CotU #18: PATSY WALKER ALIAS GATA INFERNAL, de Kate Leth y Brittney Williams

 


Título original
:

Patsy Walker, A.K.A. Hellcat!: Hooked on a Feline TPB
Sello: Marvel Comics
Guionista: Kate Leigh
Artistas: Brittney L. Williams y Natasha Allegri
ColoristasMegan Wilson y Natasha Allegri
ContenidoPatsy Walker, A.K.A. Hellcat! #1-6 (Ene. – Jul. 2016)
Publicación USA: Junio 2016
Publicación España: Febrero 2017 (Panini)
Valoración: Ni gata, ni infernal, ni na /10 

 

Y como no podía ser de otra manera, ahora es cuando puedo mandar una obra hiriente a alguno de mis compañeros. No lo tenía del todo claro, pero creo que Carlos Playbook se ha ganado un premio por haber salido en la contraportada de The Fix. Ale crack, figura, máquina, genio, champion, mostro, titán, mastodonte, te toca reseñar un cómic pijamero de los tuyos: Patsy Walker, alias Gata Infernal. Que te lo goces muy mucho. Todavía recuerdo tu valoración de 0,7.

Joe Runner. Esperemos que el Infierno se apiade de su alma.

Ahora que hace poco más de 4 años que debuté en la Zona es un buen momento para recordar cómo eran las cosas entonces y cómo son ahora. Obviamente gracias a mi talento y a mis influencias la web y el podcast han crecido exponencialmente hasta convertirse en un lugar donde conviven redactores que han escrito libros, guiones de cómics y otros que no reseñan pero llevan 100 podcasts a sus espaldas. Uno podría pensar que en cualquier otro sitio hubieran levantado una estatua en mi honor, le hubieran cambiado el nombre a la web o, por qué no, me hubieran subido el sueldo. Pero esto es Zona Zhero y aquí las cosas van de otra manera, así que mi recompensa por estos 4 años de entrega, compromiso y sinsudores es reseñar el único cómic al que le me puse una nota pésima. Pues bien, recordad que vosotros lo habéis querido, vamos allá con…

PATSY WALKER alias GATA INFERNAL
de Kate Leigh y Brittney Williams

Esto es lo más trepidante que he podido encontrar. A partir de aquí todo cuesta abajo.

El mundo de la viñeta está viviendo uno de los mejores momentos que se recuerda desde que el cómic es cómic. Con tanta competencia, tanto en el mundo audiovisual (ahí están los que solo ven películas y/o series) como en los videojuegos (la industria que más dinero genera año tras año), el cómic debe mantener su cuota de mercado mientras busca captar nuevos lectores, mantener a los que ya estaban y ofrecer algo distinto para los que lo quieren dejar. Así que los magnates del negocio, porque aunque cueste aceptarlo y es algo que hemos de recordar cada cierto tiempo esto es un negocio y la gente que lo lleva lo que quiere es ganar dinero, se van devanando los sesos buscando siempre cuál podría ser el próximo pelotazo.

A lo largo de la historia del mainstream ha habido todo tipo de movimientos al respecto, desde aquellos maravillosos años 90 donde los héroes principales se veían sustituidos por otras versiones más oscuras de ellos mismos, hasta las eternas muertes, resurrecciones y más muertes (poco se habla del esperpento que vivió el Capitán América desde que murió en Civil War, lo sustituyó Bucky, volvió Steve, murió Bucky, Steve se hizo viejo, lo sustituyó el Halcón y todo en poco menos de 5 años), pasando por la moda de traer autores de fuera del mundillo para que explicaran sus historias desde una perspectiva más fresca. No hablemos ya de los reboots, los mega eventos que lo iban a cambiar todo, los héroes que se volvieron villanos… que sino no acabamos nunca. Quinientas palabras de la reseña y ni una palabra de Patsy. Todo en orden.

A Winona Ryder le gusta esto…

Así las cosas, desde Marvel se inició hace unos años una nueva política de renumerar las cabeceras cada año, como si de series de televisión se tratara, con nombre imaginativos como Marvel Now, All Marvel Now, All-New Marvel Now y ahora Fresh Now, buscando así que la gente se subiera al carro de los números uno. Como la cosa no fue del todo mal en La Casa de las Ideas, que debería llamarse La Anteriormente Conocida Como La Casa de las Ideas, se decidió ir un paso más allá y empezar a desarrollar nuevas series con un protagonismo centrado en personajes nuevos encarados a un público adolescente. El éxito de Ms Marvel abrió la puerta a un nuevo target, pero fue entonces cuando alguien tuvo la malísima idea de reciclar personajes para este nuevo enfoque en lugar de crearlos de cero. Y así fue como Patsy Walker aka Gata Infernal vio como debutaba su colección con un tono ligero y un enfoque marcadamente juvenil. O eso creo.

Patsy Walker está pasando momentos difíciles al quedarse sin trabajo y sin piso casi a la vez, por lo que deberá empezar una nueva vida. Con una idea en mente para emprender un negocio de gente con poderes que ofrecen sus servicios para llevar a cabo labores menores, Patsy empezará a trabajar en una tienda de ropa mientras se muda a vivir con un nuevo amigo. Así, las aventuras de Hellcat se transforman en un slices of life salpicado con gotas de amenazas como Casoliana, su némesis asgardiana, como con la disputa por los derechos de las historietas que narran sus aventuras en un cómic, pasando por un casero demasiado resabiado.

Es un hecho, me siento totalmente identificado con ese viejales cascarrabias.

Curiosamente, pese a tratarse de un giro radical en cuanto a la personalidad de Hellcat, se mantienen referencias a su pasado superheroico lo que no acabo de entender a quién favorece. El lector más veterano que reconozca esos detalles no encontrará una continuidad con las mismas, del mismo modo que el recién llegado a quien le seduzca la nueva propuesta no sabrá donde encaja todo ese background que nada tiene que ver con el resto del cómic. Del mismo modo hay ocasiones donde se tratan puntualmente temas más adultos que contrastan con ese tono tan happy que impregna las páginas, un tono exageradamente remarcado por un dibujo que parece salido de un cuento infantil. Porque reconozco que mi principal problema con esta serie ya no es el poco interés en lo que me cuenta, historias anodinas con situaciones rozando el ridículo y con algunas resoluciones directamente absurdas, sino con el cómo me lo cuenta. El dibujo de Britney Williams, no digamos ya el de Natasha Allegri, me saca totalmente de la historia, pues no puedo dejar de pensar que estoy viendo unas figuras infantiles, unas expresiones que en ocasiones parecen salidas de algún manga, con la gota de sudor enorme cayendo por la frente incluida, una narrativa plana sin nada destacable en las composiciones de página y una nula espectacularidad.

Con todo, la reflexión final va más allá de la calidad intrínseca de la obra, bastante justita en mi opinión, ya que después de todo no estoy diciendo que sea un cómic bueno o malo, mejor o peor, sencillamente no es un cómic para mí. Y sino fuera por la cosa esta del Challengers of the Unreviewed no le hubiera dedicado ni un segundo de mi vida. Al menos ahora puedo decir que lo crítico con razón de ser, pero vamos, me lo podría haber ahorrado y sería igual de feliz (o más).

Pues sí, he guardado lo mejor para el final.

Supongo que después de tanto tiempo en la Zona ya me he vuelto como ellos porque ahora mismo lo que más me apetece es fastidiar a quien menos se lo merece y éste no es otro que mi queridísimo Fernando Aguilar, un ser de pura luz al que es imposible no querer. Pues bien,  me gustaría proponerle la reseña de Cable, personaje muy en boga ahora mismo, con su segundo arco The Newer Mutants de Ed Brisson y Rob Liefeld Jon Malin. Un consejo, querido FEr, prepara el colirio porque te van a sangrar los ojos…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

 

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.