CAZAFANTASMAS, heroínas ficticias y enemigos reales


Título original: Ghostbusters
Año: 2016
Director: Paul Feig
Guión: Katie Dippold, Paul Feig (sobre los personajes de Harold Ramis y Dan Aykroyd)
Reparto: Melissa McCarthy, Kristen Wiig, Leslie Jones, Kate McKinnon, Cecily Strong, Chris Hemsworth, et al.
Sinopsis: Manhattan, Nueva York. Después de casi treinta años sin saber de ellos, los fantasmas y demonios se han vuelto a escapar de los infiernos para destruir la ciudad. Esta vez un nuevo equipo de Cazafantasmas, formado por un grupo de cuatro mujeres, está dispuesto a terminar con cualquier amenaza espectral.
Valoración: 8/10

El boicot hacia el reinicio de esta franquicia ha dado resultado: Cazafantasmas se la ha pegado en taquilla, siendo apenas capaz de recuperar la cuantiosa apuesta de Sony Pictures por relanzar una de las marcas más recordadas de los ochenta. Buen trabajo, quisieron colarnos un cambio de género totalmente “innecesario y gratuito“, pero al final “la justicia ha brillado, y esta desfachatez quedará olvidada en la historia“. Lo que es una pena es que, detrás de este vergonzoso capítulo de sexismo, hay una película divertida, espectacular y respetuosa tanto con la nostalgia de la película de Ivan Reitman como con las nuevas generaciones.

Ay, qué bochornoso lo que se ha montado alrededor de esta película. Y no, desgraciadamente, la parte en la que la cinta dirigida por Paul Feig se estrella en taquilla no es ningún ectoplasma, es la realidad. Mi primo de ocho años, que tenía unas ganas locas de verla y la gozó a rabiar, puede que se quede sin secuela. Y me da mucha pena pensar que en gran medida la culpa es de la tormenta de mal rollo generada por escocíos que condenaron la película por el simple hecho de que las protagonistas sean, como sus madres, hermanas, jefas, profesoras, doctoras, abogadas o presidentas: mujeres. Lo cual es doblemente absurdo sabiendo que las nuevas cazafantasmas son actrices con una vis cómica exagerada, capaces de mirar de tú a tú al cuarteto original, siendo además personajes suficientemente diferenciados.

Abby, Erin, Hoffmann y Patty, nuevos personajes que no solo no intentan vestir los mismos monos, sino que aportan matices nuevos sobre la misma premisa. Se echa de menos explorar a alguna de ellas más a fondo (algo que también pasaba en la Cazafantasmas de 1984), pero se han ganado a pulso su lugar en el corazón de un servidor. Puede que sea Kate McKinnon la que más se luzca a nivel cómico, pero no hace que ninguna de sus compañeras desmerezca. Ah, y Chris Hemsworth es divertidísimo en un papel enormemente paródico. Una pena que no se consumara una relación amorosa entre dos del equipo, apuntada pero no oficializada, hubiera sido la guinda de un reparto, aún a falta de algún secundario más potente, perfecto.

Si los personajes suponen una diferenciación respecto al original, no lo es tanto su guión. Aunque villano y fantasmas sean nuevos, sigue los mismos puntos de inflexión que el original de Aykroyd y Ramis, lo cual se hace más evidente con los numerosos guiños visuales. Nada verdaderamente reprochable, pues los nuevos personajes, el talento de su reparto y la efectividad de su humor hacen la experiencia lo suficientemente fresca. Sí, hay numerosos cameos y guiños, pero la nostalgia nunca toma las riendas y se queda en segundo plano, sin entorpecer las nuevas ideas. Conviene aclarar que es un reinicio que parte de cero, no un remake literal ni tampoco secuela, por lo que era esperable que, en términos narrativos, tirara por lo seguro.

También era de esperar que, con los avances en efectos especiales, aumente la acción y el espectáculo. Y así ha sido: los fantasmas no sorprenden ni tienen el encanto de los años ochenta, pero son igualmente vistosos y coloridos, y cumplen a pesar del inevitable abuso del CGI. El clímax final, por cierto, sube la apuesta con un enorme despliegue de acción cuerpo a cuerpo como nunca nos ofreció el equipo original.

Pocas pegas se le pueden sacar a una película que toma pocos riesgos, pero hace bien todo lo que tiene que hacer. Tampoco intenta llevar muy lejos su innegable faceta feminista, más allá del hiperbólico hombre florero de Hemsworth, algo que deja aún más en evidencia la exagerada actitud de más de un individuo previa al estreno. Más que una oportunidad perdida, es una bala esquivada al riesgo de ahogarse en su propio mensaje, y el resultado final es bastante ligero e inocente. Incluso parece tomarse a si misma más en serio que la original, lo que no significa menos bromas, sino un mayor esfuerzo por hacer lo más plausible posible su propuesta: la formación del equipo en el primer acto es más larga y detallada, las motivaciones de los personajes son más sólidas y las consecuencias de las apariciones son más creíbles, un aspecto donde el original rozaba la sátira.

BeYShIT

Habrá quien eche de menos más fuerza propia para distanciarse de su sombra, pero lo que hay está hecho con tanto mimo y talento que nos da igual. Argumentalmente continuista, capaz de aportar matices nuevos a lo ya conocido, es entretenida, muy lograda visualmente, y sobre todo, muy divertida, gracias a un reparto de absolutas estrellas. De verdad, hay que enfurruñarse muy fuerte para no disfrutar Cazafantasmas un mínimo. Aunque nosotros creemos que es de las que crean afición, y le deseamos el mejor futuro posible.
Harold Ramis estaría orgulloso.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. arkhamkaveli dice:

    Me ha parecido una divertidísima película plagada de humor (¡menuda química tienen éstas mujeres por Odín!) y con un homenaje continuo a la original que la hace aún mejor. No entiendo a los haters y seguramente nunca lo haga (más bien porque paso xD) pero esta película es el ejemplo perfecto de que muchos pasan completamente de disfrutar del cine para simplemente JODER (sí, con mayúsculas) y usar las redes para hacerse escuchar. Como hacer algo divertido sin necesidad de arriesgarse en las formas.

    PD: si tú me dices ven, lo dejo todo blob:http://imgur.com/b7a55272-0596-4a20-85fa-b3613571baa5

  2. perdidos dice:

    Espera un momento… ¿Le estás echando la culpa a los machistas de que tu sobrino de 8 años no pueda ver la segunda parte?

    Los cazafantasmas originalmente es una película dirigida al público adolescente/adulto, nunca estuvo pensada para críos. Por si no lo recuerdas, esta llena de sexo y chistes sobre sexo…. Y tenía unos cuantos sustos de aupa

    Así que al parecer la han infantilizado… Pues así les ha ido, fatal.

    • A lo mejor no eres consciente de ello, pero para que el público decida no ir a verla porque es “infantil” primero tiene que verla para saber que lo es, digo. Por otra parte, si les ha ido tan mal ha sido, sobre todo en USA, por un estúpido boicot en el que, afortunadamente, la crítica no ha caído.

      La película es lo que es: uno de los pocos remakes/reboots/recuperarpelisdelsiglopasado decentes de lo que llevamos de década, sin llegar (ni acercarse, ni pretenderlo) a Mad Max, pero muy por encima de la media de este tipo de productos actuales, y por supuesto de la media de la cartelera de blockbusters de este verano.

Deja un comentario, zhéroe