Aquellos Maravillosos Años 90 #14: CONSPIRACIÓN, de Dan Abnett e Igor Kordey

 


Título Original:

Marvels Companion 
TPB

Sello: Marvel Comics
Guionistas: Dan Abnett
Artistas: Igor Kordey
Colorista: Igor Kordey
Contenido: Conspiracy #1-2 (Feb. – Mar. 1998)
Publicación USA: Octubre 2014
Public. España: Junio 1998 (Fórum)
Valoración: Si te lo dijera tendría que matarte /10

 


Los años 90 fueron los años de las conspiraciones. Superado el conflicto de la Guerra Fría, la industria del entretenimiento americana se volvió hacia su propio gobierno a la hora de buscar ese enemigo, siempre presente pero nunca vencido del todo, que había representado la antigua URSS durante mucho tiempo. Es durante los años dorados de la serie de televisión que mejor representa esta moda, Expediente X, cuando la industria de los cómics también comienza a mostrar su versión del enemigo en la sombra. Hemos visto algunos ejemplos de esto a finales de la década, con el segundo volumen de Alpha Flight, pero hoy nos vamos a introducir en un producto que sitúa las semillas de desconfianza en el mismo corazón del Universo Marvel…

CONSPIRACIÓN
de Dan Abnett e Igor Kordey

DETRÁS DE LAS MARAVILLAS

Conspiración es un producto curioso, con un dibujo pintado que huye de la ilustración tradicional, esta serie limitada de dos números parece tener sus orígenes en nada menos que Marvels (1994) la celebérrima obra de Kurt Busiek y Alex Ross. El éxito de este cómic propició la publicación por parte de Marvel de una serie de historias que buscaban reproducir tanto el estilo artístico de ésta como su perspectiva, focalizando la historia en el “hombre de a pie” que se ve afectado por los superhéroes, muchas veces sin que éstos los sepan. La secuela más directa surge al año siguiente con varios productos amparados bajo la etiqueta de “Relatos Marvels”, tales como Blockbuster (1995), Inner Demons (1995) o The Wonder Years (1995). El proyecto probablemente no fuera tan exitoso como la editorial hubiera deseado ya que hay que esperar a 1997 para encontrar un producto similar con Código de Honor, la secuela “no oficial” de Marvels. Siguiendo el mismo espíritu de centrar la acción en una persona normal que vive en el Universo Marvel está esta Conspiración (1998), el último cómic de estas características que publicará La Casa de las Ideas con un equipo creativo ciertamente curioso.

Y no lo digo tanto por su guionista, Dan Abnett, que ya llevaba un tiempo trabajando para el mercado americano en general y Marvel en particular en obras como Fuerza de Choque junto a Andy Lanning. Sin embargo, pese a que por aquella época lo habitual era verlos trabajar juntos, en este caso es Abnett en solitario el encargado de escribir la historia. La parte novedosa aquí llega con su dibujante, el croata Igor Kordey en su primera colaboración para Marvel.

Mucho antes de Monsters Unleashed!

Muchos quizá se lleven las manos a la cabeza al recordar la desafortunada etapa de Kordey a principios del S.XXI en los Nuevos X-Men de Morrison, donde tuvo que dibujar tres cómics en períodos de tiempo récord ofreciendo dibujos para el museo de los horrores. Sin embargo, dejemos las cosas claras, Kordey es un buen dibujante, es incluso un buen dibujante rápido, eso si, si se le dan fechas de entrega racionales.

Pero vamos ya a destapar esta Conspiración.

LA VERDAD ESTÁ AHÍ FUERA

El protagonista de Conspiración es Mark Ewing, un obsesivo periodista de investigación del Daily Bugle que, durante una batalla de Spiderman en las oficinas del periódico que tiene lugar, de entre todos los momentos posibles, durante La Saga del Clon, acaba sobre la pista de la investigación de un antiguo y misteriosamente desaparecido reportero de Bugle y viejo amigo de Ben Urich y Phill Sheldon (el de Marvels). Al poco de indagar sobre la circunstancias que envuelven la desaparición del antiguo periodista Ewing verá como su vida peligra al mismo tiempo que comienza descubrir que quizá las casualidades no existan en el Universo Marvel.

Típico mediodía en el Daily Bugle.

Así nuestro protagonista comienza a escuchar rumores sobre Control, una organización que tiene sus orígenes en los enfrentamientos con los monstruos de la era pre-Marvel. Entres sus miembros no sólo destacan, por supuesto, figuras militares, sino también célebres civiles como Howard Stark o Bolivar Trask. Ewing (y el lector) indaga en lo inverosímil que resulta que sólo los 4 Fantásticos obtuvieran poderes durante un viaje espacial al mismo tiempo que se le revela que el nacimiento de Hulk quizá tenga sus raíces en un chantaje para conseguir fondos militares o que existe una mano detrás de la proliferación de pruebas radiactivas sin control en el Universo Marvel, pruebas en las que se origina cierto trepamuros.

Estas son sólo algunas de las revelaciones a las que el lector se expone durante el desarrollo de la obra, sin embargo, no estamos ante un What If…?, este cómic entra en continuidad, ¿se trata entonces de el mayor retconeo encubierto de la historia del Universo Marvel?, a este respecto podemos decir que Abnett es un guionista habilidoso que capta perfectamente el funcionamiento de este tipo de historias, y moverá a nuestro periodista, cegado por la búsqueda de la verdad, a través de los dos números que componen esta serie, entre medias verdades, aliados que parecen enemigos y enemigos que parecen aliados.

La verdad os hará libres.

Todo esto ilustrado con un estilo pictórico por el ya mentado Igor Kordey, un estilo más cercano a sus trabajos para el mercado europeo que a sus posteriores obras para Estados Unidos y que encaja perfectamente con el tono realista y sucio de la historia.

No es esta Conspiración una obra maestra pero si un cómic tan curioso como único, tanto por el momento editorial de su publicación, que la hace parecer un producto “tardío” de aquel tirón de Marvels. Como por su temática, tan anclada en la década como poco explotada con acierto. Dos números a los que merece la pena echarles un ojo.

¡Nos vemos en la Zona!

Iron

Lector compulsivo, le gusta referirse a sí mismo en tercera persona en las bios, escribe artículos a ratos, y también acumula papel y trastos. ¡Ah! Y una vez vio un dirigible... Bueno, la verdad es que no.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe