CotU #1: TARZAN vs PREDATOR: AT THE EARTH’S CORE, de Walter Simonson y Lee Weeks

 

Título original:
Tarzan versus Predator: At The Earth’s Core TPB
Sello: Dark Horse Comics
Guionista: Walter Simonson
Artista: Lee Weeks
ColoristaPerry McNamee
Contenido: Tarzan versus Predator #1-5 (Dic. 1995 – Jun. 1996)
Publicación USA: Octubre 1997

Public. España: Febrero 1998 (Norma Editorial)
ValoraciónLa pelea innecesaria definitiva  / 10

 


Queridos lectores, bienvenidos a Challengers of the Unreviewed.

Una sección donde lo raro, absurdo, chocante, sorprendente e inesperado tendrán cabida en esta web.

Donde igual hablaremos de los pies propios de una mujer china en plena Edad Media que dibuja Rob Liefeld que de los bustos con física de globo lleno de agua que traza Jim Balent.

Donde diseccionaremos desde las mayores cafradas de Frank Miller en su recorrido como autor independiente de macarradas varias, al más rebuscado y estrafalario tebeo de Superman de la Silver Age perpetrado por Julius Schwartz.

Donde podremos ver encontrarse a Tarzán, el señor de la jungla creado en 1912 por Edgar Rice Borroughs, con los Depredadores, alienígenas cazadores de trofeos  ideados por Stan Winston y John McTiernan en la imprescindible película de 1987.

TARZAN vs PREDATOR: AT THE EARTH’S CORE
de Walter Simonson y Lee Weeks

De eso último precisamente va el cómic con el que vamos a empezar esta antología. Sí, en serio, de un crossover entre Tarzán y los Depredadores (de cuya existencia nuestro compañero Ander en su infinita bondad me mostró). Y repito, EN PRINCIPIO, porque el fan de ambas franquicias se llevará una gran desilusión con esta obra, dado lo desaprovechado que queda todo en última instancia. Un crossover de Dark Horse (editorial acostumbrada a hacer cruces entre las series de sus diversas franquicias que en son el sueño de cualquier aficionado al género fantástico) que podría haber dado para mucho, muchísimo más.

Pero no nos vayamos por las ramas (JEJE). Lo primero, es que el cómic empieza muy bien. Tenemos un Tarzán noble, curtido, establecido con Jane Porter como protector de la jungla, tratado por respeto por las gentes de más allá de África, con influencias y amistades entre las tribus indígenas locales. Un tipo muy épico, en general. Tenemos por otra parte a los Depredadores, estupendamente caracterizados en su faceta de cazadores de cabezas de alta tecnología con su personal toque tribal y su característico ‘código de honor’.

Y por Dios, que tenemos Pellucidar como escenario para la aventura. Por no mencionar que los autores son nada menos que Walt Simonson, aclamado guionista y dibujante, famoso por su etapa ochentera de Thor, y Lee Weeks, curtido (aunque algo novato en el momento en que dibujó las páginas de esta obra) dibujante de Batman y Spiderman entre otros, que viene a ser una versión venida a más de John Romita Jr: narra muy bien la historia, aporta el detalle justo a las viñetas y goza de un color vistoso y adecuado para cada ambiente.  Dinosaurios, aventureros, civilizaciones perdidas, alienígenas cazatrofeos, buenos autores… ¿qué podía fallar?

Pues falla la trama. O mejor dicho, cómo la orienta el guionista.

En un principio el lector puede escamarse ante el lío de puñaladas traperas entre las tribus y los gobernantes de Pellucidar, asociándolo con Depredadores de algún modo. Pero, desgraciada e incomprensiblemente, nos encontramos ante una historia sobre conspiraciones reptilianas entre las altas esferas de la Tierra Perdida que nada tiene que ver con los Depredadores. Estos son un elemento postizo en la trama. Cualquier otro tipo de enemigo de características similares podría haber sido introducido en su lugar, y la historia no cambiaría. Es decir, no hay nada que haga que esta aventura sea propia de una de las partes del crossover. Puede ser que el guión de esta aventura estuviese ya escrito, y se modificara añadiendo los Predator a última hora, con tal de llamar la atención mostrando dos franquicias llamativas en la portada del mismo cómic. Sí, puede ser. O puede que Walt Simonson no estuviera muy por la labor de darle protagonismo a los cazadores estelares y prefiriera centrarse en una trama en la que son totalmente prescindibles. La motivación que tienen los personajes del crossover para enfrentarse, sencillamente, no está a la altura ni de los mismos personajes, ni de los autores implicados.

Y lo poco que coinciden en pantalla tanto lord Greystoke como los Depredadores, da para escenas de pura acción. Momentos brutales que deberían haber sido una constante en este cómic, en lugar de haber tirado argumentalmente por algo demasiado propio de por ejemplo el Conan de Roy Thomas, y totalmente ajeno a lo que debería haber sido este crossover.

Unas cuantas perlas como esta salvan el día, pese a que el sinsabor es inevitable al final…

Y ojo, no hablamos de un desastre de obra, ni mucho menos. El cómic, en su conjunto, es una buena historia de aventuras, con una ambientación llena de paisajes y criaturas exóticas muy bien dibujadas, situaciones tensas y arriesgadas para los protagonistas, y continuos giros y sorpresas en la trama. Cualquiera al que le gusten las aventuras de corte pulp, disfrutará como un enano, dado que Tarzan vs. Predator consigue divertir y entretener a su humilde manera. Lo malo es que decepcionará a los seguidores de los rastafaris cazadores del espacio, dado el poco peso que tienen en la historia. Cómic divertido que desperdicia la ocasión de oro.

Quien espere una tensa lucha por la supervivencia entre el rey de la selva y los cazadores definitivos, quedará muy decepcionado. Quien busque pasar un rato entretenido sin pretensiones, seguramente lo consiga.

Y tras el vacío que me ha producido este cómic, no puedo hacer otra cosa que decir que me siento frustrado. Ni he tenido un orgasmo fanboy, ni he podido rajar de una obra infame precisamente. Así que, como quiero ver correr la sangre, me apetece que Joe Runner desmigaje Holy Terror, de Frank Miller. Ya no sé si la sangre que correrá será mía, pero las risas estarán aseguradas.

Volveremos a encontrarnos por estos lugares de degustación de especialidades, zhéroes. Mientras tanto…

¡Nos vemos en la Zona!

You may also like...

8 Responses

  1. Juanan Brundle dice:

    :D

  2. ¡Youráner ha muerto! ¡Larga vida a Joe-ly Terror!

    Esperaba que el reto te hubiera dado para más risas, pero al menos te queda con que el dibujo está decente y la historia, salvo por el fail crossoveril, no era apestosa.

    Anyway, Joe, no tardes. Es decir, Joe… Run! xD

  3. Joe Runner dice:

    Gran reseña. Yo también sospecho que tiene que ser algún tipo de guión reciclado, porque no comprendo el papel tan insignificante de los Depredadores. Aún así, las escenas en las que salen Tardan y los alienígenas son cojonudas (sobretodo el ¿saludo? del final xD).
    Y nada más. Voy a ponerme en marcha con mi querido y (cofcoffachacof) admirado Paco Miller.

  4. David Donaire dice:

    Pues esa viñeta de Tarzan machacando el cráneo del Predator, es brutal.

  5. MrCervero dice:

    Joder, si al final tendré que buscarlo para echarle un vistazillo !!! jajajaja

    Un saludo.

  1. 25 Abril, 2014

    […]         ¡Pótasicos saludos, meine herren kameraden! Como bien sabréis, en el anterior COTU, mi compañero Juanan Brándel me retó a reseñar la obra más increíble y carismática que […]

Deja un comentario, zhéroe