BATMAN: EL EPISODIO PERDIDO, de Len Wein y José Luis García-López

 


Título original
:

Batman ’66: The Lost Episode TPB
Sello: DC Comics
Guionista: Len Wein, Harlan Ellison
Artista: José Luis García-López
Colorista: Alex Sinclair
Contenido: Batman ’66: The Lost Episode #1
Publicación USA: Noviembre 2014
Publicación España: Abril 2015 (ECC Ediciones)
Valoración: Escondidos solos tú y yo, atrapados sin poder salir

 

Durante la década de los años 60, los niños americanos disfrutaron de la serie de Batman, aumentando la popularidad del personaje pero disminuyendo su seriedad, conduciendo al héroe al terreno de la comedia. Es posible que muchos no reconozcamos ahí al Caballero Oscuro, pero gracias a Adam West, Burt Ward, Julie Newmar y César Romero, Batman y compañía llegaron a las casas de millones de familias, convirtiéndose a día de hoy en un producto clave en la cultura popular. Además, las nuevas producciones cinematográficas no se han avergonzado de hacer pequeños guiños. Y en Internet hay montones de memes y GIFs de diversas escenas. Tras 120 capítulos y 3 temporadas, la serie fue cancelada. Sin embargo, hubo un episodio que, pese a estar guionizado, nunca se llegó a grabar. Muchos años después, pudimos tener la versión de este libreto en formato cómic. Se trata de…

BATMAN: EL EPISODIO PERDIDO
de Len Wein y José Luis García-López

Cuando la serie de televisión de Batman estaba en antena, Harlan Ellison, un aclamado novelista de ciencia ficción, decidió crear un argumento para incorporar a Dos Caras. A pesar de ello, el episodio nunca llegó a ser grabado y Harvey Dent nunca salió en el programa. Originalmente, el famoso villano iba a ser interpretado por Clint Eastwood, pero tras la cancelación, nunca llegó a la pantalla. Sin embargo, casi cinco décadas después, los autores Len Wein y José Luis García-López decidieron recuperar esta historia y adaptarla en un cómic.

Aquí se nos presentará a Dos Caras como un villano con una doble personalidad. Originalmente él era fiscal de Gotham, pero durante un juicio le vertieron ácido en la cara, dejándolo desfigurado y sin que Batman pudiera impedirlo. Esto hizo que cayera en la locura y se dedicara a cometer crímenes. Una característica que llama la atención es que para tomar decisiones, lanza una moneda al aire, y actúa de acuerdo al resultado. Es por ello que termina devolviendo algunos de los objetos y el dinero robados, dependiendo de si sale cara o cruz. De todos modos, el Dúo Dinámico formado por Batman y Robin tendrán que detenerlo haciendo uso de la más avanzada tecnología para poder adelantarse a sus pasos para impedir que Gotham se vea azotada por el crimen y ayudar a Harvey a que se recupere mentalmente de su psicosis.

Aquí llega el doctor con la medicina.

A la hora de leer esta obra, hay que tener en cuenta el estilo pop de la serie de Batman. Estaba muy enfocada a la comedia, los guiones eran bastante inocentes y la complejidad era bastante escasa. Len Wein sabe captar bien el estilo que requiere el cómic, siendo lo más fiel posible al producto original. Es hasta divertido leer las famosas frases del narrador que tenía el programa. El autor deja claro que su objetivo es que con este tebeo nos retrotraigamos a los sesenta, como si se tratara de un episodio más. Seguro que Harlan Ellison no tendría ninguna queja del resultado final de aquel proyecto que realizó hace medio siglo.

Pero sin lugar a dudas, lo más interesante es el fantástico arte del hispano-argentino García-López, uno de esos dibujantes que raramente entran en las listas de los mejores dibujantes de cómics por su corta producción, pero que cambió por completo la industria del noveno arte gracias a su toque fino, clásico y detallista. Posiblemente uno de los artífices más importantes que ha habido en el mundo de los superhéroes y en DC. Y pese a que han pasado muchas décadas desde que empezó a trabajar profesionalmente a los lápices, su trabajo sigue fascinando. Y El episodio perdido no es una excepción.

Cállate, Robin, que estoy pensando.

Sin embargo, toda la fantástica labor de José Luis García-López se ve arruinado por Joe Prado. El entintador destruye por completo las refinadas líneas del dibujante por su uso excesivo de los trazos negros tan gruesos que le caracterizan. Y para nada estoy criticando la labor de este artista, porque algunos de sus trabajos más importantes son espectaculares. Cuando entinta a Ivan Reis el resultado es más que gratificante y disfrutable. El principal problema es que se produce un choque de estilos. Prado realiza mejores proyectos cuando se trata de proyectos grandilocuentes, con usos de splash-pages en los que se busca impresionar al lector. Mientras tanto, José Luis García-López es el estilo clásico por excelencia, quien le otorgó a los superhéroes de DC la que, para muchos, es su forma definitiva, muy de los ’70 y los ’80. Y con esta pareja artística perdemos todos: los lectores por no llegar a gozar al máximo los fantásticos lápices, García-López por ver otra vez más sus trazos desangelados por culpa de un entintador no apropiado y Joe Prado por tener esta mancha en su currículum. Esto no quita que el cómic no llegue a deleitarnos, pero el resultado no llega a estar a la altura de lo esperado, bajando unos cuantos escalones.

Por fortuna, tanto la edición americana como la española incluye a modo de extras todo el cómic al completo a lápiz, sin tintas, ni color, ni diálogo, para poder recrearnos mejor en la obra. Así el trabajo del pontevedrés se ve resarcido. También encontraremos el guión original de Harlan Ellison para la serie, el cual nunca llegó a ver la luz. Hay veces que llegamos a encontrar en los tebeos páginas que son puro relleno para conseguir inflar el precio. No obstante, aquí está más que justificada la inclusión de estos extras, resultando ser curiosidades que aportan y mejoran la experiencia de lectura de esta novela gráfica, que realmente sólo ocupa 32 páginas.

Mira que te he avisado, Robin.

En definitiva, en El episodio perdido tenemos un breve cómic que aprovecha un guión no utilizado para incorporar a Dos Caras al universo del Batman de 1966. Mantiene tanto para bien como para mal el estilo de la popular serie y cuenta con un dibujo soberbio de García-López, el cual se ve perjudicado por no tener al entintador adecuado. Además, es de las obras que mejor justifican la inclusión de extras. Para muchos este no será su Caballero Oscuro, pero es una versión que sirvió para popularizar al héroe y para que, a día de hoy, podamos disfrutar del justiciero más popular y admirado por todos.

¡Nos vemos en la Isla!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.