CARS. Esta sí es menor…

ZZCARSTítulo original: Cars
Año: 2006
Director: John Lasseter, Joe Ranft
Guion: John Lasseter, Philip Loren, Kiel Murray, Dan Fogelman (Historia: Jorgen Klubien, Joe Ranft)
Reparto vocal: Owen Wilson, Paul Newman, Bonnie Hunt, Larry the Cable Guy, Tony Shalhoub, Cheech Marin, Michael Wallis, George Carlin, Michael Keaton, John Ratzenberger
Sinopsis: El aspirante a campeón de carreras Rayo McQueen parece que está a punto de conseguir el éxito, la fama y todo lo que había soñado, hasta que por error toma un desvío inesperado en la polvorienta y solitaria Ruta 66. Su actitud arrogante se desvanece cuando llega a una pequeña comunidad olvidada que le enseña las cosas importantes de la vida que había olvidado.

El título habla por sí solo. Si decimos que “…Bichos es menor” es porque la comparamos con titanes de la productora como Toy Story, Ratatouille o WALL-E, pero en sí misma es una película fantástica, todo un clásico del cine animado.
Pero Cars

Dejemos algo claro: No es una mala película. De hecho, es muy válida y decente. Pero es un primer aviso de que Pixar podía entregar un producto vacío sin ninguna ambición artística. La mencionada ‘Bichos’ o ‘Buscando a Nemo’, que ya sabéis que no es de mis favoritas a pesar de ser estupenda, tenían unos chispazos de pura genialidad que las identificaba como obras de Pixar. No podían venir de otro sitio. Pero ahora, justo cuando el estudio apostó por una vertiente adulta y oscura, justo cuando se había demostrado que ya estaban listos para los protagonistas humanos, justo cuando estaban a las puertas de un nuevo salto evolutivo… Nos dan una historia mil veces vista, sin nada novedoso o chispeante ni en forma ni fondo, sin ningún punto genial, ni una sola vuelta de tuerca. Es una cinta muy poco Pixar.

Y diré más, lo de sustituir a las personas y animales por coches y demás vehículos me parece una chorrada tremenda. ¡Mi Pixar no hace esto! Mi Pixar, de hacer una peli con coches, nos habría mostrado las aventuras de nuestros coches, los que las personas usamos a diario. Habría hecho algo como ‘Toy Story’, pero con coches. No hubiese sido novedoso, pero habría sido algo propio de Pixar. Pero, ¿Esto? No está explorando los sentimientos y la psicología de los coches (ya me entendéis). No. Simplemente coge la historia del orgulloso y egocéntrico urbanita que descubre a la fuerza las bondades de la tranquila y humilde vida rural, conoce a una serie de estrafalarios personajes que acabará adorando y se enamora de la chica guapa del pueblo, que por supuesto, al principio odia. Y en vez de personas, son coches. Ni más ni menos. No es una original vuelta de tuerca, es… Nada. Una excusa para volver a contar esta historia. Una historia bonita, de las que ponen a uno de buen humor… Pero impropia de Pixar, pues no aporta nada a su filmografía. Además, desde un punto de vista de lógica interna, se desmorona por completo. Si no hay humanos (y no los hay), ¿Quién construyó los edificios de este mundo? ¿Por que este mundo es idéntico al nuestro? Quiero decir, una Tierra en la que nunca hemos existido y la raza dominante son los vehículos podría ser una idea interesante de ciencia-ficción, pero que estos nos sustituyan a nosotros en esta Tierra… Absurdo.

No es una fábula en la que vemos el mundo a través de los ojos de los coches. No es una ida de olla curiosa sobre una civilización alternativa de coches. Es una gilipollez. Coches (comportándose como personas) en vez de personas. Perdonad que insista, pero es que no doy crédito. Si al menos esta chorrada se aprovechase desde un punto de vista cómico… Pero no. Cuatro gracietas en plan “jiji, hacen eso porque son coches, no personas“, y ya. Podría parecer que este planteamiento arruina la peli, pero no. Uno se acostumbra a semejante bobada, y por muy tópico que sea lo que nos están contando, esta gente sigue narrando que da gusto, así que mentiría si dijese que no lo disfruto al 100%.

Los personajes, con Mate a la cabeza (al menos en esta no es cargante en absoluto), son memorables. Divertidos, entrañables y carismáticos. Incluso el protagonista, Rayo McQueen, por muy engreído que sea al principio. Son ellos los que permiten que la historia, pudiendo predecirse de principio a fin, nos enganche y emocione. Porque sí, hay instantes verdaderamente emotivos, como aquél en el que “la chica” de la peli le cuenta a Rayo la triste historia del pueblo. Esta escena, y alguna otra, es la prueba de la habilidad de los chicos de Pixar como cineastas, independientemente de la calidad u originalidad de la historia. Además, hay puntos cómicos bien buenos y el ritmo es el ideal para dejarnos disfrutar del pueblecito. Se nos contagia su buen rollo.
Y aún no he hablado de las dos carreras que muestra el film, quizá lo único que aprovecha el hecho de que los protagonistas sean coches. Emocionantes hasta decir basta, sobretodo la del final, con un McQueen cambiado, poniendo en práctica los valores aprendidos.
Además, son un auténtico espectáculo. Y es que la cinta, visualmente, es una auténtica maravilla, no se puede negar

*     *     *
No hay mucho más que decir. Los puntos negativos son gordos y ocupan más espacio en esta crítica, pero insisto en que el resultado final no se ve empañado por ello. ‘Cars‘ es una película decente. Infantil, tópica, intrascendente, un simple capricho para Lasseter. Pero muy decente.

Como anécdota, señalar que esta es la última peli que Pixar hizo como estudio independiente. Tras esta, Disney pasó de distribuir a Pixar a… bueno, poseer a Pixar y hacer de ella una hermana para Walt Disney Animation Studios (la productora que nos da los ‘Clásicos Disney’, vaya). ¿Se nota en algo esta unión? Bueno, en WDAS sí, pues los jefazos de Pixar pasaron a ser también los jefazos de dicho estudio, pero en Pixar siguieron a lo suyo, como demuestra nuestra siguiente película. La dirige Brad Bird, y por tanto, es una absoluta joya.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe