BIG MAN PLANS, de Eric Powell y Tim Wiesch

 

 

Título original:
Big Man Plans TPB
Sello: Image Comics
Guionistas: Eric Powell y Tim Wiesch
Artista: Eric Powell
Contenido: Big Man Plans #1-4 (Mar – Jul 2015)
Publicación USA: Diciembre 2015
Public. España: Septiembre 2016 (Panini)
Valoración: A grandes problemas, grandes soluciones /10

 


El mundo es cruel, de eso no cabe duda. Cada vez que leo algún tipo de historia en el que el protagonista tiene que soportar algún tipo de rechazo, no puedo evitar sentirme identificado con él. Pero siendo realista, no creo que alguien tenga que ser “diferente” a los demás para sentir ese rechazo y mofa del resto. Simplemente el ser humano es así, temeroso de lo ajeno a él y su manera de defenderse, por llamarlo de alguna forma, es esta.

Menos mal que siempre nos quedan los amigos, gente en la que refugiarnos y con los que beber reír para olvidarnos de todos nuestros problemas. Pero no todos tienen este escape, hay vidas mucho más complicadas. Bienvenidos a la tragicomedia, bienvenidos a…

BIG MAN PLANS
de Eric Powell y Tim Wiesch

Finales de los años 70. Nuestro protagonista, un antiguo veterano de guerra que sufre de enanismo, recibe una carta que hará que toda su vida se desmorone y que tan sólo una palabra cobre sentido a partir de ahora: vendetta. En un mundo que le odia, un país que nunca valoró su trabajo en una guerra repudiada por los ciudadanos y en un pueblo en el que no es bien recibido deberá urdir un plan perfecto, que aunado a las ganas de saciar su ira, se convertirá en una historia trepidante marcada por la tragedia en la que casi no tendremos tiempo para descansar y en la que el personaje principal buscará la linea recta siempre, evitando los desvíos innecesarios. ¡Que corra la sangre!

Cuando no te preocupa perder tu propia vida, cuando pierdes el miedo a perder cualquier cosa, puedes hacer lo que sea. Con esta frase comienza la obra que Eric Powell y Tim Wiesch gestaron una noche de borrachera y tras hacer una especie de concurso de ver quién era capaz de presentar una situación más peculiar y demente que la anterior al grito de “big man plan!”. Y de esta manera, al poco tiempo empezaron a trabajar en la historia de este cómic (con muchísima más profundidad, claro está) en la que los temas centrales son el odio, el resentimiento y la venganza. Nuestro protagonista, como decíamos, vive en uno de los países más racistas y clasistas que hay: USA. Si aunamos a ello que se encuentra a finales de los años setenta y que ha tenido que vivir expuesto a la burla y mofa de gente con menos cultura que un zueco de madera, ya os podéis imaginar el infierno que Powell y Wiesch nos quieren presentar desde el principio mismo del cómic.

¡Vosotros estáis encerrados conmigo!

Contra todo pronóstico, pese a lo especial que es el personaje principal dada su vida y odisea que tuvo que pasar hasta llegar al momento de la historia central, la historia hace que conectes enseguida con él y empatices desde la primera página con su rencor y animadversión hacia todo y todos los que le rodean. Es el claro ejemplo de persona que no tiene nada que perder, que la vida ha golpeado más veces de las humanamente soportables y que, pese a todo, sigue de pie y luchando por aquello que le parece justo. Sin embargo, él también tiene sus fantasmas del pasado en forma de Guerra de Vietnam, que le atacarán una y otra vez durante la historia, dejando claro lo horrible y dura que fue esa etapa para el personaje. Hombre parco y de furia contenida, pronto tomará la expresión  “nunca rendirse” como mantra durante toda su tortuosa vida y que también aplicará a su cacería vengativa.

Creo obligatorio hacer una mención especial al apartado artístico, que es sublime. Todos sabemos del buen hacer de Powell, en su ejemplo más claro con El Bruto, pero es que me sigue maravillando e impresionando su estilo. Un dibujo marcado y cargado, pero claro y limpio que no se suele ver casi nunca al no ser un estilo que se prodigue en el cómic actual. Además de la personalidad propia del dibujante, totalmente inimitable, que hace las delicias de los que somos fans acérrimos de él. El entintando y color también corren de su parte, dándole mayor empaque al apartado artístico de la obra. Soy de los que opinan que, por norma, los dibujantes que se entintan y colorean a sí mismos lo hacen mejor (o más “en sintonía”) que si lo hacen otras personas, y Eric Powell es un claro ejemplo de ello.

La commedia è finita!

Para finalizar, el tomo no es muy grande ya que recopila sólo cuatro números de la serie original, pero es igualmente disfrutable y se deja para alguna relectura tranquila. La buena noticia (si es que la anterior era la mala) es que Panini lo ha traído a España este mismo mes, por lo que podréis encontrarlo en castellano en vuestra tienda de cómics más cercana. Y hasta aquí todo por hoy, haceos con este imprescindible lo antes posible y no os defraudará. Palabrita.

¡Nos vemos en la zona!

Joe Runner

Jefe tiránico loco y científico de Zona Zhero. ¿O era al revés?

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe