Bajo la Lycra #3: WOLVERINE XXX: AN AXEL BRAUN PARODY

Bienvenidos todos a esta nueva entrega de Bajo La Lycra, donde procederemos a disfrutar y pitorrearnos (nunca mejor dicho) del mundo adulto de los superhéroes. En esta ocasión le ha tocado la china –la Japonesa– a un favorito de masas. El irrepetible, el irrefrenable, el oso fetiche por excelencia… Demos todos un fuerte aplauso a ¡POLLEEEEEZNO!

LOBEZNO XXX
de Axel Braun

Título original:
Wolverine XXX: A Porn Parody
Año2013
Dirección: Axel Braun
Guión: Bryn Pryor y Axel Braun
Reparto: Tommy Gunn, Evan Stone, Aiden Ashley, Andy San Dimas, Asa Akira, Maya Hills, Allie Haze, Charmane Star, Derrick Pierce y Xander Corvus

Sinopsis: El Lobezno de Vivid Entertainmente junta a vuestros XXX-Men favoritos en esta parodia adulta: Jean Grey, Domino, Fénix y Dama Mortal tumbarán a Lobezno, mientras la adolescente X-trema, Pícara, se arrodillará ante Spider-Man y Deadpool en un triple team-up.

Os voy a spoilear hasta los créditos, porque no quiero que al verla os perdáis ni un solo detalle. Nada más comenzar la película, Lobezno, en plena vorágine, liquida a unos cuantos soldados perroflauta con cara de tolais sin que se le salga un solo pelo de la máscara, hasta la flamante aparición de Dominó en toda su gloria bicromática. Disfrutad el flashback a su salida del tanque de agua como Arma-X (esto lo han niquelado, todo hay que decirlo), porque aparte de en estos momentos, parece que las garras se las pegan con superglue dentro de la mano, que menos mal que no le hacen falta para nada más en lo que queda de película.

Todos sabemos que la forma más indicada de convencer a alguien de que te ayude en una misión supersecreta es triscándotelo, y Dominó está muy puesta en estos temas. En lo que no estaba tan puesta la muchacha era en que, si te vas a pintar los labios de negro, es mejor usar eyeliner. El misterio de si su barra de labios va a aguantar o no se resuelve con mucha facilidad con un resultado un poquito perturbador.

Dominó dominada con dominio.

Antes he dicho que le diéramos un aplauso a Lobezno. Al que no se lo voy a dar es a Axel Braun, que normalmente suele presentar un producto muy apañao para ser una parodia porno. En este caso, el traje de Lobezno es, como mínimo, comprado en el rastro. Parece que lo hayan hecho con tela de gomaespuma y rasete. Y peor aún, ¡el tono amarillo del traje y de la máscara no son el mismo! (Y ellos pensando que no nos daríamos cuenta de estas cosas…).

A todo esto, somos testigos del trasfondo de la historia, en la que Lobezno (en esta escena vestido de persona normal) se encuentra en Japón hablando con la hermosa Mariko, con la que quiere casarse, y cuyo padre quiere apalizar a Lobezno en duelo por gaijin y por no afeitarse. La pobre lo está pasando muy mal esa noche, por lo que se beneficia a su criada. (¿En serio, Axel Braun? ¿La sirvienta? ¿Qué te costaba llamarla Yukio? ¿Tenía el copyright otra compañia?).

Marvel Fox & Sony Team-Up

Lo mejor de esta escena eran, sin duda, las perlas del Domti que le ponen a Mariko como adorno en la cabeza, signo de toda verdadera princesa, junto con los tatuajes de macarra. Y que parte de la escena parece transcurrir en el baño de un spa. Obviamente, la paz de Mariko se ve perturbada al poco de terminar la escena, puesto que los ninjas tienen mucha manía a las lesbianas. Lobezno entra en la habitación a tiempo de encontrarse a su futura esposa y a la concubina ya frías, y el pobre se pone a gritar como un berraco, posiblemente del shock de llevar unos cuernos que no le dejan pasar por la puerta corredera. Con todo esto, obviamente, se discierne el interior turbulento de Lobezno, que lo refleja con esa voz de necesitar Angileptol y la mirada perdida en el infinito.


Éste es el momento en que aparece Spiderman. (De lo más convincente, porque todos los demás personajes tienen cara de querer darle un bofetón.) Sí, porque aquí pueden sacar a Spiderman, a Nick Furia, a Masacre y a quien les salga del rabo. Axel Braun no entiende de derechos ni franquicias: sólo le importa el peso de su historia.

Los Dientes de Sable hay que hincarlos bien cuando la Dama está jugosa.

Obviamente, en este punto de la película tienen que aparecer también los malos. En esta entrega superheroica, tenemos a Dientes de Sable y Dama Mortal, que llevan, posiblemente, el peor cosplay que se haya hecho de cualquiera de esos dos personajes. Dientes de Sable parece que se haya hecho el traje con un peluche trasquilado, y el de ella “lo compraron hecho”, por decirlo a las bravas. Que son un ñordo, vamos.

Pero su escena es de lo más convincente: él está súper-ciclado con ganas de pegarse con Lobezno, que tiene que estar al caer, y ella está metiendo y sacando las uñas porque yo creo que intenta contar hasta diez y se descuenta en cada vuelta. El resumen es que la está poniendo nerviosa y ella le da algo mejor que hacer, pero mientras tanto debe estar repasando mentalmente la lista de la compra, las facturas que le quedan pendientes, y si se ha dejado encendido el gas… Pero qué sombra de ojos tan bonita le han hecho, eso sí.

“Las escenas sexuales mostradas aquí tienen por objetivo entretener e informar.”

En la advertencia de Axel Braun lo que de verdad tendría que poner es que lo que la gente no tiene que hacer en casa son estas posturas que cogen las muchachas de poner una pata en cada lado y hacer equilibrio sobre tacones de aguja de palmo y medio, bajo pena de quedarte sin dientes y acabar todo el equipo de rodaje en Urgencias con el traje mal puesto y mucha cara de bochorno cuando pregunte el médico. Entramos en la escena más bizarra de la película, en la que Spiderman y Masacre parece que están ligando, pero aparece Pícara, cuya explicación para estar ahí es más o menos un, “Me han mandado a comprar el pan”. Y le dan barra. A tomar por culo los poderes y la lógica. Y a tomar viento también ese carácter de quejica dramática que suele tener la chica, cosa que está muy bien. Si es que no hay como un serrucho para que se te quite la tontería de golpe.

El premio al Peor Hermano del Mundo se lo damos a Dientes de Sable. Intenta felicitar a Lobezno por su cumpleaños, y Lobi pierde los papeles como una diva ofendida, gritando “IT AIN’T MY BIRTHDAY!”. Para una vez que haces algo bonito por él, Victor, y te equivocas de día, y no le traes ni una tarjeta ni nada. Luego te quejarás. (Obviamente no se pegan. Cae una bomba). Lobezno despierta junto al Profesor Xavier y Pícara (que aparentemente estaba ahí para salvarlo, cosa por la que el profesor la mira con bastante odio, “Para un trabajo que te damos, tontalnabo, si es que no se te puede dejar sola…”). Básicamente tiene que aguantarse con no haberse pegado con Victor porque la vida es una decepción tras otra

Pelirroja de bote, chocho con fuegote.

Para compensar, Lobezno se encuentra, en lo que asumimos que son los jardines de la Mansión (pero que en realidad son claramente un parque), a Jean Grey, toda hermosa y trágica, y milagrosamente viva. (Hay que ver lo bien que le queda a esta chica el zentai.) En esta escena digamos que la banda sonora podía haber sido de John Williams y tampoco la hubiéramos oído.

En resumen: en lo que respecta a parodias de superhéroe, un poco desperdiciada en cuanto a chistes, y especialmente en trajes. El resto (o sea, el meollo del asunto) es correcto, como suelen ser las producciones de Axel Braun, si bien siempre se va a lo mismo.

Para acceder a anteriores entregas de Bajo la Lycra, haced clic en el enlace.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Juanan Brundle dice:

    Braun se vio los dibus de los 90 de Marvel, a Pícara le molaba Spiderman.

Deja un comentario, zhéroe