CAGE!, de Genndy Tartakovsky

 


Título original
Cage! TPB
Sello: Marvel Comics
Guionista: Genndy Tartakovsky
Artista: Genndy Tartakovsky
Entintador: Stephen DeStefano

Coloristas: Scott Wills, Bill Wray
Contenido Cage! #1-4 (Dic. 2016 – Mar. 2017)

Publicación USA: Abril 2017
Public. España: Mayo 2017 (Panini)
Valoración: ¡Dulce Navidad!/10

 


El mundo de los cómics está lleno de rumores. Siempre escuchamos que cierto artista (sea del medio o no) va a realizar un trabajo sobre algún personaje o título emblemático, quedando todo en agua de borrajas y cayendo en el olvido. Uno de tantos chismorreos que escuchamos hace ya una década se trató de la miniserie que vamos a reseñar a continuación y que muchos ya habíamos perdido la esperanza con el paso de los años de se fuera a editar finalmente. Señoras y señores, es un orgullo para mí poder hablar de…

CAGE!
de Genndy Tartakovsky

Hay que ver lo bien que está funcionando el mundo superheróico en la pequeña pantalla. No conformes con llevar al cine películas basadas en los protagonistas de los cómics pijameros, ahora la moda es de hacer una serie de televisión de personajes desconocidos para el público no lector. Podríamos abrir un debate intenso sobre los pros y los contras que genera este tipo de promoción, pero no hay que olvidar que las editoriales son realmente empresas dirigidas por crápulas comerciales que sesgan a la población humana en meros grupos distintivos entres sí. El ejemplo más claro lo tenemos en la nueva serie de Batwoman, que se creó para atraer al colectivo LGBT, pero que no cuenta absolutamente nada, ciñéndose solamente al “mercado”. Pero no nos desviemos del tema inicial, pues este boom de series de televisión comiqueras también ha tenido un efecto positivo, y es que muchos proyectos que antaño se dejaron en el tintero, ahora se han podido hacer realidad. Y quiera que no, es un puntazo a favor.

Este tomo es el claro ejemplo de aprovechamiento de la fama o “éxito” de una adaptación televisiva sobre un título para terminar publicando algo totalmente contrario a lo que el seguidor de la serie en cuestión podría esperar. De hecho la historia transcurre a finales de los años ’70, con un Luke Cage ataviado con su antiguo traje de Power Man, que desfila orgulloso por las calles de Nueva York. El quid de la cuestión radica en que los superhéroes de la ciudad están desapareciendo de manera misteriosa y el bonachón de nuestro protagonista no entiende muy bien por qué a él todavía no le han secuestrado. A partir de este momento, la concatenación de situaciones estúpidas, referencias clásicas del universo Marvel y la acción desenfrenada son una constante durante los cuatro números que dura la historia. Me hace mucha gracia al pensar que habrán fans de la serie que terminarán comprándolo y no entenderán absolutamente nada de lo que sucede (sí, soy un ser de odio).

Luke Cage, fomentando el basket entre los más jóvenes.

Y es que Genndy Tartakovsky hace lo que le da la gana. Lejos de seguir un patrón establecido por la editorial para no alejarse en demasía del producto que pretenden vender, el creador de Samurai Jack se lo pasa todo por el forro y empieza a divagar en una historia tan absurda como divertida. Me ha encantado leer artículos destructivos o escuchar a gente soltar pestes de un cómic que hace del absurdo su motor inmóvil. Alejado de la típica historia humorística de la editorial, que tanto está en boga actualmente, Tartakovsky rescata ese humor irreverente lleno de chascarrillos socarrones y situaciones inverosímiles que ya se encuentra en desuso. Además se apoya en un narrador omnisciente que se dedica a contarnos, a modo de chanza, la situación de nuestro protagonista. No le encuentro fallo alguno a un guión que no intenta ser más de lo que da. Incluso diría que la única pega que le veo es que se hace increíblemente corto. Si hubiese sido por mí, habría alargado la ¿trama? un par de números más. Pero lo que Genndy te da, Genndy te lo quita…

En cuanto al apartado artístico, ¿qué queréis que os diga? Me considero una fan loca de Víctor Santos precisamente porque su estilo es muy parecido al del genio moscovita. Obviamente nos vamos a encontrar con todos los vicios que tiene el artista a la hora de dibujar: fondos minimalistas, detalles asíaticos, figuras ridículamente alargadas y una expresión facial y corporal exageradas en cada uno de sus personajes. Y es una auténtica maravilla. Si a ello le sumáis el trabajo de Stephen DeStefano (nombre reduntante el suyo), un dinosaurio en esto del entintado con el que ya coincidió en la serie animada Titán Sim-Biónico y que se encargó también del arte hiperrealista de El Show de Ren y Stimpy, pues ya os podéis hacer una idea de lo genial que me parece el arte. No hay que olvidar el coloreado de Scott Willis y Bill Wray, también conocidos por ser los encargados de colorear la serie de Samurai Jack. Vamos, un staff de lujo.

¡Que no falten ladrones en patines de cuatro ruedas!

Pero tampoco voy a ocultar que cuando leo un tebeo sobre superhéroes tiendo a bajar mi baremo crítico a niveles tan bajos que, en ocasiones, hasta me asombro de seguir leyendo. Pero es que Cage! se aleja de todo lo que estéis acostumbrados a leer, ya seas un neófito o un perro viejo. Es cierto que es una apuesta arriesgada, pues tiene que gustarte el tipo de humor comiquero viejuno y el característico arte de Tartakovsky, pero para los que seguimos sus trabajos es una perita en dulce. Y os lo digo yo, que por mí como si Tartakovsky se pasa más de cien páginas analizando los centipoises de la baba del caracol tigre, me lo voy a terminar gozando. Para terminar de redondear todo, cabe añadir que contaremos con el privilegio de una edición en nuestro país por parte de Panini, por lo que podremos disfrutar todos de esta ida de olla del ruso sin necesidad de ir a morir a la versión americana. ¡Todo son ventajas!

En resumen, Cage! es un cómic para los lectores clásicos que buscan una historia ligera con la que soltarse unas risas, sin ningún tipo de pretensión. Si eres nuevo en esto o sigues la serie televisiva, que sepas que no vas a encontrar nada parecido a lo que conoces y quizá esta sea una manera de adentrarte en el variopinto mundo del noveno arte y su naturaleza cambiante. Pero es que con el plantel encargado de esta miniserie, no existe excusa lo suficientemente grande para no hacerse con el tomo. Aunque sea por hacer bonito en la estantería.

¡Nos vemos en la Zona!

Joe Runner

La inutilidad hecha persiana...

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.