ARDE CUBA, de Agustín Ferrer Casas

 

 

Título original:
Arde Cuba TPB
Sello: Grafito Editorial
Guionista: Agustín Ferrer Casas
Artista: Agustín Ferrer Casas
Colorista: Agustín Ferrer Casas
Publicación España: Octubre 2017

Valoración: Vas bien, Fidel /10

 


Hay obras que aparecen con el timing perfecto. Como si estuviesen escondidas en algún lugar, observando qué está sucediendo en el mundo para aparecer en el momento y lugar adecuados. No sé si es debido a que todo es cíclico y parece que se huela en el ambiente la turbidez y aire enrarecido de este tipo de situaciones o por meros caprichos del azar. Sea como fuere, este tipo de obras son totalmente necesarias, hijas de un momento concreto de la Historia, que sirven para recordarnos que alguien ya estuvo en nuestra situación y cómo terminó resolviéndose su conflicto. Hay que perdonar, pero nunca olvidar. Bienvenidos a…

ARDE CUBA
de Agustín Ferrer Casas

La historia comienza en los últimos coletazos de 1958 con nuestro protagonista, el fotógrafo y corresponsal del guerra Frank Spellman, que es engatusado por su amigo y actor hollywoodiense Errol Flynn para que le acompañe a Cuba a buscar localizaciones exteriores para su próxima película. Lo que no sabía él es que en realidad su buen amigo iba a reunirse con el líder del Movimiento 26 de Julio, un joven Fidel Castro que comenzaba a verse como última esperanza del pueblo cubano para poder escapar de la dictadura de Fulgencio Batista. La isla se había convertido en poco tiempo en el prostíbulo de Estados Unidos, buscando sus ciudadanos allí las tres eses: “sex, sun and sand”. Los cubanos, ahora un pueblo totalmente analfabeto, cada vez se veía más empobrecido por las mafias que Batista había dejado campar allí a sus anchas y los únicos grandes beneficiados eran las multinacionales americanas. Acompañaremos a Frank, que conocerá una nueva cara de la isla, la cual ya era una olla a presión, y nos mostrará que la historia no siempre la escriben los vencedores, sino los que se quedan con el dinero. Un interesante viaje hacia una de las revoluciones con mayor controversia en el mundo capitalista y que poco o nada sabemos de ella al respecto. Y es que no es lo mismo una Guerra Civil impuesta por militares que una sublevación del pueblo…

Lo primero de todo, felicitar a Agustín Ferrer Casas. Escribir obras de ficción real es harto difícil debido a su complejidad a la hora de recopilar información y, por encima de todo ello, al punto de neutralidad que debe reflejar el escritor en todo momento. No vale hacer un panfleto político sobre lo que el autor piensa que es lo que está bien y lo que está mal, sino empaparte de la Historia en cuestión y reflejarla lo más fidedignamente que puedas. Y eso que este cómic tiene bastante de ficción, ya que Frank Spellman realmente es un personaje totalmente inventado. El fotógrafo que acompañó a Flynn a la reunión con Castro no fue realmente él y, de hecho, este evento es una excusa más para que nuestro protagonista viva su propia aventura acompañado de uno de los grandes héroes del pueblo cubano: Camilo Cienfuegos. Pronto las mafias estadounidenses le dejarán claro a Spellman qué es lo que opinan de que su amiguito se vaya a reunir con el cabeza de la revolución y se nos mostrará una sociedad llena de políticos corruptos y altos cargos empresariales que sólo buscan su propio beneficio, chupándole la sangre a un proletariado que está hasta las narices de aguantar el peso de estos sinvergüenzas. Una situación muy parecida a la que vivimos en nuestro país, España, y que, inevitablemente, nos recuerda a los actos de barbarie por parte del gobierno en Cataluña.

“¿Devolverle qué?”

Porque no nos engañemos, señores. El villano nunca es el ciudadano harto de tener que pagar los excesos de un tropel de sanguijuelas que no pueden ganarse el pan por sí mismos. Nos han inculcado tan bien el concepto de individualismo y servidumbre ciega que vemos totalmente normal situaciones que bien podrían pertenecer a épocas pretéritas, en las que un ser humano se alzaba sobre los demás por “derecho divino” y el resto habían nacido para servirle. Tendemos a olvidar el pasado, en especial nosotros que hemos tenido a un dictador durante 40 años, encargándose de reescribir nuestra historia y hacer criba idealista a base de fusilamientos y fosas comunes. Por eso me alegra tanto que haya aparecido en el mercado Arde Cuba, un trocito de ficción que hace más justicia histórica que toda la basura que nos han enseñado en el colegio y que parece organizada por un mandamás del No-Do.

Centrándonos en el apartado artístico, Ferrer Casas es un dibujante clásico, con un trazo sencillo, limpio y detallista que deja claro que nos encontramos ante un valor seguro del noveno arte español. El autor pamplonés representa en cada una de sus viñetas las calles y edificios emblemáticos de la Cuba del 58 a las mil maravillas, transportándonos en el tiempo y el espacio con sus dibujos finos y detallados, que muchas veces salen de sus recuadros para darnos una sensación de estar entrando directamente en el cómic. El trabajo de investigación visual es latente en cada una de las páginas, y además consigue transmitir al lector toda esa situación de inestabilidad y acción, con una narración visual perfecta. Está todo tan bien hilado que hasta se permite el lujo de realizar un cameo con el personaje de su primera obra, Cazador de Sonrisas, recordándonos que toda esta historia real tiene su toque de mera fantasía.

Una auténtica maravilla visual en muchas ocasiones.

Uno de los mejores cómics que he leído en bastante tiempo y eso que he terminado leyéndolo de mera casualidad. Una grata sorpresa que todo el mundo debería leer, fan del cómic o no, por el mero hecho de la perspectiva histórica. Va siendo hora que enterremos tabús y abramos los ojos ante situaciones que no merecen la justificación de nadie. No somos una bandera instaurada a la fuerza, ni los esclavos de ninguna élite espontánea. Lo único que importa es el pueblo y nuestros hermanos. Eso es algo que nos recuerda bien Arde Cuba y es algo que jamás deberíamos olvidar…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. CALPURNIA dice:

    Un gran artista Agustín Ferrer Casas.
    Un comic original interesante ,diferente.
    Un comic que añade más conocimientos a la mochila.
    Un comic independiente.
    Una gran editorial : Grafito
    Vivan los cómics.¡

  2. Joe Runner dice:

    Muchas gracias a ambos por los comentarios!

  1. 13 febrero, 2018

    […] No voy a decir que la lectura de Arde Cuba haya sido una sorpresa, ya que conocía perfectamente la labor de Agustín Ferrer Casas después de leer su muy recomendable Cazador de Sonrisas. Tampoco voy a hacer una reseña de Arde Cuba, porque si queréis saber más cosas sobre el cómic en sí, os recomiendo la reseña que el Hermano Rojo Joe Runner hizo para web gemela Zona Zhero que podéis consultar aquí. […]

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.