CotU #12: ST. GEORGE, de D.G. Chichester, Margaret Clark y Klaus Janson



Título original
: St. George

Sello: Epic Comics (Marvel)
Guionistas: D.G. Chichester, Margaret Clark
Artista: Klaus Janson
Colorista
: Klaus Janson
Contenido
St. George #1-8 

Publicación. USA: Abr. 1988 – Jul. 1989
Public. España:
Valoración: Loca academia de caballeros de St. George /10

 


…recuerda siempre que empecé a ver Rick and Morty gracias a ti así que,como si fueras mi pokémon favorito, ¡Jorge, te elijo a ti!
Para este honorable reto, y con la inestimable ayuda del jefaso, la próxima mierda será
una miniserie de Epic de finales de los 80 llamada St. George (¡toma chiste!).

Fernando Aguilar, y parecía bueno cuando lo compramos…

¿Que fué primero, la elección por parte de Fer del sufrido redactor o de la obra a reseñar? Viendo el título que nos ocupa Fer se vería el chiste hecho y servidor comenzó a cagarse en todo lo cagable, hablando bien. El amor que nos teníamos no volverá a ser el mismo después de esto. Ningún chiste malo por su parte puede volver a levantar los cimientos de esta fracturada relación tras leer…

ST. GEORGE
de D.G. Chichester, Margaret Clark y Klaus Janson

Corre, ahora que estás a tiempo.

¿De dónde viene la idea para esta obra? Dentro del desaparecido subsello Epic (Archie Goodwin) en Marvel pensaron que necesitaban una especie de universo que compartieran algunos personajes. En 1988 se crearon hasta 3 nuevas series para ello y ese nuevo universo fue llamado Shadowline. Era el primer intento por dotar de una mayor madurez a las historias de superhéroes en Marvel, pero el éxito no fue el esperado. Las series que comprendian este conjunto fueron Doctor Zero, Power Line y St. George. Debido a las bajas ventas de este experimento se optó por contar el final de todas sus historias en un crossover conjunto, para seguidamente desaparecer.

Antes de nada voy a decir que St. George no llega a ser un despropósito del todo. Tiene tramas que se salvan bastante de la quema, pero que al final se ven lastradas por un protagonista nada interesante.

Si no sabes correr, reza.

Michael Devlin es un predicador que piensa que su trabajo en la iglesia no es suficiente para acabar con la oscuridad del mundo. Es entonces cuando se le da la oportunidad de unirse a la orden de St. George, una secta de frikis que buscan a su elegido para enfundarse una armadura divina y luchar contra el mal que asola el mundo. Pese a que Michael no parece ser el elegido porque no puede canalizar del todo su fe para dar poder a la armadura (es tan ridículo como suena), huye del lugar robándola, con intención de hacerse su propio itinerario para combatir la oscuridad y pasando de los consejos que le hayan podido dar.

De esta manera comienza un cómic de episodios autoconclusivos pero que también posee tramas más a la larga que se ven obstruidas por su cancelación.

Pensada con una estructura de road movie, Devlin va de un lugar a otro luchando contra monstruos y malvados, con dificultades para controlar su poder y con buenas palabras de adoctrinamiento, pues desde su punto de vista quien no tiene fe hacia un dios esta a un paso de sumirse en la más absoluta oscuridad. Y es que es demasiado reiterativo con este tema. En todos los números de la colección tenemos los típicos discursos internos de que su fe es la que da luz a su oscuridad, la que da justicia frente a la injusticia y demás tratamientos subjetivos como si se trataran de la única salvación posible (y es justamente este discurso el que traspasa a la gente con la que se cruza). Esta es la parte de St. George que más molesta. La construcción de su personaje principal y su desarrollo es más bien la de un necio que no puede entablar una conversación que no sea sobre estos temas, quedándose siempre en una superficie tanto de su personalidad, como de las definiciones abstractas que quiere expresar. Demasiado plano como para resultar medianamente interesante.

Los he pillado, no han ido a misa de once.

Y pese a todo St. George en ocasiones resulta entretenida por otros aspectos. Hay historias con cierto grado de misterio que nos invitan a querer saber qué va a ocurrir y que parecen sacadas de un número de Hellblazer si no fuera porque tenemos al bueno de Devlin para estropear la función. Buenas ideas para relatos cortos en el tipo de cómic equivocado.

En cuanto a sus personajes secundarios, Jenny es una fotógrafa que se une al protagonista en su peculiar travesía por conocer la estirpe de caballeros de la orden de St. George de primera mano gracias a un acontecimiento que le ocurrió en el pasado. Es la persona que intenta darle un poco de cordura a la cabeza loca de Devlin, en realidad.

Me lío a hostias consagradas y me quedo solo.

En lo que respecta al principal villano que se mantiene a lo largo de la obra, Shreck (no confundir con el ogro que tiene tantas capas como una cebolla), una especie de guardián de la cripta en cuanto a físico. Este demonio resulta carismático y en realidad fue el único que sobrevivió más allá de esta serie, saliendo su propia serie regular de trece números en 1992 bajo el nombre de Terror, Inc. y haciendo algunas apariciones esporádicas a lo largo de estos años junto a famosos conocidos como Daredevil o Punisher. Además, protagonizó su segunda mini serie bajo el sello MAX en 2009: Terror, Inc. – Apocalypse Soon. Con este personaje es donde más se nota que este cómic quería ser mucho más largo de lo que al final acabó siendo, pues sus apariciones sirven para cimentar poco a poco lo que está por venir o para ver cómo se planea su estrategia, que como amenaza real directa. Un villano que está para encontronazos cada cierto número de números y que va siguiendo el rastro de los personajes allá donde vayan.

Mira, otro que ha leído el cómic.

Por otro lado, lo mejor que nos podemos encontrar en St. George, sin lugar a dudas, es el dibujo de Klaus Janson, aunque el color estropea un poco su trabajo en algún número, pero por lo general mantiene un nivel muy bueno a lo largo de estos 8 episodios (del último se encarga Jim Lee).

En definitiva, este cómic podría haber sido mejor si se hubiera trabajado en dar mayor profundidad a sus personajes y a su universo de sectas divinas/ demonios malotes, quedándose en algo muy superficial y con poca sustancia. Tramas medianamente buenas, pero que no terminan de arreglar lo anteriormente citado, habiéndose quedado en una serie para el olvido (y con razón).

Ahora toca pasar la pelota (nunca mejor dicho) a otro redactor para que lea y reseñe el siguiente despropósito hecho cómic. El siguiente pobre diablo que sufrirá es mi querido Xades y tendrá que documentarse con ese gran hito de Marvel creado en 1991 llamado NFL SuperPro o cómo un ex jugador de fútbol americano sale a combatir el crimen con su uniforme… Una joya, claro que sí.

¡Nos vemos en la Zona!

Jorge V

Graduado en Criminología en la Universidad de Alicante. Entre mis gustos de ocio se encuentran el cine, los cómics, los videojuegos y las series de TV. Siempre intento informarme antes para no tener que tragarme ningún bodrio :)

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe