#EspecialCaZZafantasmas: CAZAFANTASMAS: MÁS ALLÁ. Actualización completada

Título Original:
Ghostbusters: Afterlife
Año: 2021
Director: Jason Reitman
Guión: Jason Reitman, Gil Kenan
Fotografía: Eric Steelberg

Reparto: Finn Wolfhard, Carrie Coon, Mckenna Grace, Sigourney Weaver, Paul Rudd, Celeste O’Connor, Logan Kim, Annie Potts, Bill Murray, Dan Aykroyd, Ernie Hudson, Bokeem Woodbine, Oliver Cooper, Marlon Kazadi, Sydney Mae Diaz, CJ Collard, Bud Klasky, Faith Louissaint

Valoración: De tal Reitman, tal astilla

Sinopsis: Secuela directa de Cazafantasmas 2, en la que na madre soltera y sus dos hijos llegan a una pequeña ciudad, descubriendo su conexión con los Cazafantasmas originales y el legado secreto que dejó su abuelo tras de sí.

 

Hace ya cinco años del intento de resucitar esta saga con el reboot femenino dirigido por Paul Feig que, aunque no era tan malo como muchos de sus detractores quisieron hacer creer, más allá del poderío cómico de sus protagonistas, era un reboot de la original muy evidente y con muy poco que ofrecer. Ahora llega esta nueva Cazafantasmas: Más Allá bajo las riendas del bueno de Jason Reitman que, además de ser el hijo de Ivan Reitman quien dirigió la original, es también el director de comedias tan ácidas y brillantes como Juno o Up in the Air. Pero ¿logrará estar a la altura o esto es sólo otro fallido intento más de resucitar una saga tan mítica como Ghostbusters

Viaje con nosotros.

Cazafantasmas: Más Allá juega bastante en la línea de los últimos reboots nostálgicos de sagas como la sólida El Despertar de la Fuerza de J.J Abrams, aún así, es cierto que dentro de esta franquicia y a pesar del evidente fanservice, esta entrega se siente bastante fresca por varias razones. La primera de ellas, es la inteligente elección de trasladar la acción fuera de Nueva York y, aunque la atmósfera del pequeño pueblo en mitad de la nada no es nada nueva, sí que le da a la película ese toque Amblin tan cálido y recorfortante. La segunda y más importante es que la historia se siente como una secuela real y no como un refrito de la original. El guión de Jason Reitman y Gil Kenan mezcla con bastante eficacia el tono de peli de aventura juvenil con partes de puro drama familiar y, aunque no estamos obviamente ante un producto original Aykroyd-Ramis, el encanto ochentero que desprende toda la película, junto al majísimo nuevo reparto de caras y el buen hacer en la dirección de Reitman, es lo que hace a esta peli tener corazón y no ser otro «cazanostalgias» barato y olvidable.

Y aunque sí es cierto que en el tercer acto es donde la peli se vuelve más a un homenaje directo, no sólo al recientemente fallecido Harold Ramis sino al resto de la banda. Los personajes que se presentan son tan sólidos y simpáticos que, una vez estás presenciando el nostalgia fest  también estás involucrado por ellos y no sólo por las cosas que ocurren (dejémoslo ahí) que emocionarán a los más fans de esta saga. En cuanto a los nuevos personajes, quien sale ganando es la increíblemente carismática Mckenna Grace cómo Phoebe, una niña bastante solitaria y obsesionada con la ciencia, que esconde un secreto familiar que prefiero no revelar aquí. Ella es sin duda el alma de la película y es de agradecer que aunque, en un principio, su personaje pueda parecer el tópico de «niña sabionda porque lo hizo un mago» los tiros van por otra dirección y se acaba convirtiendo en el personaje más memorable de la cinta. 

El sueño de todos.

También ayuda mucho el plantel de secundarios, desde un enternecedor niño llamado Podcast. porque va a todos los lados documentadolo con un micrófono, hasta ese tesoro nacional que es Paul Rudd quien no podría pegar más en este tipo de pelicula y quién roba la mayoría de risas y escenas en las que sale. La grandisima Carrie Coon está genial como «madre cansada del mundo y de su vida» y es quien junto a Mckenna Grace saca a relucir con muchísima fuerza los momentos más emotivos de la película. Por otro lado, lo que hace elevar esto al nivel de digna secuela y no quedarse en un reboot vacío es que realmente se nota la mano de Jason Reitman, que ha convivido con los Cazafantasmas desde sus orígenes. Sin duda, el humor ácido y satírico de sus comedias también se encuentra aquí pero sin llegar a cargarse el tono de la película, convirtiéndolo 100% en una comedia de terror, como lo eran las originales, ya que esta nueva entrega tiene un par de momentos que recuerdan bastante a cuando, en las pelis ochenteras «para toda la familia», se lo hacían pasar un pelín mal a los más peques de la casa.

Cazafantasmas: Más Allá es un soplo de aire fresco para la franquicia que supone un sentido homenaje al difunto Harold Ramis y a las primeras películas. Pero no sólo se queda en eso y se puede disfrutar como una majísima aventura con mucho toque Amblin, unos personajes encantadores y mucho sense of wonder del que siempre te saca una sonrisa. 

Si quieres saber más sobre este #EspecialCaZZafantasmas, pincha en el hashtag y…

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.