ASTRA: LOST IN SPACE, de Kenta Shinohara


 

Título original: 
Kanata no Astra (彼方のアストラ)
Sello: Shueisha
Mangaka: Kenta Shinohara
Publicación Japón: May. 2016 – Dic. 2017
Publicación España: Oct. 2018 – Abr. 2019 (Milky Way)
Valoración: Perdidos, perdiditos, perdiditos (en el espacio)

 

 

Encontrar un shonen que no este barnizado con una buena capa de caspa suele ser bastante complicado. No es únicamente un tema de ciertas diseños de personajes o situaciones concretas que te dejen con una ceja enarcada por encima de lo medicamente aconsejable, es un problema de raíz que afecta a la forma en la que se cuenta la historia y los elementos tan desgastados que forman parte de esta. Y, lamentablemente, el manga del que os hablo hoy no esta exento de esta problemática. Pero, por pura coincidencia y de manera totalmente accidental, se ha dado el caso de que un género que está ganando adeptos en occidente en los últimos tiempos esta bastante relacionado con…

ASTRA: LOST IN SPACE
de Kenta Shinohara


En el futuro los viajes espaciales se han convertido en algo tan normalizado que sirven como camping de fin de curso para alumnos de secundaria. Y es aquí donde entran Kanata Hoshijima, Aries Spring y el resto de un grupo escogido al azar que tendrá sobrevivir por su cuenta en un planeta relativamente cercano durante cinco días. O al menos deberían hacerlo si no fuera por la inexplicable aparición de una misteriosa esfera brillante que los arrastra hasta la friolera de 5012 años luz de distancia de su posición inicial en el vacío del espacio. Por suerte encuentran una vieja nave a la deriva con la que podrían volver a casa haciendo paradas en planetas que, pese a contar con elementos indispensables para su supervivencia, no disponen de mucha información al respecto. A esta situación ya bastante peliaguda por si misma se suma la posible implicación de uno de los propios chavales en todo el desastre que ha acontecido. ¿Podrán estos astronautas en prácticas llegar a casa sanos y salvos?

El mundo es una mierda y ya nos hemos dado todos por enterados. Por el gigantesco entramado que conforman los medios de comunicación y redes sociales no dejan de aparecer nuevas formas de expandir la miseria, perpetuar injusticias y dar asco así en general que cualquier persona con un mínimo de empatía sería incapaz de aguantar sin vomitar menos de dos minutos. Y como, además de imbéciles, somos masocas pues también tenemos que saturar la ficción de historias en las que todo se va a la mierda y todo el mundo es un cabronazo egoísta. El ejemplo más claro es el cyberpunk. Debajo de los implantes electrónicos y los neones «to wapos» siempre ha estado presente esa dura crítica hacia la peligrosa mezcla de individualismo extremo y liberalismo salvaje que, lamentablemente, se ha acabado por convertir en profética. Otro tanto con el grimdark, esa subversión de tópicos de la fantasía repleta de visceras, sexo e insultos para intentar aplicar una pátina de supuesta madurez que ha acabado por enquistarse en gran parte de los títulos del género porque, como diría un insigne guionista oscense, «lo bueno aburre».

¡Adelante! ¡Fuerzas Especiales Gin…ASTRA!

Si, todas estas lineas de pensamiento me cansan y, por suerte, no soy el único. De un tiempo a esta parte ha ido cobrando fuerza una corriente denominada hopepunk que, harta del pesimismo y malrollo imperante, aboga por una visión más optimista dentro de la ficción, en especial la enmarcada en un contexto futurista. Ojo, esto no quiere decir que no haya conflicto o que los personajes no las pasen jodidas, la diferencia está en que no todo el mundo se comporta como si fuera escoria con la excusita de que «la sociedad me ha hecho así». Y es aquí donde recoge el testigo Astra: Lost in Space, con una situación desesperada en las que las posibilidades de supervivencia son nimias pero aun así el grupo, pese a las inevitables asperezas, se mantiene unido y con una actitud generalmente positiva.

Dudo mucho que Kenta Shinohara estuviera al tanto de este movimiento incipiente mientras trabajaba en este manga, la razón por la que tiene esta visión en ocasiones demasiado inocente de la realidad viene directamente influenciada por SKET Dance, la comedia estudiantil que realizó para la Jump durante 6 años. Y es que en algunos aspectos la obra se acerca más al día a día en una escuela que a una verdadera odisea espacial, arrastrando tópicos y tramas propias de ese género, con inevitable capítulo en la playa incluido. Es quizás esta la razón por la que en ocasiones parece que hay poca cohesión en la historia, con tramas que se inician casi de inmediato para dejarlas aparcadas hasta prácticamente el final y otras que, en un intento de dar una profundidad innecesaria a una historia relativamente simple, la complican en exceso.

Si esto fuera cyberpunk esos robots ya le hubiesen pegado cuatro tiros.

Esta obra viene rematada con un dibujo que, sin ninguna virguería, cumple en los momentos de más tensión y a la hora de retratar a los personajes como algo más que las caricaturas poco esbozadas que parecen en un principio. Puede que no destaque en el aspecto artístico pero en ningún momento deja un mal sabor de boca y la lectura resulta más que fluida. Esto, junto a lo condensada que está con únicamente 5 tomos la convierte en una rara avis dentro de la industria nipona que es difícil dejar pasar de largo aunque sea por mera curiosidad.

Sin inventar la pólvora, Astra: Lost in Space proporciona un soplo de aire fresco a todos aquellos lectores agobiados por la cantidad ingente de shonens que hay para dar y regalar. Aunque parta de un punto de vista algo ingenuo, en ocasiones son necesarias estas obras diseñadas especialmente para calentarte la patata y así evitar que el cinismo y amargura a los que nos vemos expuestos diariamente nos acaben consumiendo.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Ferran

Hago como que estudio Química pero en verdad me inflo a cómics y videojuegos desde pequeño. Soy de esa gente rara a la que le gusta más el manga que el anime.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. arkhamkaveli dice:

    Otro acierto que estoy disfrutando al igual que hiciste con ‘The Promised Neverland’ (y en menor medida con ‘Beastars’ que sigo leyéndola) y que espero que mantengas cuando empiece a leer ‘Chainsaw Man’. El día que no aciertes conmigo no me lo creeré xD

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.