acompañamiento musical, pero basando su temática en las tetas, los culos o la idea de las mujeres como posesión u objetos que conservar, atesorar y admirar se sucederán en casi cada una de las batallas, haciendo que la trama, ya de por si bastante ilógica, acabe pareciendo un auténtico grito de ayuda de los creadores de esta cosa por sus graves problemas mentales y falta de habilidades para narrar, entretener o dotar de personalidades creíbles a sus personajes.

Y, después de todo esto que he soltado aquí, ¿porqué se ha hecho una serie así? ¿Hay un público grande al que le interesen este tipo de productos? La realidad es que, sobre todo en Japón, sí que lo hay. La sociedad clásica y hermética en torno a las relaciones personales, la educación sexual o las relaciones sentimentales ha creado un gran caldo de cultivo en el que este tipo de productos gozan de una alta visibilidad y popularidad. En un país donde el 27% de los jóvenes entre 18 y 35 años se declaran vírgenes y asexuales, los productos eróticos, y más aún aquellos relacionados con el manga o anime, viven en un auténtico paraíso. Este tipo de sociedad extremadamente conservadora en estos aspectos ha llevado a muchos jóvenes a la búsqueda de sus propios métodos de conocimiento y desarrollo sexual al que sólo pueden acceder mediante este tipo de obras. Por lo general, estas personas, muchas de ellas excluidos sociales por su propia falta de habilidad social, son el principal público de estas obras, que gozan de gran éxito en el país nipón, pero fuera de esas fronteras no llegan a esa cúspide ya que no encuentran un público que comparta las mismas características que el japonés. Este problema casi endémico transciende más allá de la ética o la moral de este tipo de obras, llega al punto de ser una de las causas de la despoblación y envejecimiento de la población que está sufriendo Japón en las últimas décadas y es uno de los grandes problemas a los que se enfrenta a nivel social y económico el gigante asiático. Y como cualquier hecho cultural, acaba teniendo su influencia y hueco en el arte proveniente de esa sociedad.

Interior de una tienda de 5 pisos dedicada a artículos eróticos de manga y anime en Akihabara, Tokyo.

Si has llegado aquí, tendrás muy claro que este anime no es para nada recomendable, no es esa obra que buscas ver para cambiar tu forma de ver la vida, para conocer una historia asombrosa o incluso para entretenerte. Pero sigue siendo un anime y sigue siendo una realidad del sector que hay que conocer de su existencia. Me gusta pensar que sin tremendos desastres como este no disfrutaríamos de animes de calidad ni valoraríamos ese salto de nivel en las obras, así que no me queda otra que agradecer la existencia de este tipo de escoria en el sector para darse cuenta de lo buena que es.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Mauro dice:

    Buenas tardes, ususalmente leo las reseñas y críticas sin emitir muchas opinión pues en definitiva todo es subjetivo en este mundo, y muchas veces me resulta útil para decidir si ver o no tal material, pero sinceramente me llamo la atención el tono serio y hasta enojado al hacer la crítica sobre ésta serie. ¿En serio tanto problema por una serie mas de pseudo humor adolescente donde se intenta vender basicamente sexo sin sentido pero sin llegar a mostrarlo…? Porque no le veo el problema real, habiendo ya no decenas de series similares, sino un centenar, y si, cantidad de la cual apenas se acordará alguien de acá al año que viene. A que voy, a que si la serie realmente no tiene nada más que mostrar ni explotar que el cuerpo de los personajes femeninos y no se sustenta en nada mas que eso, básicamente desaparecerá de acá a un tiempo, series como ésta o The Testament of Sister New Devil donde se explota la figura femenina de un harem que gira en torno al personaje y donde todas las escenas quedan en una especie de soft porn, no quedarán en la retina del televidente ni en la psiquis, no como un Boogiepop Phantom o un Ergo Proxy donde la revisión es obligada, hasta más de una vez incluso, para lograr detectar todas las capas que las componen, todos los elementos tanto simbolicos como filosoficos que han dado forma a la estructura de la trama misma y donde una pasada simple y superficial quedaría en la nada misma. Ahora ¿es esto un problema? no, no para mi, no es necesario que todo el material salido de oriente deba ser si o si una obra maestra ni intentarlo siquiera, a veces comedias ligeras tambien se agradecen, series que no intentan ser ni grandes ni dejar mensajes, morales o de vida, simples series donde el humor y el sexo no explicito son lo principal (y que se usa tanto como método satírico como a su vez ligeramente erotizante). Si vamos al hecho, las peliculas parodicas lo hacen, y algunas mejor otras peor, han sabido hacerse un publico (Benny Hill lo hizo y si bien hoy en día ya no se podría hacer, muchas producciones locales de cada país hacen uso en mayor o menor medida de los mismos medios para vender su producto). El público de éste tipo de animes no es específico de oriente, quizas lamentablemente no lo quieras oir, pero la juventud alrededor del mundo lo consume, no solo el porcentaje virgen japonés al que es por momento asociado, sinó que fuera de japón, y quizás no dentro de la gama etaria, hay todo un mercado donde éstas producciones se han hecho eco, vírgenes o no, coincidiendo o no con el rango de edades, se consume y por algo se sigue haciendo y vendiendo. Este tipo de producciones como dije antes, no veo que manchen el orgulloso estandarte del consumidor de animes y/o mangas de alta calidad, solo son el producto para quienes no les interesa esas otras producciones, como no todo el mundo puede ver 3 capítulos seguidos de Ergo Proxy (o no pueden ver mas de 15 minutos de la película Ghost in the Shell por ejemplo), quizás si vean toda la temporada de ésta serie, lo importante es que el estúdio básicamente se mantiene a flote, siendo el mismo estudio que animó partes de Ghost in the Shell SAC y el acabado en la serie Trinity Blood o la animación total de Strait Jacket (series de mucha mas categoría). Ahora si la serie se quisiera tomar en serio creo que ahí si cae en otro saco, una serie de humor, paródica, con mucho contenido ecchi y fanservice no puede tomarse en serio, es parte del juego, si se toma en serio pierde el sentido de hacer una serie de éstas proporciones, casi como cuando series con alto contenido de seriedad y madurez hacen uso del ecchi y fanservice (de baja calaña claro, no donde se hacen reminiscencias a cosas del manga) como condimento, queda sin sentido y fuera de lugar, forzado, sacandote de una trama que requiere atención, y mucha, puesta sobre la historia y su desarrollo.

    • Mauro dice:

      Quería cerrar con tu frase pero me cortó la edición… sin material como éste (me abstengo del término basura pues un porcentaje de la juventud y no tan juventud lo consume, y para ellos puede no ser basura justamente, entonces estaríamos defenestrando un producto querido para algun porcentaje de la población ofendiendo a sus consumidores, a menos claro que poco nos importe ser politicamente correctos… y me sumo a ello claro, jajaja) no podríamos disfrutar de obras mucho mas elevadas, con otro contenido y quizás, lamentablemente pero real, no para todo el público, y por lo tanto, no tan vendibles comercialmente hablando. Pero Japon es un país que da para todo, y por cada 50 series de éstas, tenemos un par que brillan con luz propia, diferentes, y las 50 de éste tipo no empañan esas producciones, casi hasta las hacen brillar mas entre tanta mediocridad. Ahora con éste mismo argumento, también podemos meter en esa mediocridad a otras series que solo hacen uso de la violencia, el contenido gore y demás herramientas para vender, pero que solo usan eso de forma exclusiva, dejando de lado la importancia de un argumento, y la profundidad del mismo, además de un desarrollo de personajes óptimo para no sentir que estamos ante el mismo 2D acartonado de siempre (mal muy generalizado entre el género shonen donde pareciera que vemos el mismo personaje principal, coro grupal incluido y en identicas tareas).

      • Yondeim dice:

        Entiendo lo que dices pero creo que hay algunas cosas que, o no son ciertas o yo al menos no las veo como ciertas. Está clarísimo que dentro de los animes, las series o las películas hay y tienen que haber distintos géneros que irán hacia distinto tipo de público, o que puedas disfrutar de manera distinta depende de tu momento. Cosas más ligeras, cosas más profundas, cosas más terroríficas… Pero eso no quita que algo sea malo. Defender esta serie por el humor o bajo la idea de que existe un género así y por tanto ya es válida creo que no es correcto. La serie se toma en serio desde el primer capítulo, mostrando problemas reales y muy graves como idea de la principal de la trama, pero centra su desarrollo en mostrar tetas y más tetas. Los toques de humor son inexistentes, ya que basan y emplean todo su tiempo en mostrar escenas donde poder utilizar los cuerpos femeninos como único reclamo. Mi gran crítica viene a que la serie trata de engañarnos con una trama, unos personajes y unas escenas de acción que a lo unico que llevan siempre es a la cosificación de los personajes femeninos. La trama es incongruente, los personajes no evolucionan, las escenas de acción son muy predecibles y salen mas tetas rebotando con sus sonidos falsos que acción como tal, y eso es lo que crítico principalmente de la serie. Claro que hacen falta series de humor, pero series de humor que sean de eso, no de enseñar e hipersexualizar a todos los personajes femeninos que aparezcan. De todas maneras, ¡muchas gracias por leer la reseña, espero que te haya gustado y a la proxima quizá pensamos más parecidos de la serie!

  2. Mauro dice:

    Pero totalmente, siempre leo todas las reseñas de la página, siempre que me es posible claro, y de todos los temas que tocan, sean comics, películas, ánimes, etc. Creo que igual no se terminó de entender mi comentario original en el cual se marcaba la intención en la primer pregunta que hice, siendo que la misma no fue apuntando a defender la obra en cuestión, sinó mostrar asombro por la reseña en tono enojado, y hacer una especie de salvedad en éste sub género tan explotado hoy en día y con tantos referentes en este momento. La obra en si la sepulté con la frase final del segundo comentario y en el desarrollo del primero, no intenté salvarla, lo dije claro, si una serie de pseudo humor con exceso de lolas y curvas no tiene mas que desarrollar que dichas curvas ni explotar que dichas lolas se termina hundiendo y desapareciendo porque es un producto pobre sin revisionado posible y cuyo único destino es el olvido, solo es un suceso pasajero, una serie mas que abusa de la sexualizacion para vender y peor aún, si se tomara en serio a si misma, partiendo de la premisa que he dado, es el suicidio de la creatividad misma (a menos que la serie se haya pensado para eso). Aún así, éstas producciones que si tienen un mercado mundial ayudan a un estudio como éste en su hacer de series mas profesionales y serias/profundas/coherentes, y digo más, ésta clase de series palidecen en horror a mi parecer ante otras muchisimo mejores, con guion coherente y un desarrollo genial, personajes detallados y que evolucionan y mil bases sólidas para un buen material más que decente, y que aún así hacen uso del peor fanservice para intentar llegar también a ese mercado al que llegan directamente producciones como la tratada aquí, eso me parece peor y mucho mas funesto (de mala venta), porque producciones que podrían y deberían mantenerse por si mismas con un peso propio se ven lastradas por mostrar un exceso de carne estereotipada sin sentido, sin razón más que ayudar a la venta y por ello terminan perjudicando el resultado final, series como No game no life pierden gracia y estilo por el fanservice por ejemplo (ya no solo exceso de carne, no solo figuras femeninas estereotipadas al extremo, también entra en explotar las posibilidades del incesto entre los “hermanos”, lo cual es mas bajo que el fanservice mismo, es explotar el morbo del público, público que se supone disfruta con los giros inteligentes del guion). El fanservice se masifico con Aika, pues estaba presente en muchas producciones muchos años antes, pero toco un pico con esa serie donde todo sucedia alrededor de mostrar tangas y corpiños, y a su vez forjó un nuevo piso para las generaciones siguientes de producciones de éste calibre, siendo que antes si querías algo más explícito que Aika tenías que entrar al terreno hentai directamente, hoy en día tenés un género entero surgido para estar en el medio, con haren y todo (The Testament of sister new devil es un ejemplo más que claro de ello). Hoy el fanservice se ha vuelto a su vez un mal en cientos de obras donde sobra y hasta resta al material en el cual lo meten a la fuerza (y cuando digo mal, me refiero a la idea errada de que meter sexo a una produccion automaticamente lo hará mejor, o mas vendible, cosa estúpida y concepto totalmente errado que demuestra la falla en los directivos o peor aún, en los creativos de los estudios, el sexo vende, si, pero cuando lo principal en una obra es otra cosa, el sexo metido con calzador es un lastre y no un plus). Coincido que el querer vender una obra como una cosa y que resulte ser otra totalmente distinta es criminal practicamente, repito, obras como éstas son estúpidas si se toman en serio a si mismas, eso es lo peor que le puede pasar, creer que da para más cuando su concepción fué como carne de cañon para mostrar pechos es futil. Highschool of the dead es un caso así, una serie de zombies que se ve lastrada por un intento de humor que choca y mal con un dramatismo obligado, y todo atado horriblemente con un fanservice innecesario y molesto que impide en su totalidad un desarrollo necesario de personajes, nuevamente, un producto vendido como algo y que resulta ser otra cosa. Ahora y que todo sea dicho, si la serie intenta ser grandilocuente en momentos, pero mostrando el rebote de tetas a la vez, no veo que intente tomarse en serio, de verdad, me resulta mas estúpido que otra cosa, pero no veo que intente tomarse en serio, es más, si la hubieses categorizado como correspondía quizás no hubieses pasado tan mal rato porque la serie no es Fantasía/erótico, la serie es Ecchi, así de simple, entonces con esa premisa podrías haber pasado de élla pues el género nació para cumplir con éstos parámetros que tanto mencioné arriba (básicamente “connotaciones sexuales” + algo, donde lo sexual es prioritario en si), es más, en su descripción lo dice claro Ecchi/Harem/comedia, aúnque el último sea debatible en menor o mayor medida las primeras 2 no, incluso está catalogada en la 10ª posición de los mejores ánimes ecchies hasta el 2015, con todo ésto digo, que en éste caso, no hay una falla en la venta del producto (como si lo es Highschool of the dead) ni un exceso de fanservice en una obra de otra categoría (como lo es No game no life), lisa y llanamente es un error de concepto al ver la serie, deberías haberla visto como lo que era y no como otra cosa. La mayoría del producto ecchi coincide con los cánones de ésta serie, puede gustarte o no, pero en su espectro de mercado por decirlo de alguna manera no es mala, dista mucho de serlo, en el espectro general como dije al inicio, si lo es, es pobre, carente de sentido y con exceso de carne para intentar tapar las terribles fallas generales. Pero no veo éste ánime buscando otra cosa, si veo éste ánime es porque quiero lo que ofrece el género, en ese caso me da lo que pido, si veo éste género es porque estoy buscando lo que éste género provee y nada más, no busco filosofía, no busco la trascendencia del ser humano ni una crítica a la sociedad y/o culturas actuales, no busco grandilocuencia y algo que se tome en serio a si mismo, yo por lo menos no veo Dakkaru buscando Ghost in the shell, así como no veo Ergo proxy si busco To love ru o Rosario Vampire, o Trinity seven… igual, obviamente, es a mi parecer todo lo que dije, me alegro que me leyeras y respondieras. Y obvio que seguiré leyendote.

Deja un comentario, zhéroe