ARMY OF DARKNESS / XENA WARRIOR PRINCESS. Vol. 1, de John Layman y Miguel Montenegro

 

Título original:
Army of Darkness / Xena: Why Not? TPB

Sello: Dynamite Entertainment
Guionista: John Layman
Artista: Miguel Montenegro
Coloristas: Zona I y Jay Davis Ramos
ContenidoArmy of Darkness / Xena #1-4 (Mar. – Jul. 2008)
Publicación USA: Marzo 2009
Publicación España:
Valoración: ¡Groovy! (Parte I)

 


Hay cosas en la vida que permanecen impasibles a lo largo de los años y las modas. Que soportan el ir y venir de cambios, algunos lógicos y otros absurdos, y que, pese a esa rigidez estructural, siguen gustando. Gustando mucho. Y lo que es mejor, manteniendo una legión de fans al pie del cañón con el interés intacto en dicho producto para devorarlo como un zombie en un bufé libre. La saga Evil Dead, Ash Williams y todo su universo, con un actor a la medida y lleno de carisma como Bruce Campbell a la cabeza, forman parte de ese tipo de productos que pese a los diferentes formatos por los que se ha atrevido a aparecer con la dificultad que eso conlleva, siguen molando. Si todo comenzó en 1981 con Evil Dead y acabó, de momento, con la cancelada Ash vs. Evil Dead en 2018, durante el camino hubo, y sigue habiendo, cruces imposibles donde el superviviente de esa maldita cabaña sigue siendo el rey.

Después de que una versión pequeña y malvada de Ash, de una de las famosas escenas de El Ejército de las Tinieblas, escape de la vista del auténtico Ash y sobreviva, este pequeño dolor de cabeza usará el Necronomicón para huir acabando en el mitológico mundo de Xena, la Princesa Guerrera. Un tiempo después, con Ash de vuelta a la monotonía de su trabajo en el S-Mart, un misterioso anciano en plan mago místico le dirá que necesita su ayuda para salvar todo el espacio-tiempo-continuidad ¿tendrá algo que ver con la misteriosa huída de su pequeña versión diabólica? Preparad vuestras sierras mecánicas que nos metemos de cabeza en…

ARMY OF DARKNESS / XENA
de John Layman y Miguel Montenegro

Ya intuía yo que este tipo de cómics, enfocados principalmente a fans completistas y considerados por muchos como productos de segunda fila, iban a estar más cerca del aprobado justo, e incluso del suspenso, que dentro del saco de diversión sangrienta que tanto me gusta. La culpa la tiene una historia que reseñé en el pasado #EspeZZialHaLLowEEn titulada Freddy Vs. Jason Vs. Ash donde Ash Williams cruza su camino con dos iconos del terror como Freddy Krueger y Jason Vorhees y que dio lugar a un regocijo de vísceras, maldiciones y adolescentes ensartados que se disfruta mucho pese a un dibujo irregular.

Y si lo pensamos bien, la fusión del personaje de Lucy Lawless y el de Bruce Campbell tiene la mayor de las lógicas. Y no, no me refiero solo a la implicación en ambas franquicias de un señor llamado Sam Raimi. Ni tampoco que El Ejército de las Tinieblas esté enfocado en la Inglaterra del siglo XIII y comparta temas comunes como la caballería, el misticismo o la magia con Xena, la Princesa Guerrera sino que ambas series poseen ese rasgo distintivo del director de Michigan. Personajes histriónicos donde el humor absurdo es mucho más que mera coincidencia, y todo con ese aroma a producto de serie B hortera.

Trío de Ases.

Pero pese a saber captar lo esencial de los protagonistas, complementarlo con diferentes personajes que den el suficiente juego en la trama e incluso jugar a lo meta/guiño para fans enfrentando a Ash con Autolycus (ambos personajes fueron interpretados por el incombustible Bruce Campbell), la historia se queda en un quiero y no puedo que refuerza esa opinión de subproducto cuando hablamos de cómics basados en series de televisión o incluso de películas. Y sí, lo repetiré por enésima vez en otra reseña mía: no es un mal cómic pero deja mucho que desear cuando a priori tenía suficientes elementos para molar.

Tiene a su favor que es una lectura rápida salpicada en todo momento por las burradas lingüísticas y el desenfreno que sabemos rodea al personaje y que todos esperamos ver mientras que la sangre nunca falta cuando se la necesita. Eso sí, nos guste o no, su presencia acaba eclipsando todo a su alrededor y quizá eso, aunque pueda parecer lo mejor del cómic, se haga algo pesado por la poca participación de personajes conocidos por el gran público como la eterna compañera de Xena, Gabrielle, o un recurrente como Autolycus. No llegan a convertirse en meras comparsas pero exceptuando el tramo final, su participación resulta más anodina que útil.

Cómo decir “aquí mandan mis huevos morenos”, estilo Ash.

Y una vez más me recorre por la médula ese escalofrío al pensar que, tanto guionista como dibujante y demás implicados en el arte, acaban contagiados unos de otros. En este caso no para bien. El dibujo de Miguel Montenegro es bueno. Detallado cuando es necesario y consigue una sensación de ritmo plausible, pero aquí se vuelve irregular por momentos. Igual nos encontramos con viñetas grandes, sobre todo con un personaje en primera línea, con un alto grado de detalle que hay otras donde eso mismo brilla por su ausencia y los rasgos de los personajes parecen sacados del Museo de cera de Madrid. Como acartonados.

Y con esto no quiero echar por tierra la labor del dibujante, pero admito que se me hace muy cuesta arriba la montaña rusa que acaba resultando mientras que los colores y las tintas se amoldan al trazo sin ningún problema. Si bien, tras esta medio rajada, admito que la calidad, o más bien el mantenimiento de esta, se nota en el último tramo de la historia y acaba compensando. Algo que también pasa, como dije antes, con el guión. Ciertamente van de la mano de principio a fin y eso, queridos lectores, siempre es un arma de doble filo.

No creo que esto sea políticamente correcto.

Pese a sensaciones agridulces y a que no puedo evitar imaginarme a Bruce Campbell con mirada acusadora mientras sonríe de medio lado por verme decir algo malo de Ash Williams, esta primera incursión de su motosierra en el mundo de Xena deja buenas sensaciones pero no acaba de cuajar del todo, dejando el espectáculo pirotécnico concentrado en el final. ¿Lo bueno? Que la serie, como tal, tiene continuación. ¿Lo malo? Como miniserie propiamente dicha se queda corta y no hablo precisamente de los números.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Me explota la cabeza cada vez que pienso que Xena y Rudy son LA MISMA PERSONA!! ¿Cobraría doble Lucy Lawless doble en un supuesto rodaje (ME MUERO) de este crossover tan loco? Pero es que Ash también se encuentra con Autolycus!! Oda al dopelganger!! Mancantao, compi :)

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.