Aquellos Maravillosos Años 90, #9: LA MUERTE Y REGRESO DE SUPERMAN

Los seguidores de la actualidad del personaje más icónico de la historia del cómic estarán al corriente de que, tras su último número de la era New 52, Superman volvería, DC Rebirth mediante, a manos de Dan Jurgens. El guionista marcó irremediablemente la etapa noventera del kryptoniano y los ecos de aquellos días, en estos tiempos de continuidad incierta, aún se hacen notar hasta en el cine.

Es por esto que, pensando en los lectores a ritmo USA que nos acompañan en nuestro seguimiento, hemos decidido aprovechar la sección Aquellos Maravillosos Años 90 para proporcionar un contexto sólido a los recién llegados. Y es que entre 1992 y 1993 se produjo…

LA MUERTE Y REGRESO DE SUPERMAN
de VV.AA.

Título original: The Death and Return of Superman Omnibus HC
Sello: DC Comics
Guionistas: Dan Jurgens, Jerry Ordway, Louise Simonson, et. al.
Artistas: Dan Jurgens, Jackson Guice, Jon Bogdanove, et. al.
Contenido: Superman: The Man of Steel #17-26, Superman v.2 #73-82, Adventures of Superman #496-505, Action Comics #683-691, Justice League of America #69, Superman: The Legacy of Superman #1 y Green Lantern #46 (Dic. 1992 – Oct. 1993)
Publicación USA: Marzo 2013 (Reedición)
Public. España: La muerte de Superman (Ago. 2015, ECC); Un mundo sin Superman (May. 2016, ECC); El reinado de los superhombres (Ago. 2016, ECC); El retorno de Superman (2017)
Valoración: 7/10
.

VERDAD, JUSTICIA Y… BILLETES AMERICANOS
Explosión, invasión y expansión

Youngblood #1 (Abr. 1992)

1992 fue un año que marcaría el devenir del cómic americano durante gran parte de la década. En medio de un mercado fuertemente influenciado por el aumento de la especulación, gracias al auge de la figura del “dibujante-estrella” potenciado por Marvel Comics, debutan los primeros títulos de Image Comics, editorial fundada por estos mismos artistas, ahora decididos a publicar sus propias obras sin ningún tipo de interferencia de las Dos Grandes. Las astronómicas ventas de los primeros números de Youngblood, de Rob Liefeld, y Spawn, de Todd McFarlane, hacen que las grandes editoriales se enzarcen en una carrera de crossovers continuos y nuevas colecciones (más números #1 para los especuladores) con el objetivo de hacer frente al meteórico ascenso de la nueva editorial.

Por aquellas fechas se cumplían 6 años del relanzamiento (marvelización dirían algunos) de la cabecera Superman por parte de John Byrne tras Crisis en Tierras Infinitas. El autor humanizó al personaje, redujo su poder, y aumentó su vínculo con su tierra adoptiva vía Ma y Pa Kent, al mismo tiempo que aumentaba su singularidad convirtiéndolo en el único superviviente del planeta Krypton. Byrne ya no estaba, pero sus sucesores habían continuado el tono establecido por él. Cuatro eran los títulos del Hombre de Acero, con sus respectivos equipos creativos:

  • Superman, escrita y dibujada por Dan Jurgens.
  • Adventures of Superman, con guiones de Jerry Ordway y dibujos de Tom Grummett.
  • Superman: Man of Steel, escrita por Louise Simonson e ilustrada por Jon Bogdanove.
  • Action Comics, obra de Roger Stern con Jackson ‘Butch’ Guice a los lápices.

¡Pánico en la oficina! Coordinar 4 series mensuales con sus respectivos equipos creativos.

El encargado de llevar a cabo la titánica labor de coordinar los cuatro equipos creativos era el editor Mike Carlin. Así, un año antes se había establecido una sub-numeración triangular en los “súper-títulos” que, además de indicar el año de publicación, proporcionaba el orden de lectura entre las diferentes cabeceras. De esta manera, el editor no sólo coordinaba los crossovers, como Pánico en el Cielo, de ese mismo año, sino que también se encargaba de que, si sucedía algo importante al protagonista o a sus secundarios, esto quedara convenientemente reflejado en el resto de cómics. Un mimo al detalle y cuidado del lector que a día de hoy parece perdido.

Esta dinámica de trabajo necesitaba de continuas reuniones entre creativos y editor, los llamados Super-Summits, donde se discutían los planes de futuro del personaje y su ejecución. Un año antes de la publicación del evento, las líneas argumentales del personaje se dirigían hacia una inevitable boda entre Lois Lane y Clark Kent: la relación entre los personajes había seguido su curso con Clark proponiendo matrimonio a Lois y revelándole su secreto; el siguiente paso lógico era casarse. Sin embargo, en las altas esferas tenían otros planes…

Aquellos maravillosos años 90, indeed…

Tras años de intentos fallidos de Jenette Kahn, presidenta de DC Comics, al fin había logrado vender a la televisión la serie que se convertiría en Lois & Clark: Las Aventuras de Superman que no iba a ser estrenada hasta 1993. Carlin fue informado de que, desde la editorial, se había decidido aplazar la boda de Superman, ya que la serie de televisión iba a girar en torno a la historia de los personajes, considerando buena idea esperar a que la boda en el cómic coincidiera con la de la pequeña pantalla, en caso de que la serie durara lo suficiente. Esto desmontó todos los planes a largo plazo para Superman, dejando a los equipos creativos un hueco argumental que tenían que cubrir. En ese momento, sonó una idea que ya se había planteado anteriormente, pero esta vez el lector comenzaría a ver los resultados de aquel planteamiento a finales de 1992: “Vamos a matar a Superman”

EL CREPÚSCULO DE LOS DIOSES
La muerte de un héroe

Y así, en la última página de las diferentes cabeceras de Superman con fecha de noviembre de 1992, el lector se encuentra con una mano enguantada que golpea violentamente un muro mientras se le advierte de que se acerca… Doomsday, el Juicio Final.

La llegada de Doomsday: Ejemplo de coordinación entre las súper-series.

Tras este ominoso nombre, como no podía ser de otra manera en un personaje creado en los 90, se esconde el artífice de la muerte del último hijo de Krypton. El personaje fue creado por Dan Jurgens, y es que los autores implicados en el evento consideraban que Superman carecía de una galería de villanos lo suficientemente potente como para llevar a cabo tal hazaña. Jurgens introduce a un ser al que representa como una “fuerza de la naturaleza”, mudo, sin ninguna personalidad distinguible y cuyo único objetivo es la destrucción indiscriminada: un personaje que cumple todos los requisitos del villano noventero estándar.

SM: The Man of Steel #18 (Dic. 1992)

Doomsday escapa de su prisión subterránea en Superman: The Man of Steel #18. Luciendo un traje de contención y con solo un brazo libre, el personaje se abre paso hacia Metrópolis dejando un rastro de muerte y destrucción. La Liga de la Justicia pronto se interpondrá en el camino del villano, en Justice League of America #69, obra de Dan Jurgens y Rick Burchett, para ser completamente derrotada por Doomsday con un brazo atado a la espalda; sólo al final del número veremos la llegada de Superman.

Así, la lucha entre Superman y Doomsday se extenderá a través de Superman #74, Adventures of Superman #497, Action Comics #684 y Superman: The Man of Steel #19. En estos números, pese a los desesperados intentos de Superman y los diferentes héroes de la ciudad, veremos la llegada de Doomsday a Metrópolis. Liberándose de su traje de contención y revelando su verdadero aspecto, todos se verán incapaces de detener la ola destructora del villano, para preocupación de los secundarios de las cabeceras del Hombre de Acero. Se trata de cómics con poca carga argumental, muy enfocados a la acción y que si hoy resultan legibles es debido a la profesionalidad de los artistas implicados, que no llegan a caer en los excesos gráficos de la época.

Superman contra el Juicio Final sacrificándose por la humanidad. Así es como se hace, Zack.

Y llegamos al Superman #75, escrito y dibujado por Dan Jurgens, el cómic donde tiene lugar la muerte del superhéroe más popular de todos los tiempos. Los noventa sacan pecho en un cómic que se vendió sellado en una bolsa negra con su icónica S ensangrentada. Una historia compuesta por 26 splash pages repletas de golpes, destrucción y dramatismo de garrafón que culminaría, finalmente, con la victoria sobre Doomsday a costa de la muerte de Superman. El Hombre de Acero moría en un combate descerebrado, a hostias, contra un monstruo prácticamente mudo. El invento vendió 6 millones de copias.

Superman v.2 #75 (Ene. 1993)

Ese dato pilló por sorpresa a los implicados en la historia, más interesados en tratar las consecuencias del fallecimiento del personaje en el Universo DC que por el mero trámite que suponía su muerte. Además, tanto ellos como los lectores más veteranos siempre fueron conscientes de que no se iba a tratar de algo permanente: era absurdo pensar que DC fuera a eliminar a su personaje más popular e icónico. Sin embargo, para el público no familiarizado con la dinámica del cómic USA, ésta era una noticia impactante, lo cual, sumado a una cobertura mediática sin precedentes, con medios de comunicación de todo el mundo haciéndose eco de la noticia (sin olvidarnos de un mercado especulador en alza), convirtió a esta historia en tan sonado éxito de ventas, sólo superado por los X-Men de Jim Lee con sus portadas múltiples.

TIEMPO DE VIGILIA
Funeral y homenaje

Concluida La muerte de Superman se inicia de manera inmediata su continuación, Funeral para un amigo, también conocida como Un mundo sin Superman. Esta etapa se extenderá durante los dos meses posteriores en los títulos de la línea, además de Justice League of America #70, Supergirl y algún otro, con la culminación de la historia teniendo lugar en el número #500 de Adventures of Superman.

El mundo llorará la muerte del héroe más grande de la Tierra.

La acción arranca inmediatamente después de los hechos mostrados en Superman #75 y va mostrando la reacción del mundo a la desaparición del héroe. Las tramas ganan interés, ya que los autores implicados tienen la oportunidad de mostrar el impacto entre los diferentes personajes del universo DC y los propios secundarios del Hombre de Acero. Así, somos testigos del desconsuelo de Ma y Pa Kent, incapaces de acudir al entierro de su hijo y muy tocados por su fallecimiento, así como de la reacción de los héroes, todos ellos homenajeando al caído, incluso aquellos que tradicionalmente chocaban con él, como Guy Gardner o Green Arrow. Por su parte, Lex Luthor no podía quedar indiferente ante la muerte de su némesis a manos de otro. Entretanto, el crimen aumenta en Metropolis y los demás héroes de la ciudad, como Supergirl (que no era Kara Zor-El en aquellos tiempos, sino… una cosa más extraña) o los Gangbusters, deberán afrontar el hueco dejado por Superman.

Por supuesto, una enlutada Lois Lane será parte importante de las tramas de este arco cuando se descubra que el cuerpo de su amado ha sido robado del mausoleo donde fue enterrado en una ceremonia que reunió tanto a héroes como villanos del universo DC. Ayudada por amigos y algún inesperado enemigo, la reportera tratará de evitar la profanación de su amado, al tiempo que Jonathan Kent sufre un infarto que lo lleva al borde de la muerte. Es en las secuencias oníricas de un Pa Kent que se debate entre la vida y la muerte donde tendrá lugar un encuentro con su hijo Clark, que le anuncia que va a volver. Y cuando nuestro padre adoptivo se recupera para dar la noticia de lo anunciado por su hijo, el cuerpo de Superman desaparece…

«¡Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde lo han puesto!» (Jn 20, 1-8)

Es en el mismo Adventures of Superman #500 donde tiene lugar el inicio del tercer acto de nuestra historia, con cuatro misteriosas figuras que guardan sospechosos parecidos con el último hijo de Krypton hacen su aparición. Comienza… el Reinado de los Superhombres.

EL EVANGELIO KRIPTONIANO
Sus apóstoles las reparten consagradas

Reign of the Supermen es el tercer acto de nuestra historia. Aquí las colecciones de la línea Superman, cuya historia hasta ahora había ido saltando por las diferentes cabeceras, ganan cierta independencia durante un par de meses, estando protagonizadas cada una de ellas por un personaje diferente.

En Action Comics #687, obra de Roger Stern y Jackson Guice, vemos como un misterioso ser de energía surgido de la Fortaleza de la Soledad visita la tumba de Superman. Tras tocar el cuerpo del Hombre de Acero, la misteriosa figura toma forma definida y después de una nueva visita nos encontraremos con un renacido Superman, referido en esta serie como El Último Hijo de Krypton. No obstante, el personaje parece ser una revisión noventera de nuestro héroe, con unos poderes alterados que obtiene a través de la misteriosa matriz de regeneración, un uniforme “molón” y una actitud de tolerancia cero contra el crimen que le lleva, incluso, a ejecutar a aquellos que considera culpables. Una conversación con una confundida Lois dejará igual de confundido al lector, y es que este personaje sabe cosas que sólo el auténtico Clark Kent podría conocer.

¡HU-HA!

Louise Simonson y Jon Bogdanove introducen en el número #22 de Superman: The Man of Steel a un auténtico Hombre de Acero, John Henry Irons, un brillante ingeniero de armas que había abandonado su carrera al descubrir las perniciosas consecuencias de sus invenciones cuando vivía en Metropolis y Superman salvó su vida. Tras verse envuelto en la batalla entre Superman y Doomsday, terriblemente afectado por la muerte su salvador y azuzado por el empeoramiento de las guerras de bandas en su barrio tras la desaparición de la maravilla de Metrópolis, John decide construirse una armadura que rinde homenaje a Superman y se lanza a combatir las bandas. Al contrario que el resto de personajes surgidos durante esta saga, nuestro protagonista jamás proclamará ser Superman.

“Aceros kryptonianos”. ¿Qué, nos hacemos?

Por su parte Dan Jurgens introduce al Hombre del Mañana en Superman #78. Una figura sospechosamente familiar visita los Laboratorios Star en busca del cuerpo de Doomsday. La figura se nos revela como Superman; no obstante, nuestro héroe no tiene el aspecto de siempre, ya que muchas de sus partes son cibernéticas. El ciborg, cuyo aspecto recuerda a las imágenes promocionales de Terminator 2, estrenada un par de años antes, recuerda la batalla con Doomsday y tanto su comportamiento, como su personalidad son las del Hombre de Acero. Tras dejar el cuerpo del monstruo a buen recaudo y mostrar al lector sus nuevas habilidades surgidas de sus prótesis, el Hombre del Mañana se encuentra con Lois, que ha estado siguiendo los rastros de avistamientos de Superman tras la desaparición de su cuerpo. Una vez descubierto que la memoria del protagonista está dañada, Lois lo lleva a la presencia del profesor Hamilton, para que analice si realmente se trata de su desaparecido amante. Los análisis revelan que sus partes mecánicas son kryptonianas y que su ADN coincide con el de Superman. Las acciones superheroicas del protagonista de esta serie le llevarán a ser aceptado como el verdadero Superman por nada menos que el presidente de los Estados Unidos en una historia donde también descubriremos cuál es la versión oficial tras la desaparición de Clark Kent.

¡Hasta la vista, baby!

Finalmente, Adventures of Superman #501 supone la presentación de Superboy, obra de Karl Kesel y Tom Grummett. Fugado del Proyecto Cadmus, este Superboy, que insiste en que lo llamen Superman, es un clon del original decidido a cubrir el hueco dejado por su predecesor. Pero este superhombre no ha sido criado por Ma y Pa Kent y carece de la brújula moral y la experiencia de su predecesor. A pesar de ser bienintencionado, este Superman es torpe, temperamental, algo vanidoso y fácilmente influenciable. Lo que será aprovechado tanto por los medios de comunicación como por el archienemigo del Hombre de Acero original, Lex Luthor, consciente que todo previo intento de clonar ADN kryptoniano ha sido un fracaso y que hay gato encerrado detrás del origen de este Superboy.

Os pueden ir dando por ahí…

Hay que señalar que los anuales de las cuatro colecciones, y sus diferentes protagonistas, se verán envueltos en el crossover DC de aquel año, el infame Bloodlines. La historia gira en torno a la llegada a la Tierra de una especie alienígena que se alimenta del fluido espinal de los seres humanos; un pequeño porcentaje de los humanos atacados por estos seres desarrolla poderes tras ser atacados, lo que servirá como excusa para la presentación de un montón de nuevos personajes (uno por número) de nombre y diseño descaradamente noventero.

Action Comics #689 (Jul. 1993)

Pero la independencia de las series de la súper-oficina desaparecerá bien pronto y las tramas de Superboy confluyen en el Action Comics #689 donde, de la matriz de regeneración usada por el Último Hijo de Krypton, surge un quinto Superman ataviado con un traje negro. Mientras el Hombre de Acero se enfrenta al Último Hijo de Krypton, que usa unos métodos cada vez más expeditivos, una nave espacial se acerca a la Tierra. Dentro, una misteriosa figura planea un ataque. La historia continúa en Superman #80 donde el Hombre del Mañana (Cyborg Superman) es enviado por la Casa Blanca para investigar la llegada de la misteriosa nave a Coast City, donde ya se encuentra el Ultimo Hijo para enfrentarse a él en un número lleno de momentos impactantes.

ALIEN: RESURRECCIÓN
El retorno del rey

Una vez revelados los artífices detrás de la invasión alienígena iniciada en Coast City, la acción irá acelerándose por los diferentes títulos de la franquicia. Mientras Superboy se enfrenta a la invasión, revelando poderes poco relacionados con Superman, la Liga de la Justicia se moviliza y descubrimos el secreto detrás del Último Hijo de Krypton. Mientras la invasión se acerca a Metrópolis, el Hombre de Acero, Lex Luthor, Lois Lane y Supergirl se unen a la resistencia y entra en escena el quinto Superman, ataviado con su traje negro y clamando, también, ser el verdadero héroe de Metrópolis.

Vaya, Punisher, te estás dejando el pelo larg… ¡Oh, mierda!

Al mismo tiempo que descubrimos los orígenes del Hombre del Mañana, vamos conociendo detalles de ese último Superman. Con poderes disminuidos y sin acabar de entender las causas de su regreso, el personaje casi logra convencer a Lois de su autenticidad antes de partir hacia la batalla contra las fuerzas invasoras junto al Hombre de Acero y Superboy. La lucha nos dejará imágenes tan “de la época” como un Superman de negro usando pistolones; meros detalles estéticos en una historia con la suficiente acción, sacrificios y drama como para satisfacer al lector.

Superman #82 (Oct. 1993)

La historia concluye en Superman #82, que transcurre de forma paralela a Green Lantern #46, donde Hal Jordan también se ve envuelto en la batalla. En este número confluyen todas las tramas de la saga: nos reencontramos con el llamado Último Hijo de Krypton; se nos confirma la identidad del último Superman surgido como el auténtico Kal-El; y se nos dan detalles sobre su resurrección. Al final del cómic, el lector ya tiene al Superman de siempre luciendo su icónico uniforme y poderes, aunque con melena, como todo buen personaje en los 90.

Sirven como epílogo a esta historia Adventures of Superman #505 y Action Comics #692, donde presenciamos el reencuentro de la pareja, Lois y Superman. Se restaura el estatus del personaje dentro de Metrópolis, así como su identidad civil: el presuntamente fallecido Clark Kent reaparece entre las ruinas de la batalla con Doomsday. Cierra el relato la reunión familiar entre los sufridos Ma y Pa Kent y su querido hijo, y se remata con un epílogo a Funeral for a Friend en Superman #83, que trata las consecuencias de lo sucedido en Coast City y las reacciones de la comunidad superheroica (y de su archienemigo Lex Luthor) al regreso del Hombre de Acero.

Y a pesar de todo, el sol sigue saliendo por la mañana…

LA VISTA ATRÁS
Conclusiones

Como ya hemos dicho, estos cómics fueron un éxito, aumentaron las ventas de las cabeceras del Hombre de Acero y propiciaron la aparición de nuevas series protagonizadas por los personajes surgidos de este cómic. También fue el detonante de la publicación de Knightfall (La caída del murciélago), versión de esta historia protagonizada por Batman, mucho más alargada y de peor calidad.

Nada que un quiropráctico turbio con suficiente cuerda no pueda arreglar.

La Muerte y Regreso de Superman es una historia con peor fama de la que merece. Existe la leyenda urbana de que fue propiciada por la aparición de Image, con alguno de los implicados en la fundación del sello editorial clamando que “nosotros matamos a Superman”. Esto no es del todo cierto: aunque sin duda el clima editorial de la época, con grandes cruces y ventas millonarias, influenció su publicación, en realidad, como ya hemos visto, la historia se fraguó antes del debut de la editorial bajo unas circunstancias que poco tuvieron que ver con los tejemanejes de Liefeld y compañía. Sí que es cierto que se puede ver cierta influencia de la gran I en los anuales de 1993, implicados en la mentada Bloodlines, pero se trata de una historia ajena a la que nos ocupa por la que las series de Superman pasan de puntillas.

Lo que realmente perjudica a la imagen de esta Muerte y Regreso de Superman es su primer acto, La muerte de Superman en sí: el inexistente desarrollo del villano, unido al escaso argumento y a una trama que avanza, literalmente, a base de golpes, puede hacer que el lector se niegue a continuar con una historia que parece ofrecer muy poco. Tampoco ayuda que el cómic más vendido de toda esta obra fuera, con diferencia, el de peor calidad, aquel Superman #75.

La muerte os sienta tan bien…

No obstante, el interés aumenta en el segundo acto y la trama gana muchísimo al llegar a El reinado de los superhombres, donde se nota que fue donde los autores implicados dieron lo mejor de sí. Y ésa es otra: todos los autores implicados en la historia eran grandes profesionales. Bajo la coordinación de Mike Carlin, los guionistas crearon y desarrollaron una historia llena de personajes misteriosos e interesantes, que logran picar la curiosidad del lector, con suficientes giros y revelaciones como para mantener el interés mes a mes. Los artistas implicados también realizaron un trabajo remarcable, siguiendo la mejor tradición superheroica, claros cuando es necesario y espectaculares cuando toca, cayendo pocas veces en los terribles excesos gráficos de los 90. Todo esto en un momento en el que otras series (y editoriales) estaban relevando a sus mejores guionistas, en favor de juntaletras plegados a exigencias editoriales y artistas más preocupados en vender originales con splash pages que en contar una historia.

Una saga imprescindible para cualquier fan del Hombre de Acero y que merece una oportunidad por parte del lector ocasional.

Si queréis revivir otras grandes lecturas a rescatar de la oscura década de los 90, no dejéis de visitar esta nuestra sección, Aquellos Maravillosos Años 90.
¿Quién sabe lo que podéis descubrir?

ENTREGAS ANTERIORES
()
#5: HOMBRE LOBO, de Paul Jenkins y Leonardo Manco
#6: EL ESPECTRO, de John Ostrander y Tom Mandrake
#SP1: SKRULL KILL KREW, de Grant Morrison y Mark Millar
#SP2: MASACRE, de Joe Kelly
#SP3: MASACRE, de Christopher Priest
#7: GEN 13: MAGICAL DRAMA QUEEN ROXY, de Adam Warren
#8a: LA ERA DE APOCALIPSIS (I), de VV.AA.
#8b: LA ERA DE APOCALIPSIS (II), de VV.AA.
#8c: LA ERA DE APOCALIPSIS (y III), de VV.AA.
#9: LA MUERTE Y REGRESO DE SUPERMAN, de VV.AA.

¡Nos vemos en la Zona!

Iron

Lector compulsivo, le gusta referirse a sí mismo en tercera persona en las bios, escribe artículos a ratos, y también acumula papel y trastos. ¡Ah! Y una vez vio un dirigible... Bueno, la verdad es que no.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe