BAHÍA ACUICORNIO, de Katie O’Neill

 


Título original
:

Aquicorn Cove GN
Sello: Oni Press
Guionista: Katie O’Neill
Artista: Katie O’Neill
Colorista: Katie O’Neill

Publicación USA: Octubre 2018
Publicación España: Marzo 2019 (Brúfalo/ La Cúpula)
Valoración: Dadme un acuicornio y cambiaré el mundo

 

La fuerza de la naturaleza es incontrolable y en muchos casos imprevisible. El paso del tiempo nos ha demostrado que debemos respetarla, pues es el escenario de la vida y la que nos proporciona las herramientas para la supervivencia. Un escenario en el que tienen lugar bellos fenómenos atmosféricos, en el que se asientan hermosísimos decorados, en el que toman parte criaturas majestuosas y en el que el ser humano ha desarrollado su existencia.

No sólo de argumentos apocalípticos y agoreros se conciben obras encaminadas a la sensibilización de conciencias en torno a la cuestión medioambiental. El despertar a la lucha pro-defensa de la naturaleza puede producirse gracias seres más que bonicos, que nos hagan superar todas las adversidades, tanto las que surgen de los retos de cuidar el planeta como las de carácter personal.

Tampoco debe enfocarse única y exclusivamente a los adultos. Hay que implicar a los más pequeños. Y un buen lugar para comenzar repleto de fascinantes acuicornios es…

BAHÍA ACUICORNIO
de Katie O’Neill

Katie O’Neill debutó en nuestro país el pasado año con La sociedad de los dragones del té, un tebeo que sorprendió por lo mucho que encerraba esa minimalista y sencilla propuesta con un dibujo simplemente delicioso. Llegó con el otoño y con el aval de dos premios Eisner, el de mejor webcómic teadragonsociety.com y el de mejor publicación infantil de entre 9 y 12 años, además de otros galardones e inclusiones en listas de títulos destacados. Aunque esas entrañables criaturas fueron su carta de presentación en nuestro territorio, lo cierto es que su primer trabajo publicado Princess Princess ever after aún permanece aquí inédito.

Se trata de un tebeo también originalmente publicado en formato webcómic que dio el salto al papel en 2016 y que entronca a la perfección con el espíritu de El príncipe y la modista. La obra está ambientada en una suerte de Edad Media con unos tópicos príncipe-al-rescate y princesa-a-la-espera-de-ser-rescatada, cuya historia da una vuelta de tuerca a las típicas tramas que podrían salir de esa premisa, en una clara crítica a la asunción de roles que aboga por tomar las riendas de la vida y superar miedos, obstáculos y convencionalismos.

Aprender por fuera y por dentro.

Al igual que sucedió con La sociedad de los dragones de té, la colaboración entre Brúfalo Lector ediciones y La Cúpula, nos traen Bahía Acuicornio, el tercer título en la carrera de Katie O’Neill como autora completa y también destinada  al público más joven. Lejos de quedarse en tebeos estéticamente deliciosos (que lo son), del repaso por sus viñetas e ilustraciones se desprende una activa militancia en causas personales, de género, sociales y medioambientales. A la concienciación social, tolerancia y respeto a la diversidad imperante en ese primer tebeo que en España aún no ha sido publicado, la ilustradora e historietista de Nueva Zelanda ha ido incorporado en las siguientes obras la concienciación ambiental. Y es que la naturaleza y el medio ambiente son dos elementos que cobran una gran importancia precisamente en su último tebeo. Sus páginas muestran la naturaleza y los fenómenos atmosféricos en toda su magnificencia: su belleza, exuberancia y fuerza.

Bahía Acuicornio aboga por no quebrar el entorno marino, respetar la sostenibilidad de este ecosistema y emprender acciones y posturas encaminadas a la defensa de la naturaleza en la medida de nuestras posibilidades como individuos. No debemos olvidar que la madre tierra provee de sustento y que los atentados medioambientales pertrechados por el ser humano tienen ineludiblemente su más o menos inmediata consecuencia. Katie o’Neill se vale del medio en esta ocasión para visibilizar la delicada situación de uno de los inquilinos más espectaculares del fondo marino: los arrecifes de coral. Ese compromiso se complementa en el tebeo con un breve apéndice en el que la autora ofrece información sobre los arrecifes de coral y las amenazas que sufren, así como un par de recursos a partir de los cuales recopilar más datos.

Acuicornio te elijo a ti.

Los animales son elementos recurrentes en el arte de la neozelandesa. Las tramas, escenarios y personajes no se conciben sin su presencia. Lo cierto es que suele optar por dar especial protagonismo y relevancia a animales de corte fantástico de estética kawaii. Claro ejemplo son los lindísimos dragoncitos de té de su anterior trabajo. En las páginas de este tebeo del que os estoy hablando nos encontramos, sin ir más lejos, con unas criaturas extra-adorables: los acuicornios. Si ya de por sí los unicornios molan infinito, imaginaros unos seres a medio camino entre caballitos de mar y unicornios. Lo más.

El ingrediente fantástico es otra de las constantes en su producción, que combina acertadamente con esos aspectos de concienciación y cuasi militancia a los que ya he hecho referencia y con otros elementos, estilos y ritmos propios de la creación literaria. Si en su primera obra tomaba esos personajes arquetípicos de las leyendas medievales de la literatura europea, o en la segunda predominaba esa atmósfera de tradición al más puro estilo asiático, en el título recientemente coeditado por Brúfalo y La Cúpula es el argumento fantástico el que toma predominancia en la pervivencia de un reino submarino guardián del mar y de sus criaturas, con ciertas reminiscencias a la mitología.

Yo te invoco Cthulhu rosa.

Y, por si fuera poco, a la cuestión medioambiental y los diversos compromisos adquiridos y de evidente voluntad reivindicadora, se suma otro argumento que viene a enriquecer aún más la trama: la naturaleza humana y sus cuitas. Asumir las ausencias no es tarea fácil. Lana, la niña protagonista de Bahía Acuicornio es plenamente consciente de ello. Se requiere de mucha valentía para afrontar el largo y doloroso proceso de la aceptación. El aprendizaje transcurre de formas muy diversas para cada individuo y ella, a diferencia de su padre o de su tía Mae, tiene marcado el suyo.

Bonito es el adjetivo que describe el aspecto formal. Un término quizá manido, lo sé. Pero también sencilla, como sencillo es ese término, es la plasmación gráfica y presentación de los diferentes aspectos que confluyen en la trama. Nada recargada, de forma muy efectiva, atractiva y amable a ojos de los lectores se suceden los argumentos gráficos de los que echa mano Katie O’Neill.

El arte de la autora se encuadra en el universo kawaii. Para presentar todas esas profundas situaciones personales, sociales y medioambientales de calado, construir y transmitir su sólido mensaje se vale de un dibujo preciosista en el que prescinde de bordes, de formas redondeadas, líneas cálidas, con predominio de colores pastel. Una maravilla.

En su conjunto, el tebeo es un un artefacto cuidado hasta el último detalle con unas guardas hermosas hasta decir basta.

Pura felicidad.

Bahía Acuicornio es un tebeo para todos los públicos que transmite un mensaje muy positivo. Una lectura que alberga cierta esperanza en el ser humano, en que sus acciones pueden cambiar el mundo y ayudar a las personas de su entorno.

Y no os quedéis únicamente con ese recubrimiento tan “cuqui”. Personalmente me ha parecido una magnífica obra con una deliciosa y efectiva parte gráfica, que rezuma respeto y tolerancia, con personajes bien definidos, en la que se entretejen cuestiones muy diversas que puede resumirse en que eludir responsabilidades o situaciones que nos tocan de pleno, no es el camino a seguir.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.