CAPÍTULO 0. ¿Quién dijo que el humor estaba muerto?

Título original: Capítulo 0
Fecha 1ª emisión: 11 de septiembre, 2018
Cadena: Movistar+
Creador: Ernesto Sevilla, Joaquín Reyes, Marc Crehuet, Miguel Esteban, Raúl Navarro, Luismi Pérez, Sergio Sarria.
RepartoJoaquín Reyes, Ernesto Sevilla, Raúl Cimas, Javier Botet, El Gran Wyoming, Arturo Valls, Paco Calavera, Verónica Forqué, Eduardo Antuña, Natalie Pinot, Juanma Lara, Karina Kolokolchykova, Adriana Torrebejano, Cristina Gallego, Armando Buika, Julián López, Andrés Velencoso, Miren Ibarguren, David Pareja, Fernando Gil, Miguel Noguera, Sabrina Praga, Paco Churruca, Pilar Bergés, Boré Buika.
Temporadas:
Episodios: 5
Género: Humor / comedia / parodia
Valoración: Esto ya lo he visto, pero aquí mola más

Vivimos tiempos raros. Ahora hay que tener cuidado de qué se dice, porque seguramente le moleste a alguien. Es la era de los ofendidos. Antes era más fácil señalarlos, pues los que utilizaban frases lapidarias como “hay libertad de expresión” o “que cada uno opine lo que quiera”, solían ser el tipo de persona que solo aplican estos mantras cuando se refieren a ellos mismos. Pero ya no. Nunca más. El nivel de corrección social y postureo ha llegado como si un brote de gripe española se tratara, sin dejar títere con cabeza. Con la llegada de las redes sociales han aparecido trincheras “ideológicas” que disgregan todavía más a la población y la eterna falacia del tu quoque ha alcanzado cotas desconocidas hasta la fecha. Lo dicho, antes era sencillo localizar a estos idiotas. Ahora somos todos. No sabemos llevar nada a buen puerto, lo radicalizamos todo y seguimos yendo de listos, casualmente en una época en la que el analfabetismo ha aumentado en nuestro país (ojo, aumentado) y somos más tontos que nunca, aunque lo disimulamos. Regular, pero lo disimulamos. Y uno de estos grandes damnificados ha sido el humor.

Con bichos así, cualquiera se piensa lo de hacer humor. Aunque el marciano mola.

Porque recordemos que no hace mucho una persona estuvo a punto de ir a la cárcel por escribir un tuit sobre Carrero Blanco. Un chiste que se ha hecho infinidad de veces y en incontables ocasiones, pero que algunos jueces y políticos de tendencia a alzar el brazo cuando les pega el Sol en la cara decidieron que ya no tenía gracia. Ya ves tú, como si un dictador muerto se fuera a venir arriba a estas alturas. La cosa fue escalando hasta el famoso momento en el que Dani Mateo tuvo a mal sonarse los mocos con un trozo de tela. La tela era rojigualda y eso tampoco gustó a los mismos de antes, lo cual le llevó a juicio. De ahí para abajo, señores. Se acabó todo tipo de chistes. Humor aséptico debido a que los mismos de siempre se ofenden y toman acciones legales. Luego todo fue ruido molesto y humoristas venidos a menos que imitaban a mujeres maltratadas diciendo que lo de la bandera estaba feo, ya que el maltrato lo mola todo. Descanse en paz el humor y la cordura.

Sin embargo, siempre queda un rinconcito para la esperanza. Sobre todo si es para el humor, que por mucho que se le ponga grilletes, jamás se le puede controlar. Habemos de los que nos gusta reírnos de todo, los que tenemos un humor socarrón e irónico y de los que pensamos que el color que mejor le va es el negro. Pero si hay algo que consigue mejorarte la vida y darte años de salud es el humor estúpido. El que es lo suficientemente inteligente y enrevesado para que puedas reírte como un imbécil viendo como los demás te emulan quedándose en la mera superficie. Y es que toda una generación quedó huérfana cuando desapareció Muchachada Nui. Esa continuación espiritual de La Hora Chanante caló demasiado hondo en mucha gente que veía en esos chalados una vía de escape a la realidad agobiante que vivíamos. Una manera sencilla e inteligente de ridiculizar todo lo parecía tabú o intocable, todo con un toque cutre e improvisado que no sabías si en realidad tenían guión o iban sobre la marcha.

Si es verles la carica y ya te entran ganas de echarte una risas buenas…

Pero la espera de todos estos años ha valido la pena. El pasado año se estrenó la serie de televisión Capítulo 0, un proyecto capitaneado por Ernesto Sevilla que nos muestra el primer episodio de una típica serie con todos sus clichés y topicazos. En cada uno de estos veremos temáticas tan dispares como tertulias, marcianos, novela negra, sitcoms, medicina, policíaco o sci-fi, tratados con tanto cariño como desdén. La idea en sí me parece una genialidad, ya que puedes ver los capítulos en el orden que te dé la gana al ser estos autoconclusivos y buscar parodiar cada una de estas temáticas anteriormente mencionada. Lo genial es que todos estos episodios tienen sus protagonistas y su trama principal, la cual va evolucionando de manera muy loca hasta llegar a un desenlace idealizado. Nada de sketches sin ninguna relación entre ellos o algo parecido; aquí lo que se busca es presentarnos cinco capítulos piloto de diferentes series ficticias. Ahí es nada.

Entiendo que lo primero que se puede pensar de todo esto es que no habrá por donde cogerlo, pero nada más alejado de la realidad. Pese a lo que pueda parecer, el equipo formado por Ernesto Sevilla, Joaquín Reyes, Raúl Cimas y demás, demuestra que están curtidos en mil batallas y son capaces de meterse en cualquier papel sin ningún tipo de problema. Es más, mediante la caracterización y guiones con personalidades prototipo, nos muestran personajes totalmente distintos de un capítulo a otro. Esta dificultad añadida es lo que le da todavía más empaque. Sin olvidarnos de que se pasan todo el rato riéndose hasta de su sombra, con un toque de humor estúpido que no hace más que reforzar la idea de que estos tipos son muy grandes. No importa en qué berenjenales se metan, siempre saben salir con alguna parida. Todo ello sin descuidar la necesaria crítica, los cameos geniales y la cantidad de referencias a la cultura popular que se sueltan (inclusive tienen un pequeño hueco para Rick & Morty). Un auténtico producto de calidad que, gracias al apoyo de Movistar+, demuestra el poder del humor en un medio tan fuerte como el audiovisual, especialmente en unas fechas tan horribles para llevarlo a cabo.

Todo tiene cabida en esta serie. Hasta el vestuario de Joaquín Reyes.

Esta claro que podrá gustarte más o menos, pero Capítulo 0 hace las delicias de todos los que nos hemos criados con toda esta panda de locos. Una vuelta de tuerca necesaria al mundo de la televisión y sus productos, de la mano de auténticos genios del humor absurdo que demuestran estar a la altura de los más grandes del medio. Para mí ha sido un soplo de aire fresco en un mercado que me tiene saturado de siempre lo mismo, que apantalla la realidad con mensajes superfluos y vacuos. Para eso prefiero reírme de todo. Ya va siendo hora de que traten al espectador como a alguien inteligente. Aunque sea mediante la más pura absurdez

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. chaconator dice:

    yo la vi del tiron y me hizo gracia sobre todo elk ultimo capitulo xD

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.