BROADWAY: UNE RUE EN AMERIQUE, de Djief

 

 

Título original:
Broadway: Une Rue en Amérique Tome 1 et 2 HC
Sello: Editions Soleil
Guionista: Jean-François Bergeron (Djief)
Artista Jean-François Bergeron (Djief)
Colorista Jean-François Bergeron (Djief)
Publicación original: Jun. 2014 – Sep. 2015

Publicación España: –
Valoración: Viva el cabaret /10 

 

Oh, mis queridos.
Bienvenidos a un nuevo espectáculo.
El más reciente y novedoso.
¡Venid a disfrutar de una noche mágica!

BROADWAY: UNE RUE EN AMÉRIQUE
de Jean-François Bergeron (Djief)

¿Quién no ha quedado deslumbrado por los paneles luminosos de Nueva York? Sobre todo los de los grandes teatros, esos que nos incitan a entrar en un club nocturno, un cine o un teatro. Los mismos que llevan iluminando la Avenida Broadway desde los años treinta, y que siguen teniendo ese no sé qué especial que nos llama la atención y nos hace dejarnos llevar, aprovechar del espectáculo y transportarnos a otro mundo con su admirable magia.

Pero lo cierto es que todo tiene un inicio, estos magníficos teatros de los que hoy disfrutamos, esta maravillosa cultura de cabaret que hoy nos llena el corazón de nostalgia y nos hace vibrar todos nuestros sentidos, no nació de la nada mis queridos amigos. Nuestras queridas bailarinas exóticas y ligeras de ropa, las cantantes y estrellas principales de estos shows no siempre lo tuvieron fácil, y qué decir de los propios teatros, pues en aquella época de esplendor era muy difícil mantenerse a flote.

“Métete al cabaret” decían. “Verás mundo” decían…

Pues bien, si hoy es cierto que esta gran avenida es una de las más conocidas a lo largo y ancho del mundo, hace un buen porrón de años era el foco de las disputas más crueles y sangrientas (escénicamente hablando) de la década de los ’30. Tanto directores, como dueños y actrices se enfrentaban entre ellos para conseguir mantener sus negocios a flote, hacer carrera en el mundo del espectáculo y marcar la diferencia frente a una competencia cada día más implacable. Aun así, incluso los famosos de hoy no pueden dejar de pasar por algunos de los teatros de esta reputada avenida para hacer algún que otro pase.

Y esto es lo que se ve reflejado en la bande dessinée que nos presenta Djief. Esta lucha encarnizada por llamar la atención del público neoyorkino en plena instauración de la conocida ley seca, y donde los ánimos estaban de capa caída por la Gran Depresión de la bolsa, es representada en dos tomos bajo la historia de dos hermanos que desean mantener a flote el cabaret del cual era dueño el hijo mayor de la familia, quien acaba por suicidarse. He aquí el inicio de una trama que dará pie a este autor a mostrar todas y cada una de las artimañas del medio: desde los problemas financieros por los que atraviesan los hermanos para mantener a flote el establecimiento, hasta las disputas existentes entre las vedettes por ver quién de entre ellas es la mejor actriz y es elegida como la estrella de la escena.

No todo son bailes y risas.

Ahora bien, la historia no hace el todo, pues nuestro autor no solo cuenta con un gran talento literario, algo que demuestra con los diversos entramados del guion y las relaciones personales entre los distintos personajes, llegando a crear un universo mágico excelentemente encuadrado en la época en la que tiene lugar la trama principal. Sino que la misma está acompañada por un arte casi sublime, pues Djief consigue transportarnos al Broadway de los años treinta con un escenario perfectamente creado con unos trazos finos y fluidos, algo que queda muy bien representado en cada una de las bailarinas que dibuja.

Por otro lado, tengo que reprocharle alguna que otra cosa, como la falta de escorzos o de planos cortos, pues no hay demasiados y eso empobrece el movimiento y la fluidez de las viñetas, llegando a hacer de las escenas de baile o representación algo rígido, eso sí, sin llegar a lo desagradable, pero algunos planos tienden a dar la impresión de ser un poco forzados. Otra de las cosas negativas que le encuentro a la mano de nuestro dibujante es el poco detalle y la pobreza de color de los vestidos de las bailarinas, pues los espectáculos son algo recurrente en esta obra, y los trajes no evocan esa luminosidad característica de antaño, ni su detallismo, algo que empobrece un poco las páginas.

¡Camarero, hay una comadreja en mi gin-tonic!

Eso sí, si tengo que ser íntegramente crítica, he de decir que hay momentos en que la historia se me queda coja. El hecho de que el autor haya querido encajarlo todo en solamente dos tomos da una sensación de vacío en algunos casos que deja al lector como si hubiera ocurrido un gran salto del que no está al corriente, o de que la propia historia se ha precipitado a una velocidad pasmosa y no se ha enterado de nada. Algunas de las tramas secundarias quedan completamente en el aire, dando a entender que se resolverán en otro momento que no tiene lugar, ni siquiera al final de la obra. Esto me parece un gran error, porque el precipitar una conclusión que no cierra un ciclo y no concluye en sí misma la obra da una sensación de extrañeza al finalizar la lectura.

¿Recomiendo está BD? No sabría qué deciros. Por un lado me parece una temática muy interesante, y el enfoque desde el que se abarca me parece algo genial. El dibujo es excelente, el trazo es muy fluido, su calidad es muy buena y el colorido es magnífico, pero la falta de detalles en cosas de importancia me hacen bascular hacia una visión negativa. En cuanto a la historia, la narración es ligera y las escenas pasan sin que nos demos cuenta, pero justamente ahí creo que radica el problema fundamental. Deja un sabor amargo en boca del lector, hay algunas escenas que quedan inconclusas y otras incompletas, como si el final estuviera en el aire y, más que crear ansia de leer, el hecho de que finalmente no se resuelvan deja una sensación de frustración. Así que no sé si recomendarla o no. No es una mala lectura, pero tampoco es una de esas joyas de la corona que hay que tener la estantería a cualquier precio.

Venga, chicas. Entráis en viñeta en dos páginas.

¡Y esto es todo amigos!
No os olvidéis de venir a las repeticiones.
Que un espectáculo nunca se prepara en vano.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.