BATMAN: GOTHAM A LUZ DE GAS, de Brian Augustyn y Mike Mignola


 

Título original: Gotham by Gaslight TPB
Sello: DC Comics (Elseworlds)
Guionista: Brian Augustyn
Artista: Mike Mignola
Entintador: P. Craig Russell
Contenido: Gotham by Gaslight #1

Public. USA: Febrero 1989
Public. España: Diciembre 2013 (ECC Ediciones)
Valoración: 6/10

 

Creo que he descubierto el truco de las Dos Grandes para mantener a los fans atados a ellas de por vida, y de lo que hasta ahora me había mantenido a salvo: en cada cómic te dejan con ganas de algo que vas a tener que ir a buscar a otro cómic. Tú vas en pos de tu orgasmo comiquero pero te dejan con las ganas, prometiéndote lo que buscas en otro sitio.

Así que, del mismo modo que el título de Night of the Living Deadpool me llevó inevitable y urgentemente a acabar de leer El Imperio de los Muertos de Romero, mi reciente incursión en las aventuras batmaniacas batmanianas con La maldición que cayó sobre Gotham me ha dejado con las ganas de ver algo del Mignola dibujante más allá de Hellboy, y, dada mi monotemática afición al terror y misterio, no podía acabar en otro título que no fuera…

BATMAN: GOTHAM A LUZ DE GAS
de Brian Augustyn y Mike Mignola

Una historia de Otros Mundos, pero no una cualquiera, que esta es la causante de la creación de este sello de historias independientes, en la que me encuentro de nuevo a Bruce Wayne regresando a Gotham tras años de viaje y llevando al mal consigo (el recurso definitivo), para plantarse en medio de una acción totalmente fuera de la cronología habitual de la serie, pero manteniendo a sus personajes, modificándolos en favor de la historia y el momento en que transcurre.

Gotham a Luz de Gas nos transporta a 1889, a Viena, donde tras una sesión de psicoterapia e interpretación de sueños por parte del mismo Freud, recurrente excusa para contarnos cómo fue el asesinato de sus padres, Bruce Wayne da por concluido su periplo europeo y regresa a Gotham. En el barco de vuelta se encuentra a Jakob Parker, amigo y protegido de la familia Wayne, que también regresa de sus viajes por Europa, arruinado, tras haberse pulido su fortuna. Nada más llegar, el comisario Gordon le pone al día de los avances con las diferentes bandas criminales, el caso del envenenador de la sonrisa permanente, cuyo retrato robot recuerda sospechosamente al Jocker, y un reciente y creciente caso de mujeres degolladas que comienza con la llegada del propio Wayne a la ciudad. Instigados por el comisario Tolliver, todos comienzan a creer que es Batman el causante de todo, y que es un vampiro asesino, pero la falta de excusas ante las salidas nocturnas de Bruce le llevan a un juicio que, a pesar de los esfuerzos de Jakob Parker por ayudarlo, finaliza siendo declarado culpable y con sus huesos en el asilo Arkham. Desde allí tendrá que poner en marcha su mente detectivesca e investigar toda la documentación existente sobre los crímenes de Jack, el destripador, descubrir quién se esconde en realidad tras él y que la gente deje de temer a Batman.

¿Jack el Destripador en Gotham? ¡A por Batman!

Realmente está mejor la idea que el planteamiento, y se podía haber sacado más chicha de la historia del destripador y de la investigación en sí, que simplemente nos cuenta que Batman se ve obligado a realizar su trabajo de detective desde una celda, pero no nos cuenta el avance de sus pesquisas. La particular fusión de Brian Augustyn se limita a contarnos una historia de Batman más con reminiscencias victorianas del asesino londinense. Creo que era una buena materia prima que no se supo explotar del todo. Y era lo único que tenía que hacer, pues, al ser un número único, no se extiende en el desarrollo de los personajes y usa a los ya conocidos (Alfred, Gordon, Tolliver…) e introduce uno nuevo que, Oh! Sorpresa! Resulta ser el malo. No, no me acuséis de spoiler que se ve desde el principio. No he sido yo la que no ha dado nada más que una opción al lector. Bueno vale, en el barco se nos habla de un miembro de la realeza que escapa por un escándalo con una mujer, pero es una sola viñeta y no vuelve a mencionarse en ningún sitio. Con todo y con eso, lo que en un primer momento parece previsible tiene un atisbo de genialidad y de intriga en los motivos que llevan al asesino a cometer esa cantidad de crímenes en serie.

Por suerte, aunque la historia no me haya convencido del todo, reconozco que mezclar a Batman con Jack el destripador ha sido motivo suficiente para curiosear, y que, en el fondo, yo aquí he venido a hablar de Mignola. Y, a pesar de la parrafada del principio, he encontrado lo que buscaba. Un Mike Mignola que todavía no tiene la fuerza del dibujo de Hellboy, pero en el que ya se vislumbra el trazo. Las mandíbulas cuadradas están ahí y su estilo oscuro de toques góticos, pasado por la tinta de P. Craig Russell, da un resultado final muy bueno. El estilo de uno y los tonos apagados del otro, hacen de la remodelación de Gotham un gran trabajo de documentación que hace que parezca recién salida de la Revolución Industrial. Además Mignola, como buen fan del género de terror sabe sacarle partido a la oscuridad y nos regala escenas de asesinatos en las sombras y Batman divagando sobre los tejados que bien merecen elevar mi puntuación final del cómic. Si tuviera que valorar sólo la adaptación del mito del destripador y su abrupta resolución, no sé si alcanzaría el aprobado.

Con lo que esto hubiera dado de sí…

Para finalizar, comentaros que este Gotham a Luz de Gas propició una segunda parte, Master of the Future, del mismo guionista, pero con Eduardo Barreto a los lápices y tintas. Las dos historias autoconclusivas se encuentran juntas en la edición de ECC, en un mismo tomo y bajo el mismo título, pero esa ya, es otra historia.

¡Nos vemos en la Zona!

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. arkhamkaveli dice:

    Otra gran historia que, como bien dices, solo rasca la superficie pero que con Mignola de por medio parece más de lo que es. Aún así es una buena lectura (sale Batman ¡qué voy a decir! xD). Un acierto por parte de ECC haberla publicado junto a ‘Master of the Future’. La compra del tomo fue más fácil así :P

    • La verdad es que pensaba que iba a ir por otro lado la historia, pero lo que digo ahí arriba, que para un número tampoco puedes extenderte mucho más. Aún así, lectura entretenida y divertida. Y saber algo más de Mignola no le viene mal a nadie.

      Gracias por comentar :)

  2. Un Dani dice:

    Ser un adolescente fan de Hellboy, fan de Bruce Timm, fan de Tim Burton, y encontrarte esto. Aún siendo consciente de lo cutre que es el trabajo de guión, no fliparlo mucho era imposible.

  3. Un Dani dice:

    Y From Hell, claro. Que por aquél entonces me leía From Hell una y otra vez, entendiendo supongo que el 2%, y que de pronto Batman se enfrentase a Jack tuvo un puntito orgásmico.

    • Es lo que tenemos la gente curiosa, que una cosa nos lleva a la otra y siempre hay algo nuevo a lo que echarle el guante. De hecho From Hell es lo que tengo ahora entre manos. No creo que entienda más de ese 2% pero ahí ando :)

      Gracias por tus comentarios :))

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.