CotU #16: FAIRY TAIL: ICE TRAIL, de Hiro Mashima y Yusuke Shirato

 

 

Título original:
Fairy Tail: Ice Trail (氷の軌跡, アイストレイル)
Sello: Kodansha
Guionista: Hiro Mashima
Artista: Yusuke Shirato
Publicación original: Jul. 2014 – Jul. 2015
Publicación España: Oct. 2017 (Norma)
Valoración: I hate Fairytail /10

 

 

…Y, hablando de olvidar, seguramente quien no lo hará es Teresa, que ha sido la agraciada del maravilloso premio (o no) de disfrutar de uno de los spinoffs de Fairy Tail, Fairy Tail: Ice Trail. Un cálido abrazo.

Ferran. Perdónale señor porque no sabe lo que hace.

Qué majete el maldito otako, ¿eh? Se piensa que porque a él no le importe perder el tiempo en leerse mierdas de la talla de Fairy Tail (que no le ha gustado ni a él, y eso que viene curtido de casa) los demás también tenemos que sufrirlo. No sólo me ha tirado a la cara un shonen de los de toda la vida al que no me acercaría ni con un palo, sino que me ha endiñado un spinoff de algo que no se ni de qué va para que lo reseñe. Pues nada, las normas están para cumplirlas (casi todas), y no me queda más remedio que hablaros de…

FAIRY TAIL: ICE TRAIL
de Hiro Mashima y Yusuke Shirato

Por mi parte que no quede. Entre reniegos y maldiciones al final me lo he leído, no una ni dos, confieso que algunos capítulos me los he leído hasta tres veces, pero no porque me haya gustado un montón sino porque cada vez que paraba, debido al sopor, y quería retomar la lectura, no era capaz de acordarme de nada. Pero de NADA. Alguna pelea vagamente, pero ni un diálogo, ni de los dibujos… ¿En serio me he leído ya esto? Así de original, trepidante y trascendente es este manga.

La trama se centra en la juventud de Gray. ¿Qué quién es Gray? Pues eso quisiera saber yo… Por lo que he deducido, Gray Fullbuster es el protagonista de Fairy Tail, y aquí se cuenta cómo llegó hasta el gremio que da nombre a la obra. No me hagáis explicaros cómo, por qué o de qué van los gremios en esta historia, que ni lo sé, ni me interesa, pero son como clanes de magos con intereses y posturas parecidas ante la vida que viven en comunas y se pelean con otros gremios.

No tengo nariz. Yo tampoco.

Hasta llegar a encontrar su lugar, Gray da unos cuantos tumbos por ahí, conociendo gentes y lugares y aprendiendo lo que puede. Así conoce a Gildarts del Oeste, junto a quien salva a Mary y Amelie y lucha contra el Unicor, un bicho marino gigante al que ahora recuerdo porque éste fue uno de los pasajes por el que tuve que pasar dos veces y me sorprendió mucho no guardar recuerdo alguno de esta impactante aparición. Debía estar repasando la lista de cómics a pedir este mes…

Total, que al final se le acopla un pringao en un tren rumbo a la ciudad donde está Fairy Tail, que, en un giro loco de los acontecimientos, y para nada previsible, resulta no ser quien dice. Como gancho para los pobrecitos que cayeron en las redes del manga original, Gray casi se encuentra con Juvia (ni idea) y Lucy también aparece por ahí, pero no me preguntéis el aspecto o la relevancia del personaje porque yo todo esto lo sé por los mensajes que tiene que dejar el autor para enlazar un capítulo con otro y que todo tenga un mínimo de coherencia. O no, porque esa información aparece al principio y final de cada capítulo, en forma de mensajes, forzados y en clave Paulo Coelho, para nada acordes con el tono de la historia, con los que el autor anima al protagonista a alcanzar sus metas. Go, go, go! Estos japoneses…

El gaaaaaanchooooo….

La historia es un ni fú ni fá que amplía vagamente el universo Fairy Tail sin ninguna relevancia, y el dibujo la acompaña en su propósito. Una suerte de terror de líneas, caras planas y fondos vagos, algo que no ayuda a que te centres en el desarrollo de la historia porque no percibes un cambio de espacio o de tiempo y, a veces, ni de personaje. Por si fuera poco, el señor Shirato debió faltar a clase el día que explicaron el sentido, intención, dirección y utilidad de las líneas cinéticas, y eso, en un manga de acción, es totalmente contraproducente. Por no hablar del efecto de giro envolvente (o estrangulante) de la capa de Gildarts mientras lucha (de esto sí que me acuerdo porque es un revoltijo de líneas y garabatos que intentan recrear magníficamente el movimiento… de un ventilador en sus últimos estertores).

Toda una experiencia visual y sensorial que no hace falta guardar en un lugar oscuro de nuestra mente porque al acabar la última página no recordaréis anda de lo leído. ¿Os imagináis que me hubiera tenido que leer todo una cuarta vez para poder acabar la reseña? Ni de coña, antes me lo invento.

Ahí la tenéis: la capa-planta rodadora.

Y ahora, lo mejor de todo esto de los Challengers of the Unreviewed: endosarle la mierda más gorda al que menos tiempo tenga para perderlo leyendo horrores. Reconozco que es muy tentador nominar la carne fresca de la Zona para darles una merecida bienvenida, pero ¿quién haría eso?

¿Quién lo haría, eh, Joe Runner? Aún recuerdo tu calurosa acogida, nada más incorporarme a la web, haciéndome sufrir lo insufrible con Stalkers. Sufre ahora como nominado lo que disfrutaste como nominador y pásalo en grande con los cuatro tomos de Croqueta y Empanadilla, de Ana Oncina. Los-cua-tro. Espero que no te indigestes, que luego vomitas.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Pobre Joe dice:

    ¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOO!

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.