CÓMO HACER UN CÓMIC SIN TENER NI PUTA IDEA, de Javier Marquina y Rosa Codina

 

 


Título Original:
Cómo hacer un cómic sin tener ni puta idea 
Sello: Ediciones Inuit
Guionista: Javier Marquina
Artista: Rosa Codina

Publicación España: Noviembre 2020
Valoración: Agarraos, que vienen curvas…

 

 

No tengo prácticamente ninguna norma a la hora de reseñar. Creo que en un artículo de opinión hay cabida a casi todo, siempre que se ponga un granito del redactor en la reseña en cuestión y sea capaz de reflejar cómo le ha afectado la obra de la que está hablando. Quizá sea esa la razón por la que me gustan las reseñas que hablan de algo en concreto, pero que no entran en tecnicismos enciclopédicos, datos innecesarios y cargantes, dándole un cuerpo al artículo que se acercan más a una página de Wikipedia que a un opinión personal al uso. Y ya sabéis que dicen en El Descampao: «¡No te fíes de la Wikipedia!». Sin embargo, una de las pocas normas que me aplico es no reseñar nunca un fanzine. Tengo la sensación de que se tratan de trabajos demasiado personales, variados y, normalmente, con un baile de autores tan grande que siempre estás en peligro de dejar un detalle importante sin destacar, o que no se puede llegar a desarrollar una idea general de manera justa. Pues bien, ha llegado el día de pasarme este mandamiento por el arco del triunfo, porque hoy vengo a hablaros de…

CÓMO HACER UN CÓMIC
SIN TENER NI PUTA IDEA
de Javier Marquina y Rosa Codina

Siempre me ha hecho gracia aquellas personas que te explican cómo hacer algún tipo de acción o proyecto de manera correcta, dándote la clave para conseguir ese éxito que tanto ansiamos en la vida siguiendo unos sencillos consejos. Nunca he tenido claro si de verdad piensan que están ayudando a alguien o es que tienen tal déficit de amor propio y autodeterminación que tienen que clamar a los cuatro vientos cuán exitosos son, ofreciendo caritativamente sus secretos al resto de mortales mediocres. Así podemos encontrar libros, cómics, canales de Youtube (o cualquier tipo de plataforma de streaming) e incluso programas de TV o radio. Cuando el creador dijo aquello de «hágase la luz», aparecieron todos los iluminados, seres despreciables que ni siquiera Lucifer aceptó en sus escuadras y nos toca sufrir de forma inevitable durante toda la historia de la humanidad. También les podéis llamar cuñados, flipados, gurús, Paulo Coelho o como queráis. Tanto monta. Así que ver a dos personas como Javier Marquina y Rosa Codina meterse en un fanzine que claramente critica esta mentalidad y corriente siempre es un auténtico placer. Funciona tanto como guía real sobre los pasos que se toman en este país a la obra de crear un cómic y publicarlo, como de sátira llena de mala baba y crítica a un mercado nacional paupérrimo.

Como no podía ser de otra manera y viendo cuáles son los autores, el tono macarra durante todo el fanzine está en dosis altas. Muy altas. Y no podría ser mejor señal, pues la manera de narrarnos todos los infernales pasos que se han de acontecer (resumidamente, obvio) para lograr publicar tu obra tiene cierto regusto a slapstick que consigue enganchar al lector desde la primera página. Además, el metacómic o se sabe hacer bien o eres Ales Kot. Creo que no hace falta que deje claro que Javier Marquina es un auténtico genio a la hora de narrar historias y romper una cuarta pared que, en este caso, jamás ha existido. Sin dejar ese respeto siempre al filo de la navaja que le representa, da varios palos a un sector y un público de manera inclemente y graciosa. Porque no hay mejor manera de criticar algo que a través del humor y si este está lleno de golpes y porrazos, todavía mejor.

Hacer cómics es una carrera de fondo llena de muchas emociones y muertes.

Pero este trabajo es de dos y Rosa Codina vuelve a demostrar que es uno de los valores más importantes del cómic nacional (en general) y el underground (en particular). Creo que hay que resaltar dos aspectos importantes en este fanzine que me han dejado con la boca abierta. El primero es la dificultad de dibujar un guion tan complejo y lleno de cambios viñeta a viñeta, creando una narración fluida pese a todo porque no olvidemos que la obra son ella y Marquina hablando al lector de forma directa y mutando como si se tratara del Show de Tex Avery. El segundo punto es que son totalmente reconocibles. En todo momento. Hasta cuando representan memes conocidos, secuencias clásicas del cine o personajes emblemáticos de los cómics. En todo momento estás viendo a Rosa y Javier, lo cual me ha impactado más de lo que esperaba. Además de que le sienta genial el blanco y negro a la «historia», dotándole de la plasticidad que necesita.

No obstante, que se junten dos artistas de este calibre y saquen conjuntamente un fanzine de este nivel cualitativo no es casualidad. En estas tierras tenemos gente con enorme talento que hambrea debido a la deficiencia cultural de un país en el que todavía se cuestiona si el cómic es arte. Cómo hacer un cómic… es el claro ejemplo de que los fanzines todavía tienen mucho que aportar al noveno arte (sí, arte) y son clave en la evolución de éste. También sirve para demostrar que Rosa Codina es una pedazo de artista que merece más reconocimiento si cabe tras el conseguido con Rompepistas y que Javier Marquina es una auténtica realidad de guionista de élite nacional con esta declaración de intenciones con tintes meta. Sonará estúpido, pero no puedo estar más orgulloso de este tipo de proyectos y de sus autores, que merecen que les hagamos toda la publicidad y ruido posible a su alrededor. Porque ellos, a diferencia de los iluminados, sí que son faros del camino hacia un futuro mejor en el panorama nacional comiquero.

Quien tiene padrino se casa, o en este caso, publica su trabajo.

Soy consciente de que he reseñado un fanzine, por lo que no es un cómic con una retahíla incontable de páginas, amén de que el mensaje está bastante claro tan solo leyendo el título. Sin embargo, y contra todo pronóstico, no me ha costado nada hablar de esta joya que viene a convertirse en esa grapa de referencia con el paso de los años. Sino, dadle tiempo al tiempo. Ya veréis. Pocas veces se hace un experimento visual y narrativo tan complicado y se sale airoso con un trabajo final de órdago. Aquí se están cociendo cosas importantes y espero que podamos presenciarlo todos juntos, disfrutando de aquello que amamos: los cómics.

Podéis haceros con un ejemplar (o los que queráis, vaya) pinchando encima de este link.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.