CAZAFANTASMAS / TORTUGAS NINJA, de Erik Burnham, Tom Waltz y Dan Schoening


Título original
:

Teenage Mutant Ninja Turtles / Ghostbusters TPB

Sello: IDW Publishing
Guionistas: Erik Burnham y Tom Waltz
ArtistasDan Schoening, Charles Paul Wilson III y Cory Smith
Coloristas: Luis Antonio Delgado y Ronda Pattison
Contenido: Teenage Mutant Ninja Turtles/Ghostbusters #1-4 (Oct. 2014 – Ene. 2015)
Publicación USA: Abril 2015
Publicación España: Septiembre 2017 (Fandogamia)

Valoración: Colisionadores de positrones, pistolas de protones ¡y caparazones! /10


¡Otro holy crossover imposible POSIBLE! Mi niño interior (que cada vez está más fuera que dentro) sigue gritando como una cría de 15 años epiléptica con los gayumbos de Justin Bieber en la mano. Si antes fue con Batman (y en dos ocasiones) ahora los, no tan sigilosos quelonios pero sí molones, ninjas devoradores de pizza están de vuelta y se cruzan en el camino de otra franquicia muy querida por el fandom ochentero del que orgullosamente formo parte: Los Cazafantasmas. Fandogamia, una editorial pequeña pero que mima sus decisiones editoriales como si de perretes se tratase, nos ofrecen, tras el primer tomo en solitario de los Cazafantasmas, este nostálgico encuentro.

Tom Waltz, co-escritor de esta historia y editor de IDW, comentó ante el lanzamiento del #1 en Estados Unidos que “cuando Erik y yo abordamos la idea de unir a la Tortugas Ninja con los Cazafantasmas, nos parecía un sueño maravillosamente imposible”. Pero nada es imposible para el mundo del cómic y más cuando se sabe qué hacer y, lo más importante, cómo hacerlo. Pedid pizza con piña y ni se os ocurra cruzar los rayos que vamos directos a…

CAZAFANTASMAS / TORTUGAS NINJA
de Erik Burnham, Tom Waltz y Dan Schoening

Cuando Donatello reúne a Leonardo, Raphael, Michelangelo, April y Casey para que vean su último invento, una unidad de teleportación interespacial, un error fatal en el último momento acabará mandándoles a la Nueva York de otra dimensión. Una Gran Manzana que alberga una estación de bomberos bastante peculiar y donde los fantasmas campan a sus anchas así que ¿a quién van a llamar? ¡A nadie! Ya que los mismísimos Cazafantasmas aparecerán in situ para aclarar la incursión de unas criaturas totalmente desconocidas a su universo.

Da crossova.

A ver, las cartas sobre la mesa, estamos antes el pack básico de crossover, como diría mi compañero Ferran, un crossover de toda la vida y que ya leímos hace bien poco cuando DC Comics decidió cruzar a las tortugas con el murciélago o a la Liga de la Justicia con los Power Rangers. Una estructura lineal y muy simple que se basa en el viaje entre dimensiones, ya sea intencionado o por error, y que acaba obligando a colaborar a todos los presentes para evitar un mal común.

Nada nuevo en el horizonte y que sólo el buen tratamiento de los personajes pueden salvar de la quema. Aquí se solventa todo bastante bien y no lo digo como un fan de las tortugas desde niño, que conste… ¿o sí? ¡Bah, me da igual! ¡Yo he venido aquí a hablar de mis tortugas y si no se habla de mis tortugas me levanto y me voy!

¡Si es que se lo ponéis a huevo!

Poderosa nostalgia ochentera aparte, los guionistas ponen en el foco principal el carácter de cada personaje por encima de la actuación coral. Todo parte de la individualidad bien tratada y se extiende hasta componer un conjunto que en ningún momento acaba siendo exagerado o absurdo (hablamos de tortugas mutantes y locos que persiguen fantasmas). El acierto de huir de un enfrentamiento previo excesivo (aquí es una mera anécdota en un par de viñetas) soluciona el problema de duración de la historia y acaba dando lo que el lector potencial espera: hostias como panes, rayos pululando y mandíbulas desencajadas al más puro estilo ninja.

Si a todo este fanservice comiquero (positivamente hablando, por supuesto) le sumamos un enemigo creado para la ocasión y que reúne claros vínculos con unos y otros para que el término “enemigo común” cobre más sentido si cabe, acabamos hablando de un producto hecho para fans, sin duda, pero con un punto de calidad que convencerá al más exigente. No podemos manifestarnos como iluminaos del cómic y pedirle más a un cruce que está hecho, obviamente, para vender nostalgia, acción y muy buen rollo cuando encima lo consigue con creces. Esto no es Watchmen ni necesita una edición vintage en grapa ni tapa dura ¡y ni falta que le hace!

No, no son luces de Navidad.

El exponente claro de Dan Schoening al dibujo en pro de un trazo enérgico, caricaturesco y más cercano a los dibujos animados es un punto muy a tener en cuenta a la hora de disfrutar de la historia. Dibujante de la propia serie regular de los Cazafantasmas en la misma editorial, se ve que disfruta creando a los carismáticos personajes y eso se nota. Siempre que puede aglutina a los protagonistas en sus viñetas sin perder calidad pero que, no todo van a ser elogios, distribuye las viñetas casi siempre de forma horizontal y, aunque no perjudica a la historia, sí puede resultar monótono en cierto punto. Un mal menor en un trabajo de nivel que tiene en las tortugas el mejor despliegue de calidad.

Pero el trabajo de Schoening tiene un admirable aliado en el colorista mexicano Luis Antonio Delgado, colaborador regular y compañero de fatigas en IDW. Sus colores vivos huyen de ser planos en todo momento y dotan de la chispa necesaria para que todo el universo, con mención especial a las tortugas una vez más y los efectos fantásticos que plagan la historia, brille en su justa medida. Una buena combinación principal que se complementa con la participación secundaria, también a los colores, de Ronda Pattison y a los lápices de Charles Paul Wilson III y Cory Smith.

Lo hace él y lo harías tú…¡y lo sabes!

Nostalgia hecha con cabeza, respeto y mucho amor donde da igual quien te guste o te haga disfrutar más, ambos bandos se complementan tan bien que la sobredosis ochentero-noventera se te meterá en las venas y explotará en forma de confeti dejándote con ganas de más. Ganas que serán saciadas en breve ya que la editorial norteamericana ha anunciado nuevo cruce fantasmo-ninja para noviembre. Las Tortugas han venido para quedarse y, lo que es mejor, rodearse de muy buenos aliados.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe