CRISTAL OSCURO. El Señor de los Moñecos.

Título original:
The Dark Crystal
Año: 1982
Director: Jim Henson, Frank Oz
Guión: David Odell
Fotografía: Oswald Morris

Reparto: Jim Henson, Frank Oz, Dave Goelz, Steve Whitmire, Louise Gold, Brian Muehl, Bob Payne, Mike Quinn, Tim Rose, Jean-Pierre Amiel, Hugh Spight, Robbie Barnett, Swee Lim, Simon Williamson, Hus Levant, Toby Philpott, David Greenaway, Richard Slaughter, Mike Edmonds, Peter Burroughs, Malcolm Dixon, Sadie Corre, Deep Roy, Jack Purvis, Gerald Staddon, Mike Cottrell, John Ghavan, Annie Jones, Natasha Knight, Lisa Esson, Stephen Garlick, Lisa Maxwell, Billie Whitelaw, Percy Edwards, Barry Dennen, Michael Kilgarriff, Jerry Nelson, Thick Wilson, John Baddeley, David Buck, Charles Collingwood, Sean Barrett, Mike Iveria, Patrick Monckton, Sue Westerby.

Valoración: Fantasía artesanal

Sinopsis: Hace mil años, el cristal oscuro fue partido, iniciando una era de caos dominada por la raza maligna de los Skeksis. El huérfano Jen, criado por los Místicos, parte en busca del fragmento perdido del cristal para cumplir la profecía y restaurar el equilibrio del universo.

Ejem. Sí, voy a hablaros de Cristal Oscuro. 37 años después de su estreno y recién vista por mis ojos de millenial. Lo cierto es que hasta la recuperación de la franquicia por parte de Netflix para una próxima serie y un futuro videojuego (que tiene buena pinta) desconocía casi por completo la existencia de esta película más allá de especial amor que siente hacia ella Teresa. No es que me pille por sorpresa este lado algo más oscuro de Jim Henson: cuando era (más) joven si que vi Dentro del Laberinto, pasándolo regular con la escena de las manos y riéndome con las piedras tirándose pedos. De lo que si que estoy seguro es que fue un viaje fascinante con una imaginería muy bien cuidada, con lo que no esperaba menos a la hora de revisar la cinta que nos ocupa en estos momentos.

Quita, bicho.

Empecemos por el gran aliciente de la película, por los títeres. La calidad de estos está fuera de toda duda y tanto los movimientos de estos como las piruetas de cámara hechas para evitar que se rompa la magia muestran el increíble talento del equipo de Henson a la hora de insuflar vida a todo un mundo fantástico. Si bien es cierto que, inevitablemente a causa de su diseño, los Gelflings se antojan demasiado inexpresivos, esto se ve de sobras compensado por el trabajo realizado con Aughra, los Místicos y los Skeksis.

El universo creado para albergar esta historia es sin duda el gran punto fuerte de la cinta. Desde el insecto más intrascendente a la planta más simple está todo diseñado con un gusto exquisito que juega a la perfección con el equilibrio entre un mundo bucólico y moribundo, arrastrándose hacia los últimos momentos de su vida pero manteniendo gran parte de su magia en él. La fauna creada para la ocasión no deja de sorprender en ningún momento y, aunque su paso sea únicamente testimonial, es suficiente para dejar una impronta imborrable en la retina.

Duelo a muerte con cuchillos.

La historia en si no tiene mucha miga. No deja de ser una historia clásica con todos los elementos no menos clásicos de cualquier fantasía prototípica: héroe sin quererlo por ahí, profecía por allá, blancos y negros sin matices por más acá… No hay ninguna gran sorpresa ni giro que pueda alterar la simpleza pero consistencia de este relato perfecto para iniciar a los más jóvenes a este género.

El eslabón más débil de esta máquina de ilusiones es por desgracia Jen. El protagonista no desarrolla una verdadera personalidad a lo largo de la cinta y es dolorosamente plano en este aspecto, a lo que no ayuda para nada la inexpresividad comentada anteriormente. En contraste, Kira, otra Gelfling que le sale al paso, tiene un rol mucho más activo y, sin ser ningún desfase, presenta una actitud mucho más definida que le hace situarse bastantes escalones por delante como personaje.

Le sobran demasiados dientes para considerarlo mono

Cristal Oscuro es un viaje mágico, una historia que pese a su simpleza es difícil que deje insatisfecho a alguien. Viendo la recreación hasta niveles de detalle enfermizos que se ha hecho del mundo fantástico de Thra no me extraña que marcase tanto a los que tuvieron la oportunidad de disfrutar esta película en su infancia. Lo único que lamento es haber llegado tarde.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Ferran

Hago como que estudio Química pero en verdad me inflo a cómics y videojuegos desde pequeño. Soy de esa gente rara a la que le gusta más el manga que el anime.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Manuel dice:

    Como buen milennial, también supe de la existencia de esta película por la futura serie de Netflix que tanto se está promocionando; para que luego digan que solo se mueve por el poder de la nostalgia. Ahí la tengo descargada para cuando tenga un rato; a ver si me convence tanto como a ti. Un saludo.

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.