BATMAN: CATACLISMO, de varios artistas

Título original: Batman: Cataclysm TPB
Sello: DC Comics
Guionistas: Chuck Dixon, Alan Grant, et al.
Artistas: Chris Bachalo, Jim Aparo, et al.
Coloristas: Gloria Vasquez, Pam Rambo, et al.
Contenido: Detective Comics #719-721, Batman #553-554, Batman: Shadow of the Bat #73-74, Nightwing #19-20, Azrael #40, Robin #52-53, Catwoman #56-57, The Batman Chronicles #12, Batman: Blackgate – Isle of Men, Batman: Huntress/Spoiler – Blunt Trauma, Batman: Arkham Asylum – Tales of Madness USA (Mar. – Oct. 1998)
Publicación USA: Abril 1999
Publicación España: Diciembre 2016 (ECC Ediciones)
Valoración: Luz, fuego, destrucción: el mundo puede ser una ruina

 

La década de los 90 fue una época convulsa en el mundo del cómic. Aquí salieron algunas de las mejores obras del noveno arte. Pero también dio lugar a una serie de experimentos que con el paso de los años han envejecido bastante mal. Muchas de las taras que la gente ajena a esta afición achaca a los tebeos superhéroes nacieron en ese momento. Chicas con anatomías mamarias imposibles, hombres hipermusculados con dientes apretados, millones de bolsillo por algún fin que aún no llegamos a entender y un arte muy macarra son algunos de estos elementos. Esto no significa que todos los tebeos contaran con estas señas de identidad. Pero sí hubo algo que prácticamente todas las sagas y franquicias importantes tuvieron: eventos y crossovers. Es por ello que hoy hablaremos de uno de los cruces más potentes y recordados que afectó a las múltiples cabeceras del Caballero Oscuro y su entorno. Nos referimos a…

BATMAN: CATACLISMO
de varios artistas

A día de hoy hay mucha gente que se queja de la cantidad de cabeceras que tiene la Batfamilia. Que si Batman y Detective Comics. Nightwing y Capucha Roja por otro lado. O Catwoman y otras féminas protagonizando sus propias colecciones. Y siempre hay alguna miniserie por ahí, como El Batman Que Ríe. Pero a principios de 1998 nos encontramos con una gran variedad de volúmenes. Hasta el odiado Azrael tuvo el suya propio. Es por ello que en DC decidieron crear un arco argumental que unificará a todas esas series en una trama común. Anteriormente ya habíamos visto dos: Contagio, a cargo de Chuck Dixon y Dennis O’Neil, entre otros autores; y  Legado, de Dixon, Doug Moench y Alan Grant. En la primera el argumento se inicia con la llegada a Gotham de un virus mutante muy peligroso, y en su secuela esa cepa se hará más peligrosa y amenazante.

Si pensáis que las desgracias para Gotham se acaban aquí, estáis muy equivocados. Porque al año siguiente veremos cómo en Cataclismo se desencadena un terrometo de 7,6 en la escala de Ritcher, destruyendo toda la ciudad. Y el drama continuaría en Tierra de Nadie, pero esa ya es otra historia. Como podréis notar, Gotham es el lugar más peligroso del mundo para vivir: si no te asalta un payaso psicópata, sufres una epidemia o una catástrofe natural. Un desastre absoluto, no cabe duda.

Este temblor… Seguro que los vecinos de abajo han vuelto a poner la música alta.

A lo largo de la saga de Cataclismo seremos testigos de la reacción de todos los personajes ante esta calamidad mientras hacían sus labores de enmascarados. Sabremos las diversas situaciones a las que se tienen que enfrentar Batman, Catwoman, Tim Drake, Azrael, Helena Bertinelli, Dick Grayson, el comisario Gordon y Harvey Bullock entre otros. También nos enteraremos de las consecuencias para la ciudad o el manicomio de Arkham o la prisión de Blackgate.

Iremos viendo cómo el terremoto y el caos azota Gotham en cada una de las cabeceras citadas, pero el resultado es completamente diferente, ya que hay una gran variedad de resoluciones. Todos se enfrentarán a la misma catástrofe pero sus acciones, pensamientos, psicología y ubicaciones son distintas, por lo que en ningún momento se convierte en un tebeo repetitivo pese a saber siempre cuál va a ser el inicio de la historia. Además, todos los números siguen un hilo conductor que culmina con el desenlace del cómic. En general, su lectura es ágil y entretenida. No es una obra maestra, se nota en algunos momentos que es un poco hija de su época. El final se desinfla muchísimo y la premisa no parece el culmen de la imaginación, pero es muy meritorio que un tomo de 480 páginas se pueda devorar en una sola tarde y nunca llegue a aburrir.

Azrael contra Bane, ¿qué puede salir mal?

Al contar con una multitud de guionistas y artistas, es difícil hacer una valoración global puesto que cada uno tiene su estilo propio. Sin embargo, a lo largo del evento se puede notar una homogeneidad digna de mención. No hay ningún solo número que chirríe o dé la impresión de que está sobrando en esta recopilación. Habrá algunos que gusten más que otros, como es natural. Pero ninguno destaca en exceso por encima o por debajo del resto en cuanto a la narrativa. Y en el apartado visual, pese a que sí se perciben más las diferencias en el dibujo, todos son correctos y decentes. Unos son más realistas, otros más cartoon y algunos más clásicos. Pero uno ya sabe a lo que se va a enfrentar en un evento en el que hay tantas manos trabajando. Y el resultado es bastante satisfactorio.

No estamos ante el evento definitivo y el mejor cruce jamás hecho, pero está realizado por grandes nombres del cómic americano y consigue todo lo que se propone. En tres meses tuvimos un nuevo crossover de todas las colecciones de la Batfamilia, centrándose en el punto de vista de cada uno ante una catástrofe. En ningún momento se hace pesado y su lectura es muy ágil y entretenida. Cumple en todos los aspectos y en líneas generales es difícil hallar un número que sea muy inferior al resto. Un arco lleno de autores talentosos que nos cuentan una historia muy disfrutable y amena. Cierto es que la avalancha de eventos puede llegar a cansar, sobre todo cuando son prácticamente anuales, pero siempre son de agradecer cuando nos ofrecen una premisa y unos números buenos e interesantes. Y este es el caso de Batman: Cataclismo.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.