Camino a SECRET WARS #10: “PROYECTO EXTERMINIO, el nacimiento de la tragedia”

No había terminado aún el año 1990 cuando Marvel ya empezaba a abrir camino en lo que, con el paso de los años, sería recordado como la época de mayor especulación del cómic. La Casa de las Ideas, con el infame Bob Harras a las riendas de la sección mutante, le cogió gustillo a lo de hacer un evento anual con toda la órbita de la Patrulla-X en el que, cómo no, aseguraban que habría un antes y un después en el universo mutante.

Siendo sincero, la cosa no fue nada mal hasta el momento en que se estrenó el evento a reseñar (recuperado para las Secret Wars por… razones), al cual podemos considerar como el abanderado de toda la broza que se publicaría después. Así pues, sólo queda hablar de los cómics en cuestión (en ambos sentidos), por lo que debéis tomar aire, armaros de valor y prepararos para el… 

PROYECTO EXTERMINIO
de Chris Claremont, Louise Simonson, et al.

 


Título original
:

X-Men: X-Tinction Agenda HC
Guionistas: Chris Claremont y Louise Simonson
Artistas: Jim Lee, Rob Liefeld, Jon Bogdanove, et al.
Entintadores: Art Thibert, Joe Rubinstein, Al Migrom
Coloristas: Glynis Oliver, Steve Buccellato, et al.
Contenido: Uncanny X-Men #270-272, New Mutants #95-97 y X-Factor #60-62 (Nov. 1990 – Ene. 1991)
Publicación USA: Agosto 2011 (Reedición)
Public. España: Oct.–Nov. 2006 (Panini)
Valoración: 5/10

 

DEFORMANDO EL MITO MUTANTE
Bolsillos, botones y bajonas

Uncanny X-Men #270 (Nov. 1990)

Varias cosas han pasado tras la desaparición del profesor Xavier, a saber: Tormenta vuelve a ser una adolescente, Jean Grey “ha regresado” de la muerte y vuelto a tomar el rol que le correspondía (y que Madelyne Pryor había suplantado en su ausencia) y, por último, la trifurcación del grupo, liderados por Cíclope, Cable y Forja cada uno de ellos. Como cabe esperar, la falta de compañerismo y la competitividad entre los más jóvenes (y Cable) está asegurada. Pronto, un cuerpo especial militarizado de Genosha se teletransportará a EE.UU. y conseguirá secuestrar a cinco jóvenes de estos grupos: Bum-Bum, Loba Venenosa, Ríctor, Warlock y la joven versión de Tormenta. El estado africano de Genosha es conocido por lavar el cerebro a los mutantes y usarlos como esclavos para cualquier tipo de actividad, ya sea como mano de obra o guardaespaldas, y todavía tienen alguna espina clavada por un anterior enfrentamiento con los hombres-X. Además del odio innato de los genoshianos hacia los mutantes, cabe destacar que el hombre en la sombra no es ni más ni menos que Cameron Hodge, antiguo enemigo de nuestros protagonistas. De este modo, Cíclope y sus compañeros deberán rescatar a los jóvenes antes de que sean juzgados por el fastizoide país africano y pasen a ser meros esclavos sin mente.

¡Porque estamos en los 90, beibe!

Y la historia no cuenta nada más, ya que tanto Chris Claremont como Louise Simonson no indagan en ningún tema político o racial mucho más allá de la premisa. Fue el primer evento mutie que dejó a más de uno con un mal sabor de boca, pese a que sucedieron hechos relevantes con algún que otro personaje que parecía no encajar en la nueva moda venidera de tortazos y explosiones a cholón. También es cierto que Claremont por aquel entonces ya no era más que la sombra de lo que fue en su periplo inicial con la sección mutante, pero es que la pareja de guionistas se vio tremendamente infectada por el virus del guión noventero en el que proliferaban bocadillos o ventanitas con una cantidad indigesta de no-información. En resumen, nos hallamos ante uno de los peores trabajos del dúo Claremont-Simonson que cae en su propia trampa al usar el mismo esquema de guión para todo el evento.

X-Factor #62 (Ene. 1991)

Ahora bien, si el guión tiene síntomas de la enfermedad noventera, en el apartado del “arte” la cosa está en su punto álgido. Los dibujantes de estos cómics, entre ellos Jim Lee y Jon Bogdanove (¿qué fue de este último?) nos consiguen trasladar a la época más oscura y terrible de la historia del cómic. Bueno, ellos y la horda de secuaces que llevan detrás, a excepción del color, que ya sabemos que a finales de los ochenta y principio de los noventa todavía pecaba de precario. Pero, ¿qué es un cómic casposo sin la aportación de turno de nuestro amigo ROB!? Efectivamente señores, no podía faltar el bueno de Rob Liefeld uniéndose a la fiesta y dando su toque especial al evento dibujando los dos primeros números de Nuevos Mutantes y, por descontado, encargándose de sus portadas. Ese arte tan infantil juvenil que le caracteriza…

El ¿arte? de Rob Liefeld no tiene parangón. Ni por dónde cogerlo.

En serio, salvando a Jim Lee que, honestamente, no lo hace tan mal si consigues acostumbrarte a su peculiar anatomía, el resto de mancos que dibujan provocan un tedio considerablemente doloroso. Para más inri, la cosa se enturbia todavía más cuando, probablemente por falta de comunicación entre los diferentes dibujantes de las series, empiezan a representar de forma diferente a los personajes, con mención especial al aspecto de Hodge. No puedo decidirme por cuál me gusta menos: si el ser mecanizado con forma de araña gigante, el amasijo de cables colganderos, hierros y demás elementos afines, o el que es exactamente igual de esperpéntico que el anterior, pero con un cuerpo de corchopán colgado del cuello cual b-boy. Y no nos olvidemos de los botones. Paredes con botones, pistolas con botones, botones con botones… ¡Qué no falten botones, maldita sea!

Eso es lucir un collar y lo demás son tonterías. ¿O eran trajes? Lo que sea…

En conclusión, los noventa fueron muy malos para todos. No puedo recomendar este cómic sin antes avisaros de que vais a sufrir un poco más de lo habitual. Por contrapartida, para los más masocas valientes, puede tomarse la lectura como una lección de historia del noveno arte y de su momento más negro y aciago, que esperemos no vuelva a repetirse con tal magnitud (Nota del editor: …aunque los New 52 casi consiguen resucitar esta época). Y para concluir, he de aclarar que Panini no lo publicó como un evento per se, sino que fue incluido dentro de sus Coleccionables X-Men, por lo que no lo encontraréis como Proyecto Exterminio.

Siempre un placer sacrificarme por vosotros. A este paso terminarán por hacerme mártir.
San Joe de los Tebeos Rancios. Gracias a todos por leer la reseña y recordad…

¡Nos vemos en la Zona!

#1: “ÁGUILA FANTASMA: La primera víctima de la guerra es la inocencia
#2: “WEIRDWORLD: De elfos, dragones, hechiceros y la Marvel tolkieniana
#3: WESTERNS MARVEL: De balas, pólvora y cuero crudo
#4: Revisitando PLANETA HULK     #5: Revisitando SPIDER-VERSE
#6: “EL GUANTELETE DEL INFINITO, un drama shakesperiano en seis actos
#7: “REINO DE REYES, un relato cósmico de posguerra
#8: “EL VIEJO LOGAN, un western crepuscular post-apocalíptico
#9: “HULK: FUTURO IMPERFECTO, gris verdoso

Joe Runner

Jefe tiránico loco y científico de Zona Zhero. ¿O era al revés?

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Mímico dice:

    Pues aquí, difiero. Quizás en global como crossover, no sea más que eso, un crossover (y encima con ROB! dibujando). Pero ciñéndome a la Patrulla-X en particular, no fue tan pésima su participación. De hecho, Claremont, cuya gran y duradera etapa se acercaba a su fin, aprovecha para seguir con sus tramas: nos desvela el destino de Kaos tras pasar por el Lugar Peligroso; devuelve la edad, el pleno control de los poderes y el liderazgo a Tormenta; reúne a los dos subgrupos (el de Banshee, Ororo, Forja y Gambito y el de Lobezno, Mariposa Mental y Júbilo) en uno sólo… Por no hablar de que los cruces con el grupo original (Factor-X) no eran tan frecuentes en aquella época (si no recuerdo mal se limitaban a Inferno y Días del Futuro Presente). Impagable el morreo de Logan a Fénix delante de Cíclope, o el pique de Arcángel con el garras y dibujado por un Jim Lee casi en su mejor momento…

    • Joe Runner dice:

      Hey, me parece un comentario genial que, además de dar un punto de vista alternativo, informa sobre lo sucedido tras lo acontecido en Proyecto Exterminio. Sinceramente creo que tienes razón en todo lo que dices, pero en mi defensa alegaré que mi pésima nota es relación a la reseña en sí, sin centrarme en sus consecuencias. Gracias por el comentario y por la información, ojalá todos fueran así de ilustrativos. Un saludo :D.

      P.D.: Perdón por contestar tan tarde. No he tenido ocasión de hacerlo antes.

  1. 10 Junio, 2015

    […] DEL INFINITO #7: REINO DE REYES   #8: EL VIEJO LOGAN   #9: HULK: FUTURO IMPERFECTO #10: PROYECTO EXTERMINIO   #11: IRON MAN: ARMOR […]

  2. 12 Junio, 2015

    […] DEL INFINITO #7: REINO DE REYES   #8: EL VIEJO LOGAN   #9: HULK: FUTURO IMPERFECTO #10: PROYECTO EXTERMINIO   #11: IRON MAN: ARMOR WARS   #12: MARVEL […]

Deja un comentario, zhéroe