#CumpleCarlosFelizz: LA FIESTA DE HALLOWEEN

Chicos, a lo largo de estos 5 años que llevo en la Zhona os he explicado un montón de historias, tanto de mi pasado como de vivencias que me han ido pasando durante el tiempo que llevo como miembro de esta familia. Pero algunas historias, como siempre digo, no han visto ni verán la luz (al menos por ahora). Para una ocasión tan especial como esta no se me ocurría mejor celebración que explicar una de estas anécdotas. La famosa historia que nunca antes me dejaron explicar hasta hoy, la historia de… LA FIESTA DE HALLOWEEN: Una legendary true story de Carlos Playbook.

La verdad es que no recuerdo el momento exacto en que sucedió esta historia, pero  la podemos situar entre mis 25 y mis 30, cuando vivía solo, tenía un buen curro y me ganaba muy bien la vida. Además estaba soltero y tenía pelo. Una de mis, muchas, demasiadas como para recordarlas a todas, compañeras de curro, era una chica mucho más joven que yo y con una realidad vital en las antípodas de la mía. Con todo y con eso, nos hicimos amigos. Muy buenos amigos. Tanto es así, que en una ocasión me invitó a una fiesta de Halloween que daban unas amigas suyas, unas amigas que yo ya conocía, que estaban más en mi movida y entre las que había una chica que me gustaba. Así que me presenté allí después de currar, con la fiesta ya empezada y conociendo a unas tres personas de las veinte que habría. La cosa empezó genial cuando la chica que me gustaba me dijo que iba disfrazada… de su novio. Con una gorra y un bigote pintado me sonrió y en ese preciso momento supe que aquella noche iba a ser un error.

Otro más.

Ligar en una fiesta de Halloween nunca fue fácil para nadie.

La noche avanzaba y cada vez había más gente, más alcohol, más música y menos recuerdos de cómo sucedió todo hasta el momento clave. Estaba yo en una de las habitaciones con dos chicos que no conocía de nada y una chica, tan atractiva como extranjera, y a la que tampoco conocía de nada hasta ese momento. De repente sonó el timbre y alguien fue a abrir. Me asomé por la puerta de la habitación que daba a la entrada y vi como alguien abría y aparecían dos policías. La imagen fue tan impactante que, por el bien de la historia, diré que el que abrió creyó que los tipos iban disfrazados. Los agentes, que afirmaban haber recibido repetidas quejas de los vecinos durante la noche, se identificaron como tales y pidieron hablar con la dueña del piso.

Entré en la habitación y los dos tipos, que cinco minutos antes estaban pintando rayas como si eso fuera Trainspotting, me miraron flipando cuando dije que era la poli. Se asomaron al pasillo y, al ver que era verdad, salieron pitando hacia el comedor, en dirección contraria a la autoridad que seguía plantada en la puerta. Yo entré y, mientras cerraba la puerta, le dije a la chica, «Mejor que nos quedemos aquí por si acaso». Ella, muy guapa y muy guiri, me miró y me dijo: «Yo no follar contigo».

Y claro, me entró la risa porque, por primera vez en mucho tiempo, no estaba pensando en eso.

La visita de la policía siempre anima una fiesta.

Al final la fiesta acabó y no recuerdo si me fui a casa o seguimos por ahí, pero la anécdota quedaría para siempre en la historia. Cada vez que alguien habla de Halloween mi mente me retrotrae a esa noche y a esa frase. Más tarde me enteré que la dueña del piso echó a las chicas que vivían ahí así que supongo que no todo el mundo que estuvo en esa fiesta tiene un buen recuerdo.

¿Y la chica? Bueno, la chica rompió con el novio, se fue a vivir a Argentina, nos hicimos grandes amigos por e-mail, volvió a Barcelona y…

Supongo que esa historia es para otro día, porque después de aquello (que no estuvo nada mal y tiene alguna que otra anécdota legendaria) mi vida volvió a cambiar para siempre, otra vez. En el último capítulo de HIMYM, en serio alguien creía que no iba a citar un episodio de HIMYM, al despedirse de Barney, Ted le dice «Lamimos la Campana de la Libertad» (lo hicieron, en el tercer episodio de la primera temporada) y Barney se lo mira y dice «No lo recuerdo, he hecho muchas cosas muy alucinantes en mi vida». Algo así me pasa a mí pero esta anécdota siempre la recuerdo con alegría de una época que, como decía al principio, era tan distinta a la actual que parece mentira que alguna vez fuera real.

Sí, jovencita, he vivido mucho.

Es lo que tiene, como no me canso de decir en la Zhona, haber vivido mucho, que da para un serial. Pero creo que ya está bien de historietas por hoy, después de todo aquí se viene a hablar de frikadas. Pero es lo que siempre digo cuando explico con orgullo por qué llevo tanto tiempo en Zona Zhero, aquí nunca me han dicho de que tengo que escribir o cómo lo tengo que hacer. Y eso bien vale 5 años de mi vida. Y los que quedan. ¡Larga vida a la Zhona!
(N. de Ed: Sólo y exclusivamente Carlos Playbook está autorizado a poner la «h» de Zona Zhero donde le dé la gana. Sí le hemos dicho cómo se escribe, pero somos conscientes de que, cuando se llega a una edad, uno hace lo que puede. Aún así le queremos un montón. ¡FeliZZidades, compañero!)

¡Nos vemos en la Isla!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. igverni dice:

    Buenísima historia, Carlos!!
    Enhorabuena por los 5 años, es siempre un placer leerte. Brindo por otros cinco años, o los que se tercien…

    • Lo primero de todo, perdón por la tardanza en contestar
      Muchas gracias por tus palabras Igverni, al final me voy a sonrojar!
      Tenía miedo de como iba a ir el experimento pero por suerte aquí tengo manga ancha para hacer lo que me de la gana y esa era una historia que tenía que explicar
      Gracias por comentar!

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.