BONE PARISH. Vol. 1, de Cullen Bunn y Jonas Scharf

 


Título Original
:

Bone Parish. Vol.1 TPB
SelloBoom! Studios 
GuionistaCullen Bunn 
ArtistaJonas Scharf
ColoristaAlex Guimaraes
ContenidoBone Parish #1-4 (Jul. – Oct. 2018)
Publicación USA: Mayo 2019
Publicación España: Noviembre 2019 (Norma)
ValoraciónHuesos, huesos, tú eres sólo huesos…

 


Hay una nueva droga en la ciudad, una droga como nunca antes se había visto hecha a partir de los huesos de muertos que consigue meterte en la piel de esa gente cuyos restos estás esnifando. Una droga tan buena que está llamando la atención de los cárteles más importantes del país dispuestos a hacerse con todo el negocio eliminando a su paso cualquier competencia. Esto es…

BONE PARISH
de Cullen Bunn y Jonas Scharf

Las historias con el tema de la droga como eje central tienen algo que consigue engancharme (yep, el chiste fácil va a estar a la orden del día), ya sea por la parte de tipos duros que mueven el negocio, por la fauna que rodea al consumo o por las luchas de poder que giran en torno a un negocio demasiado bueno como para dejarlo en manos de otros. Pese a que es un tema mucho más del medio audiovisual, ahí están Breaking Bad y Weeds por poner dos ejemplos que me encantan, gracias a la enorme diversidad del mundo del cómic actual podemos encontrarlo en las páginas de este tomo tan adictivo (vale, ya paro).

En Bone Parish se añade un elemento más que ya redondea por completo el interés que es el efecto que produce la droga entre sus consumidores. La cuestión es que si esnifas un poco de polvo que viene de los restos mortales de un pintor serás capaz de pintar por ti mismo, si esnifas de un antiguo marine obtendrás sus habilidades de tiro y combate, etc . Las posibilidades son infinitas y ya en esta primera entrega veremos varios ejemplos, a cada cual más interesante, de cómo funciona esta droga conocida como Ceniza.

Esta droga se fabrica con ingredientes 100% naturales.

No hay negocio de la droga sin un cártel detrás que se encargue de la creación y/o distribución y aquí es la familia Winters quien se encarga de todo. Bajo la atenta mirada de Grace, la matriarca que dirige el negocio con mano firme, sus hijos se reparten la creación de la droga gracias al trabajo de campo de León y Wade, los hijos menores, que se encargan de proveer de materia prima (esto es, restos de cadáveres) a Briggite, la única que realmente conoce la fórmula de Ceniza y que siempre está investigando nuevas maneras de tratarla para conseguir diferentes efectos, mientras que Brae, el mayor de los hermanos, es quien se encarga de mover el producto en las calles.

Como en toda familia que se precie, entre los Winters hay problemas, roces y discusiones respecto a cómo llevar el negocio. Las desavenencias propias del negocio se mezclaran con las ambiciones de cada miembro y llegarán a su punto álgido cuando otra familia, ésta más en el sentido mafioso de la palabra, se interese por absorber el negocio. Durante el proceso de negociación quedará patente que el mundo de las drogas es quizás demasiado peligroso para los Winters quienes han llegado tan lejos sin proponérselo y puede que no estén preparados para una opa hostil. Máxime cuando hostil es tan literal como cabría esperar a manos de unos sádicos que quieren hacerse con el negocio a toda costa.

Los mensajeros ya traen hasta cadáveres a domicilio.

Cullen Bunn es un guionista que hace trabajos muy interesantes siempre que no sea en las grandes editoriales. No recuerdo nada suyo de Marvel que me parezca medio interesante mientras que en Harrow County y Death Follows (ambas de género Terror y ambas reseñadas ya por mí) me encanta. En Bone Parish vuelve a cumplir esa condición y ofrece un trabajo notable gracias a la mezcla de géneros y una muy acertada composición de personajes en la que cada miembro de la familia es más de lo que parece y de los que iremos descubriendo más, gracias a un acertado uso de los flashbacks.

En el apartado gráfico Jonas Scharf presenta un trabajo algo irregular, de aspecto feista y sobrecargado que si bien pega con el tono de la historia podría ser algo menos confuso. Algunas figuras parecen desproporcionadas y el abuso de líneas para dar volumen no siempre consigue el efecto deseado. Por lo demás su trazo resulta atractivo, resuelve muy bien las escenas de acción y destaca en las imágenes gore, consiguiendo dotar al relato de un tono oscuro y siniestro. Y el color de Alex Guimaraes acaba por compactar el tono oscuro de la historia empleando muchos grises y siempre con una luz tenue para ambientar las escenas exteriores en las calles y los cementerios. Destaca por contraste en momentos de gran luminosidad como la cena en el restaurante o cuando muestra los efectos de la Ceniza en los consumidores.

Esto sí es un mal viaje y no cuando te ponen garrafón.

Bone Parish tiene todos los ingredientes para triunfar, una historia original centrada en un tema poco recurrente en los cómics y con elemento sobrenatural diferenciador que le permite orquestar escenas más espectaculares que si la acción se desarrollara en el mundo real.

Una duda que me gustaría dejaros a modo de reflexión final es que de poder tomar algo de Ceniza. ¿A qué personaje escogeríais? Ver el mundo a través de los ojos de Hitchcock, Kirby o Mozart, no estaría nada mal y las posibilidades son infinitas, aunque eso de esnifar está mal visto. Claro que el otro día me explicaron una anécdota muy loca al respecto pero eso, amigos, es otra historia…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.