CAVE CARSON HAS A CYBERNETIC EYE, de Gerard Way, Jon Rivera y Michael Avon Oeming

 

Título original:
C.C.H.C.E.: Going Underground TPB
C.C.H.C.E.: Every Me, Every You TPB
Sello: DC’s Young Animal

Guionistas: Gerard Way y Jon Rivera
Artista: Michael Avon Oeming
Colorista: Nick Filardi
ContenidoCave Carson Has a Cybernetic Eye #1-12 (Dic. 2016 – Nov. 2017)
Publicación USA
:
 Jun. 2017 – Feb. 2018

Publicación España: –
Valoración: Viaje al centro de la córnea /10

 

Sostener que cualquier tiempo pasado fue mejor es igual o más estúpido que los que piensan que echar la vista atrás es un síntoma de debilidad. Seguramente haya cosas de nuestro pasado que serán una auténtica desgracia o que sean de lo mejor que nos ha sucedido en la vida. Sea como fuere, la clave es que todo lo que está en el pasado ya no se puede cambiar. A no ser que se traten de conceptos o ideas, en las que no se cumple nada de lo mencionado anteriormente.

Si hay algo que mola del noveno arte es que se pueden rescatar personajes de hace más de cincuenta años y darles una nueva vida, adaptándolo a la época y al momento, o contando historias en el mundo clásico del protagonista en cuestión. Aquí no vale aquello de que el pasado no se puede cambiar. De hecho, sufrimos de éste mal de cambiar historias, orígenes y demases en torno a todo lo que tenga que ver con personajes pijameros. Un arma de doble filo que puede venir muy bien o, por el contrario, hundir en la miseria a un título que gozaba de cariño por parte del fandom. Por suerte, en ocasiones nos encontramos con cosas como…

CAVE CARSON HAS A CYBERNETIC EYE
de Jon Rivera y Michael Avon Oeming

Cave Carson, uno de los aventureros más grandes de la historia de la humanidad, se encuentra en uno de los peores momentos de su vida. Con la muerte de su esposa, Mazra, comienza a tener ciertos fallos con su ojo cibernético que le hacen tener visiones extrañas y revelaciones sobre una gran conspiración que se está tramando justo a sus espaldas. Porque el gran enemigo está dentro de su círculo de conocidos, ya que el dueño de la empresa en la que ahora trabaja, EBX, está explotando la tierra de su fallecida pareja en pos de alcanzar uno de los mayores secretos enterrados del planeta. Lo bueno de todo esto es que cuenta con el inestimable apoyo y ayuda de su hija Chloe y su amigo Jack Wheeler, un antiguo antihéroe de baja categoría conocido como Wild Dog. Todos estos años de tranquilidad y falsas apariencias en su antiguo trabajo serán cosa del pasado, ya que su ojo le hará viajar al centro del problema, visitando la nación de Mazra y enfrentándose a una de las amenazas más psicodélicas y peligrosas de la historia del multiverso. Ahí es nada.

Cuando ves que van a reutilizar a un personaje clásico, adaptándolo a nuestra época, siempre te pones en lo peor. Al menos es algo que me sucede a mí después de comprobar como grandes personajes de la editorial han terminado prostituidos o actualizados de la forma más burda y triste que nos podamos imaginar. Parece que para la editorial de Burbank, si tienes que rescatar una serie o título, la mejor manera de hacerlo es dándole ese toque oscuro y malote que tanto rechinaba en los noventa y que, oh sorpresa, sigue rechinando. Pero por lo visto, la única manera de conseguir esquivar este sucio intento de ganar dinero por encima de la calidad del producto se solventa si éste trabajo es realizado por uno de los subsellos deceítas. La llegada de Gerard Way a DC ha sido un respiro para todos los amantes clásicos de la editorial y lo está demostrando en su parcela conocida como Young Animal. En ella hemos visto un retorno maravilloso de La Patrulla Condenada, nuevas encarnaciones de Shade o personajes totalmente nuevos del universo comiquero. Y como no podía ser menos, también hemos podido disfrutar del glorioso retorno de Cave Carson al noveno arte.

Creo que esa seta no era un champiñón…

Y seguramente no podría haber vuelto de mejor manera. Al contrario de meterlo en algún tipo de aventura oscura y “adulta”, Jon Rivera, junto con la ayuda de Way, se dedica de crear una historia clásica en la que no falta la acción, la diversión y una cantidad de referencias a los grandes personajes de la editorial, pero con una gracia y buen hacer que creía que ya no existía. De primeras, no intentan tomar al lector de estúpido y parten desde un punto de la vida de Cave Carson que a ellos les interesa, dejándose el camino libre para poder divagar todo lo que quieran durante el transcurso de la historia. Es una jugada inteligente, pues no tienen que deconstruir a un personaje clásico de la editorial y, de paso, logran generar un punto y aparte que les deja un amplio margen de maniobra. Es más, junto con este universo ficticio al más puro estilo de los cómics de los sesenta (podéis llamarlo aventuras sanas o no-pijameras), consiguen crear un gran entramado con teorías como la Tierra hueca, extraterrestres, magia y ciencia-ficción que dejará con el culo torcido a más de uno.

Podría parecer que jugar este tipo de cartas a la hora de escribir un guión puede limitarte en cierta manera, dejando todo en meros fuegos artificiales sin ningún tipo de efecto real en el personaje, pero lo cierto es que el ambiente goza de un toque de epicidad trepidante que te mantiene enganchado desde la primera página. Quizá uno de los grandes culpables de que eso suceda sea Michael Avon Oeming, uno de los mejores dibujantes que existen en la actualidad y que es capaz de adaptar su arte a cualquier tipo de situación. Y creedme cuando os digo que en esta obra no es nada fácil, ya que nuestros protagonistas pasarán por miles de estados diferentes, ya sean estos alucinaciones, universos alternativos, cambios de ambiente… Un trabajo hercúleo que se completa con una gran aportación por parte de Nick Filardi a los colores, el cual parece haberse asentado como el colorista que mejor le sienta al polifacético Oeming. Todos estos cambios en el apartado artístico son totalmente necesarios para la historia y nos regala secuencias totalmente extrañas y geniales en los que la narración visual pasan a un nuevo nivel. Seguramente uno de los mejores trabajos del artista.

Recoger leña al estilo perro salvaje.

A todo esto le podéis añadir que el tema de Superman, Batman y el resto de héroes se tocan de forma sutil y graciosa. De hecho el mismo Supes tiene un número para lucirse, pero no de la forma habitual y da gusto leerlo. Se atreven a ir un paso más allá y rescatar del limbo de los personajes patéticos a Wild Dog, dándole una segunda oportunidad al personaje y también les sale bien. Utilizan a Magnus y sus Metalmen y no queda ridículo ni forzado. Es un cómic hecho por gente que ha disfrutado haciéndolo y eso se nota a la legua. Pura calidad que todavía no está editada en nuestro país, pero que estoy seguro que terminará siendo publicado porque es una auténtica maravilla. De esos tebeos de aventuras que da gusto leerse y hacen que recobres la esperanza en que las grandes editoriales tienen algo más que contar, más allá de las típicas historias sacacuartos que nos tienen acostumbrados. Un soplo de aire fresco que utiliza mimbres viejos en su construcción.

Si te gustan los cómics clásicos de aventuras, Cave Carson Has a Cybernetic Eye te va a flipar. Es más, si te molan las historias divertidas, llenas de acción, muertes, aliens, psicodelia, viajes espacio-temporales, multiverso… En resumen, seas del tipo de lector que seas, éste es tu cómic. No le des más vueltas. A veces el pasado vuelve para modernos el culo y otras, por el contrario, para hacernos sentir orgullosos. Imagino que los autores lo estarán sobradamente.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

La inutilidad hecha persiana...

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.