#BlackPantherWeek: BLACK PANTHER. El príncipe de Wakanda

¡Wakandianos saludos, zhéroes y zheroínas!

En una época en la que los cómics pijameros están gozando de una fama increíble gracias a la gran pantalla, era cuestión de tiempo que terminse llegando una película sobre uno de los personajes más importantes y característicos de la Casa de las Ideas: Pantera Negra. La figura del monarca africano que lucha por la paz en su pueblo y se enfrenta a las injusticias mundiales ha dado muchísimo juego en todo el universo Marvel gracias a su delicada situación moral, que le hace anteponer a su propia nación por encima del resto de la humanidad, muy al estilo de Namor (del que también molaría una película).

Por eso desde la Zona hemos decidido hacerle tributo al héroe africano más famoso y querido por los lectores de cómics, dedicándole toda esta semana en exclusiva al personaje y todo lo que la figura de Pantera Negra representa. Es un orgullo para nosotros poder hacer este tipo de semanas especiales (y encima nos divertimos) por lo que esperamos que os lo paséis tan bien como nosotros mientras dure este trayecto panteril. Coged vuestras palomitas, las gafas de leer y preparáos para lo que se viene, zheroínas y zhéroes…

¡Bienvenidos a la #BlackPantherWeek!

Título original:
Black Panther
Año: 2018
Director: Ryan Coogler
Guión: Joe Robert Cole, Ryan Coogler (Cómic: Jack Kirby, Stan Lee)
Fotografía: Rachel Morrison

Reparto: Chadwick Boseman, Lupita Nyong’o, Michael B. Jordan, Andy Serkis, Angela Bassett, Forest Whitaker, Danai Gurira, Winston Duke, Daniel Kaluuya, Florence Kasumba, Letitia Wright, Stan Lee, Sterling K. Brown, Martin Freeman, Phylicia Rashad, Sydelle Noel, John Kan.

Valoración: Querrás haber nacido en Wakanda /10

Sinopsis: T’Challa, tras los acontecimientos de “Capitán América: Civil War”, vuelve a una Wakanda aislada y muy avanzada tecnológicamente, para ser proclamado Rey. Pero la reaparición de un viejo enemigo pone a prueba su temple como Rey y Black Panther ya que se ve arrastrado a un conflicto que pone en peligro todo el destino de Wakanda y del mundo.

Tras 4 meses del estreno de la divertida Thor: Ragnarok (le lanzan cuchillos) llega el rey. Después de su primera incursión en el MCU en Civil War, Marvel Studios nos trae su película en solitario. Y dadas las circustancias se podría decir que Black Panther es la Wonder Woman de Marvel, es decir no es sólo una película de superhéroes más. Y esa es parte de su magia.

Lo molo todo.

Es interesante analizar lo diferente y equilibrada que está siendo la Fase 3 del MCU. Desde que dio comienzo con Civil War y Doctor Strange, todas las películas han sido espectaculares, variadas, visualmente atrevidas, coloridas (POR FIN) y, sobre todo, satisfactorias (hasta Guardianes 2, que me parece la más floja de momento, tiene sus cosas buenas). Pues bien, Black Panther sigue ese camino trasladándonos al maravilloso mundo de Wakanda y regalándonos un producto bastante diferente a lo que nos tiene acostumbrados esta compañía. Y es que Black Panther es una película casi única dentro de este mega universo, no sólo por su asombroso apartado visual sino también por su fuerte trasfondo cultural, siendo posiblemente la primera película de este Universo en dar tanto peso a estos temas.

Pero primero, hablemos de Wakanda, sin duda un personaje más en la película y QUé PERSONAJE. La introducción en la que se nos presenta esta mezcla de tecnología con arquitecturas tribales es una tremenda golosina para los ojos. Os lo juro, quizás me pongo demasiado personal en esta parte, pero hubo momentos relacionados con la presentación de Wakanda y su cultura en los que acabé llorando, pero no de pena, sino de emoción, porque la manera en la que Ryan Coogler te presenta todas su tradiciones y lugares son de tal majestuosidad y belleza que no te queda otra que rendirte emocionalmente ante tanta grandiosidad puesta en pantalla.

Ven, que te voy a dar emoción.

Por si eso fuese poco, estamos ante un héroe muy diferente a lo ya visto en el MCU, y es que T´Challa no sólo tiene un traje del copón con el que se va de misiones a lo James Bond, sino que es un Rey y como rey su máxima es la de proteger a su familia y a todo su reinado. Lo que me lleva a otro de los aspectos que más me han emocionado de la película, el concepto de la familia. Porque aquí nuestros héroes no son grandes amigos que se van a tomar un shawarma después de salvar el mundo, sino que son algo más, son una familia. Y resulta realmente precioso ver como sus interacciones se sienten realmente sinceras y emotivas por ese fuerte sentimiento de unión. Básicamente, sales enamorado de su cultura y con ganas de saber mucho más de ella y en un panorama actual donde muchas superproducciones basan parte de la historia en hacer un wordbuilding de ciertos lugares sin dar importancia a más cosas. En Black Panther no sólo está justificado sino que van más allá y convierten a Wakanda en lugar increíble y muy rico en detalles.

Como ya es habitual en producciones del MCU, aquí se vuelven a mezclar géneros y les vuelve a salir tan bien como siempre. Black Panther son casi dos películas en una. La primera, es un thriller político de espionaje al más puro estilo The Winter Soldier, mientras que la segunda es un fuerte drama real con sus toques shakespearianos y algo de épica. Un cóctel que funciona de maravilla. En el departamento de la acción aunque no sea un festival de set pieces increíbles como lo eran The Winter Soldier o Civil War, sí que cuenta con un segmento, la parte de Corea, que está realmente al nivel de las dos anteriormente citadas. Una parte que sin duda parece sacada de Misión Imposible o James Bond, con un genial y espectacular plano secuencia en un Casino y una posterior persecución automovilística que básicamente es un cruce entre Fast and Furious y una peli de Marvel, vamos, todo un sueño húmedo. También destacar el asombroso diseño de producción y la luminosa fotografía mano de Rachel Morrison. Los diseños tanto de Wakanda como de todos  los trajes tribales y temas similares, es realmente algo digno de Oscar, todo un trabajazo de Hannah Beachler.

Luces, Wakanda y ¡Acción!

En cuanto a los personajes y el reparto, básicamente hasta el más secundario cumple. Chadwick Boseman está genial como T´Challa, quien representa un héroe mucho más serio y sofisticado que a lo que nos tiene acostumbrados el MCU. Michael B. Jordan está brillante y realmente imponente como Killmoinger, pero lo cierto es que aunque es un buen villano que tiene un backstory realmente sólido en el que conectas con él y entiendes por qué hace lo que hace, una vez tiene las herramientas para llevar a cabo su plan, se convierte en otro villano más del MCU, aunque sus motivos sean algo más terrenales y actuales de lo habitual. Por lo tanto, estamos más ante un personaje potente e interesante que ante un gran villano, así que no, no es el mejor de este Universo ni está a la altura de Ledger y su Joker como se ha dicho. El trío de personajes femeninos de esta cinta son una maravilla. Nakia, Okoye y Shuri son personajes femeninos que no sólo se quedan en el aspecto de heroína de acción, sino que tienen una personalidad fuerte y bien definida que acaba siendo lo que te enamora de ellas. Lupita Nyong’o como Nakia hace un buen trabajo aunque no se luzca tanto como sus compañeras Danai Gurira y Letitia Wright, la primera es fácilmente el mejor secundario de la pelicula y una gran robaescenas y la segunda es un amor de personaje, una especie de Q para T´Challa rebosante de ilusión y entusiasmo, siendo la relación que tiene con este especialmente enternecedora. Andy Serkis está realmente divertido y se lo pasa bomba como Ulysess Klaue pero no tiene demasiada importancia en la trama. 

Como aspecto importante a destacar, esta me parece de las pocas películas de Marvel Studios en los que los personajes tienen que lidiar con conflictos morales que tienen un peso real. Ya lo vimos en Iron Man 3 con Tony Stark y su crisis o en The Winter Soldier con el Capi dando la espalda a SHIELD y convirtiéndose en un fugitivo nacional para salvar el día. Pero aquí se lleva a otro nivel con T´Challa lidiando con la responsabilidad de ser Rey y descubriendo, por el camino, que no todo se rige por el bien y el mal, sino que a veces hay otros caminos posibles y moralmente cuestionables para llegar a un fin. También es interesante observar como hay ciertas escenas en las que se habla de política en las que parece que no estas viendo una película de Marvel.

-Desde aquí se ve Toronto entero. -Tú sí que estás toronto Black Panther.

Aunque no todo es perfección. Lo cierto es que mis dos pegas con la película no son muy importantes, pero ahí van. La primera tiene que ver con Killmonger, ya que como dije no me parece el mejor villano de este universo aunque se meriende a bastantes de ellos, pero aún asi creo que todos sabemos que dado el nivel de villanos en este universo esto no es un gran cumplido. La segunda tiene que ver con el clímax. Y es que aunque me parece un tercer acto divertido y espectacular, hay una sensación de dejavú que empaña un poco la intención de frescura y novedad que aporta el resto de la película. Aún así, entretiene muchísimo y tiene un par de momentos épicos, pero en conjunto se siente demasiado familiar.

Black Panther no sólo es otro buen producto del MCU, sino que es una gran película, a secas. Tiene todo lo que te esperas de una producción de Marvel Studios más un montón de elementos nuevos, frescos y sorprendentes que van desde un apartado visual realmente espléndido y asombroso hasta un trasfondo cultural y racial realmente necesario. Una vuelta de Marvel Studios al thriller que, sin duda, se convertirá en una de las mejores y más especiales peliculas de este infinito (guiño a cámara) universo. Abrochénse los cinturones y bienvenidos a Wakanda.

Si queréis saber más sobre los artículos publicados durante esta semana especial, pinchad en el hastag de #BlackPantherWeek y recordad…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.