Camino a SECRET WARS #8: “EL VIEJO LOGAN, un western crepuscular post-apocalíptico”

Continuamos complementando a nuestro seguimiento de Secret Wars,
evento que esta semana estrenaba el homenaje a un what if  protagonizado por
el más carismático y conocido mutante del universo Marvel.

A finales de la década pasada, Lobezno cayó en manos del mediático especialista en versiones alternativas de héroes, Mark Millar, quien entregó un nuevo mundo para el recuerdo que, a partir de ahora, podremos explorar como parte de Battleworld. Hablamos de…

EL VIEJO LOGAN
de Mark Millar y Steve McNiven


Título original
:

Wolverine: Old Man Logan HC/TPB
Guionista: Mark Millar
Artista: Steve McNiven
Entintadores: Dexter Vines, Jay Liesten
y Mark Morales

Coloristas: Morry Hollowell, Christina Strain, Justin Ponsor, Jason Kieth, Paul Mounts y Nathan Fairbairn
Contenido: Wolverine v3 #66-72 y Giant-Size Wolverine: Old Man Logan #1 (Jun. 2008–Sep. 2009)
Publicación USA: Septiembre 2010 (Reedición)
Public. España: Mayo 2013 (Panini)
Valoración: 9/10

 

LOBEZNO Y EL FIN DEL MUNDO
Sin perdón

Después del súper éxito conseguido con Civil War, uno de los eventos más importantes de Marvel (y del que ya hablaremos en Zona Zhero), Mark Millar y Steve McNiven volvían a unir sus talentos en la obra que hoy nos ocupa, El Viejo Logan. La acción transcurre 50 años en el futuro, en un mundo donde los villanos han tomado el poder tras eliminar a la gran mayoría de los héroes. Una vez se alzaron victoriosos, se repartieron América, gobernando cada uno un estado propio. En California, bajo el yugo de un conocido personaje reconvertido en villano, vive Logan, el mutante anteriormente conocido como Lobezno quien, al más puro estilo William Munny, protagonista de Sin Perdón, o el Santo de los Asesinos, ha dejado atrás una vida de violencia para hallar la paz junto a su esposa y sus hijos. Es más, Logan ha jurado no volver a sacar las garras ni atacar a nadie nunca más…

El propio Logan explica mejor que nadie su nuevo modo de vida.

Al no poder afrontar los pagos a los que se ve sometido y sufrir por ello, Logan se verá obligado a aceptar un trabajo que de ninguna otra manera hubiera aceptado, cruzar el país acompañando a un viejo amigo para realizar una entrega sospechosa. Empieza así un road trip por un escenario desconocido para el lector y plagado de personajes, situaciones y revelaciones tan variopintas como divertidas.

Wolverine #67 (Jul. 2008)

Y ésta es la clave de la obra, la diversión. El Viejo Logan no pretende ser una reflexión sobre el uso de la violencia, una mirada a un futuro probable o siquiera indagar en las motivaciones de Lobezno. No, esta obra es un entretenimiento puro y duro donde dos autores a un nivel excelente se lo pasan en grande mostrando un sinfín de situaciones donde todo es posible. Y cuando Millar tiene a su disposición todo el Universo Marvel para trastear con él, os aseguro que el resultado va a ser muy pero que muy divertido, teniendo como primer ejemplo el propio vehículo que utilizan para el viaje.

Así las cosas, paralelamente al viaje de Logan, iremos descubriendo cómo ha cambiado el mundo en los 50 años que llevan los villanos en el poder. Esta es la parte más interesante de la obra, junto con el misterio que rodea a lo que sucedió para que Logan se volviera pacifista, pues la historia principal sigue siendo igual de original en su desarrollo y en su final como lo fue en su inicio. En cambio, descubrir de la mano de Millar cómo sucedió el cambio de poder en el mundo resulta de lo más entretenido y espectacular. La mayor parte de esta información se nos dará con cuentagotas, dado que hay que desarrollar la historia principal, pero cuando un trabajo está bien hecho basta con unas pinceladas para saborearlo. La imagen de Loki a continuación de este texto es el mejor ejemplo. Y hay muchos más a lo largo de toda la obra…

“Tío, te perdiste un pedazo de pelea aquella noche…”. Ahí lo dejo y me quedo tan a gusto.

Pero si algo destaca por encima de todo, es Steve McNiven, que hace un trabajo magnífico en todos los aspectos. Retrata una atmósfera post-apocalíptica excelente, con unos maravillosamente adecuados toques de western, dominando las escenas de acción y el dinamismo con una soltura envidiable y retratándonos la angustia de Logan con un detallismo y un realismo brutales. El dibujante se luce en diferentes splash page donde ilustrar lugares emblemáticos de la historia, dejando unas bonitas postales para el recuerdo, como cuando descubrimos quién es el nuevo presidente de los EE.UU. Por otro lado, el color de Morry Hollowell (y otros) encaja a la perfección con el tono de la obra y sabe darle, bien ese aspecto crepuscular cuando lo necesita, o bien, a su vez, mostrar la crudeza de las escenas más violentas.

Y ésta es la última de las características de Old Man Logan, la violencia. Por un lado tenemos una historia fuera de continuidad donde todo puede pasar, protagonizada por un héroe al que, hasta ese momento, nunca le había temblado el pulso a la hora de matar. Si a esto le sumamos el gusto de Millar por retratar la violencia en su estado más salvaje, os garantizo que habrá escenas para el recuerdo.

Ser pacifista en un mundo gobernado por súper-villanos puede salir muy caro.

En definitiva, con El Viejo Logan estamos ante una obra muy divertida, excelentemente realizada por dos autores en su máximo nivel, protagonizada por uno de los personajes más emblemáticos de la editorial y que sabe sacar el máximo provecho de su peculiar punto de partida. Al fin y al cabo, Logan es el mejor en lo que hace, aunque lo que hace no sea agradable…

Y poco más que decir en este Camino a Secret Wars, salvo quizá una curiosidad: fue el propio Steve McNiven el encargado, junto a Charles Soule, de despedir al mutante de las garras de la continuidad oficial hace medio año en La muerte de Lobezno, y es más que probable que su participación en esta historia tuviera algo que ver.

Esta semana, en Old Man Logan #1, cambiábamos a Mark Millar por Brian Michael Bendis y a Steve McNiven por Andrea Sorrentino. ¿El resultado? Mañana en nuestro seguimiento semanal de Secret Wars

¡Nos vemos en la Zona!

#1: “ÁGUILA FANTASMA: La primera víctima de la guerra es la inocencia
#2: “WEIRDWORLD: De elfos, dragones, hechiceros y la Marvel tolkieniana
#3: WESTERNS MARVEL: De balas, pólvora y cuero crudo
#4: Revisitando PLANETA HULK     #5: Revisitando SPIDER-VERSE
#6: “EL GUANTELETE DEL INFINITO, un drama shakesperiano en seis actos
#7: “REINO DE REYES, un relato cósmico de posguerra

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Juanan Brundle dice:

    Muy buena reseña Carlos.

    Y bueno, QUÉ COMICAZO, JODER. Otra prueba más de que Millar, cuando lleva la correa editorial puesta, es un grande. Los chorrocientos guiños, el ritmo, el arte de McNiven, la imaginación a la hora de crear una distopía aterradora… en fin, de mis cómics Marvel recientes favoritos.

  2. Es lo que hemos dicho muchas veces, el concepto Elseworlds e incluso series de nuevo cuño sin continuidad, hola Image, Vértigo, etc, es lo único que puede aportar aire fresco. Sumale a Millar, McNiven y a Logan y el resultado solo puede ser un clásico instantáneo.
    Eso si, que no la cagen ahora en Secret Wars

  1. 3 Junio, 2015

    […] #1: “ÁGUILA FANTASMA: La primera víctima de la guerra es la inocencia” #2: “WEIRDWORLD: De elfos, dragones, hechiceros y la Marvel tolkieniana” #3: “WESTERNS MARVEL: De balas, pólvora y cuero crudo” #4: “Revisitando PLANETA HULK”     #5: “Revisitando SPIDER-VERSE” #6: “EL GUANTELETE DEL INFINITO, un drama shakesperiano en seis actos” #7: “REINO DE REYES, un relato cósmico de posguerra” #8: “EL VIEJO LOGAN, un western crepuscular post-apocalíptico” […]

Deja un comentario, zhéroe