CORAJE, de Raina Telgemeier

 

 

Título original:
Guts HC/ TPB
Sello: Scholastic
Guionista: Raina Telgemeier
Artista: Raina Telgemeier
Colorista: Braden Lamb
Publicación USA: Septiembre 2019
Publicación España: Julio 2020 (Maeva Young)
Valoración: A little bit off

 

Cuando tu editorial realiza una tirada inicial de 1000000 de ejemplares, claramente está mostrando que cree firmemente en tu trabajo. Una apuesta, además, que se ve corroborada y correspondida por la acogida de crítica y público. Libreros, profesores y todo tipo de mediadores recomiendan fervientemente tus títulos, que aparecen en múltiples y diversas listas de recomendados y, año tras año, como nominados en prestigiosos premios logrando alzarse con algún galardón año sí, año también. Una legión de fieles lectores, convertidos gracias al boca-oreja, lleva devorando tus tebeos desde el primero o desde el instante en que descubren uno de tus trabajos, y sigue atentamente tu web y tus perfiles en redes aguardando noticias de tus siguientes publicaciones. Por mucha campaña de marketing que tu editorial haya puesto en marcha, tal éxito solo puede materializarse y sostenerse, no nos engañemos, gracias a la solidez de tu trabajo.

No muchos tebeos pueden decir que se colocan en el número uno de ventas la semana en que salen al mercado. Pocos, además, podrán presumir de acabar el año bien arriba en el top 20 de ventas y más aún tratándose de un tebeo cuyo público implícito es el que en el ámbito anglosajón califican como Middle Grade (entre 8 y 12 años aproximadamente). Pero ojo, porque en ambos casos me estoy refiriendo a listas generales de ventas, no a desglosadas por cómic, público o género.

¿De quién y de qué obra se trata?…

CORAJE
de Raina Telgemeier

Bienvenidos al fenómeno Raina Telgemeier.

La segunda década del siglo XXI tiene un nombre: Raina Telgemeier. Y no sólo lo digo yo (como buena fan que soy), son muchos los que lo proclaman y han llegado a tal conclusión. Hasta la web Comicsbeat le ha otorgado el título de Comics Industry Person of the Decade.

Aunque las adaptaciones al cómic de El club de las canguro, la saga de libros juveniles de Ann M. Martin -que por cierto, ya cuenta con adaptación en Netflix– fueron realizadas en la primera década del siglo XXI, podemos fijar 2010, el año del lanzamiento de Smile en EEUU (Sonríe, Maeva Young, 2016), como el inicio del reinado de la historietista estadounidense. Ente otros trabajos, entre los que se encuentran las reediciones con color de Braden Lamb de los 4 títulos dibujados por Telgemeier de El club de las Canguro, a lo largo de esta década han ido llegando a las baldas de novedades de las librerías Drama en 2012 (Maeva Young, 2018), Sisters en 2014 (Hermanas, Maeva Young, 2017), Ghosts en 2016 (Fantasmas, Maeva Young, 2019) y, en 2019 el que es su último trabajo hasta la fecha, Guts (Coraje, Maeva Young, 2020).

Necesito ayuda.

En su producción como autora se distinguen dos líneas claramente diferenciadas por el motivo que ilustra la cubierta de sus tebeos: los emoticonos marcan la diferencia entre aquellas obras de clara base autobiográfica (Sonríe, Hermanas y Coraje) y aquellas de ficción que contienen elementos tomados de su vida real (Drama y Fantasmas).

Es curioso constatar cómo uno de los aspectos más interesantes en el desarrollo del movimiento de la novela gráfica que, en un principio, surge como argumento que marca las distancias con esa consideración del cómic durante buena parte del siglo XX como arte menor y, sobre todo, para un público infantil y juvenil, acaba paradójicamente por integrarse de lleno en el siglo XXI también en el cómic infantil y juvenil (CIJ). Se trata del componente autobiográfico o biográfico, un argumento que constituye actualmente una de las líneas consolidadas de la novela gráfica y que, como comentaba, toma cuerpo en los intentos por virar hacia un público adulto por parte de autores como Will Eisner, que incorpora esa dimensión a la narración, o artistas del underground como Robert Crumb, que a través de su inclusión como personaje realiza un retrato de su generación, o Aline Kominsky, marcando el acento en la perspectiva de género.

Se viene…

Aparece de manera sistemática en los ’70 y ha llegado a nuestros días en muy buena forma, observándose, como indicaba en el párrafo anterior, también en el CIJ en forma de viñetas que albergan experiencias de la infancia y adolescencia de sus autores. En ese sentido, quizá sea Raina Telgemeier su mayor exponente, pues ese elemento autobiográfico es parte consustancial de sus tebeos y, me atrevería a decir, una importante baza gracias a la que conecta como nadie con sus jóvenes lectores, haciéndoles sentir, sonreír y pensar. Ello combinado muy inteligentemente con cercanía y el día a día con el que lidia habitualmente la chavalería (tanto en casa como el cole), un relato vívido y con un humor inocente y blanco, salpicado de situaciones amables que no magnifican la incomodidad o el drama. En ese captar el slice of life tiene cabida todo tipo de temas, que Telgemeier trata en su diversidad, magnitud y sin tabús. Ofrece un mensaje optimista y de una gran luminosidad, alejada, por otra parte, de esa moralina impuesta que tanto abunda en la LIJ.

En Coraje, la historietista estadounidense habla abiertamente de la ansiedad y los ataques de pánico a propósito de su experiencia personal (padeció de emetofobia, miedo a vomitar), estados de inquietud o angustia bastante comunes en nuestra sociedad. De galería para afuera procuramos ponemos una coraza que ofrece de nosotros una imagen sin fisura pero que acaba cayendo ante ciertas situaciones o pensamientos. Ese abismo de miedos ante el que todos nos asomamos en alguna ocasión (independientemente de la edad que tengamos) nos hace vulnerables. Compartir tu experiencia es tender una mano a quien puede estar experimentando algo parecido. Se trata de ofrecer un acompañamiento, de trasladar el mensaje de que no estás solo en tu sentir, de que otros han pasado por lo mismo.

Mira, nuestra editora enfrentádose a las entregas semanales.

Traigo a colación de nuevo el argumento de que verbalizar cualquier situación es terapéutico. Y quien dice verbalizar, dice dibujar y guionizar un cómic sobre ello, que es lo que Telgemeier hace en cierta medida con Coraje y lo que vemos hacer a esa Raina niña en las viñetas que retratan su cotidianidad. En una entrevista a The New York Times la autora indicaba que el lenguaje y las herramientas del noveno arte le permitían transmitir sin las limitaciones de otros medios (el lenguaje verbal, sin ir más lejos). Las composiciones de páginas, la relación entre viñetas y las transiciones entre escenas y secuencias imprimen un ritmo adecuado para que el lector tome conciencia de los hechos y sensaciones que se comunican en cada instante. Los mensajes se refuerzan gracias a la sencillez y potencialidad de su dibujo en un estilo cartoon y de la composición de las viñetas, la expresividad y profundidad de los personajes, el uso de onomatopeyas, líneas cinéticas y la estupenda elección de metáforas visuales. Particularmente interesantes resultan las conversaciones que mantiene con la psiquiatra a la que visita. Visualmente, son muy impactantes las imágenes en que la autora nos muestra esos abismos a los que se enfrenta, que se ven reforzadas por la paleta de color escogida.

Pero compartir y verbalizar esa ansiedad y los ataques de pánico es también un acto de coraje hoy en día. La mente es una parte muy frágil y delicada y lejos de hablar abiertamente de todo lo que puede afectarle, cunde el mutismo en nuestra sociedad. Hace no mucho precisamente comentaba con alguien cercano cómo se ha constituido un tema tabú, las razones por las que no somos capaces de comentar con nuestro entorno las visitas al psicólogo o que no seamos capaces de asumir que determinadas situaciones requieren de la estimable colaboración de un especialista. Por eso, bravo por Raina Telgemeier por mostrar a sus lectores no sólo que puedes tener pánico a las agujas, aprensión a ciertos alimentos u horror a hablar ante un público, por poner algunos ejemplos, o que todo eso puede conllevar situaciones de ansiedad o ataques de pánico. No, ella también nos enseña que somos perfectamente capaces de enfrentarnos a ello con las herramientas adecuadas.

La ayuda está en camino.

Coraje, por cierto, le ha valido a Raina Telgemeier dos galardones en los recientes premios Eisner en las categorías de Best Publication for Kids y Best Writer/ Artist.

Una apuesta efectiva y potente desde una cuidada sencillez. La voz en primera persona de Raina toma de la mano no sólo a ese público implícito sino también a los que no lo somos, acompañándonos en un sentir común, provocándonos reacciones, brindándonos una sonrisa y compartiendo experiencias. Viñetas que unen, entretienen, acompañan y atrapan: así es el arte de Raina Telgemeier.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.