BATMAN/CATWOMAN: RASTRO DE PÓLVORA, de Ann Nocenti y Ethan Van Sciver

 


Título Original
:

DC Comics Presents Batman/Catwoman TPB 
Sello: DC Comics
Guionista: Ann Nocenti
Artista: Ethan Van Sciver
Coloristas: Echan Van Sciver y Chris Chuckry
Contenido: Batman/Catwoman: Trail of the Gun #1-2 (Oct. – Nov. 2004)
Publicación USA: Diciembre 2010

Publicación España: Agosto 2017 (ECC
Valoración: Bang, bang, my baby shot me down

 


Según un estudio, el año pasado en Estados Unidos hubo 41 tiroteos masivos con un total de 211 muertos. En 2016, la policía de Ohio mató a Tyree King, un joven afroamericano de 13 años, por el simple hecho de llevar una pistola de juguete. Y en Idaho, una mujer falleció en un Walmart cuando su hijo de 2 años sacó un arma de su bolso y le disparó. Estos son solo un par de ejemplos recientes de los problemas que ha habido en Estados Unidos por el libre uso de las armas. Niños incapaces de pronunciar palabras pero que pueden apretar un gatillo, negros asesinados por la brutalidad policial y graves atentados en institutos y universidades son el pan de cada día en América. Pero esto no es un problema nuevo. Y el debate lleva vivo desde hace décadas. Los cómics han servido en multitud de ocasiones para tratar temáticas sociales actuales. Es por eso que hoy reseñaremos una obra cuyo argumento gira en torno al uso de armas y su legalización en Estados Unidos. Se trata de…

BATMAN/CATWOMAN:
RASTRO DE PÓLVORA

de Ann Nocenti y Ethan Van Sciver

En algún lugar de la ciudad de Gotham se encuentra el arma definitiva. Es una pistola incapaz de fallar y que acierta siempre a su objetivo, provocando grandes matanzas. Es por ello que tras una escena del crimen, Selina Kyle se convierte en la mujer más buscada por la policía al ser la principal sospechosa de un asesinato multitudinario. Ella busca demostrar su inocencia y para ello contacta con un periodista al que le confiará todos los sucesos de las últimas horas. Es a partir de aquí cuando Catwoman le contará cómo participó en una carrera contrarreloj con Batman y una legión de criminales de diversa índole para hacerse con el arma. Sin embargo, cada uno tiene sus propios motivos, habiendo conspiraciones, pactos y acuerdos, traiciones familiares y demás enredos. Todo esto mientras se nos presentan ambas posturas sobre la legalidad de las armas de fuego en los Estados Unidos, desde el punto de vista de los debates en televisión hasta el de familias afroamericanas que han presenciado tragedias y discriminación por el color de su piel.

Lo primero que hay que aclarar es que aquí nos encontramos ante una obra claramente protagonizada por Catwoman. El murciélago simplemente es un secundario que hace alguna aparición a lo largo de las páginas y dice algunas frases memorables. Pero ya sabemos que en la industria ver el nombre del murciélago en portada hace que un cómic sea más comercial y venda mejor, pese a no tener un papel principal. Sin embargo, Selina Kyle ha demostrado tener bastante carisma como para llevar el peso de una cabecera, pese a que casi todos los guiones que se le han dado han sido bastante deficientes. Es un personaje con un pasado oscuro, una infancia dura y que ha tenido que aprender a sobrevivir en la calle. Es difícil clasificarla; algunos autores la han puesto como villana del Caballero Oscuro mientras que otros como una aliada. Lo que queda claro es que ella siempre anda entre la difusa línea del bien y el mal, usando su propia moralidad como ley. Tiene una serie de códigos éticos que le impiden realizar algunas acciones.

Muerte por herida de bala: la muerte natural por excelencia en los USA.

Pese a que la premisa de la historia es interesante, rápidamente se diluye, quedando un guion bastante mediocre. Ann Nocenti no tiene miedo en meterse en temas políticos y crear un debate con posturas a favor y en contra. Pero en algunas ocasiones resulta algo soporífero. Hay momentos brillantes, como el intentar exponer a los lectores sobre el problema de las armas y eso debería ser elogiado. Pero falla en muchos aspectos narrativos. Pese a contar con algo menos de 100 páginas, su lectura no tiene un buen ritmo, se hace demasiado lenta y pesada para contar los sucesos a cuentagotas en el primer número e intentar resolver todo de forma muy precipitada en el segundo y la mayoría de diálogos carecen de interés. La idea en sí me parece muy buena, pero está construida de una forma que deja mucho que desear. Pese a ello, aplaudo la valentía de publicar una novela gráfica capaz de tratar de forma seria este problema social y mostrar la opinión política de la autora en contra de las armas, pero sin necesidad de burlarse de la otra ideología. Y es que, al menos en España, parece que en los debates hay que atacar absolutamente todos los puntos contrarios para defender el pensamiento propio. Nocenti da una lección de argumentación, de entender la postura contraria y, aún así, poder defender la tuya propia.

En el apartado artístico tenemos a Ethan Van Sciver, uno de los mejores autores de DC Comics a principios de siglo. Sin embargo, ha sido el propio dibujante quien ha tirado por la borda toda su fama en el mundo del noveno arte. Ahora es principalmente conocido por ser el líder del ComicsGate, un movimiento en contra de la diversidad en los tebeos. Sus declaraciones racistas, machistas, homófobas y a favor del acoso hacia personajes y hasta a autores han conseguido que prácticamente haya desaparecido del panorama. Su única salida están siendo obras financiadas por el micromecenazgo, como Cyberfrog (que creó en la década de los 90).

Ni un cruce de personajes de DC sin su correspondiente pelea, por favor.

Muchos conocimos a este autor por su excelente labor en los New X-Men de Grant Morrison. Pero principalmente se ha destacado en cómics de DC junto a Geoff Johns, como Green Lantern, Impulse, Flash: Renacimiento o Universo DC: Renacimiento. También ha realizado varios números de Batman y algunas otras apariciones esporádicas. En lo artístico, su estilo me agrada mucho. Ha sido un gran dibujante y su labor aquí es muy buena. Al margen de sus ideologías, es uno de esos autores que siempre realiza un muy buen trabajo. Aquí nos regala unas páginas dinámicas, llenas de detalles y con unas composiciones magníficas. Artísticamente hablando el tebeo es muy bueno, aunque puede que su estilo no resulte del agrado de todos, al igual que muchos lo aborrecerán por llevar su nombre en portada. Él solito ha conseguido eclipsar todo su espectacular talento, cortar su progresión en la industria y ganarse la repulsión de muchos aficionados y profesionales por sus declaraciones. Una pena, pero cada uno decide por qué quiere ser recordado.

En definitiva, Batman/Catwoman: Rastro de Pólvora es un tebeo valiente que trata de una forma muy adecuada la problemática de las armas en Estados Unidos. Sin embargo, no consigue ser un cómic memorable, quedándose en una obra del montón con varios fallos narrativos. En lo visual, Ethan Van Sciver realiza un grandísimo trabajo, haciendo que la obra gane enteros. Buena premisa y excelente dibujo, pero deficiente ejecución de la historia.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.