BLADE RUNNER 2049. Réplica de última generación

Título original:
Blade Runner 2049
Año: 2017
Director: Denis Villeneuve
Guión Hampton Fancher, Michael Green
Fotografía: Roger Deakins

Reparto: Ryan Gosling, Harrison Ford, Ana de Armas, Jared Leto, Dave Bautista, Sylvia Hoeks, Robin Wright, Mackenzie Davis, Carla Juri, Lennie James, Barkhad Abdi, David Dastmalchian, Hiam Abbass, Edward James Olmos.

Valoración: Dos mejor que una /10

Sinopsis: Treinta años después de lo ocurrido en la película original, un nuevo blade runner, K, descubre un secreto largamente oculto que podría acabar con el caos que impera en la sociedad. El descubrimiento de K le lleva a iniciar una búsqueda de Rick Deckard, ESE blade runner al que se le perdió la pista.

¡Replicantes saludos, zhéroes!

En la Zona, como en la mayoría del planeta, consideramos a Blade Runner un icono del cine de ciencia ficción y creemos que el estreno de su secuela era un evento con el suficiente peso como para ofreceros una única reseña al uso. Nuestros dos redactores encargados de la sección de cine Alberto Fassbender y Sr.Escribano han unido sus plumas y os presentan dos reseñas, tan interesantes como personales (y siempre sin spoilers), sobre lo que os vais a encontrar el próximo viernes. 

Bienvenidos a la doble reseña de…

BLADE RUNNER 2049

Villeneuve, te pongo un templo.
(Alberto Fassbender, el lover que disfrutó Rough Night)

Ya esta aquí, más de 30 años después nos llega la esperada y temida secuela de uno de los grandes clásicos de la ciencia ficción en el cine. Empezaré contando mi historia personal con Blade Runner ya que creo que es necesaria para ponernos en contexto. Obviamente me gusta mucho y le tengo un respeto profundo por todo lo que influyó en el género de ciencia ficción, pero no soy de esas personas que la tiene como una de sus favoritas o que le profesa un amor infinito. Eso sí, tenía mucha curiosidad por cómo se abordaría la secuela, más que nada por ser la nueva película de uno de los directores en mejor forma del panorama actual: Denis Villenueve. Y, con mucha alegría, puedo deciros que Blade Runner 2049 es algo más que una secuela a la altura.

Todos sabemos que el terreno de las secuelas es siempre algo complicado, y más si vas a continuar algo tan icónico, venerado e importante como fue la Blade Runner original. Pero Villenueve no tiene un pelo de tonto y sabe que si decidía aceptar continuar con la historia de esta película, sería para contar y crear algo que mereciese la pena. Y vaya que si la merece. Blade Runner 2049 me parece uno de los mejores ejemplos de cómo hacer una secuela que he visto nunca. Es una segunda parte que, en vez de estirar innecesariamente los sucesos de la primera o simplemente replicarlos para crear una historia que parecería más una continuación sin poco que contar, como muchas secuelas, se beneficia positivamente del mundo y de los personajes de la original para crear su propia historia. Una realmente sólida, intrigante y con la misma complejidad emocional que la original (o incluso más).

Sin contar mucho de la trama, porque es un increíble campo de spoilers y porque incluso el propio Villeneuve nos pidió que fuésemos lo más discretos posible en el pase de prensa, decir que Blade Runner 2049 parte con una premisa similar a la original, es decir, sigue siendo un thriller noir / relato detectivesco ambientando en un mundo futurista pero decadentemente realista. Esa gran esencia que tan bien funcionaba en la original se mantiene e, incluso, se hace mucho más grande porque en esta secuela asistiremos a uno de esos thrillers con una trama tan intrigante y bien construida que te engancha desde el principio y hace que sus casi tres horas de metraje se pasen volando. Una historia que aunque conecta de manera orgánica con la original, no ofrece nostalgia por nostalgia sino que, cuando mira al pasado, es porque resulta relevante para la historia actual, dejándose sentir casi independiente tanto en la historia como en lo que respecta a ciertos dilemas sobre los replicantes. También amplía el mundo Blade Runner enseñándonos nuevo lugares y enriqueciendo aún más el trasfondo de este gran Universo. 

En cuanto a lo visual, nos encontramos con oro de 24 kilates, y creedme no estoy exagerando, prácticamente cada plano de Blade Runner 2049 es perfección visual. No sólo Villenueve consigue poner en pantalla paisajes realmente bellos y cautivadores (incluso si es algo tan sucio como un vertedero) sino que sabe hacer que todos estos planacos en los que todo es milimétricamente bello hasta rabiar, se ven potenciados por un deslumbrante trabajo de fotografía por parte de Roger Deakins, que hace auténticas virguerías con el uso de la luz, dignas de analizar y comparar con su predecesora.

En torno a los personajes, nuestro protagonista aquí, a quien da vida un Ryan Gosling que se funde en el papel de manera increíble (de lo mejor que ha hecho), es un personaje con la misma importancia que Deckard en la primera parte, pero mucho más complejo emocionalmente hablando. El msimo Harrison Ford está genial, y, al igual que en El Despertar de la Fuerza, su participación aquí no es simple nostalgia barata o fanservice, todo lo contrario, su personaje es importante en la trama y Ford aporta una interpretación memorable. Resulta brutal como Ford, con nada, te transmite esos casi 30 años de soledad que han pasado entre los eventos de la primera y esta. En cuanto a los secundarios, destacan Ana de Armas que sorprende muchísimo siendo uno de los personajes más emotivos e relevantesde la cinta y Sylvia Hoeks quien hace de la sicaria del personaje de Leto y tiene una presencia terrorífica en pantalla que roba muchas escenas. Y Jared Leto, del que diré que interpreta un personaje interesante y, aunque él está notable, la cinta no le da suficiente tiempo en pantalla como para consolidarlo como un personaje tan importante como te quieren hacer creer que es.

Realmente esta película no tiene puntos negativos fuertes, pero sí es cierto que dejan caer algunas cosas que no terminan de desarrollar o explicar, que aunque son elementos externos a la fuerte trama principal, pueden molestar un poco al público, al igual que su lento y pausado ritmo o su larga duración. A pesar de todo creo firmemente que si conectas con la película desde el principio estas dos cosas no te causarán ningún problema.

Blade Runner 2049 es todo un triunfo. Un gran ejemplo de cómo se debe encarar cualquier secuela que se precie y una muestra de que aún se pueden hacer blockbusters con cerebro, chicha y muchísimo que contar. Y sé que muchos os negareis a pensar esto pero, sin quitar el innato mérito de la primera, para mi es una secuela que hace cierta cosas mejor que la original, como todo lo que tiene que ver con su aspecto emocional, con el que se conecta mucho más que con la primera. Pero bueno, eso quizás sea demasiado subjetivo, lo que sí que no lo es, es que estamos ante una secuela que, como idea, sonaba innecesaria a más no poder y al final ha resultado ser, desde mi punto de vista, un imprescindible y robusto título de ciencia ficción que seguramente tenga tanto seguimiento (¿o no?) como la original.

Pero a mí no me gustó tanto.
(Sr. Escribano, el hater que criticó a Mad Max).

Ojalá no estar escribiendo esto, de verdad. Me sienta bastante mal actuar de nuevo como aguafiestas, el que se pone a contracorriente del mundo. Pero más me fastidió no salir tan ilusionado de la proyección como mi compañero. Y ojo, que no quita que me gustara la peli, y bastante, pero la sensación agridulce está ahí. Voy a intentar dar un breve por qué y que sea lo más objetivo posible, cosa difícil porque la peli se me pinchó por manejar mal mis expectativas.

Ah, y sí que os pido que lo leáis después de ver la película. Eso es algo que aconsejo siempre, pero en este caso con más razón. No voy a soltar ningún spoiler, pero sí voy a explicar el esquema emocional de la película, al menos de mi visionado, y es una influencia que no deberíais tener nunca. Id a verla, leedlo y si os sentís identificados comentadlo, si no, comentadlo también porque es una película que pide comentarios a saco.

En primer lugar, durante gran parte de la película me sentí involucrado a medias. No hay nada que pueda señalar con el dedo para echarle la culpa, simplemente me costó un poco de esfuerzo sentir interés real en el devenir de la historia. Gran parte del problema fue por el detonante de la trama, el suceso sobre el que gira toda la historia y permite que exista esta secuela: lo sentí cogido con pinzas, como una forma un poco socorrida de rizar el rizo para justificar revisitar este mundo. Tampoco es que sea gratuito, ni carezca de interés, simplemente me pareció algo tosco y súbito.

Siií, ya sé que estoy con lo subjetivo. Pero la película sigue, y no veo que eche a volar. Durante gran parte del metraje todo avanza muy encarrilado: de punto A a punto B a punto C a punto D, sin nada que trastoque la estabilidad y con unos giros que avisan de su llegada a kilómetros. La sensación se acentúa con el ritmo leeento, del cual no tengo problemas específicos con él, excepto el hacer que la película se sienta aún más estática. No es que no pasen cosas chulas en el camino, pero como diría el Joker, todo va según lo previsto.

Luego la peli se anima, sí. Vaya que sí lo hace. Por unos momentos sentí que toda esta lenta planificación había valido la pena para un tercer acto que me tenía en ascuas y que iba a explotar… hasta que no lo hace. La película ensancha sus miras, pero solo para azuzar la trama principal, sin importar los cabos que deje sin atar. No sé si hay planes para una tercera entrega (que me parecería una absurdez total, aunque ahora supongo que la apoyaría), o es que simplemente Villeneuve tiene una confianza total en la historia que quiere contar, pero deja pasar de largo muchas cosas para centrarse en lo que le importa: Ryan Gosiling y Harrison Ford. Sus personajes, vamos.

Al final queda patente que toda la mitología y toda la grandeza del mundo diseñado por los artistas detrás de los decorados, la imagen o los efectos especiales está en un segundísimo plano para Villeneuve, que hace de su Blade Runner un retrato hondo y desgarrador de lo que significa ser humano. El personaje de Ryan Gosling es la columna vertebral, más de lo que lo fue Deckard, y asombra todo lo que se puede decir con tan pocas palabras y tan pocas expresiones faciales. En ese sentido, es tan potente y tan relevante como la original.

He ahí mi dilema. ¿Sería Blade Runner 2049 tan buena en lo que hace de haber enfocado de otra forma su introducción, nudo y desenlace? Tengo muchas dudas al respecto, aunque creo que no, que hubiese desviado la intención lejos de lo que la hace única. Y sin embargo, sigo pensando que la película es excesivamente plana durante demasiado metraje, y sus balas perdidas, por muy macguffinescas que sean, me siguen frustrando. ¿Jared Leto, illo, qué haces aquí?

Así que sí, estoy hecho un lío y necesito volver a ver la película de nuevo con otros ojos. Ni que decir tiene que a nivel audiovisual es una obra maestra, y que todo el mundo debería ir a verla, formarse su teoría, darle unas vueltas, comentarla con otros y volver a verla tantas veces como sea necesario. Supongo que esperar salir del cine dando saltitos de alegría era ser muy poco exigente. Al fin y al cabo, esto es Blade Runner, y hace honor a su nombre.

Y hasta aquí las primeras impresiones de nuestros redactores de cine favoritos. El resto de los mortales tendremos que esperar con ansia al estreno para comprobar si está o no a la altura del clásico que nos legó Ridley Scott y poder dar nuestra opinión sobre uno de los retos cinematográficos de la década.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. igverni dice:

    Enhorabuena por ambas críticas. Muy interesantes y con su parte de razón. En mi caso coincido completamente con Alberto que al menos en el plano emocional, conecto muchísimo más con K que con todos los personajes de la primera película juntos, exceptuando los dos últimos diálogos de Rutger Hauger.

    Y tecnicamente es brutal. Aunque es una peli lenta si hubiera durado una hora mas yo encantado. Cada plano me ha dejado anonadado.

    El único pero para mi es el final, que no se puede comentar por los spoilers, pero que no evita que el visionado fuera muy muy satisfactorio.

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.