Aquellos Maravillosos Años 90: WILDSTORM PRODUCTIONS (I)

Hace ya casi una década que desapareció Wildstorm, sello editorial fundado por Jim Lee en plenos ’90 y que, pese a que habrá gente que ni lo recuerde, fue donde realmente se fraguó la revolución del cómic de superhéroes de principios del S.XXI que ha acabado dándonos tantas alegrías como penas. A continuación vamos a repasar la trayectoria de esta editorial desde sus orígenes noventeros hasta su final, enterrada entre los múltiples sellos DC, y cómo contó con propuestas tan avanzadas y recomendadas como la sempiterna Authority.

WILDSTORM PRODUCTIONS
PARTE I: DEL HOMENAJE A LA TORMENTA

ORIGENES SECRETOS

El germen de Wildstorm se encuentra en los Homage Studios, que aunaba a un grupo de artistas que trabajaban bajo un mismo techo, gente como Jim Lee, Whilce Portacio o Marc Silvestri. Estos autores, a su vez, formaban parte del grupo de artistas que, alejándose de las grandes editoriales, se lanzaron a fundar su propia editorial y sus personajes en 1992.

La irrupción de Image Comics en el mercado americano supuso un revulsivo sin precedentes en la industria, en el caso de Jim Lee esto se tradujo en el éxito comercial de WildC.A.T.s, la serie de creación propia realizada junto a su viejo amigo Brandon Choi que narra las aventuras de un equipo de superhéroes que guardaba similitudes con cierto grupo de mutantes Marvel. Las ventas son tales que al dibujante (del mismo modo que al resto de fundadores de Image) pronto le queda claro que existe una creciente demanda de productos Image, cosa que le llevará a reproducir métodos de las grandes editoriales.

Backlash. Pues eso.

El dibujante metido a hombre orquesta empieza a desarrollar nuevos conceptos para Image, pero para producir estas nuevas series el estudio tendrá que crecer, necesitará más personal, así que se empiezará a buscar y contratar nuevos talentos. De esta manera Homage Studios dará paso a Wildstorm Productions, un subsello dentro de la propia Image que identificará los productos lanzados y supervisados por Jim Lee. Por cierto, Marc Silvestri abandonará Homage para fundar su propio sello: Top Cow.

Jim Lee es un hombre con ojo para los negocios, ya era conocido como un hombre de empresa en sus tiempos de Marvel, su marcha a Image dotó a la compañía de una seriedad que probablemente no hubiera contado de contar simplemente con autores más polémicos, como McFarlane. Gente muy crítica en los primeros tiempos de la editorial, como Peter David, siempre reconocieron no poder sacarle un ‘pero’ a las siempre medidas declaraciones del dibujante de origen surcoreano. Esto quedará patente en su estrategia a la hora de lanzar y establecer Wildstorm Productions.

Sirva como ejemplo que los primeros tiempos de Wildstorm se caracterizarán por su seriedad y regularidad en los lanzamientos. En una convulsa época en la que los títulos de Image se caracterizan por continuos retrasos, cancelaciones, cambios de equipos creativos y demás idas y venidas, la línea de Jim Lee, junto a la de Todd McFarlane, se convertirá en la más estable de la editorial.

El primer Stormwatch.

Junto a su amigo de la infancia y co-guionista ocasional, Brandon Choi, Lee lanzará una serie de cabeceras al amparo de sus WildC.A.T.S, así nacen tanto miniseries destinadas a expandir la historia de los personajes del grupo, por ejemplo la miniserie Wildcats Trilogy (1993), como títulos destinados a ahondar en el rincón del Universo Image (que entonces todavía existía) controlado por el dibujante: series como Stormwatch y Deathblow en 1993 o Backlash y Gen13 en 1994. Inicialmente todas estas colecciones quedaban a cargo de los habituales del sello, esto es, guionistas como el mentado Brando Choi y jóvenes promesas terriblemente influenciadas por el estilo de Jim Lee como Terry Shoemaker, Scott Clark, Dan Norton o Brett Booth.

En estos primeros años de Wildstorm ya empieza a quedar patente la habilidad de Jim Lee como editor, mientras los socios fundadores más visibles de Image se habían dedicado a despotricar del papel del guionista y el editor en el cómic de superhéroes Jim Lee, quizá consciente tanto de sus carencias como de las de su amigo del alma Brandon Choi, comienza atraer a su sello a una serie de guionistas con solera. Así ya en 1994 llegan autores como Ron Marz, escritor de Green Lantern y Silver Surfer, James Robinson, pujante estrella responsable de The Golden Age y Starman para DC y nada menos que Chris Claremont, el por aquel entonces todavía muy extrañado patriarca mutante responsable (junto al propio Lee con el que vuelve a reunirse) de aquel X-Men nº1 de ventas millonarias.

Finalmente señalar que en 1994 también verá la luz bajo el sello de Jim Lee Wetworks, serie plenamente integrada en el universo de Lee y a cargo de Whilce Portacio, esto convierte a Wildstorm en el único sello de Image que aúna a dos de los socios fundadores de la editorial.

SE AVECINA TORMENTA

En 1995 se produce el primer crossover a gran escala de lo que ya podemos llamar Universo Wildstorm, que cuenta con ocho colecciones regulares, a las ya señaladas se les han unido ese mismo año Grifter, centrada en el popular personaje de los WildC.A.T.s y Unión, personaje de nueva creación. Además de múltples miniseries (Spartan, Zealot, Team 7… ) y especiales (Stormwatch Team One, Grifter One Shot... )

Aunque los cruces han formado parte del sello desde sus orígenes (al fin y al cabo estamos en los ’90) este se trata del primer gran cruce y que seguirá los preceptos de la época, esto es cambiarlo todo. Sólo que en este caso sí que habrá algo de eso: tras el crossover los WilC.A.T.s desaparecen y Alan Moore pasa a encargarse de una cabecera sin protagonistas. Moore llevaba coqueteando con Image desde prácticamente los orígenes de la compañía, cuando Todd McFarlane lo fichó a golpe de talonario para realiza un número de Spawn. El celebrado guionista, que llevaba un tiempo retirado del cómic de superhéroes, había realizado diferentes proyectos dentro de Image pero fue Jim Lee el que le convenció para realizar un encargo de carácter regular, he aquí de nuevo las habilidades sociales de este dibujante metido a empresario.

Gen13, Brandon Choi y J.Scott Campbell

Pero Moore no será el único aliciente de esta nueva etapa de la serie señera de Wildstorm, un Jim Lee cada vez más enfrascado en los tejemanejes editoriales ha abandonado el trabajo regular como dibujante y ha dejado los lápices de la serie en manos de una joven promesa llamada Travis Charest que no hace sino mejorar a pasos agigantados, llamando cada vez más la atención del público, ahora junto a Alan Moore.

Otro artista surgido del sello que despega definitivamente en 1995 es J. Scott Campbell en Gen13, esta serie se convertirá en el sleeper de la editorial, ganará una fama inesperada en menos de un año convirtiéndose en una de las series más populares de la época y a Campbell en el primer dibujante hot aupado por el gran público sin haber trabajado jamás para una de las grandes editoriales.

Y mientras Wildstorm continúa creciendo, siendo cada vez más un reflejo a pequeña escala de una gran editorial americana, cuenta con su propio y creciente universo superhéroico del que se encargan una serie de autores contratados al que se le añade un nuevo subsello: Homage Comics, destinada a aunar títulos de creación propia, como si de Marvel y Epic se tratara. Homage Comics cuenta entre sus propuestas iniciales con nada menos que la primera miniserie de Astro City de Kurt Busiek, Brent Anderson y Alex Ross. En 1995 el impacto y las reivindicaciones de Marvels (1994) se están empezando a dejar ver en el cómic americano y Busiek está empezando a convertirse en uno de los guionistas más cotizados del mercado americano, estamos pues, ante otra victoria del sello de Lee.

Y las series van y vienen y en 1996 se lanza, por supuesto, un nuevo crossover, Fire From Heaven, mucho más ambicioso y noventástico que el anterior. Estamos hablando de 25 partes que comprenden dos números de las seis series regulares de la compañía activas por aquel entonces, además de dos miniseries y dos especiales, todo para montar una especie de versión extraña de Crisis en Tierras Infinitas al mismo tiempo que se explica el origen de algunos de los personajes de la compañía. Una de las miniseries implicadas en el invento, bastante mediocre por cierto, está escrita por un recién llegado a la editorial, un tal Warren Ellis.

Ojo cuidao.

Lo dejamos aquí, en la próxima parte explicaremos cómo un sello editorial solvente pero en general montonero pasó a convertirse en la editorial de algunas de las mejores series de la época. Además de qué estuvo haciendo Jim Lee mientras tanto y cuáles eran sus planes no-tan-secretos.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

David Mas

Lector compulsivo, le gusta referirse a sí mismo en tercera persona en las bios, escribe artículos a ratos, y también acumula papel y trastos. ¡Ah! Y una vez vio un dirigible... Bueno, la verdad es que no.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.