CONTRAPASO. LOS HIJOS DE LOS OTROS, de Teresa Valero

 

 

Título original:
Contrapaso. Los hijos de los otros HC
Sello: Norma Editorial
Artista: Teresa Valero
Publicación España: Marzo 2021
Valoración: Teresa Vale-Oro

 

 

 

Existen los cómics horribles, los mediocres, los normalitos, los buenos, los muy buenos, las joyas… y los especiales. Esos que caen en tus manos cada mucho tiempo pero, por eso mismo, son diferentes porque, si todos fuesen así, esto perdería la gracia. Si viajando en el desierto te encuentras tres oasis seguidos, dejas de valorar la importancia de saciarte de sed tras una interminable caminata. Si todos tuviéramos superpoderes, los superhéroes perderían su razón de ser.

Los cómics especiales te someten a un ejercicio, a una prueba, un reto. Los que te da hasta miedo y algo de vergüenza reseñar porque sabes que, por mucho que digas, no alcanzarás a expresar ni una milésima parte de lo que son. Y eso es lo que pasa con…

CONTRAPASO. LOS HIJOS DE LOS OTROS
de Teresa Valero

Este cómic partía con la estela de ser una de las mejores publicaciones del año y ya sabemos el doble filo que esconden siempre este tipo de valoraciones. ¿Cuántas veces nos habrán pasado factura las expectativas debidas a una excesiva alabanza hacia una obra, que luego ha resultado decepcionante o nos parece muy buena pero no la obra maestra que nos pintaban?

El concepto de obra maestra ha sido muy prostituido en los últimos tiempos. A las obras hay que dejarlas respirar, que se tomen su tiempo para ir calando en la memoria colectiva y sólo el paso del tiempo puede juzgar si de verdad después de décadas un tebeo sigue siendo recordado. Esa hazaña está sólo al alcance de unos pocos elegidos tocados por los hados.

Escritorio medio de un redactor de la Zona.

Por fortuna, éste es uno de esos casos donde todas las alabanzas previas estaban totalmente justificadas y no caeremos en la osadía de catalogarlo como obra maestra pero, sin duda alguna merece el puesto de mejor obra nacional de 2021 hasta la fecha (y también en general). Muy buenas cosas tienen que salir en lo que resta de año para que se caiga del top anual final.

Muchos son los tebeos nacionales que han abordado el período de la dictadura franquista, pero casi siempre desde el prisma puramente histórico. Lo que hace Teresa Valero es transformar un aparente thriller periodístico en un auténtico prisma de los años 50 y de los hechos y actos «médicos» mas sórdidos que se cometieron. Es una historia con una estructura de muñeca rusa que va haciendo una radiografía página a página de la parte más animal y monstruosa del ser humano. Nos enfrenta al espejo para mostrarnos nuestros demonios con una franqueza pasmosa.  Aquí no hay juicios de valor de un lado u otro, simplemente hechos. Hechos que están ahí a pesar de el esfuerzo de algunos por ocultarlos.

Libertad o Periodismo.

La dignidad humana y la falta de escrúpulos son el motor de la autora para esputar con rabia las atrocidades cometidas «en nombre de la ciencia». Su grito de ira está magníficamente diseminado en los diálogos de unos personajes cuya construcción y desarrollo están medidos con precisión milimétrica y cuyas sinergias funcionan como el engrasado mecanismo de un artefacto de relojería.

El pasado de nuestros padres, el pasado de nuestros abuelos. Tan difícil de comprender para nosotros y las nuevas generaciones, tan difícil de reflejar para quien no lo haya vivido, lo que suma aún más mérito a la labor de Teresa Valero con esta obra. Porque es mucho mas fácil escribir desde el conocimiento y las vivencias propias que desde las ajenas. Sin embargo, Valero recoge todos los testimonios e información recopilada y los hace propios, trasladando al lector a ese instante como si ella misma estuviera allí guiándonos de la mano.

Cuando la jefa saca el látigo.

La cantidad de datos y tramas que se abren y se manejan en la obra dan habida cuenta de la ingente, valiosísima y trabajadísima documentación y recreación histórica llevada a cabo por la autora, aspecto que por supuesto también se hace notar en el apartado gráfico, cuya factura es un deleite en cada página y que recuerda al estilo pictórico de aquellas revistas feministas de la propia época a las que Valero rinde un nada escondido y muy buen atinado homenaje.

Este cómic es memoria histórica. Pero no memoria histórica de los caídos en la guerra. Es memoria histórica de las mujeres asesinadas y torturadas que nunca salieron a la luz por algo tan humano como amar. Amar simple y llanamente. Sin importar aspecto físico, ideología o sexo. Esas mujeres silenciadas por la Historia. La Historia escrita por vencedores. La Historia mancillada por las manos de unos energúmenos que actuaban en nombre de la ciencia.

Visita a la mama.

Y es también memoria periodística. Por todos aquellos que quisieron contar la verdad y no les dejaron. Una carta de amor al periodismo honesto, el que quiere contar la verdad más allá de las trabas de los medios, algo que parece mentira que siga sucediendo hoy en día pero lamentablemente así es.

Contrapaso es el primer trabajo de Teresa Valero como autora completa, algo insultantemente apabullante por la complejidad que conlleva el trabajo histórico de esta obra y llevar el peso tanto a nivel gráfico como de guión. Una obra inmensa en todos sus aspectos y que esperemos tenga continuidad porque estos personajes tienen mucho que contar todavía.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.