CotU #20: CAPITÁN CANUCK, de Richard Comely y George Freeman

 


Título original
:

Captain Canuck: The Complete Edition TPB

Sello: IDW Publishing
Guionista: Richard Comely
Artista: George Freeman
Contenido: Captain Canuck #1-15 (Jul. 1975- Abr. 1981)
Publicación USA: Noviembre 2011
Publicación España:
Valoración: ¡Viva Canadá! /10

 


Seré justo y le pasaré el doloroso testigo a alguien
que aún no ha sentido el cálido aliento de la bazofia en forma de cómic,
el abrazo sempiterno de saber que estás perdiendo el tiempo y no puedes hacer nada.
Lo siento mucho,
Xavi, pero ya sabes cómo va esto
así que te animo a que leas Captain Canuck de la editorial Comely Comix y que data de 1975.
Todo un clásico que me han recomendado desde las altas esferas. Mucha suerte.
 

-Fer, un ser de luz, pero de luz negra.

Dos meses atrás tuve el honor de ser reclutado por primera vez a este circulo de la muerte que es nuestro Challengers of the Unreviewed. Como fan del género pijamero, Fer me alejó de las tranquilad de las dos grandes, Marvel y DC, para sumergirme en las profundidades de los cómics independientes. Así es como he descubierto que no sólo Estados Unidos merece a un héroe musculoso que vista su bandera. Bienvenidos a…

CAPITÁN CANUCK
de Richard Comely y George Freeman

Es el lejano año 1993 (el futuro, teniendo en cuenta que este cómic es de 1975), y Canadá se ha convertido en la mayor potencia mundial (chúpate esa, Estados Unidos). Para defender al país fue necesaria la creación de la Organización de Seguridad Internacional Canadiense, (CISO) Y uno de sus más importantes agentes es Tom Evans, el superhéroe enmascarado conocido como Capitán Canuck. A diferencia de su homologo americano, el Capitán Canuck no obtuvo sus poderes chutándose esteroides milagrosos, si no que de joven fue secuestrado por extraterrestres que experimentaron con él con sus rayos, dotándolo de una gran fuerza y agilidad.

En los primeros números, este superhéroe emplea sus habilidades para luchar contra una conspiración de tráfico de drogas a nivel internacional. Se trata de un cómic clásico de aventuras en todo su esplendor, con mamporros, traiciones, romance y edificios que se transforman en cohetes. Canuk es un héroe prototípico, tanto que no aparece sin su máscara hasta el número #3 y su origen no es revelado al lector hasta el número #5.

No podía faltar el villano con la cara deformada

El primer arco se extiende hasta el número #7. Los números #8 y #9 son una aventura en el espacio que, a la vez, hace un esfuerzo por explorar un poco más de la vida personal de Tom, a través de la relación con su hermano y la prometida de este. El #10 es un número autoconclusivo que recurre al estereotipo de la femme fatale. Y es a partir del #11 donde empieza la aventura más ambiciosa de la cabecera:  los extraterrestres que experimentaron con Tom vuelven a la Tierra para conquistarla, y el Capitán Canuck será la primera línea de defensa contra ellos. Sin embargo, esta aventura no sería ni la mitad de memorable si no fuera porque en la segunda mitad recurre a viajes en el tiempo. Así es, el Capitán Canuck viaja a 1040, la época de los nativos canadienses, e interactúa con ellos. La aventura termina con el Capitán atrapado fuera de su tiempo, situación que quedaría sin resolver…

En este punto de la reseña me toca hablar del ritmo de publicación de la cabecera. Los tres primeros números se publicaron entre 1975 y 1976, momento en el que la cabecera entró en un parón hasta 1979. Sería en 1981 cuando la cabecera dejó de publicarse definitivamente, aunque en 2004 Richard Comely, su principal autor, publicó el número #15 como una edición limitada. Las aventuras del Capitán Canuck terminaron sin un final claro, pero eso no sería el final del personaje. Comely editó una segunda y incluso una tercera encarnación, y hoy en día sus aventuras se siguen publicando junto a otros héroes canadienses bajo el sello Chapterverse.

Hay que tomar mucho jarabe de arce para hacer estas cosas.

Respecto al apartado artístico, Comely se encarga de todas las labores en los tres primeros números, dejando entrever un coloreado muy amateur y usando referencias fotográficas como fondo. Sin embargo, con la llegada de George Freeman se produce un importante salto cualitativo que da como resultado cómics de imponente aspecto clásico.

Las aventuras originales del Capitán Canuck son un cómic de aventuras a la vieja usanza. No se le puede buscar profundidad en los argumentos y personajes, y a día de hoy puede que sean algo duras de leer, pero son bastante entretenidas y con un dibujo que va mejorando número a número. El personaje de Leishman Comely sigue vivo en el imaginario colectivo de Canadá y eso es algo difícil de conseguir.

Y ahora toca mi momento favorito de la reseña, nominar a mi siguiente víctima. Tengo entendido que a mi jefa Teresita Sunday le gustan las historias de terror, así que la nomino a leerse Morbius the Living Vampire (2013) de Joe Keatinge y Richard Elson, para que descubra (o no) lo que es el auténtico terror.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. arkhamkaveli dice:

    Veo que pese a ser un CotU tampoco lo has sufrido mucho. Lo malo de eso es que la segunda nominación la furia será el doble xDDD

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.