CRISIS DE IDENTIDAD, de Brad Meltzer y Rags Morales


Título original:
Identity Crisis TPB

Sello: DC Comics
Guionista: Brad Meltzer
Dibujante: Rags Morales
Tinta: Michael Blair
Color: Alex Siclair
Portadas: Michael Turner
Contenido:
Identity Crisis #1-7
(Ago. 2004 – Feb. 2005)

Pub. USA: Agosto 2006
Pub. España: Diciembre 2015 (ECC Ediciones)
Valoración: 8.5/10

 

Hoy voy a hablar del último gran cómic de DC que leí. Teniendo en cuenta que de eso ya hace 10 años y que ésta es una obra muy polémica, podemos afirmar dos cosas. La primera es que DC ha perdido el rumbo varias veces desde entonces. Y la segunda es que este cómic es tan bueno que supo sobreponerse a las duras críticas que recibió por una parte del fandom, que la repudió por remover los cimientos de algunos de los personajes más emblemáticos de la editorial. Os doy la bienvenida a…

CRISIS DE IDENTIDAD
de Brad Meltzer y Rags Morales

La retrocontinuidad es la clave… Si aceptamos el hecho de que todo se puede cambiar en los cómics, ya no hablo de que los personajes vivan o mueran, cambien de bando, se casen o se divorcien, sino de que, incluso, pueda cambiarse la historia pasada. Tengo que reconocer que no soy nada fan de este recurso. Es más, podría afirmar que no me parece bien y lo considero una falta de respeto a las obras previas de esos personajes. Pero, como todo en la vida, no se puede generalizar porque siempre hay excepciones. Crisis de Identidad es una de ellas, un muy buen cómic lleno de aciertos y con un par de escenas que ya forman parte de la historia de DC.

Todo empieza con un asesinato que golpea brutalmente en el seno de la comunidad súper heroica. El trágico suceso sacará a luz algunos secretos que llevaban años enterrados y pondrá en entredicho aquello de “Cualquier tiempo pasado siempre fue mejor”. Mientras tanto, el misterioso asesino sigue suelto y no va a detenerse, por lo que nadie está a salvo.

Así empieza todo…

Leyendo este resumen del argumento bien podríamos pensar que estamos ante una novela policiaca, un thriller con un asesino suelto y un grupo de personajes que parecen conocerse muy bien pero que esconden oscuros y culpables secretos. No en vano el guionista Brad Meltzer ya cosechaba por aquel entonces una condición de autor de best sellers con varios títulos en su haber, de los que reconozco no haber leído ninguno. Previamente a este cómic había escrito un arco en Green Arrow (Green Arrow, Vol.3 #16-21) sustituyendo a Kevin Smith (cineasta metido a guionista de cómics, como veis, en aquella época, muchos autores “foráneos” se acercaban al mundo del cómic).

Crisis de Identidad apareció originalmente como una miniserie de siete números (lo que propicia que haya más de un cliffhanger muy interesante, cuya fuerza se pierde al leerlo en un tomo), en los que poco a poco se iban desarrollando varias tramas que empezaron con el asesinato donde arranca el primer número. La historia irá saltando entre el presente, donde se desarrollará la investigación en curso, y el pasado, donde iremos descubriendo el lado oscuro de la Silver Age, una época, en apariencia, más sencilla e ingenua pero que, en cuanto la historia pone su foco sobre ella, deja entrever un reverso tenebroso. Uno de los grandes aciertos de la obra es el conocimiento (y el respeto) de la historia de la editorial por parte del guionista, que hace una lectura tan sorprendente (como lógica) de una época aparentemente inocente. Dejando a un lado lo polémico de los sucesos narrados en el cómic  es innegable que la historia es perfectamente verosímil y que encaja en todo aquello que no se explicaba en los cómics del pasado.

Para explicar tales sucesos el guionista utiliza a Green Arrow (en lo que es la mejor caracterización del personaje que se ha hecho nunca) como narrador y a Flash (un excelente Wally West que no se deja arrugar) como la voz del lector que contempla atónito las revelaciones del arquero.

Hay preguntas que es mejor no hacerse, ¿eh, Wally?

Los argumentos de Oliver son tan acertados y coherentes que acabarán por convencer al más escéptico, en una prueba evidente de que la historia está muy bien pensada, magníficamente desarrollada y excelentemente ejecutada. ¿Lo que se desvela es un golpe brutal? Sí. ¿Es un escándalo? También. ¿Levantará ampollas entre los fans? Por supuesto. Pero toda la polémica que conlleva no tiene que impedir que valoremos el gran trabajo que hay detrás de esta obra.

Un trabajo que también destaca (y mucho) en la caracterización de personajes. Utilizando los campos de texto para reflejar los pensamientos de los protagonistas, Meltzer va cambiando de personaje para alternar los puntos de vista de la historia y ofrecer siempre un filtro distinto para beneficio de la trama, que gana en riqueza y profundidad. Además de la excelente caracterización que hace de Green Arrow hay que destacar a Batman, que por fin actúa como el mejor detective del mundo y, sobre todo, Ralph Dibny, el Hombre Elástico. Un personaje que siempre había sido un poco segundón y al que todos teníamos por un recurso cómico, gracias a su etapa en la Liga de la Justicia de Europa. Al finalizar el cómic, y en una última escena sublime protagonizada por él, nuestra visión y recuerdo del personaje cambiará para siempre.

Dos amigos que llevan tanto tiempo en el negocio que se las saben todas

Otro de los momentos donde el guionista deja claro su conocimiento y respeto por los personajes con los que trata es la escena entre Oliver y Hal, quien por aquel entonces llevaba el manto de El Espectro. En esta escena, que acaba siendo mi favorita, los dos viejos amigos mantienen un diálogo excelente imposible de escribir sino eres un fan de los personajes, de su historia y de cómo funciona el mundo del cómic.

Los otros protagonistas de la historia serán los villanos, que juegan un papel muy importante y reciben un trato muy interesante, mostrándolos en algunas situaciones pocas veces vistas anteriormente. Así veremos cómo se organizan para reunirse en secreto y hacer sus negocios, pero también cómo hablan de sus problemas y de su día a día mientras toman unas cervezas. Tanto es así que en algunos pasajes todo el peso lo llevarán los villanos, destacando el papel del Capitán Boomerang, otro personaje al que no volveremos a ver igual después de este comic y que vendrá a demostrar que detrás de un villano hay una persona. Otros personajes igual de importantes para la historia serán el Dr. Luz, que protagoniza uno de esos momentos que decía antes que ya forman parte de la historia de DC, Deathstroke, al que veremos en otro de estos momentos históricos (y al que volveremos enseguida) y Calculator, un antiguo villano de Batman que aquí estrena una nueva identidad, presentando una evolución sorprendente pero lógica a la vez. Como se puede apreciar, todos estos personajes, excepto Deathstroke, son de segunda fila pero ya se sabe que no hay personajes malos sino guionistas que no saben qué hacer con ellos. Porque, al final, Crisis de Identidad es una historia de personajes y de los vínculos que se establecen entre ellos, ya sean padres e hijos, esposos, viudos o huérfanos.

Slade Wilson contra el arma más poderosa del universo: *KRKKK*

Retomando la participación de Deathstroke hay que hablar del dibujo. La pelea entre Slade y ocho miembros de la Liga que van cayendo casi sin pestañear ya forma parte del Olimpo de los cómics. Es una escena maravillosa, que dura trece páginas y donde todo fluye en una coreografía perfectamente planificada y ejecutada. Una delicia visual que sirve para el lucimiento de Rags Morales, quien, tras forjarse en la antigua Valiant, había empezado a despuntar en Hawkman, mostrando un trazo poderoso que supo plasmar con todo su esplendor en esta miniserie. Sin duda, la mejor virtud que tuvo el dibujante fue poner siempre su arte al servicio de la historia, manteniéndose en segundo plano pero aprovechando cada oportunidad para desatarse y lucirse. Igualmente destaca por el dominio de narrativa en la composición de páginas, especialmente en las que se suceden varias escenas en paralelo. Por último hay que destacar la expresividad de sus personajes, muy importante al tratarse de una historia donde las emociones van a estar a flor de piel.

EPÍLOGO I: DE CRISIS EN CRISIS

La palabra Crisis está ligada a la editorial desde hace 30 años (bueno, que os voy a contar que no os haya dicho ya aquí) y según parece la inclusión en el título de este cómic fue una imposición de los altos cargos de DC. Después de todo, la editorial iba rumbo a otro macro evento, cuyo título también empezaba con la palabra Crisis. Aquí es donde podríamos encontrar el gran debe de esta obra. Si bien se cierra la trama del asesino (cuya identidad sorprende pero, como todos los golpes de efecto de la historia, está muy bien razonada y es perfectamente lógica) deja abiertos demasiados frentes surgidos a raíz de los descubrimientos que han visto la luz en el proceso. Al final el lector se queda con la extraña sensación de haber asistido a una historia puente entre lo que había antes y lo que vendría después. Y lo que vendría después sería Crisis Final pero eso, como ya sabéis, es otra historia…

Family photo

EPÍLOGO II: UNA ÚLTIMA REFLEXIÓN

Homenaje a Watchmen

 


Escribiendo esta reseña no he podido evitar pensar en las similitudes que tiene este cómic con esa obra maestra absoluta que es Watchmen. Las dos parten de un asesinato, las dos presentan la cara más sombría de los héroes en la supuesta edad dorada, las dos contienen un acto violento desagradable que no se acostumbra a ver en cómics pijameros y comparten muchas otras cosas que no pueden desvelarse aquí…

Puede ser casualidad, puede ser homenaje, puede ser plagio, ¿Qué os parece a vosotros? ¿Y qué opináis de la retrocontinuidad? ¿Sacrilegio o herramienta útil?

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

8 Respuestas

  1. Anónimo dice:

    ¡reseñón, si señor! muy, muy de acuerdo con todo. Para mí fue el cómic que me hizo engancharme a esto, sin duda. El darme cuenta que este mundillo tenía lecturas adultas (no conocía aún Watchmen y por cierto, buena comparación entre ambas obras) y a raíz de ahí me dejé caer hasta hoy en día donde tengo más comics que otra cosa. A sus pies, crack :D

  2. arkhamkaveli dice:

    EDITO: el comentario de arriba es mío, que ando en PC ajeno xD

    • CarlosPlaybook dice:

      Jaja, lo sospechaba! Tanto afecto solo puede venir de ti! Yo también edito la respuesta pues parece que se me ha comido la primera que había dejado
      Me alegro que te haya gustado la reseña y te animo a que vuelvas a leer el cómic porque seguro que le encuentras otros matices que la primera vez pasaron por alto y además seguro que lo vuelves a disfrutar. Así es como caí en lo de Watchmen, algo que en la primera lectura ni se me había pasado por la cabeza…
      Resulta curioso que con este cómic tu empezaras y yo estuviera dejándolo ;-)

      Gracias por tus comentarios y por tu apoyo Fernando, a tus pies me pongo yo (y todos los de ZonaZhero)

      • arkhamkaveli dice:

        da por hecho que tendrá una segunda lectura. Ahora espero sacar hueco entre tanta lectura actual que buena parte de culpa teneis vosotros y tantas recomendaciones de Image, Dark Horse, IDW, etc… xD

  3. Gustavo dice:

    Gran comic y gran reseña. Un texto cargado de interesantes reflexiones que invitan a un sano debate al respecto. Un acercamiento a unos héroes que dejan de serlo para mostrarnos que como todos nosotros tienes pies de barro.

    Carlos, siempre tan aguado a la hora de matizar detalles.

    Se me había escapado esa analogía entre personajes y el lector personificado en Wally West.

    Diez aplausos por tu trabajo y sonora ovación. :)

    • CarlosPlaybook dice:

      Gracias Gustavo,
      No hace falta tanta ovación me conformo con que te haya gustado y si encima has descubierto algo nuevo, doble satisfacción!
      Donde destaca especialmente esta obrs es, como bien indicas, la representación de héroes y villanos como personajes de carne y hueso, con sus virtudes y sus defectos, su gloria y su tristeza, su alegría y su dolor…
      Tengo ganas de leer tu reseña para conocer más en profundidad tu opinión sobre este cómic tan bien valorado por ambos.

      PD: Espero que cuando me llamas aguado quisieras decir agudo, porque ahora me siento como un whisky malo ;-)

  4. Esta es probablemente una de las obras más importantes de la historia reciente del cómic de superhéroes en lo que a DC se refiere. Y aunque no puedo degar que disfrute de parte de ella en su momento y que la estimo por su importancia histórica para el devenir del medio, creo que sus consecuencias son tan nefastas a tantos niveles que no sabría ni por donde empezar. Bueno, en verdad sí (que su final es un disparate que no hay por donde cogerlo). Pero enrealidad con lo que menos puedo con esta obra son con sus consecuencias, y como fueron el primer paso para tratar de convertir a Meltzer en el “Bendis” de DC y lo que trajo como resultado a largo plazo con su abuso de la pornografía emocional y su continuo regodeo en el morbo de melodrama exagerado. No se por donde anda ahora, pero el tipo se llevaría de pelas con el Joe Wright de Expiación y demás si les diera por abrir una tienda de almíbar crudo

    • Coincido contigo en que no se supo gestionar bien las consecuencias de la obra, cuyo final es tan polémico como abierto. Es lo que digo en la reseña, que la historia del asesinato si que se cierra pero no todas las héridas que deja abiertas. Lo que pasó después fue un despropósito tras otro acabando en lo que tenemos ahora, que es una DC irreconocible para los que hemos sido siempre seguidores de la editorial, una pena.
      Toda la polémica que lleva consigo la historia (en cuanto a la retrocontinuidad sobretodo) es inversamente proporcional a la calidad de la misma, por lo que a mi, al menos, no me molesta especialmente. Si que entiendo que toque la fibra a más de uno, pero eso no debe ser impedimento para disfrutar de todo lo bueno del cómic.

      Un placer leerte por aquí, Daniel y gracias por comentar

Deja un comentario, zhéroe