Caso Cerrado #5: SUPERIOR SPIDER-MAN, de Dan Slott (y II): Caída

Quién lo iba a decir. El reinado del Spiderman Superior sobre la ciudad de Nueva York iba hacia delante bajo la mano de hierro de un Otto Octavius que, gracias a su maquiavélico plan, consiguió robarle la vida a su némesis arácnida de toda la vida. Pero nuestro buen Doctor debería saber que el orgullo precede a la caída, como ya hemos mencionado en este repaso en otras ocasiones (aquí y aquí).

Estáis ante el tercer Caso Cerrado  en el que diseccionamos esa etapa de la vida de Peter Parker en la que los hilos los movió su mayor enemigo.

Sentaos y disfrutad viendo cómo se derrumba
el imperio arácnido de Otto Octavius.

NECESSARY EVIL (EL MAL NECESARIO)


Título original
:

Superior Spider-Man #17-21
Sello: Marvel Comics

Guionistas: Dan Slott
Artistas: Ryan Stegman y Giuseppe Camuncoli
Entintadores: Livesay y John Dell
Coloristas: Edgar Delgado y Antonio Fabela
Public. USA: Nov. 2013 – Ene. 2014
Public. España: Marzo 2014
(Panini)
Valoración: 9/10


Pese a que se supone que este tomo contiene un solo arco, “El mal necesario”, se pueden ver diferencias entre los tres primeros episodios y los dos últimos a nivel argumental y gráfico, así que hablaríamos de una historia completa que va acompañada de un epílogo/interludio entre esta saga y la siguiente. Encontramos aquí dos personajes muy reconocibles para quienes hayan leído el suficiente material noventero de Spiderman: en el primer arco, tenemos a nada menos que Miguel O’Hara (aka. Spiderman 2099) visitando, tras mucho tiempo, el presente del Universo Marvel debido al desbarajuste temporal causado por Lobezno durante La Era de Ultrón; y en el segundo arco tenemos nada menos que a Maciza. Sí, un personaje que se llama Maciza (Stunner, en USA). Viene a ser el alter ego holográfico sólido idealizado de una chica que… bueno, puede que haya nuevos lectores novatos en el lugar, así que mejor os dejo sorprenderos.

Pero ésta no es la única sorpresa que contiene este tomo, ¡qué va! Basta decir que habrá que tenerlo muy a mano cuando empiece Spider-Verse (Universo Spiderman, en España *sigh*), ya que sus consecuencias influyen tanto en el desenlace de esta etapa como en el comienzo de la post-Superior. Ah, y ojo: la verdadera pelea de este volumen, la que más emocionará a cualquier lector, no es entre Spiderman y un arácnido futurista o un holograma sólido.

capturada1SuperiorZZ

Teniendo en cuenta la cantidad de sucesos por viñeta que acontecen, el espectacular trabajo de Ryan Stegman, y en menor medida el de Giuseppe Camuncoli, los cabos sueltos que deja Slott para mantener la intriga, y el regreso de los personajes antes mencionados… nos encontramos ante uno de los puntos álgidos de la cabecera, que se halla en un continuo in crescendo. Total derroche de adrenalina digno del mejor blockbuster hollywoodiense, estupendamente bien dibujado y escrito. Los dos últimos episodios se sienten, en cierto modo, como un interludio “de relleno”, pero en el que se siguen desarrollando las tramas de los secundarios de la serie (aquí no puedes tenerle cariño a nadie) y encontramos un buen ejercicio de nostalgia y buen uso de la continuidad por parte de Dan Slott, que es de esos guionistas que hacen que al lector le entren ganas de explorar de cabo a rabo todo el recorrido de Spidey en los cómics. El inmenso ajedrez que tiene montado Slott no para de reubicar piezas e introducir otras nuevas, se atisban estrategias y movimientos en ambos bandos y se empieza a cocinar algo muy gordo en las profundidades de la Gran Manzana. Querido diario…

DARKEST HOURS (LAS HORAS MÁS OSCURAS)

Título original:
Superior Spider-Man Annual #1
y Superior Spider-Man #22-25
Sello: Marvel Comics
Guionista: Dan Slott
Artista: Humberto Ramos
Entintadores: Álvaro López y Victor Olazaba
Coloristas: Javier Rodríguez, Edgar Delgado y Carlos Fabela
Public. USA: Ene. Mar. 2014
Public. España: Mayo 2014
(Panini)
Valoración: 8,5/10


Veneno
nunca ha dado para grandes historias como villano de Spidey más allá de sus primeras apariciones con Eddie Brock como huésped, y el tristemente olvidado arco argumental El Hambre, por Paul Jenkins y Humberto Ramos. Cosas del destino, Ramos repite como dibujante en el que es el primer encontronazo de esta encarnación del simbionte alienígena con el Spider-Man Superior. Flash Thompson es el huésped de Veneno, y Otto Octavius es la mente dentro del cuerpo de Spider-Man. El más acérrimo fan de Spidey y viejo conocido y amigo de Peter Parker, a los mandos de la que había sido una de las peores pesadillas de este. Y Otto Octavius, villano que había sometido a Peter y al trepamuros a su mayor derrota, era quien pululaba por la mente del arácnido. Identidades intercambiadas, intenciones atípicas para lo habitual en ambos personajes…

Este tomo comienza con un Annual que puede parecer en principio una anecdotilla, pero influye mucho en el estatus de Peter Parker y en cómo es percibido por su gente cercana, y por la no tan cercana. Colocar a Otto al lado de un verdadero monstruo (nada menos que Apagón, que pudo compartir pantalla con el todopoderoso Nic Cage en Ghost Rider 2) es un buen recurso para que el lector compare bajo su propio criterio hasta qué punto la línea entre héroe y villano se vuelve difusa. Christos Gage y Javier Rodríguez entregan una delicia de episodio que sirve como tenso preludio (y muestra de que hoy en día los Annual sí que pueden ser buenos episodios en los que suceden cosas de mínima trascendencia) a la verdadera “chicha” de este volumen: Veneno Superior.

Dan Slott recibe otra vez en estos episodios la ayuda de Gage a los guiones, y cuenta con los a ratos demasiado frenéticos dibujos de Humberto Ramos, que ilustra la caída en la tentación alquitranada de Otto con todos sus defectos y virtudes elevados al máximo exponente. Interacción con otros héroes, avance en las subtramas entre polis y duendes, tortazos garrapiñados, un regreso, un monstruo, una discusión (prueba de que Dan Slott sabe escribir escenas cotidianas maravillosamente)… Quizá esta saga habría agradecido un ritmo más pausado o un enfoque más terrorífico en según qué momentos, pero su utilidad en el desarrollo de la serie es innegable. Las piezas del tablero están colocadas en todos los frentes y la tensión se masca tanto en la vida privada de nuestros protagonistas como en su faceta envuelta en spandex.

10291735_486366698156699_1041594354174459385_n

GOBLIN NATION – PRELUDE (NACIÓN DUENDE – PRELUDIO)

Título original:
Superior Spider-Man #26 y Superior Spider-Man Team-Up #9-10
Sello: Marvel Comics
Guionistas: Dan Slott
Artistas: Humberto Ramos, Javier Rodríguez, Marcos Martín y Marco Checchetto
Entintadores: Víctor Olazaba y Álvaro Lopez
Coloristas: Edgar Delgado
Public. USA: Mar.  Abr. 2014
Public. España: Jun. 2014
(Panini)
Valoración: 7/10

Preludio(s) del que será el último arco argumental de la serie, se aprecia una clara muestra de que el final de este turbulento tramo en la vida de Peter Parker se vio apresurado por el regreso a la cartelera del bueno de Peter Parker en The Amazing Spider-Man 2. Y es de apreciar la labor de Slott a la hora de mantener el tipo teniendo que condensar el guión de lo que le quedaba a esta fase de su etapa en seis episodios que podrían haber sido ocho o nueve. Por suerte, ahí estuvo Kevin Shinick para darle apoyo desde el frente de la cabecera secundaria Superior Spider-Man Team Up, que al fin, en su último tramo, se liga de verdad con los acontecimientos de la serie madre.

El primer episodio de este tomo, Superior Spider-Man #26, es cal y arena a nivel gráfico, y un chute de cafeína a nivel de guión. Humberto Ramos, Javi Rodríguez y Marcos Martín son unos artistazos, y se les ha dado de maravilla siempre que han dibujado a Spidey. Pero tener en un mismo episodio a este trío desconcierta. Ramos se centra en la batalla entre el Rey Duende y el Duende; Rodríguez en el encontronazo entre Spidey y los Vengadores; y Martín, el cual siempre será bienvenido a las series arácnidas y más si es junto a Slott (ojead estos episodios y estos, porfaplís), se centra en el paisaje mental de Otto. O de Peter. O mejor leed el tomo, que al final uno no se aclara sobre qué es un spoiler grave y qué no. En resumen, no es un mal episodio, pero se siente lastrado por el excesivo contraste gráfico entre los dibujantes escogidos. Si las páginas junto a los Vengadores las hubiera dibujado Ramos podríamos hablar de un número más conseguido. Y no porque Rodríguez lo haga mal, al contrario. Pero mientras el estilo de Marcos Martín encaja de maravilla con páginas oníricas, el de Rodríguez, que es muy similar, se siente extraño al ambientarse en la misma realidad y tiempo que el de Ramos. Como dicen los viejos del lugar, “…o todos moros o todos cristianos”.

Luego, en las páginas de Superior Spider-Man Team-Up, Spidey, el Castigador y Daredevil se las ven y se las desean contra los esbirros traidores de Spider-Island. Kevin Shinick termina el prólogo de Nación Duende luciéndose sobre todo la cínica interacción entre los justicieros protagonistas y las secuencias de acción, acompañado por Marco Checchetto a los lápices, que… a ver cómo lo explico. Cuando descubrí a este dibujante hace unos años, durante la saga arácnida American Son, me dije “mola, pero le falta un hervor“. Pues desde entonces ha tenido un hervor, se ha caramelizado y va acompañado de la mejor guarnición. Atentos a su trabajo en Vengadores Mundiales y la etapa del Castigador de Greg Rucka, canela fina.

10291735_486366698156699_1041594354174459385_n

GOBLIN NATION (NACIÓN DUENDE – 1ª PARTE)

 

Título original:
Superior Spider-Man #27-29 
Sello: Marvel Comics
Guionistas: Dan Slott
y Christos Gage

Artista: Giuseppe Camuncolli
Entintador: John Dell
Colorista: Antonio Fabela
Public. USA: Abr.  May. 2014
Public. España: Jul. 2014
(Panini)
Valoración: 8,5/10

 

Las primeras viñetas de este arco argumental son muy concisas: Otto Octavius, el Spider-Man Superior, el héroe más arrogante en su eficacia de toda Nueva York, ha perdido su ciudad. La Nación Duende primero cegó todos los ojos que distribuyó por la urbe, luego reclutó a los aliados potenciales que Octavius dispersó, y quitó de en medio a los posibles competidores. La Gran Manzana ha caído, y la partida de ajedrez ha comenzado de verdad, como muy bien ilustra la portada del #28 de la serie. Aunque según cómo se mire, puede estar ganada para quien menos se esperan algunos de los implicados. Octavius se debe enfrentar a un plan ideado para apuñalarle moral y físicamente en todos los flancos posibles, a un enemigo que conoce sus mayores secretos y que le creará en todo momento duda, sufrimiento e intriga. Cosas que él odia, vamos.

Lo hemos comentado durante el prólogo, y lo repetimos: este final se siente apresurado casi desde el principio. Puede que sea su único fallo grave en cuanto a ejecución, pero no deja de pesar. Aun así, en estos primeros episodios aún podemos encontrar momentos relativamente pausados en los que Dan Slott lo da todo, para luego engañarnos, torcernos el culo y abofetearnos recordándonos que ni este es el Spider-Man de toda la vida, ni se está enfrentando al enésimo plan de villano megalómano, ni esta es una saga en la que uno pueda tomarse un respiro. La influencia del Duende Verde se han extendido desde el máximo poder empresarial de la ciudad hasta las principales líneas de defensa superhumanas del ayuntamiento, garantizando así un caos imposible de manejar para un Otto que se siente totalmente capado sin gran parte de sus recursos y con su tecnología puesta en su contra. Dan Slott debería escribir un manual sobre cómo putear a un protagonista.

En cuanto a la parte gráfica, Giuseppe Camuncolli es el dibujante ideal para esta saga. Linchadme, pero nadie podría haber transmitido tan claramente la sensación de caos que gobierna estas páginas. Habituados como estamos a su eficaz narrativa y trazo, aquí disfrutaremos de algunas de sus mejores splash-pages dobles en lo que va de serie. Los fans de Sal Buscema deberían estar extasiados de tenerle en la cabecera arácnida.
10291735_486366698156699_1041594354174459385_n

GOBLIN NATION (NACIÓN DUENDE – 2ª PARTE)


Título original:

Superior Spider-Man #30-31, #A2
Sello: Marvel Comics
Guionistas: Dan Slott
y Christos Gage

Artistas: Giuseppe Camuncolli, Javier Rodríguez y Philippe Briones
Entintadores: John Dell, Terry Pallot y Álvaro López
Coloristas: Antonio Fabela y Veronica Gandini
Public. USA: May.  Jun. 2014
Public. España: Ago. 2014
(Panini)
Valoración: 8/10

Nueva York ha caído, y el verdadero Spider-Man Superior debe volver para arreglar este desaguisado en medio del caos. Caos, frenetismo. Es lo que intenta transmitir Dan Slott con la ayuda de Christos Gage en estos últimos episodios. El problema es que por momentos el caos que se siente no es producido por la propia historia, si no por lo caótico de su desarrollo, en el mal sentido. Ya podemos dar gracias a Panini por haber estructurado este tomo como lo han hecho: ¿Que hay un Annual complementario a la saga que cronológicamente transcurre entre las páginas de un episodio de la misma? Pues lo ubicamos, literalmente, entre páginas del mismo episodio. Encomiable el esfuerzo que han hecho para que podamos seguir este final de la forma más lineal posible.

Relevante sobre todo para el devenir de varios personajes secundarios de la serie, el Annual cumple la función de los dos episodios que le habrían venido de lujo a este arco argumental para brillar más. De forma apretujada, se nos cuenta qué está siendo de los Urich, de Yuri Watanabe, de Carlie Cooper… Funcional y bien dibujado, sirve para darle cancha a personajes a los que en un futuro esperemos que tengan mayor presencia y atar algunos cabos sueltos que… ¿he dicho ya que ha este arco argumental le faltan episodios para ser redondo? Este episodio está dibujado por Javier Rodríguez y Philippe Briones, ambos eficaces y cumplidores dentro de la tarea que se les asignó (y nada, no hay manera de dibujar eficazmente a Carlie infectada de suero Duende…).

Pero eh, vayamos al grano, el final, la apoteosis, el desenlace. ¿Qué podemos decir de esta conclusión? Satisfactoria en la teoría pero muy imperfecta en la práctica, la épica que deberían transmitir estos episodios se ve lastrada por las prisas y la avalancha de acontecimientos y situaciones que se suceden en todos los frentes de la batalla final, con los Duendes, Spider-Man, y Spider-Man 2099 haciéndose frente los unos a los otros. Pese a ello, el momento que todos los lectores esperábamos desde que comenzó este viaje se toma sus más que merecidas páginas, siendo lo más potente del cierre de esta “fase 2” de la etapa de Slott. Emotivo y heroico en todos los sentidos, el guionista hace que el lector vea a Otto como alguien que al fin ha descubierto la bondad humana, y que renuncia al mayor de los dones que posee con tal de preservarla. También hay que destacar siempre la labor enciclopédica de Dan Slott, haciendo que nos tengamos que remitir a uno de los momentos más cínicos del Spider-Man de Steve Ditko durante la revelación de la identidad del Duende Verde, todo un guiño a los lectores que sin embargo no salva una batalla apretujada no exenta de fuerza pero que no alcanza a lucirse cuanto debería.

En lo referente al apartado gráfico, Giuseppe Camuncolli hace lo que puede con la cantidad de páginas que tiene para rellenar, y salva la papeleta a pesar de lo mucho que se echan de menos un par de splash-pages por su parte.  También hay un epílogo del episodio final, en el cual Will Sliney nos da una muestra de su arte para la serie de Spider-Man 2099 que surgirá a raíz de estos episodios, con un resultado irregular: bueno en unas viñetas, extremadamente frío y acartonado en otras. Epílogo que por cierto, nos pone en situación sobre cuál será el estatus con el que partirán algunos de los secundarios de la serie para la siguiente fase. Superior Spider-Man acaba aquí, pero no así las aventuras del trepamuros con Dan Slott al mando.

Y esto ha sido todo. ¿¡…O NO!?


Finiquitamos así el repaso a esta ida de olla que ha diseccionado cincuenta años de enemistad, encumbrado a un villano anteriormente segundón, y demostrado a los lectores que es Peter Parker el que hace grande a Spider-Man. Odio, pasión, rechazo, curiosidad… el Spider-Man Superior ha dejado indiferentes a muy pocos, y dejado claro que Dan Slott podrá tener muchos defectos, pero la improvisación y la falta de cariño y buen hacer hacia el material que escribe no forman parte de la lista en la humilde opinión de quien escribe estas líneas.

Sólo añadir que en este Caso Cerrado  se reseñaban solo los episodios relevantes de la trama orquestada por Dan Slott, pero la edición española también incluye episodios de Superior Spider-Man Team-Up y Superior Foes of Spider-Man que, salvo alguna excepción, han sido obviados del análisis.

Volveremos a vernos por los tejados de la Zona.
¡No soltéis la red!

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. xavisase dice:

    Totalmente de acuerdo con el Caso Cerrado. Se pueden decir muchas cosas de Superior Spider-Man pero improvisado no es en absoluto una de ellas. En algún momento le dijeron a Slott”oye que en Abril se estrena TASM2 y entonces la cosa se aceleró un poco,pero aún así el resultado es impresionante.
    Para mi el momento álgido(hasta ahora) de Slott como “arquitecto” de multiples tramas es ni más ni menos que el arco de Necessary Evil, en especial la parte del 2099. Prácticamente cada dialogo, y cada viñeta,está elaborada AL MILIMETRO para desarrollar tramas futuras. La primera aparición de la identitad secreta del Rey Duende en la serie, la trama de Carlie, el primer indicio del regreso de Peter… Y todo ello aderezado con el nuevo y totalmente lógico descubrimiento sobre la mitología de Spider-Man 2099 y Alchemax, que la explosión de Horizon sea resultado de todos los accidentes sucedidos a lo largo de “Big Time” ,y el más que obvio recurso para recuperar a Otto en el futuro *guiño guiño*

    A partir de ahí la cosa sigue manteniendo el nivel,pero fue ese arco el que me hizo decir HOS-TIA-PUTA

    Lo que siempre me dejó rallado de ese arco es que la tumba de Otto estuviese vacía cuando Carlie fue a visitarla. ¿Realmente se entretuvo Amenaza en vaciarla para que Carlie se cagase de miedo o había algo más detrás?

    En fin,gran colofón para la serie que reivindicó una vez más a Peter como el gran personaje que es y puso a Otto en el olimpo de los villanos en que se merecía estar

    • Juanan Brundle dice:

      Gracias por el comentario Xavi. Y sí, a nivel de desarrollo argumental de tramas pasadas y futuras, Necessary Evil es muy tocho. Aunque para mi el punto álgido de la serie será el #9, el de la batalla mental. Creo que es uno de mis episodios favoritos en la historia del personaje.

      Yo en estos momentos me hallo teorizando: ¿Qué será de Otto durante Spider-Verse para que acabe volviendo a “ese” momento de Necesary Evil con la memoria borrada? Y si es el Spiderman Superior de otro universo el que vuelve, y el origiBASTA JUANAN.

Deja un comentario, zhéroe