BRITANNIA, de Peter Milligan y Juan José Ryp

 


Título original:
Britannia TPB
Sello: Valiant Entertainment
Guionista: Peter Milligan
Artistas: Juan José Ryp y Raul Allén
Colorista: Jordie Bellaire y Patricia Martín
Contenido: Britannia #1-4 (Sep. – Dic. 2016)

Publicación original: Febrero 2017
Publicación España: Enero 2018 (Medusa)
Valoración: Al César lo que es del César /10

 


Antonius Axia es un centurión de la Primera Legión Romana que recibe un encargo de mano de Rubria, la Gran Vestal del Imperio, para liderar una misión de rescate que lo llevará a enfrentarse con fuerzas de lo desconocido. Pese a superar con éxito este reto Axia queda profundamente marcado por su encuentro con un ser poderoso del más allá, pero a su vez le otorgará la experiencia necesaria para convertirse en un investigador de lo paranormal.

Si con esta introducción no te han entrado ganas de leer este cómic poca cosa más podrá hacer este pobre reseñador, pues tenemos romanos (personajes que siempre me han resultado muy atractivos, no sé si serán esos uniformes tan curiosos, esos cascos con los cepillos de la escoba a modo de cresta, o su leyenda que reza que un día el Imperio Romano era lo único que había en la Tierra), tenemos brujas y demonios y un investigador al más puro estilo Constantine que tiene que lidiar con monstruos paranormales y con monstruos cotidianos como el mismísimo Nerón. Una mezcla de ingredientes tan curiosa como satisfactoria para el lector cuando vaya descubriendo todo lo que ofrece…

BRITANNIA
de Peter Milligan y Juan José Ryp

Lo primero que hay que destacar es el cuidado que han puesto los autores para transportarnos al año 60 D.C. con una introducción excelente de tres páginas (ilustradas magníficamente por Raúl Allen) en las que se explica la figura de las Vírgenes Vestales, un grupo de mujeres de dotes sobrenaturales que formaban una poderosa secta, temida y respetada por todos los hombres del Imperio. El papel de las Vestales va a resultar fundamental a la hora de hacer de puente entre lo cotidiano de la época (soldados, políticos corruptos, la guerra, un emperador loco) y los elementos más fantásticos de la obra (demonios, espíritus, magia) amén de presentarnos un personaje capital en la obra como es Rubria, la Gran Vestal. Una mujer capaz de atemorizar al mismísimo Nerón, que mueve los hilos del destino de los hombres a su antojo sin importarle las consecuencias mientras se cumplan sus mandatos. En un mundo dominado por los hombres (y por uno por encima del resto), un personaje femenino de esta enjundia ofrece un contrapunto muy interesante.

El otro personaje secundario que acaba por robar todas las escenas es Nerón, mostrado aquí con toda la locura que siempre ha precedido a su figura. Si bien, el recuerdo que tenía era el de Peter Ustinov en Quo Vadis tocando el arpa mientras ardía Roma, este Nerón es mucho más joven y mucho más lunático que aquel. Todas las escenas en las que aparece demuestra una personalidad trastornada que, sumado a su casi infinito poder como emperador y a su apetito sexual, dan pie a situaciones de lo más surrealistas. Para el recuerdo queda la escena en que degüella por error a un pobre desgraciado para acto seguido abroncar a sus lacayos por no limpiar el desaguisado que ha montado.

Están locos estos romanos.

Pero se supone que el protagonista es Antonius Axia, el centurión que, después de vivir una experiencia sobrenatural, adquiere conocimientos y habilidades muy especiales que lo convierten en un investigador muy particular. Acompañado de su fiel esclavo Bran da muestras de unas dotes de deducción dignas de cierto detective londinense, lo que sumado a su habilidad con la espada y su trágico pasado acaban por crear un personaje muy bien definido. Todas las facetas de Axia tendrán sus momentos durante el cómic, lo que facilita la inclusión de tantos elementos diferentes en una misma figura sin que un aspecto quede más cojo que otro y consiguiendo que el interés del lector por el personaje no decaiga en ningún momento.

Después de todo Antonius es el protagonista absoluto de la historia y el que servirá de canalizador de todo lo que sucede en ese alejado poblado llamado Britannia, donde todo el mundo parece haber perdido la cabeza y en el que nadie está a salvo de la espada de un soldado, del bastón de un druida o de los monstruos que parecen habitar esos bosques. Así, pese a ser un argumento más o menos convencional, un sujeto peculiar que viaja a un lugar recóndito donde se encontrará más de una sorpresa, el cómic atrapa en todo momento gracias a unos personajes muy bien construidos, a la ambientación de una época en la que pocos cómics se atreven a inmiscuirse y a esas dosis de sexo y violencia a la que tan bien nos está acostumbrando Valiant y que tan bien quedan en el momento histórico que acontece la acción.

Están hechos unos zorros estos romanos.

Peter Milligan, guionista británico cuya carrera nos ha dejado un par de joyas nunca suficientemente recordadas (Skreemer, X-Statix), siempre ha tenido un tacto especial a la hora de arriesgar en sus guiones y aquí consigue reinventarse con una historia diferente a todo lo que puede encontrarse en el panorama comiquero actual. Quizás el argumento no es lo más original del mundo pero sí lo es el trasfondo que le da Milligan y cómo sabe construir personajes para desarrollar los diferentes aspectos que abordará en el transcurso de la obra (la guerra, el poder, la corrupción , religión, pecados del pasado y muchos más). Y todo acompañado de las gotas justas de mala leche para arrancar una sonrisa complice al lector.

El dibujo de Juan José Ryp destaca por su detallismo en todos los aspectos gráficos, desde los rostros de los soldados donde apreciamos las cicatrices de la guerra a las prendas que lucen todos los personajes con cantidad de pliegues en cada túnica pasando por una cuidada ambientación en las escenas más orínicas. Ryp se muestra muy competente también a la hora de caracterizar a los personajes, con un gran dominio de la expresividad facial y un ajuste casi académico en cuanto a anatomía y proporcionalidad de sus figuras. Como colofón tiene un par de escenas, tanto de combate como de representación de criaturas demoníacas para su lucimiento, que aprovecha al máximo para redondear un trabajo notable.

Están algo violentos estos romanos.

La guinda la pone, como siempre, Jordie Bellaire la colorista del momento (no hay cómic bueno que no esté ella implicada) dando una nueva lección del uso del color para crear atmosferas únicas.

Britannia, como casi todo que lleva el sello Valiant en la portada, es un cómic fresco, original y atrevido que explora otros contextos a los habituales en el medio demostrando que en esto de los comics todavía queda mucho bueno por hacer. Mientras las dos grandes editoriales siguen con su política de macro eventos y reinicios en bucle, Valiant no ceja en su empeño de ofrecer cómics de gran calidad. Está por ver cómo afecta la compra de la compañía por parte de DMG Entertainment pero eso, amigos, es otra historia.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Jesús dice:

    Buenas. Tiene una pinta tremenda y me la apunto para una próxima compra. Dos preguntas: ¿es solo este tomo o es serie abierta? ¿Tiene algo que ver con la serie de televisión del mismo título, y que aún no he visto?
    Gracias y saludos.

    • Es serie abierta pero en forma de miniseries independientes con el mismo protagonista. Este tomo puedes leerlo de manera individual y todo queda bien cerrado. De momento sólo hay otra miniserie de cuatro números que no creo que tardemos mucho en ver por aquí
      Y no, no tiene nada que evr con la serie de televisión

      Gracias a ti por comentar!

Deja un comentario, zhéroe