ATELIER OF WITCH HAT, de Kamome Shirahama


 

Título original: 
Tongari Boushi no Atelier (とんがり帽子のアトリエ)
Sello: Kodansha
Mangaka: Kamome Shirahama
Colorista: B/N
Publicación Japón: Jul. 2016 – Actualidad

Publicación España: Jul. 2018 – Actualidad (Milky Way)
Valoración: La magia hecha dibujo

 


Fantasía, ese género que si sabe tratarse bien es capaz de ganarse el corazón de cualquier persona. Al menos eso debe pensar Kamome Shirahama, que nos sumerge en un mundo de magia y misterio de la mano de su obra más destacada. Hoy toca hablaros de…

ATELIER OF THE WITCH HAT
de Kamome Shirahama

Resulta bastante irónico que si bien hace unos años luchábamos por romper el tópico de definir obras según sexos, sea para hombres o para mujeres, en pleno auge de reivindicalismos y grupos sociales en pos de la igualdad entre seres humanos, la cosa se ha vuelto a desnivelar otra vez. Puede que sea porque la mayoría de gente se une a estos movimientos como si de una moda se tratara, buscando un grupo en el que encajar y ser parte de un todo que cree remar contracorriente. Puede que sea el ímpetu natural de romper una balanza totalmente volcada hacia uno de los lados, surgiendo como efecto secundario este tipo de situaciones. Lo cierto es que, de nuevo, se vuelven a sexualizar las lecturas, pese a que no nos haga ni pizca de gracia. Me revienta volver a oír aquello de que cierto cómic es para chicas o que algunos mangas son sólo para mujeres. ¡Estáis hablando con un fan de My Little Pony, por el amor de Crom! Creo firmemente que lo único que puede delimitar una lectura de otra es la edad, ya que hay lecturas que se necesita de cierta madurez para comprenderlas o simplemente tienen un contenido muy fuera de tono, pero el sexo (o sexualidad) que tenga cada uno es totalmente irrelevante. Si algo es bueno, lo seguirá siendo para todos los públicos. Da igual que sea un hombre, una mujer o un maldito dinosaurio. Igual que si una cosa es mala, lo será a todas luces. No hay paternalismos ni excusas que valgan. Las cosas se valoran por su calidad y no por su origen. Ya va siendo hora de que nos centremos un poquito, aprendamos de los errores cometidos y no volvamos a caer en las mismas miserias cambiando el nombre al problema. Porque si Atelier of the Witch Hat es una auténtica maravilla, se dice y punto.

La historia nos muestra un mundo en el que existe la magia, pero tan solo aquellos que han nacido con el don de controlarla pueden hacer uso de ella, siendo inaccesible para un simple mortal inclusive ver cómo se llevan a cabo los conjuros. Además, la magia sirve para mejorar la vida de las personas, creando utensilios especiales para todo aquel que pueda hacerse con ellos. Una de estas personas sin el poder de la magia es Coco, una jovencita que desea desde lo más profundo de su ser convertirse en una gran maga, pero que es conocedora de su triste destino. Sin embargo, un buen día aparece en el atelier de su casa un mago llamado Qifrey, el cual queda maravillado con el arte y soltura de la niña a la hora de cortar y medir las telas. Por cosas del azar, Qifrey se verá en la tesitura de realizar uno de los encantamientos, encerrado a solas en el atelier de la madre de Coco, mientras ésta le espía desde el tejado. El ansia de conocimiento de nuestra protagonista le hará descubrir el gran secreto de la magia, el cual acarreará una consecuencia funesta y servirá de origen para su aventura.

El arte es, sencillamente, un espectáculo.

No sé qué tienen los mundos fantásticos que me vuelven loco. Como la historia esté bien contada y sepa jugar con la magia de alguna forma, me da igual absolutamente todo lo demás. Pero es que estamos hablando de Kamome Shirahama, una de las mejores portadistas que ha dado el noveno arte y que ha dejado boquiabierto a todo el globo. Esta señora no ha tenido miedo de salir de la confortabilidad nipona, adentrándose en un mercado tan duro y desagradecido como es el norteamericano. Y no hablamos solo de editoriales independientes, sino de los dos grandes sellos, haciendo las portadas de los héroes más famosos del planeta y ganándose el respeto de todos los que amamos este mundo. Es por eso que todos teníamos por seguro que el arte iba a ser un auténtico escándalo, con un nivel de detalle a la altura de muy poquitos y una narración visual que deja claro que puede dibujar muchas más cosas que portadas. Está a caballo entre el estilo japonés más cuidado y el detalle del arte occidental, siendo capaz de moverse en varios registros de una viñeta a otra, pero sin perder esa exquisitez suya tan característica. Tenemos una suerte tremenda de que se esté publicando Atelier of Witch Hat en nuestro país y no somos muy conscientes de ello.

Pero no solo de un buen dibujo vive Shirahama. Como bien he dicho antes, si me vendes un mundo mágico bien apañado, me ganas y la autora no solo lo logra, sino que va un pasito más allá. Con la presentación del personaje viene la retahíla de secundarios y co-protagonistas que enriquecen la evolución de Coco, algo que estamos hartos de ver en cualquier obra de estas características, ya sea Los Libros de la Magia, Harry Potter o Little Witch Academia (con la que guarda varias similitudes). Sin embargo no se queda en la superficie típica, sino que pese a que el leitmotiv de la obra es la de aprender a ser una gran maga para deshacer la gran calamidad culpable de su actual situación, esta profundiza en una trama que se prevé mucho más compleja, ya que se nos muestra una cara más oscura y tenebrosa de ese ideal universo, el cual va creciendo y alimentándose con el paso de las páginas. Está claro que Shirahama todavía tiene mucho que contarnos sobre Coco y seguramente no todo vaya a ser tan fantástico y precioso como lo pinta al principio.

El típico dragón callejero que te encuentras por la calle…

Por norma intento no hablar mucho de las editoriales que publican las obras, pero es que hay que hacer una mención especial a Milky Way. La manera en la que trabajan en el aspecto y la edición de sus obras rozan la perfección y demuestra que se puede tener un mercado mucho más cuidado del que hay actualmente. Que conste que lo digo con conocimiento, acostumbrado a ver gran cantidad de cómics diariamente y en el estado que suelen publicarse. La calidad parece que se está convirtiendo en el sello de identidad de la editorial asturiana. Así, sin tapujos. Si somos capaces de decir lo malo, también hay que hacer lo propio con lo bueno. Porque en cada uno de los tomos viene un pequeño regalo o detalle, de buena calidad, que hace sentirse al lector querido. Y eso es algo muy raro actualmente. Gracias por todos estos pequeños detalles. A ver si traéis algo más de Kamome Shirahama, que es una auténtica gozada. Y es que cuando algo es bueno, lo es por encima de todo.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.