BEASTARS, de Paru Itagaki

 

 

Título original:
Beastars (ビースターズ)
Sello: Akita Shoten
Mangaka: Paru Itagaki
Publicación original: Sep. 2016 – Actualidad
Publicación España: Jun. 2018 – Actualidad (Milky Way)
Valoración: Pinche furro otaco /10 

 

 

El uso de animales antropomórficos en la ficción no es ninguna novedad, ni en el mundo del cómic ni mucho menos en el del manga, como tampoco lo es ese giro oscuro, tratando temas serios y mostrándolos de una forma bastante cruda. Todo esto hizo que, en su momento, no me llamase mucho la atención la obra que os traigo hoy a pesar de los numerosos galardones que ha ido recolectando. Por suerte y presionado en parte por traer novedades al podcast, me he tragado mis palabras al leer…

BEASTARS
de Paru Itagaki

Tem la alpaca ha sido brutalmente asesinado. La paz en la escuela de Cherryton, donde conviven animales herbívoros con carnívoros, se tambalea con este trágico suceso, partiendo desde un principio de una situación bastante tensa. Casi inevitablemente todas las sospechas recaen sobre Legoshi, un enorme e imponente lobo gris cercano a la víctima que tras descubrirse el crimen se comporta de una forma un tanto extraña. ¿Tiene algo que ocultar? ¿Hasta que punto ha estado relacionado con el brutal asesinato? ¿Volverá la concordia entre razas a las aulas tras este trágico suceso?

Puede que crear una historia de animales antropomórficos que viven en un mundo contemporáneo no sea el epítome de la originalidad, menos aun con el cercano precedente de Zootrópolis que incluso toca temas comunes, pero hay que reconocerle a Beastars algo muy importante: Paru Itagaki sabe como plasmar a la perfección la dualidad civilizado/salvaje en el protagonista. Porque este es el tema en que parece querer centrarse la mangaka dejando totalmente de lado el Macguffin que supone la muerte de la apacible alpaca de una forma que da hasta inquietud. ¿Hasta qué punto es normal en este mundo que un alumno asesine a otro de forma violenta para que no haya una gran alteración en las actividades diarias? El mal endémico que afecta a los mangas a la hora de darle algo de ritmo a la trama en los primeros compases está muy presente en esta ocasión, centrándose mucho más en presentar a los protagonistas a costa de cierta velocidad que ayudaría a engancharse mejor a esta serie. 

Nunca te fíes de un reno que se cree el más alto en la cadena alimenticia.

Retomando lo que hace de lujo Itagaki, el conflicto constante de Legoshi entre su sensibilidad y rendirse ante su naturaleza  salvaje es sin duda lo más atrayente de Beastars, una presentación tan cuidada y acertada que hace de menos al resto de personajes resultando algo anodinos y, en el peor de los casos, cargantes hasta el punto de querer darles una buena colleja. Espero que posteriormente los secundarios pueden llegar a estar más desarrollados que el protagonista, ya que en este primer contacto el único motivo en lo argumental que me insta a continuar es el buenazo del lobo gris y lo adorable dentro de sus estándares que puede llegar a ser.

El dibujo de Itagaki es el otro punto destacado que llama inevitablemente la atención. Con un trajo suave y algo menos detallado en los personajes de lo que suele ser habitual, puede recordar a un estilo más propio de un artista europeo que a uno japonés, lo que no deja de ser irónico al ver las similitudes del estilo de la autora con las del chōjugiga, una suerte de caricaturas antecesoras del manga que ya en el siglo XIII presentaban escenas satíricas protagonizadas por animales antropomórficos. Lo que de verdad es una lástima en el arte de la mangaka es verse limitada al blanco y negro, ya que los trabajos que tiene coloreados a acuarela son una verdadera delicia. Puede que resulte chocante en un principio y hasta cierto punto poco consistente pero, a medida que avanza la historia, se ve una clara evolución en la forma que tiene de dibujar a los personajes, poniendo especial énfasis en los cambios que se producen cuando estos abrazan su lado más salvaje.

¿Qué ganará: el amor o el conejo al ajillo?

Sin tener la premisa más atrayente de la historia, pero con un apartado artístico que rebosa personalidad y, por lo pronto, una manera de tratar al protagonista que da envidia, Beastars ha ido cosechando premios en su tierra natal de forma constante en los últimos años. Es un gran alivio que una editorial relativamente modesta como es Milky Way se atreva a traernos obras que, en el caso de que se tratase de otra empresa, no pasarían del listón de popularidad necesario para asegurarse unos beneficios. No dejéis pasar esta obra bestial.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Ferran

Hago como que estudio Química pero en verdad me inflo a cómics y videojuegos desde pequeño. Soy de esa gente rara a la que le gusta más el manga que el anime.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.