BELLA MUERTE, Vol. 2: “El Oso”, de Kelly Sue DeConnick y Emma Ríos

 

Título original:
Pretty Deadly, Vol. 2: The Bear TPB
Sello: Image Comics
Guionista: Kelly Sue DeConnick
Artista: Emma Ríos
Colorista: Jordie Bellaire
Contenido: Pretty Deadly #6-10 (Nov. 2015 – Jun. 2016)
Publicación USA: Agosto 2016
Public. España: Diciembre 2016 (Astiberri)
Valoración: Hay que leerlo antes de morir/10

 

 

Vamos a morir. Nada ni nadie va a cambiar eso. Sé que no es la mejor manera de empezar mi primera reseña del año, pero estamos hablando de un cómic en el que su título lleva la misma palabra incluida,  así que uno de los temas centrales es la muerte. Claro que para que haya esto último primero tiene que haber vida, porque no existe la una sin la otra. Y de eso trata…

BELLA MUERTE
de Kelly Sue DeConnick y Emma Ríos

Mientras una mujer espera en el lecho de su muerte que llegue su hora recibe la visita de La Parca, pero antes de que llegue el fatídico final, su hija le pide un último favor: que espere hasta que su hermano regrese de la guerra para poder despedirse de su madre. Como si de la película Salvar al Soldado Ryan se tratara, dos de los soldados de La Muerte irán en busca del chico hasta el corazón de la Primera Guerra Mundial, tratando de salvar una vida en mitad de un infierno mortal.

Cuando vas a morir, en tú último suspiro, vendrán a ti todos aquellos asuntos que no tienes en paz y que no dejarán que te marches tranquilo hasta que los resuelvas. El problema cuando estás a las puertas de la otra vida es que no tienes mucho poder de negociación, no hay nada que puedas a ofrecer a aquel que te lo va a arrebatar todo. Quizás por eso la negociación la hace la hija de la moribunda sin ser consciente de todo lo que hay en juego cuando se hace un pacto con la Dama Fría.

Pese a ser el segundo volumen de la serie y que siempre es mejor haber leído el primero (sobre todo porque también es un cómic cojonudo), la historia puede leerse independientemente y disfrutarse al máximo. Después de todo, es una historia que trata temas universales como el destino, la vida, la muerte, el amor, la amistad y la suerte.

Un pacto que empieza con un beso no puede acabar mal, ¿verdad?

Especialmente interesante me resulta la reflexión sobre la suerte, si es buena o es mala, narrada mediante la historia de un granjero, su caballo y su hijo. Una historia que ya conocía pero que aquí se ilustra magníficamente, como no podía ser de otra manera con estas autoras. La resolución de este debate viene representado por un personaje que simboliza una de las caras de la suerte y que ante la pregunta sobre su identidad responde: “Varía. Así funciona la suerte“. Una frase que viene a resumir a la perfección toda la belleza de esta obra, cuyo mensaje va calando poco a poco, pero permanecerá durante mucho tiempo en el lector.

Toda esta poesía viene de la mano de una ambientación minuciosa que te mete de lleno en la suciedad y la crueldad de las trincheras de la Primera Guerra Mundial. Notaremos el barro en los pies, nos calará el frío y la humedad, sentiremos pánico al escuchar las balas pasar, contemplaremos con horror los nuevos métodos para matar que ha inventado el hombre y viviremos de primera mano la crudeza de una guerra histórica. Esta ambientación no estaría completa de no ser por unos personajes muy bien construidos, que forman el grueso de la participación humana en la historia y que retratan todo aquello que se espera de un soldado: camaradería hasta el final, coraje en las peores situaciones, miedo a morir en un lugar solitario… Estos soldados no son más que carne de cañón ya no sólo por estar donde están, sino por la presencia de hasta cinco seres sobrenaturales que librarán su propia batalla en el mismo escenario que ellos.

Uno de esos momentos que te acompañan durante mucho tiempo.

Bella Muerte es una obra de marcado carácter fantástico, esotérico y espiritual, con grandes dosis de elementos poéticos y mucho trasfondo onírico. Tiene también tintes de fábula, con esa mariposa y ese conejito que abren cada capítulo con una pequeña anécdota cargada de significado, como la del oso que da título a este tomo. Todos estos elementos sobrenaturales se combinan a la perfección con la realidad creada a partir de la parte bélica de la obra, complementándose a la perfección los dos estilos para acabar ofreciendo un producto mucho más interesante que si se hubiera centrado únicamente en uno de los géneros.

Pero no puedo seguir ensalzando esta obra sin hablar por fin de los lápices de Emma Ríos, la artista gallega que nos regala aquí su mejor trabajo y no porque los otros fueran malos precisamente. Ya desde el primer episodio apreciamos su cuidadoso acabado, su precisión en todos los detalles de su esplendido dibujo, el gusto por la composición de páginas con el uso de figuras que rompen todos los esquemas y una narrativa tan delicada que también sabe mostrase salvaje en las escenas violentas. Es a partir del segundo episodio cuando hace de cada página una maravilla visual que nos obliga a detenernos cada poco e, incluso, a volver atrás una vez leído el cómic para apreciar toda la grandeza de un apartado gráfico que supone un derroche de talento que no da un momento de respiro.

En todas las páginas hay maravillas como esta.

Donde no hay una composición de página espectacular hay una escena narrativa que fluye sola, cuando no es un juego de viñetas es una splashpage con todo tipo de detalles y, a menudo, es la combinación de todos estos elementos a la vez lo que nos dejará atónitos. Y de regalo unas dobles splashpages para enmarcar  al principio de cada capítulo. Todo un tour de force que no decae en ningún momento y que parecía difícil de mejorar sino fuera por el color de Jordie Bellaire que, una vez más, viene a demostrar que es una artista única en su disciplina.

Bella Muerte es un cómic tan especial como irrepetible, una combinación de géneros y estilos, una nueva forma de explorar todos los límites del medio, una oda a la creatividad, una suma de talentos de tres autoras dando lo mejor de sí mismas y que acaban por ofrecer una obra única que está llamada a ser, sino lo es ya, un clásico del noveno arte.

Todos vamos a morir, pero ningún aficionado al cómic debería hacerlo sin leer esta serie…

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. ¡Enorme reseña, librero atómico!

  2. arkhamkaveli dice:

    Vaya pasada, tío ¡ENORME! Había leído varias reseñas de este cómic pero nunca expresado de esta manera. Así da gusto leer.

  3. Me alegra no quedar de putoloco cuando gocé y reseñé el primer volumen por aquí.

    Carlos, fácilmente tu mejor reseña para la web. Cómo se nota cuando disfrutas de verdad un tebeo nuevo.

    • Muchas gracias Ander, la verdad es que el cómic es una pasada a todos los niveles y creo que una de las grandes virtudes es que sabe llegar a cada lector individualmente.
      Estoy seguro que si este mismo cómic lo hubiera leído en otras circunstancias quizás no me hubiera transmitido tanto.
      Y sí, el disfrute de una obra es fundamental para hacer una buena reseña, ahí esta Locke&Key, Predicador, Scalped y, la mejor de todas, Hulka

Deja un comentario, zhéroe